El Blog

 
 

Calendario

<<   Diciembre 2018    
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

SLOGANS

Los gritos imperfectos de la lucha

Por Néstor Estebenz Nogal - 11 de Enero, 2010, 1:00, Categoría: SLOGANS

Antes se decía que el perro era el mejor amigo del hombre o que el caballo su mayor auxilio como fuerza muscular, ahora se han cambiado los términos de la ecuación: los animales que estuvieron mas próximos en los quehaceres humanos tienen por sus mejores amigos a los que nos organizamos y peleamos para defender sus derechos y denunciar los malos tratos que reciben.

La divulgación de la información, por tristes y desagradables que sean las noticias, contribuye al incremento de la conciencia general, si bien es cierto que la insistencia en algún tipo de infos sobre el fundamentalismo (oriental y también occidental) pueden producir efectos colaterales descontrolados propiciando admiraciones y adhesiones de aquello que se denuncia.

En la literatura de las generalizaciones se siguen encontrando los grandes eslóganes clásicos que fueron tomados por maestros. En la época en que ya no nos quedan milagros por esperar ni magos ni hadas que nos regalen objetos preciosos o paraísos, nos tenemos que valer de nuestros sueños para ver estrellas en el cielo que señalen los caminos y creer en dioses renacientes que nos inspiren para encajar los futuros que nos esperan.

"Imposible", es la palabra que más dicen los faltos de voluntad; "inconveniente" es la palabra por excelencia que dicen los más diplomáticos; declarar "utópica" una idea es propio de los más inmovilistas y "tradición" es la que usan en exceso los conformistas.

Detectados los hablantes de esas 4 palabras, averiguas pronto y rápido quienes no van a ser tus aliados para protagonizar un futuro mejor ya que les basta ser los conservadores de lo peor o de lo malo conocido. 

Una ILP con 180mil firmas en Catalunya acaba de conseguir que ese sea un territorio en el que no se celebren, en principio, nunca más, corridas de toros. Aunque no falta quien interpreta esto como un atentado a las tradiciones españolas, esos animales dejaran de ser usados como platos sanguinarios para usufructo de espectadores sádicos, al menos en esa nacionalidad. Tras esta noticia, trauromaníacos de Andalucía, otra región española, pretenden hacer una iniciativa legislativa popular de signo contrario para que ese espectáculo de la sangre siga en vigor. La movilización de la sensibilidad andaluza por un respeto a la naturaleza no permitirá -esperémoslo- que eso suceda y que sean erradicadas estas fiestas de dolor de su geografía que nos siguen avergonzando ante el mundo.

En las constelaciones en crecimiento de las que formamos parte (listas de listas de listas de contactos) en su mayor parte van conteniendo nombres de los que no sabemos nada y que ni siquiera llegaremos a conocer nunca en un plano presencial. Esto forma parte de los juegos de relaciones del mundo postmoderno. Nada grave si tenemos en cuenta que la inteligencia humana sigue sin conocer el sentido existencial o no se ha puesto de acuerdo por lo que hace a la fuerza para recrear su vida y su destino. No hace falta conocer el currículum de alguien para aprender de su contacto o disfrutarlo.

Ante el predominio del discurso lesivo, con abundancia de descalificaciones y desprecios, nos queda potenciar la cultura del debate, la de la cooperación en recursos argumentales, la de la fusión de inteligencias para que emerjan las síntesis de lo correcto por encima de los dogmas particulares de cada ideología inflexible. Ante las doctrinas sociológicas de las distintas fes démosle una oportunidad a la lógica de las razones y el reconocimiento de las verdades.

Tras la tergiversación deliberada de la palabra "comunista" todo otro substantivo que la lleva asociada sufre los caprichos de los espantos y confusiones de léxicos. Aún así, saludo a quien siga entendiendo por acción comunista la dirigida a terminar con el reino de la injusticia, la infelicidad y la desigualdad sin pretender inaugurar un nuevo reino de persecuciones, control, burocracias y ataques a la libertad.

Si bien, hasta donde sabemos, todas las personas son seres humanos no todos los seres humanos son personas, a juzgar por la falta de códigos de honor y tradiciones de vida que sigue muchos humanos infringiendo dolor ajeno.

Los periodos de encarcelamientos por luchar por causas justas son duras experiencias que se reciclan como escuelas de aprendizaje y de contactos entre los detenidos. Cada luchador contra el sistema no puede ignorar que parte de su biografía pasará por la represión y por tanto por la detención (en ocasiones por el interrogatorio severo y la tortura). Ello incrementará la conciencia sobre la autentica cara de los poderes públicos y su incomprensión del valor de la lucha social y ecologista para mejorar el mundo para todos, incluidos  aquellos que tienen por profesión destruirlo.

Injusticia y Violencia

Por YASHUAbcn - 3 de Junio, 2008, 14:37, Categoría: SLOGANS

Injusticia=Violencia

Me pregunto si la ecuación injusticia=violencia es tan categórica y universal como parece. Sé que las guerras y conflictos bélicos  de hoy, incluidos los diversos terrorismos, son la consecuencia histórica de las injusticias de ayer. Sé que  las guerras y la destrucción de bienes y de personas del futuro están ya fraguadas en las injusticias irresueltas de hoy. ¿Pero cada vez que alguien mata a alguien es porque concurre la injusticia como condición previa? ¿O hay, no pocas, veces la patología  de la mente violenta que elige una víctima propiciatoria para descargar sus desarreglos psíquicos? Las guerras son los escenarios propiciatorios para que los perfiles mas agresivos y homicidas campen a sus anchas. Uno de los  ancianos entrevistados en una película de Axel Corti sobre la Wermacht  austriaca da la siguiente relevante información. Los voluntarios para los pelotones de ejecución  solían ser siempre los mismos. Si hay escenarios que catapultan a las iniquidades peores del ser humano. Siempre debe haberse dado este fenómeno de sacar a flote violencias soterradas, pero me temo que el grado de perversión actual es tan elevado que mucha gente está cargada de tensiones, tal vez originadas por presiones injustas,  pero que vuelcan sus agresividades contra personas  inocentes. Basta que un país entre en conflicto armado con otro para dar la oportunidad legal para que asesinos latentes ejerzan su violencia brutal contra la población a la que atacan. Un militar, desde el soldado raso al máximo comandante, es un tipo uniformado autorizado a perpetrar crímenes por los que, generalmente, no será juzgado. En toda la historia bélica son raros los casos condenados por abusos o por etnocidios. En realidad hay un límite conceptual en los mismos procedimientos de justicia internacional para juzgar a sus reos. El hecho de que puntualmente sea castigado algún caso de sadismo como el de la chica americana humillando a prisioneros iraquíes no significa que haya un interés del sistema en atajar torturas y asesinatos.

Pero la cuestión social de fondo es la permanencia de estructuras escisionistas de la sociedad que hacen que unos soporten los ultrajes y otros se beneficien de ellos. Eso puede estar estratificado por grupos de intereses o por clases económicas lo cierto es que hay distintas posiciones ante los hechos y ante las condiciones materiales de las cosas. La sociedad dista lejos de ser el sueño de la utopía y su supuesta transformación no va necesariamente a una mayor justicia social sino antes bien a sus efectos opuestos.  La injusticia es el barril de dinamita que un día u otro estalla en forma de violencia. Sí, la violencia es en muchos casos otro barril potencial a punto de estar independientemente de la bondad de las condiciones sociales. Ambos parámetros se alimentan mutuamente. Una situación social que descanse en un funcionalismo injusto tarde o temprano explotará y puntualmente irá arrojando saldos de atrocidades concretas. La psicología social puede estudiar las previsiones de estos fenómenos y el psicoanálisis sugerir el modo con el que combatir el peso de la represión pero mientras el ser humano no se libre de las presiones que le atormentan la violencia termina por ser una escapada. Distinguiremos entre las clases de violencia que surgen y no las mediremos en función de los artefactos de destrucción empleados sino según los móviles que las hayan desencadenado.

Jean Bricmont en su libro y tesis del  Imperialismo humanitario denuncia la coartada de los derechos humanos para justificar las agresiones de los países imperalistas contra otros países que no son objetivamente sus aliados. Con la falacia de la guerra preventiva esta todo el planeta atemorizado. Nadie está a salvo. El concepto no es nuevo, ya lo utilizaron los nazis para invadir Rusia en la II  guerra mundial.

La injusticia que significa el reparto discriminatorio del poder y de los recursos sea a una escala doméstica o a una escala entre naciones es lo que predetermina reacciones violentas. La violencia sin embargo es de orden distinto si es reactiva u ofensiva, defensiva o unilateral. Siempre hemos tratado de distinguir entre las luchas de los partisanos o milicianos que se armaron desde el pueblo para acabar con las dictaduras o para defenderse de alzamientos nacionales como en la época de la república atacada por lo que sería el franquismo de las violencias perpetradas por los bandos reaccionarios. La división sigue sirviéndonos aunque toda violencia con resultados de destrucción sea deplorable. Pero sigue sirviéndonos porque no se puede evaluar el terrorismo con un patrón de medición distinto al de cualquier acto agresivo en cualquier guerra. Irak, desde la invasión del 2003, es un hervidero de atentados. ¿Cómo distinguir los actos terroristas de los ataques bélicos? Mientras haya injusticia el mundo seguirá siendo un campo de emboscadas o de minas y en los estallidos la proporción más alta de víctimas seguirá siendo la no directamente implicada en los bandos, es decir, la población civil, la más indefensa.

 

Los que no salimos en laTele

Por YASHUAbcn - 3 de Junio, 2008, 14:34, Categoría: SLOGANS

Cochecartelismo: titulares de los que no salimos en la tele.

Después de un tiempo de más de un año y medio  de practicar el cartelismo espontáneo y por cuenta propia tanto en las ventanas de nuestros domicilios como de nuestros coches lo celebramos con este slogan. Habíamos inaugurado un nuevo fenómeno propagandístico: el de las ventanas hablantes y en concreto el del cochecartelismo. El cartelismo es fundamentalmente un fenómeno de paredes y de superficies fijas verticales compactas. Al principio surgió de una manera moderada y considerada y los primeres carteles venían a colorear las calles y a darles un interés adicional. Luego con el boom publicista las paredes ser irían renovando en sus empapelaciones y los carteles se multiplicarían hasta la exageración no respetándose, además, los unos a los otros al taparse mutuamente. Cuando éramos niños veíamos en muchas calles de la gran ciudad textos pintados en negro prohibiendo que se pegaran carteles y avisando que sería responsable la empresa anunciadora. Eso indicaba que había legislación que lo regulaba, pero la  publicidad ha tenido y tiene tanto empuje que se cuela de todas las formas posibles en todas las superficies que tiene a mano. El cochecartelismo ha sido una variante móvil de un recurso ya clásico: acudir a los soportes en papel o tela de textos que traen unas determinadas ideas. Hacer mención a un plural ambivalente de los que no salimos en la tele, se refiere a un grueso de gente, que más que no salir (un día u otro se puede acudir a un programa o ser entrevistado por una cámara en la calle) es que hay un tipo de pensamientos y opiniones segregadas que no suelen salir.  Los periódicos y las portadas de programas televisivos utilizan unos titulares marcados por índices de audiencia y por la espectacularidad de los temas. No hay o no proporcionan un seguimiento analítico de los temas que un día anuncian al empezarse y otro día mencionan al acabarse. Eso hace que haya temas cuya actualidad estrictamente sólo dura unas horas, y a lo sumo dos días. Un cartel que se mantiene por varias semanas o meses recuerda la vigencia de un titular, especialmente de aquellos que tienen un trato de desfavor en los medios de comunicación más fuertes.

De los periódicos a menudo se leen sólo los titulares. Un cartel con un slogan es un titular que no está acompañado por la noticia que lo desarrolla pero que induce a que quien lo lea cree su propia interpretación o hipótesis, su propia y personal noticia.

 

La Homosexualidad Legalizada

Por YASHUAbcn - 3 de Junio, 2008, 14:32, Categoría: SLOGANS

La homosexualidad al fin legalizada.

Después de un millón de años (año arriba, año abajo) en los que la especie humana viene realizando prácticas homosexuales, un estado maqueado de modernidad  aprueba la ley que permite la legalización matrimonial de los homosexuales. ¿Hemos de celebrarlo? ¡Celebremóslo! ¡Eureka! Sigo escribiendo: el gobierno, en un ataque repentino de lucidez,  aprueba la ley que da pleno derecho a las uniones de gays o de lesbianas para vivir en su privacía como familias de pleno derecho que también podrán adoptar hijos. La noticia ha sido recibida por los colectivos del medio y rechazado por algunos magnatarios que aducen hacer objeción de conciencia y no casar a homos aunque la ley se lo exija. A pesar de estos energúmenos del arcaicismo que no terminan de entender la cosa podemos estar de fiesta. Al fin algo como los besos y los abrazos  que se daban a puerta cerrada podrán realizarse a la luz publica. Todo es cuestión de tiempo. Siempre me ha parecido heroico las veces que encontrado a una pareja de hombres o de mujeres cogidos/as de la mano paseando  o besándose en la calle. Ahora, con la ley de su parte podrán hacerlo más a menudo y con la frecuencia propia de su realidad. Eso dará elementos de estadística visual a todo el mundo para saber la verdad social y numérica de la homosexualidad que desde Kinsey se sabe que nunca ha sido tan minoritaria.

 Tradicionalmente los hombres, víctimas de su concepto de virilidad, se han enfrentado a otros hombres que manifiestan su  feminidad y criminalizan o torpedean cualquier conato de ella. Cualquiera que muestre sus inclinaciones por el mismo sexo será tildado de maricón o tortillera  y, por extensión, cualquier otro que no esté a la altura de su rol de varón. Ese rol de varón pide hombres que gritan al hablar o mujeres que desfallezcan de pasión ante la sola visión de su pene. Lo otro, la indiferencia sexual ante el hombre del lesbianismo o ante la mujer de los varones que encuentran el placer con otros hombres, no cabe en la cabeza de mosquito  de, aún, desafortunadamente, una parte de las gentes que no ha resuelto su nudo gordiano ante los temas del placer.

Aunque les cuesta, los gobiernos terminan por aceptar lo que sucede en la vida natural y lo elevan a categoría de registro. De algo servirá la nueva ley. Cualquiera que sea insultado o humillado por esta palabra podrá denunciar a su insultador.

Durante décadas, por no decir siglos, los hombres de una cierta sensibilidad han sido repudiados por otros bajo el grito de guerrear en contra de su homosexualidad, confesa o aparente. Puesto que todas las represiones en contra de las prácticas homosexuales no han logrado atajar esta libre expresión de la sexualidad y puesto que resulta -más que evidente- que su uso  y universalidad no tiene nada que ver con ser “prácticas desviadas”, sino  que sólo son el ejercicio de otras prácticas, los gobiernos van entendiendo que su futuro también depende del apoyo de amplios contingentes de la población que las practican. La condición homosexual no es mejor ni peor que la heterosexual, sencillamente es distinta. Pero por ella ha tenido que sufrir la estigmatización y el oprobio. Esperamos que los escándalos reiterados que afectaban a magnatarios de la política británica para citar un caso por su homosexualidad, que llevaban a autoexclusiones –o dimisiones- fulminantes, pasen ya al museo de los recuerdos y que la declaración de la condición homosexual sin equívocos de personalidades públicas, tal como hiciera Mendiluce, no sea aprovechada materia prima para el morbo o la especulación.

Durante tiempo las diversas policías perseguían a los homosexuales en los parques o en los urinarios públicos. Se les creía automáticamente pederastas,  perversos y peligrosos sociales. Un/a homosexual es una persona que predominantemente centra el mayor atractivo con gente de su género y con quien obtiene placer. ¿A los demás qué les puede importar esto? En el fondo, la indisposición en su contra reside en una envidia inconsciente por ejercer unas vías de placer que otros no tienen, o lo que puede ser peor, a las que tienen terror de probar por confesar una identificación latente. El matrimonio homosexual legalizado es un paso adelante en esta larga lucha social por el reconocimiento de los derechos humanos. Entretanto quienes no entiendan esto que se la machaquen. (Proporcionamos adoquines por correo).

 

 

 

 

Permiso para la belleza

Por Jordi Sar Dyola - 1 de Noviembre, 2007, 11:15, Categoría: SLOGANS

El mundo sería un lugar más bello si le dejaran. Coloca el sujeto en la palabra mundo y el verbo en el conjunto de fuerzas y poderes que se oponen a su pleno desarrollo. Presupone que hay muchas cosas bellas en el mundo que  no  son suficientemente conocidas porque hay quienes lo impide. Presupone que la tendencia natural de las cosas y de la naturaleza es a la belleza salvo cuando factores opuestos lo impiden.  El  condicional  es lo que marca el peso del eslogan. Para que alguien te deje hacer algo debes quitarle la fuerza de la que se ha investido para impedírtelo. Si tienes claro como han de ser las cosas y como se ha de vivir no necesitas el permiso de nadie. En cuanto a las alternativas, para que se realicen basta que se permitan. Se hallan en estado de fluidez permanente o de espera latente.  

En los dejes hablados tendemos a singularizar el mundo como si de una sola cosa se tratara. Aquí tiene valor de individuo cuando sabemos que el mundo es de una complejidad impresionante tanto que imposibilita que cada uno de sus habitantes pueda estar al corriente de todos sus sucesos y saberes. El slogan busca la complicidad del lector en el sentido de compartir una misma noción de mundo: el lugar planetario que todos sus habitantes necesitamos dentro de unos parámetros de paz y convivencia y respeto a su naturaleza para poder maximizar el goce existencial y compartir colectivamente la felicidad. Lo que impide eso no son tanto las catástrofes inherentes a la climatología o a influencias cósmicas como la parte de la especie empeñada en lesionar a otras partes. Al hablar de los factores de permiso para ese mundo mejor no se refiere a dioses prepotentes o a vectores diabólicos sino a humanos concretos que impiden que otros vivamos en tranquilidad  y pacíficamente con las manifestaciones de vida.

El mundo en su fabulosa variedad de factores no necesita de grandes concursos para que de a lugar a proezas. Basta con que no se impidan en su libre eclosión. Muchas bellezas han sido y son restringidas por leyes, tradiciones y  parapetos. La idea de belleza en este slogan no queda capturada por el concepto de estética. Lo bello es el vivir,  es el goce de los elementos de la naturaleza, es el placer de intercambiar información y convivencias con los demás. Lo bello es la ausencia de ansiedad, es la vida exenta de peligros, el hecho de ser reconocido y el hecho de saber reconocer la presencia de los demás.

Lo que afea las situaciones es más por la carga subjetiva de la injuria que no por pretendidas determinantes objetivas que estropean las cosas. No es que no haya factores imponderables de difícil previsión y contención pero no son los más temibles. Lo que convierte la red viaria en un espacio peligroso es en la inmensa mayoría de situaciones la negligencia no el estado de las carreteras (los errores de señalización de estas, que los hay y no pocos, no es la causa principal de la mortandad sino que esta viene dada por las formas de conducir temerarias). Se puede trasladar esta plantilla comparativa a otras muchas situaciones de gregarismo social en las que una parte de la gente tiene que cargar con los errores o impactos adversos de otra parte de gente.  El slogan deja en el equívoco estos factores adversos en contra de la belleza. No menciona un contubernio o una mafia que se ocupa de industrializar el daño. Presupone un ellos que están detrás de los límites expansivos de la belleza humana, pero dejando para cada cual la traducción de ese pronombre. La frase da indirectamente una especie de coartada suponiendo que quien la dice esta exento de toda responsabilidad.  En realidad el doble rol de error-victimidad alcanza cada día a mayor cantidad de personas. A un lado de la nomina de habitantes no están los permanentemente equivocados y al otro lado los permanentemente sufrientes. Más bien los roles de estar en un lado o en otro van siendo combinados `sujeto a sujeto según circunstancias que viva, ejercicios profesionales que haga.

El slogan presupone un ellos de mayor responsabilidad. Los que están más implicados en los poderes y en las altas instancias económicas. Hay estados y superestructuras directamente implicadas – o mucho más implicadas- en el cambio climático, en las ejecuciones públicas en los estadios como el gobierno chino, en la destrucción del hábitat marino y en otras muchas más cosas. Tener ubicadas las grandes instancias responsables no libras de sus pequeñas responsabilidades a cada particular en embrutecer en la medida de sus impactos negativos el mundo que habita. Ese mundo tiene mucho por embellecer: las paredes y las calles, pero sobre todo los tratos de todos con todos y con el medio ambiente.

Menos Fútbol y más Pelotas

Por YASHUAbcn - 20 de Junio, 2006, 0:13, Categoría: SLOGANS

 

El football es ese deporte de exportación inglesa que consiste en perseguir un balón para colarlo en la portería del campo contrario. Se juega en una cancha alargada simétrica con dos equipos. Generalmente la cancha está en un estadio con decenas de miles de aficionados alrededor del rectángulo siguiendo el menor detalle.  Es la única actividad deportiva y social que ha generado listas interminables de catedráticos especializados en sus dominios. No puedo decir mucho más. Nunca he visto un partido en directo en un campo y nunca he resisitido terminarlo en el aparato de televisión aunque me consta la afición  que despierta en las masas ibéricas y otras. No ser hincha de ningún equipo y ni siquiera estar enterado de sus efemérides, ligas, políticas de clubes, precios de jugadores y nombres de estos me ha hecho sospechar que soy una alienígena. Cuando me entero de la existencia de un partido es porque mis canales habituales de programas de radio están invadidos por la cantinela de locutores fanáticos ensalzando los goles como si de milagros en directo se tratara. También me entero de ello cuando hay bocinazos, petardazos y concentraciones espontáneas, bueno ya no tanto porque se han convertido en una tradición, de muchachadas que envalentonadas destrozan mobiliario urbano y elevan sus gritos de lupus con avidez de sangre a las alturas de los edificios donde por cierto debe ser incompatible con quienes reposan en ellos o tratan de llevar una vida no ya tranquila sino un poco inteligente.

La idea de menos fútbol y más pelotas juega con un doble sentido. El fútbol es un deporte que se juega con una pelota. Parece que algunos  indígenas de Sudamérica habían usado las cabezas de sus víctimas a modo de esferoide al que darle patadas.  Sin  esta bola o pelota,  los jugadores se quedarían en blanco y sin saber que hacer. El esferoide en distintos tamaños y texturas están presente en multitud de actividades deportivas. Hay pelotazos como el de la pelota de golf que puede matar o romper huesos, otros como los de los pelotaris en lo que cada golpe y su sonido reverberante es un grito de nacionalidad y otras como las del ping pong, tenis o squash que permiten gráciles figuras a los contendientes.  Su denominación es extendida a otras esfericidades y en concreto a las de la anatomía genital masculina. Hay otras formas ovoides parecidas a ésta como los ovarios femeninos pero cuando se habla de tener pelotas se refiere a las varoniles. Hay un supuesto lingüístico generalizado en que el hombre macho es el que tiene valor, el que tiene más pelotas que nadie, el que  lucha a pecho descubierto, suponiendo, el muy imbécil, que las balas le van a rebotar en su piel blindada. Pura fraseología de literatura mediocre. Nada demuestra que tener, en el sentido voluminoso, más cojones signifique tener más valor o más protagonismo heroico.  Por otra parte pelotas es un vocablo barriobajero que denomina el contenido de la bolsa escrotal masculina al que vete a saber porqué se le atribuye coraje. De hecho los animales castrados pierden vigor pero en la naturaleza humana la decisión descabellada, las heroicidades puntuales suelen tener más que ver con la falta de sentido común o de  incapacidad de racionalizar una situación que  en una fuerza lógica para resolverla. A pesar de  la opinión contraria a ese vocablo nefasto y obsoleto lo cierto es que su uso sigue completamente vigente en algunos ambientes que coinciden de pleno con el tipo de gente que les gusta y sigue el fútbol, es decir con una mayoría importante de la sociedad, de la nuestra.

El fútbol de hoy es el circo romano del ayer con que los emperadores engañaban al pueblo ante la realidad de su país. En aquel entonces se había levantado el grito de menos circo y más pan. Menos espectáculo comecocos y  más cambio de la realidad económica. En la actualidad futbolística la necesidad de la polémica y de la toma de partido (deportivo) suplanta por la vía del embotamiento y de la majadería general la capacidad para la conciencia de otros fenómenos incrustados e irresueltos en una sociedad espantosa con muchos crímenes bajo su felpudo. Es una paradoja lingüística de la sociedad franquista y postfranquista que siempre se haya hablado de partidos, tanto en aquella como en ésta siguen predominando los partidos de fútbol por encima del interés que despiertan los partidos políticos.

Menos fútbol es una demanda concreta de menos espectáculo, y en concreto menos de este, con total discriminación de otras actividades deportivas y más pelotas, está apenado a su traducción en argot, más valentía dice, pero más valentía para saber, más decisión para imponer otras situaciones de vida, más enfrentamiento a todo lo que sigue siendo deplorable y que nos roba o nos ha robado  los mejores años de nuestras vidas.

 

No prohibiu la festa dels sentits. Facil.liteu espais alternatiusde gaudi a les discotheques.

Por Néstor Estebenz Nogal - 18 de Mayo, 2006, 8:42, Categoría: SLOGANS

No prohibiu la festa dels sentits. Facil.liteu espais alternatiusde gaudi a les discotheques.

La festa és la festa dels sentits. La festa es la del gaudi. I la festa  forma part de les necessitats psicobiològiques de les persones. Fins i tot en èpoques de penuria cal riure i divertir-se. La gfnet necessita la marxa dels cossos i la disbauxa momentànea per posar un parèntesi al a vida ordinaria, a la semana laboral, a les incertituts existencials o a un fotimé de petits problemes. No es coneix la história de lacultura sense la vida lúdica. Si hi ha algun sentit a la vida terrena a part de comprendre els seus per quès  és el de passar-s´ho d´allò millor. Però no ha faltat  mai gent que ha mirat amb ulls de reprobació el gaudi, la festa o l´alegria. No és d´ara que son prohibices les festes espontànies que els poders municipals califiquen  de descontrolades o bàrbares. Bàrbares sí ho son però no en el sentit lessiu de la paraula sino en el sentit de formidables. El sistema vol i accepta que la festa estigui sota el control de la mirada resttrictiva i les fica a  espais tancats com les discotheques amb preus cada vegada més elevats o a espais festius tradicionals previament organitzats. Si la gent es compra la beguda a un super i se´n va a una explanada a fer el mateix que fa a un espai tancat però sense passar pels preus de barra i de porteria, allò es comnverteix en un delicte. Qui ho comenta se li veu el plumero aviat. Una discteca paga impostos considerables dels que s´alimenta un ajuntament i a una explanada, no s´ha de pagar res. La gent, a la seva manera, va trobant fórmules de gaudi sense passar per la industria d´explotació de l´oci que l´aliena i atonta. La gfesta dels sentits no es prohibible per molt que els encarregats de la vida viària i de la salut pública posin el crit en el cel. Fan de grans pares ogurús socials equivocant-se de plè. També pares de totes les èpoques s´han sentit malalts perque els seus fills els desobeien i eren capaços de sonriure i riure malgrat severíssim càstics. La societat de l´hedonisme potser ha començat en el seu gigantisme conegut en el darrer mig segle però el desig del gaudi és cosubstancial a la condició humana. Prohibir-lo o volguer-lo normativitzar amb l´excusa de fer-lo més segur o de no posar en perill altres propietats és enganyar soberanament a les persones i no protgegir precisament els bens. Tota mentida de l´estat i de les seves administracions acaba anant en contra del seu aparell com a venjança social.

Si tanta por fa als agutzils (als que tenen conciencia d´agutzils sigui quin sigui el seu càrrec o ofici concret) que la gent es concentri per beure, ballar i garlar que s´organitzin espais acondicionats per fer-ho amb casetes de wcs químics i paperes tal com es fa a les grans concentraciones per concerts. No es gens complicat. A tot arreu hi ha naus obsoletas que es poden acondicionar, o explanades on fer-ho amb un mínim d´esforç de màquines i de treball.

El que no té gens de sentit es que els ajuntaments es carreguin la conducta de la gent i impugnin un moviment massiu de dotzenes de mils de persones perque algunes picabaralles han descalabrat a algun pasma i han empurat amb càrrecs a uns quants joves per estar allà. La capacitat del governant no es mesura en la força bruta que té en reprimir sino en la inteligència neta que te, si li queda alguna, en buscar solucions front a tendencies socials que se li escapen tan des de la previsió com des de la comprensión.

El texte està prou clar a qui va dirigit. A ajuntaments encarregats del territori municipal i de la concòrdia urbana. Cap problema pel que fa al segon. La gent no te ganes a priori de trencar escaparats i enfrontar-se a paios que els hi doblen el tamanys corporal i venen entrenats per fer mal (aquets sí que hi venen) però fa una cosa i l´altra quan la seva furia es el resultat d´unarestricció brutal de la seva llibertat.  Unes quantes persones han estat encausades per estar en el lloc dels andarulls sense que fessin res. Periodicament el sistema necessita cridar ben fort qui mana i per fer-ho castiga cíclicament a inocents en el lloc dels autèntics autors d´actes vandàlics, si això es pot dir. El vandalisme es una resultant multifactorial  del que qualsevol dels sociòlegs licenciats amb atur consultats pels ajuntaments podria donar informació acurada. Ho faci o no, cada adminsitració muinicipal haria de considerar la posibilitat d´ajudar a la festa de la gent en lloc de prohibirla. Serà una manera d´acreditar d´alguna manera que la societat democràtica ho som tots i no només els que surten amb les seves obsessions discursives parlant dels interesos en nom de tots (de quí?).

En els 80  en Tierno Galvàn  alcalde  a Madridv a ensenyar una manera de fer política del gaudi pel que fa a acceptar i activar grans espais de concentracions lúdiques.  Tan aviat passa el temps que ja s´ha oblidat?

Blog alojado en ZoomBlog.com