El Blog

 
 

Calendario

<<   Febrero 2018    
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

DEBATE SOCIAL

Construyendo una realidad alternativa. notas en Fbook

Por Nestor Estebenz Nogal - 8 de Abril, 2010, 20:07, Categoría: DEBATE SOCIAL

Construyendo una realidad alternativa palabra a palabra. CdV8abril2010 Los gobiernos no son las causas del sistema capitalista sino sus síntomas. Representan en los modelos parlamentarios a una mayoría electora que ha cometido el error de apoyar su existencia. En tanto que protuberancias resultantes de una estructura economía mal organizada son también las víctimas de ésta y no sus responsables históricos. Las crisis económicas del sistema son cíclicas y conocidas desde hace siglos, son independientes del gobierno titular de turno que gestione los presupuestos de cada momento. Desafortunadamente para los habitantes de este principios de milenio no hay ningún lugar del mundo con gobiernos tan preclaros dispuestos a tomar medidas para reorganizar la sociedad hacia otro modelo que no esté basado en la codicia ni en la idolatría al dinero. Tip y Coll hicieron famosa la consigna: la culpa la tiene el gobierno. Hacer circuclar mensajes en torno a tal tesis no ayuda demeasidado. El debate politico se compone de partes y el principio de este encadenado era para proponer una concordia en la galeria de los discursos y que de no cumpliarla se pierde la credencial para jugar. La mejor forma de escapar de un tema T es trasladando la conversación a un tema distinto para descentrar el anterior. El perdón sin la reparación no funciona. Esos elogios de perdonarlo todo a ultranza y de no reconocer la existencia de enemigos lo que consiguen es que los actos más reprobables se perpetúen a manos de los actores menos escrupulosos. No hay nadie que no cometa errores y que no desee el consuelo del perdón pero todo perdón requiere una mínima condición: reconocerlo y superarlo, también requiere una condición añadida hacer un esfuerzo por resolver el daño ocasionado en otros. El perdón del nazareno crucificado simbolizó el paso a una cultura de equívocos y engaños. Ni todo es perdonable ni todos debemos perdonarlo todo. De otro modo justificaríamos la historia sangrienta que nos precede y la actualidad destructiva que nos acompaña. En la exacta fisicalidad, todo (y todoas) tiene un futuro, tiene un después, tiene un desenlace. No se trata de que mientras haya vida hay esperanza, lo que hay es proceso. Este no garantiza las prerrogativas previstas ni el escenario del sueño ideal pero sí la interacción, la fluencia de actos y experiencias, los placeres y las disertaciones. Eso no tiene nada que ver con la presunción subjetiva de la nada. La efimereidad del presente no lo hace inexistente sino fugaz. (Tras terminar de exponer esta idea el punto de elaboración para los dos, el que la escribe y el que la lee, ya será otro y ésta será pasado.) y los demás sí cuentan, tanto más cuanto menos paisaje y figuras decorativas sean y más discurso efectivo procreen. Tú yo somos el pueblo soberano, y él, y ella, y aquel otro, y el de más allá, y cada persona de la que tenemos contacto y referencia y de cada otra de la que no sabemos nada porque lo sabemos por la contundencia de las multitudes y por las estadísticas del censo. Acudir al pueblo soberano es el acto de voluntad por el cual cada cual acude a sí mismo a sus ideas, a su sentir. Eso es un proceso sentimental y cultural por encima de político y constitucional. Y creo que sí que divulgando las ideas, los puntos de vista críticos, las propuestas revolucionarias se cambian las cosas. El futuro es la suma combinatoria de todoas, no el resultado exclusivo de las decisiones gubernamentales o de la potencia de de las grandes empresas con sus grandes cifras. Viéndolo bajo tal expectativa nada de lo que sucede nos deja indiferentes, somos protagonistas en activo. Decir una palabra es mover el mundo. Lo otro, suponer que hagamos lo que hagamos las cosas van a seguir igual nos paraliza y nos convierte en inmovilistas. La multiideologicidad (y sus correspondientes replicas en el escenario plurirreligioso) nos lleva a la necesidad de la coexistencia pacífica compartiendo territorios y épocas. Eso ha llevado a que todos los modelos sociales sin excepción dicten reglas de juego de comportamiento público. Ahí donde hay dos humanos compartiendo un espacio (desde Robinson y Viernes en su isla a la pareja más liberal) las establecen (expliciten o no). La libertad individual no es aceptada en sus atentados al otro y por eso el sistema la regula (y a menudo mal y de formas represivas) hasta que un prototipo de ser humano más maduro y autorregulado no sea parido por los vientres de las mujeres o de las tecno sofisticaciones parteras del futuro. En la coexistencia plural de distintas personalidades, culturas, objetivos y pasiones todo vale y la eclosión multifloreada de todo ello vale la pena potenciar mientras la creatividad unilateral no pretenda convertirse en la hegemónica y única. En esa coexistencialidad de disfrutes y libertades, la perversidad (la del autoritarismo y manipulación) tendrá que ser neutralizada de alguna manera. (Antes de ser pasto de los malvados tratamos de ponernos a salvo de sus arrebatos de destrucción. ¿Perdonarlos para ganarnos una parcela celeste? No, neutralizarlos para que no nos destruyan la temporada existencial terrestre). La disciplina penalista lleva experimentando distintas formas de encierro de reclusos sin que quede garantizada la reintegración social ni el cambio personal. La represión contiene pero no cura. El concepto de reparación en la terminología penalista no tiene nada que ver con esa palabra como concepto de reparación al daño real cometido. Al contrario, reos sonoros (como Roldán, un gran desfalcador, en su reciente excarcelación) declaran haber pagado su deuda con la sociedad cuando no han pagado nada. El tipo demuestra la función psicológica de la cárcel haciendo creer al reo que paga su culpa cuando en realidad privarlo de libertad una temporada es a costa del dinero público, ubicado en la improductividad y sin que la sociedad obtenga más beneficio que el de impedirle delinquir de nuevo. A la justicia, es decir a sus administraciones tal como nofuncionan, se la ha definido correctamente como un arma vengativa arrojadiza que además no siempre acierta y pune a inocentes (Garzón actualmente como evidencia de una venganza corporativista). Cuando acierta tampoco estos reparan nada desde el encarcelamiento. Tomados los agentes del mal (si se puede decir con esta rocambolesca expresión luciferiana) como parte de la adversidad existencial a los demás toca tratarlos desde la saliencia y la sinergia para recuperar a los actores potenciales para una construcción humanitarista colectiva. La envida profesional de la cantera de enemigos que Garzón se ha ganado durante su carrera está detrás del proceso intersumarial por el que se le encausa. Sea cual sea el dictamen en ascuas en su contra, el solo hecho de encausarlo ya demuestra que el tan cacareado poder judicial independiente no es fiable. Los errores técnicos de este magistrado son priorizados a su función de saneamiento social e histórico. La causa remota de esto se halla en la misma institución impura en que le juzga. Una parte de las secuelas franquistas y sus ratas de cloaca (perdón por estos pequeños mamíferos) sigue ocupando cargos de poder. La depuración de la estructura de estado que no se hizo en los años de transición ni nunca todavía la paga los residentes en España una generación y pico después. La pregunta enigmática que podemos hacernos con Garzón es por qué él (juez de alta resonancia) y prácticamente solo él se ha dedicado a encausar a criminales sonoros frente la pasividad del mundo y de su propio gremio. ¿Es que de oficio todos y cada uno de los magistrados o al menos de las fiscalías, dentro y fuera de la audiencia nacional, no deberían ser los perseguidores de los crímenes cometidos por décadas que hubieran pasado? La figura Luciano Varela, como su antagonista, es indicadora de la falsabilidad democrática en la cancha que permite la ambigüedad tecno jurídica de los códigos. Propongo a Amnistía Internacional que articule una campaña de recogida de firmas en solidaridad y por la rehabilitación de Baltasar Garzón sin cargos.

Notas de Fbook

Por YASHUAbcn - 7 de Abril, 2010, 17:20, Categoría: DEBATE SOCIAL

El consumo ecológico es el que tiene en cuenta no solo los productos que hayan sido conseguidos con procedimientos respetuosos con la naturaleza, tambien elige aquellos que no utilizan envases y envoltorios contaminantes. El pre-ciclaje pasa por rechazar productos envasados con materiales no biodegradables y que encarecen los productos. Un mayor preciclaje reducirá la masa industrial de los reciclajes pendientes. El nuevo paradigma para una sociedad renovada no pasa(rá) por revoluciones de acuerdo a sus formas tradicionales y a su noción clasica, sino por la revolución de sujeto, es por el comportamiento individual basado en el compromiso ético. La imaginaria coincidencia rabiosa de las multitudes en cambiar un poder tiene menos futuro que la conciencia revolucionaria, persona a persona, para constuirse en fortín de sus convicciones. Tu frase contiene equívocos y se presta a varias lecturas. ¿quieres decirme algo? Hay una desconoxexión entre la primera premisa y la conclusión. Falta al menos un "que" relativo. No entiendo a qué curiosidad te estás refiriendo. Las palabras ensanchan el mundo o lo recortan, eso depende del talento de cada hablante. De la verdad y de las verdades se nutren los galimatías para dejar los teoremas en la indeterminación del cosmos de la indefinición. Ni todas las verdades (subjetivas) son la verdad (pretendido templo de la objetividad) ni cada verdad regente puede ser tomada como absoluta y dogmática. Se diga lo que se diga en el campo de los decires y de las teorías la verdad se demuestra luchando por ella en cada situación (y no solo on line cuyos constelacionarios no nos entorpecen la vida cotidiana). Cada situación implica fundamentalmente la de nuestros compañeros diarios, nuestros vecinos, nuestros hijos y esa sí que es una dura batalla porque las trampas del querer suelen consumarse al pasar por el no decir. La hipótesis de una longevidad de vida corporal (que doblara, triplicara o quintuplicara el promedio de la actual que ya va para los 100 años) no tiene por qué estar emparentada con la hipótesis de la extinción de la ansiedad como cuadro paralizante. La hipótesis de la trascendencia del espíritu y de su vida eterna, tampoco (tal como demuestran la mayoría de creyentes cuyos opios religiosos no les evitan la intranquilidad en sus laberintos cotidianos). La mayor o menor ansiedad frente a los retos existenciales (generalmente aplicaciones intrapersonalizadas del dictum del sistema: "¡compite con todos para hacer prevalecer tu ego por nefasto que sea!") es un indicador muy referencial de la cultura concurrente. Cuanto más se sabe de la vida más se sabe vivirla, cuanto más se sabe viviéndola menos se la sufre en sus complejidades siendo que el temor y los factores tramposos que lo promueven pasan a ser anécdotas y materiales de ironía. Cdv28feb2010 Perdemos el tiempo llamando a puertas que no se abren o tras las que somos evaluados a través de sus mirillas. Las iniciativas de aproximación corren el riesgo de no ser entendidas por personalidades alarmadas ante la avalancha de contactos. Con todo, los que tienen que hablar que hablen y los que no comprendan lo que asquellos dicen que sigan callando, sospechando, dudando e interrogando. CdV1mar2010 De los errores hacemos escuela, de repetirlos se hace conformismo y de no reconocerlos se hace tragedia. La tecnología del contacto va creciendo pero la comunicación sincera y sentimental entre humanos sigue teniendo más dificultades que nunca, en realidad va decreciendo. La observación no es una entelequia disociada del sujeto observante. Observar no comporta irremediablemente la alienación con lo observado (el espectáculo existe como regalo de la naturaleza antes que de la sociedad del espectáculo se haya hecho la caldera de sus alienados habitantes) pero tiene un considerable potencial de impacto para los placeres sensoriales. Sin observación no habría ciencia, sin ella no habría reconocimiento de lo contemplado. Si bien como observantes participantes modificamos el objeto observado (en el rito humano el narcisismo le debe mucho a la exaltación de lo observado) vivir sin la observación es vivir de espaldas al mundo, a los demás y a sus potencialidades. Cuando leí y reconocí la crítica de Guy Debord fue en una edad en la que no tenía suficiente formación para entender que la espectacularización industrial de la sociedad y sus contenidos de consumos no impedía hacer de la vida actuación y expectación al unísono, no alienantes. CdV7abril2010 Aunque a la existencia on line no le faltan detractores y leyes contrarias a la libertad de expresion y de socialización de recursos culturales y artisticos, sigue aumento el volumen de adherentes a la magnífica causa de la comunicación. No es lo mismo el hablante que habla, constituido en lenguaje y sintiéndolo, que el que habla por hablar para copar el espacio sonoro o gráfico sin tratar de decir nada en particular. El objeto (o fenómeno) observado está condicionado por los sesgos culturales (y metodológicos) del observante. La psicología diferencial nació en tomas observacionales distintas por cosmólogos de un observatorio astronómico. 2 o n observantes describen o miden el fenómeno que observan con 2 o n datos matizados de formas ligeramente distintas. La observación intersubjetiva es de tal variedad que viene condicionada por el puesto observador distinto en el espacio. A pesar de eso la metodología observacional que entrecruza los datos observados desde distintos puestos de observación termina por ajustar la conclusión a la realidad. Sí, la aventura del saber pasa por la desconstrucción de las anteconclusiones equivocadas. cdV7abril2010 Tanto la cortedad como la exhaustividad son magnitudes. La cantidad no es una garantía de calidad. Los excesos sumariales (decenas de miles de páginas para un solo caso judicial) hacen inviable la lectura de la totalidad obligando a seleccionar los textos clave. En la literatura de confort -la que te engancha al libro o al texto en tu butaca o bajo una encina- no hay paginas sobrantes si su autoría no prioriza las repeticiones y su quilometricidad la construcción bien trabada de un decir nuevo. Dame tiempo para situarme/te. (No estoy al día de tus propuestas). De momento te declaro que la literatura me dio voz, el análisis me dio ojos, la lectura me universalizó, el poder de la palabra me reconstruyó. Sin todo ello estaría desmolecularizándome vuelto a mezclar en el magma de las materias. Como que sigo de testimonialista de versos y hechos sigo como un conjunto corpóreo organizado indispuesto a extinguirse para tomar la voz antes que nada por mí y de paso por los que no hablan. Cuando no se tiene nada que decir lo mejor es quedarse mutis, al menos queda la elegancia del silencio. Recrodamos que es preferible pasar por inexistente que existir y meter la pata cada vez que articulas dos palabras. Supe de Feuerbach por Marx y tuve que ser marxista un tiempo para darme cuenta que tenia mas de feuerbachiano. Después, a un billón de instantes de aquello, hoy que soy yocrático, jesricartiano para más señas, consigo coexistir en el mundo de las entelequias haciendo de las piedras pan, de la arena agua y de las bocas una invitación a los discursos y a los besos de las letras. La actual Ley de Partidos permitiría ilegalizar a uno como el PP (partido popular) por sus intoxicaciones verbales y por sus canallas corruptos. Hacerlo sanearía a la democracia española enseñando a respetar las reglas del juego participativo mandando al ostracismo a los impresentables. El universo de las variables extrañas es demasiado extenso como para estar al corriente de todas ellas. La pretensión de su control es un tanto vana. Hay todo un mundo de lo desconocido que no es controlable por su propia magnitud de incognoscibilidad, al menos en una primera instancia. La metodología experimental para avanzar necesita asegurar ese supuesto de control. De hecho cada investigación admite un umbral de error, una cuota de imprecisibilidad. No hay ningún medicamento efectivo a un cien por ciento de toda una muestra, tampoco ningún tratamiento psicoterapéutico. La cura de un síntoma está estrechamente relacionada con la reconsideración del límite subjetivo y también los de la realidad. El investigador (desde el científico de laboratorio al analista verbal) en cuanto a observador no puede evitar sus proyecciones subjetivistas a lo que investiga, aunque para eso están los protocolos de control para que no priorice su percepción a los datos obtenidos. Sin la pasión entusiasta el cálculo y la meditación sosegadas quedarían un tanto deslucidas. Es necesario el dinamismo para contener también la precipitación. En la aventura existencial, el nuestro es un viaje de crucero no un speech de última hora. Tener personas que te reconcilien con la especie. ¡Sí,esa es la clave!. Rodearnos e interaccionar con quienes valga la pena para estar a salvo de los demás que nos empujan a antagonismos odiosos. No soy adepto del PSOE (no soy partidista) pero comparativamente al gobierno anterior le reconozco méritos en innovaciones legislativas y una mayor ética en la gestión del tesoro nacional. El PSOE es criticiable pero no ilegalizable, el PP es criticable e ilegalizable por sus iobvias ilegalidades y su continuo ataque a la coexistencia social. Con eso no estoy por el unipartidismo, todo lo contrario, sino por una pluralidad de propuestas que participen cooperativamente de la cancha de las polémicas. Hay dos clases de fantasías: la del deseo de la utopía y la de los fantasmas que no tienen ningun contenido debajo de las sábanas. ser una fantasía es el mejor elogio que se puede recibir y ser un fantasma la peor adjudicación. Perdonar es un verbo necesario no como el de olvidar que es impugnable. Creo que podemos y debemos perdonarnos para darnos oportunidades extras pero sin olvicar el peligro que se corre con quienes no estuvieron a la altura de sus compromisos y fallaron a la ética. A la figura del Che la he querido siempre y la he tenido en pósteres, e incluso ahora como fondo en una hoja de calendario de este año. Lo leí y lo admiré. Cuando supe más de la revolución castrista y sobre todo de las trifurcas entre lideres tras el derrocamiento de Batista y sobre todo cuando me enteré de sus pasiones salvacionistas en Congo y Bolivia accedí a detalles que lo desacreditaron. De él me queda el rango de un revolucionario internacional que no supo entender las diferencias de cada país tratando de trasplantar mecánicamente el modelo cubano a otros. Eso no le quita el valor de icono intergeneracional. No así el valor como guerrillerista autotransportado. La reclamación de autenticidad no tiene porque ser perdonada. ser uno mismo es lo menos que se le puede aceptar de los demás y lo menos que se puede exigir cada cual de sí. Pero hay conductas que no son aceptables ni por la sociedad ni por el criminal mismo por las que sí le toca(rá) pedir perdón. El lenguaje contiene trampas, incluso el mas consensuado con las frases más ortodoxas puesto a prueba demuestra su invalidez para todas las variables (todas las situaciones, personajes y conductas). Por eso nos toca escribir o explicarnos más allá de las oraciones categoriales y simples. Eso tiene un riesgo: nos convierte a los hablantes en extensivos, complicados, sinuosos y pantanosos.

constituirse en causalidad

Por YASHUAbcn - 27 de Febrero, 2010, 14:08, Categoría: DEBATE SOCIAL

(notas en facebook)

El azar es una entelequia. Estrictamente no existe.Lo que existe es el desconocimiento de su probabilidad y por eso lo mencionamos a falta de mayor saber. Sí, nosotros causamos la casualidad. La casualidad es el nombre de la causalidad no conocida. Esa perspectiva nos convierte en protagonistas de los hechos, a veces en héroes y heroínas del presente. La otra perspectiva, la de la coincidencia por azar, nos convierte en fichados para las filas de la  villanía, para las masas de los nadie, en la coreografía de una vacío permanente.

Suéltate. Explícate. El juego no es de adivinanzas (puedes probar suerte en la página de al lado). De la esperanza hay tantos apólogos y tan opuestos los unos a los otros que mejor dejamos la palabra-concepto en la cava  para que repose con los vinos que esperan su día para ser descorchados.  Propongo paseos con los pies desnudos  que son un acto de liberación.  El contacto con el suelo nos recuerda que no hay más madre que la tierra ni más fecundación que un proceso de causas naturales que nos saco de un fondo indeterminado para convertirnos en figuras.

Somos mitad materia organizada y mitad imaginario. Desde el desiderátum fabulamos por ser lo que la realidad nos limita. Pintamos o escribimos, escalamos y soñamos, nos aventuramos por las formas y los placeres, buscamos los huecos y recovecos de los demás para cobijarnos, para amar y sentirnos amados. El tiempo no es más que una ordenada cartesiana, No existe. Incluso podríamos prescindir de calendarios y relojes que lo contabilizan pero que no lo viven. Ese es el gran salto creativo: dejar de ser apéndices de nuestras agendas para brillar sin importar quien se aproveche de esa luz ("haz bien y no mires a quien"). El tiempo no pasa mientras escribo esto, se detiene y me concede la tanda. No cuento la vida por años sino por acontecimientos, no hay ni siquiera un antes y un después que lo mismo que un ayer y un mañana son convenciones.

El otro- todos los demás- es un gran enigma. Un día te hace un monumento por subscripción popular y al siguiente te mata, o al revés. Tu obra es la expresión de tu creatividad independientemente del reconocimiento ajeno. Que los elogios (lo mismo que los ataques) no te quiten de seguir tu camino.

Toda la complejidad de la teoría de las relaciones humanas y sus alternativas  se sigue resumiendo a ese slogan tan robusto y actual por clásico que sea: vivir y dejar vivir. Eso incluye el respeto a la libertad ajena y a que te sea respetada la propia. ¿cómo es posible que siga siendo tan difícil de ejecución una pauta tan sencilla?

El grado de educación de una persona pasa por sus  maneras de trato con sus entornos  que incluyen cosas, animales, la naturaleza entera e individuos humanos.

Desde que los contadores de consumo estan fuera de los domicilios, los usuarios no tenemos control sobre ellos privándonos del conocimiento directo para autorregular los consumos.  Por si fuera poco se estropean y quedan bloqueados en horarios de tarifa más alta. Eso unido a los errores de facturación por lecturas sobreestimadas nos convierte en las víctimas perfectas. Los contadores no deberian haber salido nunca del interior de los domicilios. Mientras la electricidad -serivicio fundamental para el tren de vida moderno-siga estando monopolizada seguiremos pagando el lucro de quienes negocian por sus beneficios no para satisfacer nuestras necesidades.

 

El sentido común si se refiere a lo que mayoría hace será el mas común de los sentidos pero el menos racional.

La cultura es la relacion inteligente de amor con todo, es el respeto a la diferencia a excepció nde aquella que quiera prevalecer destruyendo la tuya. 

 

Tesis: no todo es respetable, por tanto no todo es perdonable. La cultura -en un tipo de etnias- incluye la ablación clitoriana o la muerte como espectáculo por los taurinos. En los sitios más paradisiacos y remotos como en la Pampa toda la pista está llena de plásticos convirtiéndola en un basural. Eso no es resultado de los grandes monopolios sino de la desidia de la gente. Hay culturas que también incluye gritar fuera de tono y de lugar (los españoles de algunas regiones son muy dados a la exageración), otras que dan lecciones de moderación y calma. Por lo que hace a limpieza los austriacos y suizos pueden dar lecciones urbanísticas a todo el mundo. Su famosa frialdad emocional no les quita su elegancia en saber administrar sus espacios. Al hablar de cultura se acude a una palabra muy equivoca: no remite ni a la escolarización (y porcentaje universitario poblacional) ni a las inercias tradicionales (costumbrismo y hábitos) sino a una forma especial de trato, correcto y creativa, con el entorno y todo lo que contiene. Cuando visité Valparaíso una chica me dijo que se sentía desprotegida si no paseaba con ella por la calle dándole el lugar más cercano a la pared. Eso no es cultura, es miedo por mucho que se invista de costumbre arraigada. Un sujeto culto no es necesariamente el que más sabe por lo que hace a acumulación de infos y datos sino el que es más exquisito sabiendo estar correctamente en los  lugares e impecablemente y con los demás. Un análisis simple entiendo que  es el de confundir el abigarrado colorido de las diferencias y sus atractivos  con la aceptación de todos los gestos, rutinas e inercias tomándolos por  cultura/as aceptable/s.

La creación de empleos  también se consigue repartiendo los existentes con una cuota mayor de empleados y cumpliendo con el derecho recogido constitucionalmente de derecho universal al trabajo. Eso además reduciría la población pasiva y no sería necesaria pensar en aumentar los mínimos de jubilación porque la base cotizante mayor. Basta tener nociones de aritmética sin especializarse en economía para saber que la división entre un dividendo (el de actividades) a hacer entre un divisor (el de la fuerza de trabajo) que la haga da a un cociente tanto menor pero más operativo. Si el objetivo no es enriquecerse hay trabajo para todos es cuestión de repartirlo. Ponerlo en función del crecimiento es volver al esquema tópico que lleva a las superproducciones cíclicas  resultado de la crisis de estructura, es decir de la falta de planing racionalizado. Trabajo hay aunque la penuria de contratistas y la falta de medidas reactivadoras se someten al desaliento en lugar de priorizar el apoyo a la energía colectiva.

El oficio de controlar.

Por Néstor Estebenz Nogal - 22 de Febrero, 2010, 18:08, Categoría: DEBATE SOCIAL

 

Controlar es una acción de revisión inherente a todo proceso activo. La verificación de un producto terminado es lo que puede dar el aval de que está listo para el mercado. El sistema social tiende a un máximo de complejidad y por tanto a la institucionalización de más y más niveles de control. El control técnico es lo que garantiza la calidad de un proceso de fabricación.

Control es la acción de concienciar lo que se está haciendo. Es así que en la actividad elemental del comportamiento, la del desplazamiento del propio sujeto o con un medio de autolocomoción el control del propio movimiento es una actividad continua para que sus efectos secundarios no perjudiquen a terceros. Control es sinónimo de equilibro. Un individuo controlado es aquel que sabe lo que hace, que domina sus actos, que no es una fuente de sorpresas negativas y disgustos para otros. El control también se asocia a racionalización de la conducta en una situación dada. En resumen no es posible la vida inteligente sin controlar al máximo los factores relacionados con la actividad vital.

Lo que un individuo hace consigo mismo por su propia naturaleza y necesidad supervivencial, un colectivo de individuos lo hace con el colectivo. Es así que las figuras profesionales de control son inherentes a la organización social y tienden a cuantificarse o al menos seguirán haciéndolo mientras la sociedad esté dividida en clases opuestas y la codicia de poder de unos pocos siga sin ser compartida con las mayorías. . La mayor parte de los presupuestos económicos de un estado se lo llevan anualmente los estamentos dedicados al control: desde el militar del ejercito al subalterno de puertas controlando con la tarjeta de identificación quien entra al edificio. Eso no acaba en el aparato de estado, si no que sigue y se prodiga en el mundo empresarial particular. El itinerario de barcos secuestrados cerca del cuerno de África han llevado al uso de mercenarios privados a bordo del barco que va a faenar. La opción no es ninguna novedad y no ha sido puesta de moda después del secuestro del Alakrana: los comercios privados, las discotecas, las compañías de transporte y hasta las bibliotecas tienen guardias de seguridad en sus puertas o vigilando sus interiores. La pregunta no es qué establecimiento u empresa tiene control sino la contraria: quien no lo tiene. El aumento vertiginoso de ese oficio en todas sus variantes: desde el guardia de seguridad armado con armas de fuego real porque transporta dinero en su furgón blindado de caudales, a la cajera del supermercado que se asegura de que pague el cliente los productos que ha elegido, implica el crecimiento de un porcentaje poblacional no dedicado a tareas creativas y productivas sino a proteger, en el mejor de los casos, a las que hacen otros. El oficio del controlador en cuanto a verificar que las conductas de su sector de controlados sean las correctas irá en aumento, mientras las opciones para la auto moderación o autocontrol espontáneos no sean las primeras. La burocracia en su conjunto además de las importantes cargas que supone para el tesoro público expresa el control institucional a gran escala. De los indicadores modernos de la distribución de recursos por países, aquellos que necesitan emplear un mayor porcentaje de su población activa en controlar al resto son los que mas gravan a impuestos a la sociedad y menor inversión hacen en mejoras e investigación.

Hay que diferenciar entre puestos de control totalmente inevitables( tiene que haber alguien en la torre para dar entradas y salidas a los vuelos en una pista de trafico intenso) a los que existen como elementos de la sociedad represiva contra las actitudes y contra las ideas disidentes. La diferencia entre verificación de calidad y eficacia de un lado y control de personas por otro es clave para entender las consecuencias lesivas para la misma sociedad de este aumento de control y de controladores. Cuantos mas niveles de control y oficiantes en el mismo haya peor será la sociedad en la que se vivirá. La idealidad de una sociedad feliz y sin problemas pasará(ría) por un sistema que eliminara la necesidad objetiva de todos los controles no técnicos porque el nuevo humano fuera capaz de vivir desde su propio auto controlar para no dañar la libertad ajena. Por ahora, esa perspectiva no está fundamentada con lo que se sabe de la historia. Proclamarla es una falsa profecía. Cuando se abre la cremallera de las entrañas humanas se sigue encontrando mecanismos de putrefacción. Los letreritos a favor del (de un) mundo mejor no desembala la inercia autodestructiva del ser humano y su creciente deshumanización. En tanto que el comportamiento de un sujeto haga necesario el de un otro que lo controle la humanidad no crecerá como especie adulta. Pero la misma pauta educacional de las criaturas nacientes pasa por su control: control para que aprendan a caminar, a controlar sus detritus, a desplazarse, a alimentarse por cuenta propia. Hay un control racional que racionaliza el comportamiento y lo efectiviza, otro que responde a la lógica de poder que lo neutraliza y lo esteriliza. El nodo del debate es si el control es de las ideas y conductas de libertad para que no prosperen o de las lesivas y destructivas para los demás.

Obviamente, no todos los controles son aceptables ni todos los controladores cumplen ordenes a favor de los intereses de una colectividad sino que abundan los mercenarios que lo hacen para los intereses privados y contrarios al colectivo social. Nos enfrentamos a un mundo cada vez mas controlado en el sentido de reprimido y menos controlado en el sentido de caótico en su irracionalidad productiva. Distintas crisis estructurales del sistema capitalista tienen el común denominador de ser crisis de sobreproducción y no de lo contrario. Sufrir por excesos de productos es de una ilógica aplastante que remite a una falta total de planificación global. Racionalizar procesos de producción a escala local, zonal y planetaria es algo de lo que se hacen propuestas sin que las intervenciones inteligentes se conviertan en medidas prácticas suficientes. Hay un tipo de control que faltan. Las verificaciones de control de calidad de un producto, una empresa o un espacio de trabajo contribuyen a las mejoras del servicio y de las cosas. Hoy día hay sedes e instituciones gubernamentales y equipamientos como los de la salud publica cuyos profesionales no pasarían en porcentajes estadísticamente desorbitados controles de calidad en sus oficios. Hay un tipo de control inherente al protocolo de actuación de un empleo que es indispensable y otro inherente al terror a una intervención ajena de carácter distinto totalmente inaceptable. Es a esto ultimo que compete un oficio profesional de controlador sin que todos los controladores compartan ni el mismo rol ni profesión. Es distinto el del investigador criminal al del paparazzi que controla la vida privada de los demás. Detrás del tipo que durante 3 o 4 horas está filmando el flirt entre dos famosos en una barra de bar para lueg oser comentado en un canal de televisión solo puede haber un autómata cargado de basura en su cerebro. No hay sueldazo en el mundo que le vaya a pagar u¡n cerebro de verdad para dedicarse a otros menesteres.

Lo mas habitaul del controlador es el que protege una propiedad contra quienes quieran asaltarla. El parecido sin embarg ode quienes quieren proteger al sistema frente a los que le cuestionan es enorme. Todo está muy liado. Si bien la tesis de que la figura de control es necesario ante un fenomeno de descuidos y descontrol, la de justificar todo tipo de control a partir de dioncuctas que necesitan ser reguladas, es una manera tramposa con la que criminalizarlo todo: también lo disidente junto a lo delictivo. Como súbditos terminamos por acostumbranos a ser fichados de distintas maneras: tamponados, sellados, interrogados. Las cuatro preguntas del aduanero: hacia donde va-algo que declaras-cuantas personas-porque viene a este pais guardan un correlato con la absurdidad del policía de control en una carretera interna de un pais que une dos ciudades que pregunta de donde vienes y adonde vas. Del mismo modo que el uno hace pregutnas rutinarias el otro da respuestas cliché. Es un juego. El estado necesita tener en todo momento conocimiento de su población, su democrafía y movimientos. En el posicionamiento negativo del ayuntamiento de Vic a seguir empadronando inmigrantes con domiciliios burlados por direcciones de pisos-patera y la imposición por parte del gobierno autónomo en que siga empadronando a pesar de todo y acepte cualqiuier dirección incluuidos cobijos provisionales como barracas o cuevas, se ha puesto en envidencia el encontronazo de dos visiones del poder (dígase en light: de las administraciones) por lo que hace a su población real. Mientras el local ha querido reconducirlo a unas condiciones de aceptabilidad al de mayor instancia le sigue interesando saber los recrusos humanos reales de un pais por ilegal que sea situacion haciendo del padron un censo práctica y una manera claro esta de documentar por la vida de control a los transeúntes o vecinos. El temor neoclandestinísimo a no admitir ninguna clase de control por parte del sistema a sus miembros hasta el punto de no dejar rastro del nombre en ninguna clase de documento, negandose pues a dejar rastros de las IP en la navegacion internáutica, o al uso de tarjetas de débito o crédito u oponiéndose al uso de redes de contactos, actua de una manea desproporciona para proteger un fantasma. Ya no hay conspiradores peligrosos para el sistema por que sean donantes de ideas en formatos críticos. En todo caso de serlo si es que ese sistema decide neutralizarlos se verçá en el aparieto detener que prescindir de un porcentaje de su población. Resulta mas a cuenmta autoasumirse a priori como presa. Un dia u otro cuando el sistema decida eliminar a alguien por temor a su discurso inventará lo que sea para hacer justificable la persecución y la liquidación del sospechoso o del reo. Pretender vivir en un mundo como éste tan cargado de peligros y podereses celosos de sus reinos sin preocupaciones es imposible. Sólo los tontos, dijo P.Eckermann, carecen de preocupaciones.

Una clandestinidad extempórea

Por Sussana Maraselva - 19 de Febrero, 2010, 11:54, Categoría: DEBATE SOCIAL

 

No hay otro modo de documentar los hechos que citando nombres y datos. Los nombres son los datos que más pueden atestiguar unos hechos. Es completamente distinta la noticia que relata una situación sin mencionar a sus protagonistas que la que lo hace mencionándolos. Al hacerlo, es tanto como apoyarse con un refuerzo testimonial de reserva en caso de necesidad. De hecho, no es concebible una forma de habla acreditada sin citar testimonios de aquello de lo que se está hablando. Citar terceros -y digo citar- relacionándolos con hechos de los que se hace un retrato es inevitable en la exposición descriptiva. Basta tomar al azar distintos soportes de noticias, relatos o textos para que aparezcan continuamente nombres. (la exigencia, la única exigencia ética, es la de que esas menciones se ajusten a la verdad, ya que de lo contrario son no informaciones sino perjurios). Sin embargo, hay formas de charla oral y tambien un tipo de periodismo que abunda en generalidades según el cual se ha acostumbrado a no citar nombres haciendo de una frase estándar (“según fuentes bien informadas”) un tupido velo que corre sobre las verdades que hay que tomar por supuestas. Lo que permite verificar que una verdad lo sea es que además de quien la cuenta la cuenten otros. Se trata de metodología observacional, cuantos mas observadores entrecrucen sus observaciones sobre el mismo fenómeno mas fiables serán los resultados correlacionados entre todas. A pesar de saberlo y de sistematizarlo hay una indisposición al uso de los nombres para no molestar a los nombrados. Ciertamente hay quien vive en la tesitura de un anonimato permanente y con una especie de terror a que su nombre aparezca en otros sitios.

Hay quien toma su nombre por su identidad y se considera con el derecho en exclusiva de no poderlo usar más que él/ella molestándose soberanamente por ser citado en una información. Olvida que un nombre es una forma de referenciar, una manera de diferenciarnos en la forma de citarnos los unos a los otros. El nombre tiene mas utilidad sin la presencia de a quien se refiere que con su presencia ya que no hace falta decírselo en voz alta a cada momento. Presuponer la intocabilidad del propio nombre ya es un detalle curioso. No falta quien te dice: a mí ni me nombres. Vale, oído mesa. En el gran arco de la inhibición hay de todas clases. De todas las cobardías ,la de no aceptar ser citado en menciones o relatos que vienen a defender o a reclamar unos derechos, es la más cobarde. La multitud de enfados por estafas y agresiones que sufre la ciudadanía y cuyas propuestas quedan encerradas en los comentarios entre amigos o en la tertulia familiar porque los afectados no terminan por hacer la gestión de protesta que han decidido o ni siquiera escribirla y colgarla on line por sus limitaciones literarias es abrumadora. En principio cada cual debe dar la cara por si mismo y no dejar que ningún defensor profesional venga a hacerlo por esta persona. Pero eso no va así, el sistema con sus múltiples especializaciones funciona de otra manera. Ni siquiera a los demandantes se les da el derecho a tener voz propia en determinados teatros teniendo que contratar a un jurista que les haga de portavoces. Y muchas victimas de circunstancias múltiples en el campo comercial y asistencial callan su victimidad o no la comunican mas que a sus conocidos a pesar de que lo que les ha sucedido es algo de competencia pública. Lo cierto es que hay un tipo de personalidades que optan por callar o por esconderse bajo las piedras. El terror a que su nombre se vea involucrado en un escrito de protesta les amordaza. Tal vez no han olvidado a la Gestapo o los tiempos de la policía política que asesinaba a los comentaristas disidentes. No negaremos que pueden haber razones objetivas para una prevención pero ninguna para sufrir ansiedad por aparecer en púbnlico, especialmente cuando las etapas negras de dictaduras han quedado atrás. La personalidad que se sigue comportando como si tuviera que vivir en clandestinidad no aprovechándose de los recursos de los nuevos tiempos tiene otro clase de miedos personales que no tiene nada que ver con los políticos. De siempre hubo quien no quería pasar desapercibido con nadie. El hecho de que el mundo después de reconocerlo como el planeta Gaia se haya convertido en una aldea digital en la que todos (los y las aldeanos/as) podemos estar al corriente de todos, no ha sacado a ese tipo de personalidad de su ostracismo. Se educó en el miedo y morirá en el miedo. En las luchas por los derechos obreros me encontré en ocasiones que gente rematada por difíciles condiciones laborales se rebotaban por hablar en su nombre ante empresarios desconsiderados. El terror a perder el salario o el puesto de trabajo los hacia callar. En las luchas vecinales por unas mejores condiciones de vida nunca faltó mayor numero de espectadores en las ventanas que el numero de asistentes a las manifestaciones, aunque los espacios verdes conseguidos o la descontaminación o la seguridad viaria iban a favor de todos. Esa lucha por las demás, a menudo sin los demás, sigue siendo una constante en el discurso reinvidicativo.

A algunas actitudes inhibidas con miedos concretados en silencios que no luchan por sus derechos les enfada que otros citen sus nombres por luchar por ellos, olvidando que una victima social no es mas que un indicador de la victimidad generalizada a la que nos arriesgamos todos los demás. Una conocida que cité por su nombre a propósito de una intervención que le dejo secuelas de insensibilidad en una mano me llamó muy enfadada por haberme tomado la libertad de usar su nombre para describir una situación. Su reacción exagerada podria corresponderse como si lo hubiera usado para perjudicarla, para informar de falsedades, o para utilizarlo para desfalcarle su depósito bancario. Para no entrar en una discusión que me quitaría un tiempo que necesitaba para algo mejor acepté poner una tachadura negra o 3 equis en el lugar del nombre a pesar de no estar de acuerdo con eso.

Ese tipo de reacción propia de neoclandestinos seguirá produciéndose en un mundo de tanta desconfianza recíproca. Lo curioso es que los que se dan molestos por eso no paran de tragar como consumidores de noticias (en tanto que lectores ,radioyentes o televidentes) textos o reportajes con referencias nominales de otros. El miedo a ser descubierto no tiene el menor sentido cuando lo comentado no es punible ni es delictivo y a la postre es cierto. Cada demandante de no ser mencionado a lo que está contribuyendo es a seguir habitando en un mundo de oscuridades y de formas expresivas metidas en la inexactitud. Esa oposición rabiosa a que el propio nombre sea usado a pesar de ser citado correctamente es un indicador de miedo injustificado. Toca admitir que hay personalidades blindadas que les molesta los actos ajenos que por los cuales son descubiertas. El gradiente de llegada al vecindario digital es desigual. Llevamos unas dos décadas de internáutica masificada y a pesar de eso no falta quien no se ha enterado de su significado. Son los motores de búsquedas internáuticos los que buscan conceptos y nombres. Todo lo que hacen es facilitar que lo que nos ocurre como seres societarios esté mas al alcance los unos de los otros.

De la defensa a ultranza del privacionismo y de esa demanda de que no se toque el nombre sin permiso seguirán produciéndose chispas. Ese temor a compartir lo que se es, las vicisitudes por las que se pasa remite a una consolidada tradición individualista animada por el sistema basado en la rivalidad de los unos contra los otros. Es aun mas extraño dedicarse a la pedagogía por los valores humanos y en contra del sistema no cooperativa y no entender los nuevos ritmos de socialización de los datos personales, que no privacidades, van tomando con las nuevas tecnologías. Ignorar las cosas no las cambia. Oponerse a que se hablen de hechos biográficos pero que competen a los demás es equivocarse de adversario. “Despreciar a otros que saben más es el arte más vil” dijo P.Feijóo. Los habitantes de una cultura de mentiras han crecido y han metodologizado sus formas de pensar desde la robustez de sus mecanismos de defensa. Los parámetros de “lo mío” y “la negación” van por delante de todo lo demás. Para reducir la carga de complejidad de una agenda, finalmente al que presiona porque no se saque su nombre en relación a la noticia (tradicionalmente ha habido quien lo ha hecho para que el bueno nombre de una familia no fuera afectado por el acto criminal de uno de sus miembros) se le puede aceptar la demanda si la supresión de la mención de su nombre no altera el valor del texto en el que está. Hay mucha literatura que cita nombres no comprobados o sustitutorios estandarizados que no afectan al desarrollo expositivo. Desde la estética del relato llenar el lugar de los nombres con equis e ygriegas no quita el valor de su contenido aunque desluce su verifacibilidad e indica la potencia, aún, del miedo reinante. Si no lo hay y la honestidad es una resolución de vida ¿por que esa oposición a ser citado en un contexto de relato veraz?



Nosotros y los otros

Por JesRICART - 16 de Febrero, 2010, 0:33, Categoría: DEBATE SOCIAL

Nosotros y los Otros. Todoas en el punto de mira. (prepublicado por notas en facebook)

La caja boba es miles de millones de unidades que están repartidas por estancias y casas. Los Rosacrucianos decían que eran cañones de bombardeo infiltrados en la casa de cada televidente. Destruirla significaría que cada cual destruyera la suya. No se conocen piras en las plazas mayores juntándolos para el último adiós. Nos queda al menos la escultura en Figueras de una columna de televisores achicharrados. Desear su superación es de justicia racional y radical pero en tanto que instrumento o medio de información puede ser usado para formar o para deformar, lo mismo que otros muchos medios (como el fuego, uno de los primeros dominios humanos) que sirven para crear y también para destruir. Unos cuantos programas de utilidad justifican tenerlos a pesar  de que la mayor parte de la programación sea vomitiva.

 Las descripciones plásticas para ejemplificar la diferencia entre  lo principal y lo secundario son magistrales. La noción de lo que ocupa un espacio hasta llenarlo es relativa. El contenido y el continente forman parte de un arco de interpretaciones diferentes.  El espacio entre las pelotas de golf dentro de un recipiente permite acoger las canicas y el que hay entre estas los granos de arena. Cuando  el reservorio está lleno todavía cabe el líquido y si examináramos su microfísica entre grano y grano encontramos espacio para poner nuevos elementos. Cuando al fin se inspecciona el átomo resulta que en torno a su núcleo giran elementos dejando aun espacios inter-partículas. El propio sentido del marco que contiene y de lo que es contenido por él admite múltiples interpretaciones, a menudo determinadas por el estado subjetivo del que lo interpreta. El espacio no es solo el indicado por unas medidas volumétricas sino el concebido como espacio mental de acogida del discurso plural y de una disposición abierta a los mensajes de los demás. Este espacio es de tal envergadura que no hay bolas en el mundo del tamaño que sean, que lo logren llenar permitiendo así intelectualizarlas (admitir) todas desde las más grandes a las más pequeñas, ya que todo tiene su importancia relativa y aquello que creíamos crucial pasa a ser secundario en otras épocas biográficas y al revés, lo que creíamos diminuto y prescindible puede pasar a ser esencial.

Un criterio es una conclusión estable a la que has llegado y que no necesitas repasar cada vez que es útil para tratar con una situación semejante a la del proceso que te llevó a su elaboración. Cuanto más robusto sea tu critérium ante la vida más jugo le sacarás.

La educación del sujeto soberano es un antiguo deseo filosófico (desde Pitágoras a Kant, desde la ilustración a la actualidad). Por cada voz que se alza por esa tesis otras muchas la acallan con su griterío haciendo elogios de la ignorancia. La educación para que un humano se haga persona siendo madura y autogestionaria lo desclientearía de multitud de consumos que lo convierten en inútil y en dependiente (entre ellos, el de los créditos bancarios y las hipotecas de por vida) y en abandonista de las colas que persiguen zanahorias que nunca alcanzan a comer. El sistema nos prefiere idiotas, es decir acríticos. El sistema quiere bocas que se lo traguen todo y mentes que acepten todas las trolas.

Las prendas de piel van desde los zapatos hasta las diademas y pasadores de cabello pasando por pantalones, faldas, abrigos, chupas, cinturones y otros complementos. Lo más visto pero no único son los abrigos. Por otros artículos de decoración como el marfil han asesinado elefantes. Además de las performances callejeras para protestar por la muerte industrial de los animales en sus hábitats para usar su piel ¿hasta donde debería o podría llegar el activismo por el reconocimiento de sus derechos? ¿Hasta asaltar en la vía publica a quienes llevan esas prendas requisándoselas?

Lo más grande que haya en el mundo es apenas nada teniendo en cuenta que el mundo es un micropunto en el cosmos en comparación a otros planetas y astros. Pero como que la grandeza no se mide por el tamaño no hay telescopio ni microscopio que puedan estimar el valor de las cosas, solo cada alma subjetiva puede conferirles el distinto valor que para ella representan.

La simplicidad vale lo que es distinto al simplismo. Poder simplificar un saber en una oración de siete palabras es un acto magistral. Las matemáticas van más allá y condensan en una sola forma una ley compleja. Su simplicidad no la hace me nos densa. Digamos lo que digamos digámoslo para descubrir lo nuevo y aprender de lo viejo.

Durante más de un siglo, por opinión pública se había entendido la publicada en y por los medios de información masivos, ahora que sabemos que la opinión pública es la de la gente, la que había circulado generalmente sin grafías de bocas a oídos y que ahora tiene la posibilidad de espejarla (enmurarla en los tableros de dígitos) va a alterar profundamente los conceptos vertebrales de las teorías de la comunicación. Antes, por exclusivismos gramaticales y por el control que ejercían esferas de poder sobre los medios, se dejaba  al margen  la libertad de expresión de la mayoría, ahora esa mayoría ruge y anda y al hacerlo va desbancando el rol de silenciosa al que fuera relegada.

La cultura -que integra la producción literaria- es un campo de especulaciones. Mientras el público en masa compra un tipo de títulos o acude a unos museos que gozan de una política de marketing incesante, deja de leer otras lecturas más interesantes o de acudir a galerías de arte vecinas de aquellos. La industria de producciones culturales ha ocupado un sector próspero del mercado porque consigue hacer creer a sus consumidores que pertenecen al club de la exquisitez intelectual.

Apostar lo que eres a un solo mensaje es muy arriesgado. Prefiero callarme, pero al callar en un espacio de auto presentación dejo abierto un capítulo de dudas.

Había llegado a pensar que el estado permanente del alma debía ser el de la tristeza porque la conciencia crítica ante el sufrimiento del mundo empujaba a ello y que solo la inconsciencia podía sustentar la alegría. Luego supe que la felicidad es un complicado proceso personal no incompatible con el conocimiento de los sucesos y que deja margen para ratos festivos y grandes carcajadas.

Encantado de ver tu mirada. En mi escritorio A nuestras letras podremos añadir ahora la luz de nuestros ojos.

Cada día se debería tener un momento en el que pensar una frase y un lugar donde publicarla. El mundo sería más florido (al constituirse cada cual en emisario y en fuente de enunciados) aunque  la casta de los escritores perdería sus privilegios de marca. 

No siempre,  todos los que gobiernan comen animales, Hitler fue vegetariano y una dieta baja en toxinas y en agresividad no le quitó ser un genocida.

En el trono de las meditaciones, mientras los pises se unen al magma comunitario de los deshechos por la vía de las cloacas, podríamos platicar sobre otros valores alternativos para el fugaz líquido en saunas mojadas y para masajes psicalípticos.

Amar al ser humano: el desiderátum más complejo. ¡Hay tantos motivos para quererlo y tantos otros de enfado! Suerte en esta tesitura del querer universal. Necesitaría rescatar lo que me queda de mi antiguo humanismo para creer que todos sus fracasos siglo tras siglo pueden ser remontados. Ayúdame.

Me hice grande cuando dejé de tener objetivos tal como se entienden. Fue ese punto de la biografía en la que se cambia de la convocatoria al reto o al logro por la fluencia del proceso. Se puede vivir la vida como proyecto separada de todo ranking. En cualquier caso por mucho que se viva y por muchos que fueran las realizaciones hechas cuando se acaba el tiempo de tu vivir siguen quedando pendientes las mayor cantidad de deseos que se tuvieran.

Rojo de la esperanza, rojo de la regeneración, el rojo de las banderas que han gritado tantas voces desesperadas. El rojo de las manifestaciones, el que he querido como rebelde, y el que he consolidado como revolucionario. El rojo que he llevado en mis vestidos y el que he pintado en los murales de las reivindicaciones. El rojo de tanta sangre que sigue dejando sus señas de identidad en las calles disparadas. El rojo que nos unió como movimiento frente a los colores pálidos de un mundo escondido sin vergas ni pasiones que lo levantaran. Rojo que quisimos y que nos buscó como la aurora que despierta conciencias y como el cielo rojo de los crepúsculos en los otoños de la melancolía. Rojo que te quiero como rojo compartido con la estela de un arco iris que aun cuando sale en el paisaje húmedo nos recuerda que la belleza triunfa en las peores adversidades. Del rojo de partidos rojos que así aun se les sigue llamando a las caras sonrojadas por las conciencias avergonzadas por no habernos aproximado tanto a las utopías soñadas. Rojo que ya no te idolatro en un tiempo despolicromado sigo mi tiempo contado para envalentonar a otros en su turno de militantes colorados.

De todos los mitos del bien contra el mal y de todos los relatos de héroes y villanos el más sublime de los actos heroicos fue, y sigue siendo, el que transmite la idea envalentonada de no perecer ante lo tiránico en cualquiera de sus versiones y agentes. Dentro de cada ser (por anónimo, marginal y excluso que sea) late la oportunidad de convertirse en un feudo ético ante el mundo, un faro,  si es capaz de vivir sin  vender dignidad al mejor postor.

La protesta permanente

Por YASHUAbcn - 5 de Febrero, 2010, 12:25, Categoría: DEBATE SOCIAL

(entradas en facebook)

De ser preguntados en un sondeo de opinión pocos españoles afirmarían de que su país está en guerra con Afganistán. Pues bien, lo está. Es una guerra legalizada por los organismos internacionales pero no menos guerra aunque se quiera disfrazar de intervención humanitaria. En las guerras muere gente y lo que toca por rol es que sean los soldados los que mueren. Lamentablemente a la población civil afgana le toca sufrir la presencia manu militari de extranjeros que una sonrisa a destiempo no les salva de su poder de belicosidad.

En culturas indígenas, interpretadas como primarias por la modernidad, los ancianos se retiraban de la comunidad cuando les llegaba la hora final. Eso confirmaba una tendencia instalada en otras especies. Una simple hormiga que sale del nido para morir y no poner en peligro con su cadáver al resto de la colectividad demuestra un alto grado de auto organización y -de ser humana esa hormiga- diríamos que de sensibilidad. Cuanto más se descubre la vida de las especies animales, por diminutas que sean, más grandes son las lecciones que nos dan.

El poder del consumo superaría a cualquier otro poder si los consumidores regularmente nos pusiéramos de acuerdo en acciones puntuales de protesta contra los altos precios y la baja calidad de los servicios. Esto escarmentaría con contundencia a las empresas de productos racionalizando así el mercado en vez de permitirles que siguieran con la política de su lucro.

La soberbia de la ignorancia en la más triste desfachatez sigue su curso. Todo aquello que se estime que pueda tener audiencia sube a los altares (entiéndase: a los platós televisivos). La alternativa ante la conducta parasitaria ha sido depurada por siglos de duro trabajo. Los niñatos de épocas en las que han quedado muy lejos las penurias de las guerras y de las postguerras se creen con derecho a todos los bienes sin el deber de los mínimos esfuerzos. Tras el crío (púber, adolescente y postadolescente) que va de niní (la generación ni-ni como denominación periodística no está tan mal) y de anti todo hay una constelación familiar y social que le ha permitido convertirse en el bodrio que es. Como fenómeno de pena a estudiar psicológicamente es un reto lo que es distinto a que profesionales sin deontología se presten a la comedia televisada. La sociedad debe reaprender a depurar a sus escorias, desde luego reeducándolas no pagándoles unas vacaciones como monos de feria filmados.

Hay dos energías complementarias para crear futuro: una es planificándolo y otra asumiéndolo con convicción desde el deseo. Ese combinado racional-intuitivo hace que lo que parecía más difícil se haga realidad. Es como si otras fuerzas ambientales vinieran a reforzar la propia fuerza de decisión. Es un criterio concreto de pensamiento positivo que sortea las penalidades relegándolas a la categoría simple de relato anecdótico y hace de cada día de la vida una oportunidad para una existencia ética.

¿Dónde buscar el paraíso sino en ti?

No hay más tierra que una. Se llama Planeta Tierra, aunque una parte de sus materiales se encuentran repetidos en otros planetas.

La sinceridad ha quedado reducida a los niños y a los locos porque los adultos ya hemos/han perdido sus oportunidades biográficas para cumplir sus sueños de nobleza.

Todas las relaciones humanas son conflictiva, las que no lo son en absoluto es porque se sostienen sobre una entelequia de no injerencia en asuntos ajenos ni propios que solo se consigue con la no confidencialidad, la no critica, la no sinceridad , el distanciamiento y una potente exhibición de superficialidad y desinterés.

Perdonabilidad e Imperdonabilidad. La condición necesaria para poder adoptar la posición desde la que perdonar pasa por la afrenta previa, por haberla recibido en calidad de víctima. Sin embargo el espectro de la victimidad es muy extenso. De hecho es un parámetro universal. No hace falta ser una víctima directa de las atrocidad es (el holocausto judío, la llamada limpieza étnica en los Balcanes, la tortura en las cárceles, la lapidación de las adúlteras, sufrir el derrumbe de Port au Prince...) para experimentar todos estos acontecimientos como si fuéramos sus dianas. La sensibilidad ante el mundo lleva a experimentar la herida sentimental por tantos daños y sufrimientos ocasionados a otros hermanos de la misma especia y de la naturaleza . Perdonarlo todo por principio es también mirar a otro lado y eximir de responsabilidades a los causantes -a menudo, deliberados y conscientes- de los daños. Poder perdonar es la mejor hazaña humana que se puede librar, ya que descarga de rabias y odios pero para poder hacerlo tiene que concurrir una consideración previa de los responsables de los errores asumiendo su responsabilidad. Eso nos lleva a vivir instalados en un gradiente que va de la perdonabilidad a la imperdonabilidad. Hay actuaciones que se acercan más a un extremos y otras que no se separan del otro. Perdonar al imperdonable por principio significa recargarlo de municiones para que siga disparando. Para perdonar lo imperdonable, los responsables de tantas conductas no éticas y dolorosas deben cuando menos pedir perdón. No hay reconciliación posible con los imperdonables y con lo imperdonable hasta que no cambie de estado superándose o al menos tratando de superarse. Perdonar al culpable sirve para confirmarlo en su criminalidad y va en contra del que lo perdona constituyéndose en su aliado para que entre los dos permitan nuevas víctimas.

Aprender sobre la vida: ese es el saber que compendia todos los demás, no hay curriculum más brillante que el de la humildad ni sinceridad mayor que la de reconocer los propios límites.

Participamos de un gran escenario de sinergias creativas. De alguna manera lo que tú haces y sientes yo lo recojo en otra latitud vibrando y haciéndome. Nadie es ajeno de nadie por mucho que vivamos en un mundo en el que la deidad dominante lleva a la indiferencia sistemática. Ser co-creación como algo más elevado que la mera coincidencia ha sido mi slogan biográfico. La estética de tal creatividad está en todo: en el movimiento, en la mirada, en la palabra e incluso, como dices, en el silencio.

Por encima de todos los maravillosos títulos de libros hay uno que estamos haciendo entre todos desde los minitextos y desde todas las latitudes. Enmurados en formas varias desde los slogans momentáneos a los versos esforzados.

Vivir es la oportunidad de aprender y de aprehendernos comprendiendo sus secretos y probando sus jugos.

Nos vamos consultando los perfiles y seguimos nuestros regueros de notas para saber de qué vamos. Averiguar que existen figuras divinas aunque sea en otro punto mundano. Tomaría el avión -no diré que fuera a nado- para vivir una historia de poetas en cualquier lugar que, me esperara una sirena que de su vida hubiera tomado el mando.

Saludo la imagen amorosa de dos exhibiendo la proximidad de los que se quieren y la mirada santa de los que viven en paz. Como la estatua del beso de Rodin dos bocas que se juntan electrizan sus cuerpos y a los que esa imagen a sus álbumes de memorias suman.

De lo político

Por JesRICART - 29 de Enero, 2010, 15:05, Categoría: DEBATE SOCIAL

(notas en facebook)

En uno de mis artículos contra la taurofilia una lectora navarra me dijo que no sabía de lo qué hablaba. Bien, por la vía legal hay que conseguir normativas que impidan las conductas humanas salvajes ya que el ritmo evolutivo de algunas personas es tan lento que antes de que crezcan en talla mental les habrá dado tiempo de extinguir la vida planetaria.

Dentro de alguien que se complace en espectáculos de sangre hay una mente retorcida. Es difícil tener sentimientos de amor hacia sádicos que no los tienen por los animales.

¿Qué podemos añadir a lo que ya se dijo de Hispania, tierra en la que de diez cabezas 1 piensa y 9 embisten? si es cierto que casi todo está dicho no lo es menos que hay que continuarlo repitiendo para extender la higiene mental y recuperar la sensibilidad pública. La taurofilia hace estragos en tauromaníacos que convierten la libertad de las tradiciones en libertad de matar.

Un ordenador es solo un objeto. Lo grandioso es el internauta que lo convierte en magia.

Aunque no vivo como los pájaros, es cierto, a veces pienso que vuelo más alto que ellos, aunque no soy realista me manejo bien en la realidad, siempre flotando algo para no tocar demasiado el suelo, aunque no soy político -ya no- colaboro con un gran proyecto: un mundo de libertades y justicia. Mis trabajos: escritor-psicoanalista-poeta-sherpa-reciclador. Mis dedicaciones: cinemateca, lectura, filosofía, viajes...Mi slogan: el placer más grande es el de la comprensión y el reconocimiento mayor el de ser comprendido.

El delator pierde su dignidad, el que vende su legado por un plato de lentejas ,también; quien renuncia a sus principios para trepar socialmente, por supuesto que también. ¡Antes morir que dejar de ser digno!. Claro que si me crucificaran con clavos de los oxidados para demostrar que tengo un precio, reconozco que me costaría mucho renunciar a los placeres de la vida aunque me tomaría el sacrificio con deportividad.

Crear grupos de denuncia en todas las localidades con tradiciones salvajes.

Utilicemos cada convocatoria de protesta, ahí donde vayamos, para denunciar los festejos criminales en contra de los animales, informando a la ciudadanía del lugar y promoviendo la constitución de comisiones de protesta in situ. Eso rentabilizará el sobreesfuerzo y gasto de los desplazamientos, extenderá el movimiento a favor de los derechos animales, dejando grupos locales de denuncia constituidos.

Sigamos preparándonos cada uno/una de nosotros/as como fuentes de contra-información, denuncia a las injusticias y lucha sin cuartel. ¡Seamos Poder!

La dignidad es el valor que substantiviza a la persona, lo que la demuestra como tal, por encima incluso de sus opciones de libertad y de justicia. En tiempos de escasez de valores, la dignidad es la que más se resiente reduciéndose dramáticamente el saldo de personas dignas.

Lo sabemos y nos entristece: dejaremos el mundo peor de cómo lo heredamos. Sin saber querido incluso, también habremos participado en su degradación. Ya es demasiado tarde, aunque paren la farsa de la realidad quienes tenemos la biografía vivida nos habremos perdido el paraíso, quienes les queda por vivirla si no se apresuran en luchar también se lo perderán.

La protesta es la consecuencia derivada de la injusticia. El acto de la protesta enfrenta una situación errónea que no tiene excusa y que produce un daño real y contable generalmente intencionado. El ideal social es no tener que protestar por nada ni a cada momento. Eso será posible cuando existan mecanismos insistidos de autorregulación que prevean con suficiente antelación los problemas e impidan la consumación de desastres. Lejos de este ideal, la vida en sociedad pasa inevitable y cotidianamente por el conflicto y el factor determinante de este es las anómalas situaciones que empujan a la denuncia y a la protesta.

Denunciar es dar a conocer las autorías de las responsabilidades de actos lesivos.

No solo vivimos teniendo un lado oculto, como el de la luna, sino que los selenitas que habitamos en esa parte sabemos que nos crucificarían de enseñársela a los terrícolas.

A propósito de la campaña Kentucky Fried Chicken ya llevaba tiempo iniciada desde quienes no usamos esta cadena para ir a comer. El video presentado por Pamela Anderson no deja lugar a dudas. Los trabajadores de la cadena implicados en el mal trato de su materia prima principal han de tener un atributo particular para ocupar tales cargos: el del sadismo más cruento. Son animalicidas. Su condición de asesinos (repito la palabra: asesinos) no los disculpa por muchas necesidades salariales que tengan.  El problema no está circunscrito a esta firma. En otros mataderos industriales antes de que los animales de granja sean sacrificados  para convertirlos en productos cárnicos para consumo humano pasan por el tormento. Mientras la mayoría de la población mundial sea carnívora el consumismo más pasivo seguirá siendo el principal responsable indirecto en la crueldad. No es cierto que la muerte sea necesariamente indigna. ¿Es que hay alguien que prefiera pasar por la tortura o por la existencia forzada para ser cebado antes de expirar?

Las palabras tienen dos significantes (que no es lo mismo que  significados  de las que están poblados por millones): uno, el de desautorizarlas por creer que solo son palabras que no se convierten nunca en acciones y dos, todo lo contrario, el de ser las únicas acciones civilizadas que nos son dadas.

Hay que descubrir muchos lugares,  mirar debajo de muchas piedras, preguntarles a muchas personas,... para encontrar mensajeros de la paz que quieran convertir sus sueños en gritos de lucha sacándolos de sus escondites.

De todas las luchas combinadas y pendientes que existen, la del esfuerzo comunicativo es la más crucial. La comprensión está por encima del amor. De hecho el amor sin comprensión es una falacia.

Cuando pienso en personas-paradigma que hayan enseñado con  sus vidas el amor incondicional a sus semejantes y en particular a los más necesitados, a mi mente acude el recuerdo de luchadores como Vicente Ferrer.

La vida basural

Por SussanaMaraselva - 28 de Enero, 2010, 19:42, Categoría: DEBATE SOCIAL

 

Contribución a la teoría sobre la vida basural. Una anécdota en VistaHermosa.

Las dos semanas del 2009 las pasamos en el apartamento de nuestra amiga Nani en un edificio de aparthotel en Vistahermosa, una zona residencial de El Puerto de Sta María. Nada mas llegar a su casa advertimos curiosidades en el vecindario de rellano. Una vecina tenia en la puerta de su casa casi todo el día su bolsa de la basura sacada, a veces eran dos bolsas. La misma vecina miraba algunas veces tras la ventana cuando llegábamos o salíamos. A finales de aquel mismo año volvimos de visita al mismo apartamento para pasar otros 10 días más. Las misma vecina actuaba de la misma manera. Sin pretenderlo hicimos un test y un retest con 11 meses por medio que demostraba como las personas de piñón fijo no cambian. Preguntada nuestra amiga si le había llamado la atención por dejar todo el día la bolsa de basura junto a su puerta, dijo no haberlo hecho porque quería evitarse líos, que sin embargo el administrador había sido avisado por los inquilinos de la puerta frente a la de aquella. Una vez este apartamento se desalojó, de nuevo las bolsas reaparecieron. En tanto que invitados nuestra amiga nos advirtió que no hiciéramos nada, ya que mi propuesta era de llevarnos las bolsas de basura y tirarlas para no tener que soportar la presencia antiestética de los bultos. Ese solo acto ya sería un mensaje inequívoco para la infractora. Pero no, eso no se pudo hacer, sabe mas el loco de como andan los avatares de su casa que el cuerdo en casa ajena nos aclaró en un golpe de sabiduría añeja,. Zanjada la cuestión. Todo claro.

Los siguientes días tendría que asumir la desagradable imagen de la basura en un pasillo de paso con la boca amordazada para no llamarle la atención a la autora de tal actitud. Debería hacer un esfuerzo considerable para no dejarle una nota bajo la puerta o, mejor, pegada a la puerta señalándole lo inadecuado del hecho. Lo mejor seria dejarlo en el tablón de anuncios para conocimiento de la comunidad en general. ¿Qué hacer con personas que priorizan la limpieza en su casa sacando la suciedad de ella para extenderla al espacio comunitario? No, lo del tablón, no. En una ocasión que escribí una nota en relación a un apartamento vecino con una habitante maleducada . Esta sacó su artillería, un spry de pintura negra, para tapar el cristal del tablón y de paso manchar puertas y paredes. Las marcas duraron años. Y es que frente a un solo loco una docena de cuerdos no pueden hacer nada, no lo pueden neutralizar salvo que se pongan de acuerdo en atarlo y echarlo por la borda.

De las personas-basura -en sentido ideológico y emocional- que venimos teniendo noticia toda la vida mientras vivimos son las que generan basura -en el sentido mas material- con la que nos toca trasegar a los demás. La del caso de Vistahermosa la reúne en una bolsa, y la bolsa la deja en la puerta como se solía o suele hacer en determinados inmuebles que a una hora determinada pasa el conserje a recogerlas todas. La protagonista de esta anécdota la puede dejar todo el día o de una día para otro si olvida bajarla al container. Lo interesante de esta historia no es que esa persona sea una mala vecina y mal educada si no la permisividad de sus vecinos contiguos, no fuera que al llamarle la atención se vengara de alguna manera. A un vecino hay que tenerlo contento, si no, puede hacer barbaridades: regando de aceite los escalones para que resbales y te rompas el crisma o echando ácido sulfúrico a tus macetas para cargarse las plantas. Hay tanto loco suelto, mas afuera que adentro como se viene diciendo, que uno nunca está a salvo del panorama de desquicio por mucho que se encierre tras puertas de siete llaves.

Para nuestra amiga eso de las basuras ya lo tenia asumido, a fin de cuentas quedaban en el rellano. La extrañeza que pudieran ocasionar a visitantes y amigos estaba subordinada a tener contenta a esa vecina. El edificio en cuestión estaba en manos de un administrador de fincas bregando con un descubierto considerable. No es extraño, la comunidad cuando debía reunirse a pesar de tener un hall inmenso necesitabas alquilar una salón de hotel para aumentar sus números rojos aunque solo fuera para llegar a cuatro conclusiones reafirmadas de reuniones anteriores. El detalle de las bolsas en la puerta un día y otro también y así todos los días de varios años seguidos no es una nimiedad. Si los vecinos no se pueden enfrentar a la cara por temor por cosas tan elementales ¿cómo esperar que se auto organicen para reclamaciones por sus derechos en procesos de envergadura mayor? Los detalles son señales de alta significación si se saben interpretar a tiempo. Nos adivinamos por los detalles por pequeños que sean. Detalle es también estar como visitante en un lugar y por el hecho de no ser residente tener que callar. Detalle es que te pidan no ser tú, que te pongas en paréntesis o en suspenso, porque solo vas de paso.

Desde que del mundo humano se tiene noticia y los unos hablan de los otros, y aquellos de estos, y ellos de nosotros y nosotros de ellos, y los de un país lo hacen de otro y los de una orilla de los que están al otro lado, siempre hubo humanos que decidieron su poder del territorio por el hecho de estar antes ocupándolo y tratando a los visitantes de forasteros, extranjeros y extraños con los que compartirlo a cuentagotas o haciéndoles pagar por ello. Desde que el mundo es parcelado, desde que se inventaron candados para las puertas y aumentaron las cerraduras de los corazones, es tanto más difícil sentirse cómodo en todas partes, sean domicilios privados o se circule por un país distinto al que el viajero tiene por origen. En todas partes la estupidez insiste siempre tal como dijo Albert Camus y su impacto es tanto más grave cuanta mayor sensibilidad se tiene ante su circunstancialidad, añadamos. Pero lo que crea incompatibilidad no son los orígenes y lenguas diferentes y distantes dentro del planeta sino los posicionamientos rivales por la codicia de las cosas y de los territorios. Es así que el vecino puede constituirse en enemigo de su vecino cuando las mínimas deferencias de la convivencialidad no son respetadas. A un enemigo, en principio se le borra de la lista de las contemplaciones , pero en tanto persiste en su coincidencia en un mismo espacio o edificio su hacer que sigue perjudicando lo reafirma como un factor adverso en activo. A los enemigos, que son el resultado del curso lógico de una degradación en el trato, no se le va a mimar manteniendo una cordialidad sin enfrentarlo en su conducta anticívia, tampoco se le puede temer. Dijo Jacinto Benavente que solo temía a sus enemigos cuando empezaban a tener razón. Esa es la única excepción que puede salvar a un irrespetuoso.

Nos fuimos de aquel apartamento sin encarar aquel vecino y sin siquiera recogerla la basura una sola vez, como fue mi intención, `para que se diera por aludido. Si a neustra anfitriona ya le iba bien ¿qué podíamos hacer nosotros? Por otra parte ella misma no hacia reciclaje de la suya con lo cual formaba parte de la complicidad silenciosa en contra de la ecología planeta incrementando con su grano de arena los desastres ocasionados por el cambio climático. Nos fuimos con el rollo a otra parte. Recuerdo de esta anécdota que al cambiar de apartamento y poder gestionar las basuras en el próximo haciendo su separación racional me sentí muy relajado y liberado. Como que era enero en una zona residencial costera, subhabitada, las Redes, pasamos otros 10 días sin ruido ni molestias vecinales y por supuesto sin que nadie nos plantara sus bolsas de restos delante de nuestra puerta.

Hacia una cura sentimental.

Por JesRICART - 27 de Enero, 2010, 17:43, Categoría: DEBATE SOCIAL

(notas compendiadas en facebook)

El pasado siempre está ahí (en presente) mientras haya memoria personal o histórica de lo que sucedió. Si hay supervivientes, siguen en nómina los testigos que puedan contar lo que vieron y sintieron. Cuando se da un carpetazo al ayer para no remover sus detalles se actualiza una personalidad deficitaria porque no curó las heridas de antes. Esa misma sensación la podemos tener tanto para los temas biográficos particulares como para la historia de todo un pueblo. Basta una coincidencia con alguien de quien se tomó distancia pero con la que no se sanó la herida sentimental ni el vacío intelectual dejados, como para que regurgite la tensión psicológica en el mismo punto que se dejó un año antes o diez o 30.

Efectivamente el pasado vuelve una y otra vez como si una moviola fuera repitiendo unas mismas escenas aunque en escenarios distintos y con las fechas del calendario cambiadas. Independientemente de que parte de ese fenómeno sea explicado por la teoría de los universos paralelos o por las sensaciones de dejà vu en lo que sí se puede seguir es en las limitaciones psico-personales para enfrentar -y reconocer- la propia vida: lo que se es y lo que se hizo. No asumir responsabilidades por los errores cometidos y por los daños ocasionados a otros empuja a mantenerse en el escondite y tan pronto hay alguien que descubre a quien se esconden, este se desmorona y le rugen todos los males. La última explicación de por qué el mundo vive instalado en el belicismo permanente es por la incapacidad subjetiva de gestionar en lo personal la cura de las heridas pasadas que se infectan una y otra vez.

La vida es una indagación continua en la que cada humano puede devenir a la vez en sujeto y objeto de investigación. Eso quita a los unos los humos de sus prepotencias reduciéndolos a la función de ser paisaje, muestra y variables para la curiosidad, y quita a los otros (a nosotros que nos creíamos más lúcidos y adelantados) la certeza de aportar teorías espectaculares y acciones geniales  con las que salvar al mundo de sus males.

Aunque no nos guste, todoas formamos parte del mundo -por distante que sea- de todos los demás.

La prueba más evidente de que los amigos de tus amigos no pueden ser siempre tus amigos es que el mundo sigue en guerras y en conflictos antagónicos, un lugar de demasiados enemigos pues.

Vivámonos, sí, unos ratos tú en mis espacios y otros yo en los tuyos y entre los unos y los otros demos entrada libre a todos los dioses en las casas de todos. Vivámonos en los detalles: los tés de las mañanas, los paseos por lugares sin coches ni humos, las conversaciones con la tele apagada, las lecturas poéticas de poemas hermanos, los orgasmos de las madrugadas en las que nos despertemos por el deseo expresamente para felicitarnos estar vivos y juntos.

Las palabras esperancistas dejan las puertas abiertas de tal modo que hacen de las

noches estrelladas un solo techo y de los espacios compartidos los hogares de todos.

A las fotos que me inspiran les pongo pies para que salguen de donde fueron tomadas y lleguen hasta las páginas de mis letras.

El transexualismo contribuye a la extensión de la bisexualidad, de tal modo que corrige el déficit de tantos hombres que viven engañados creyendo en que  la heterosexualidad sea la tendencia natural.

Mis deseos de amor y paz, hedonias y diversiones todas, para ti en todos tus días del 2010.

Las biografías tienen un número limitado de probabilidades para carambolas y coincidencias. Al no aprovechar la que toca en suerte se desencadena una reacción reduciendo ostensiblemente el numero de las, inicialmente, posibles.

Redefenidos los  términos "lista de Amigos" como Lista de contactos y el de "Admiradores" por el de Seguimiento, los botones pasan a tener otra lógica según la que los multiconstelogramas seguirán fluyendo y mezclándose de forma exponencial.  

En la ronda de besos del 31 de diciembre justo cuando salta al 1 de enero piensa en el mío  aunque no esté ahí para devolvértelo.

 

El guión pasa por la celebración de las fiestas, los brindis en las reuniones consanguíneas y la felicitación de paz a las gentes de buena voluntad, todo ello en medio de grasas y niveles peligrosos de colesterol. Lo cierto es que los finales de año invitan al balance de lo que se hizo y no se hizo en el que acaba y de planes para el siguiente que en parte se harán y en otra parte no. Sea como sea que la palanca de arranque del 2010 os empuje alto.

La soledad es prácticamente lo único que permite escapar del rol programado y recuperarse en la autenticidad de lo que se es. Las persona solitaria que necesita participar de la efemérides para no sentirse sola todavía no ha descubierto las grandes lecciones que puede sacar de la exclusión y del desprecio.

Cada vez que tomes una cita de autor para hacerla tuya asegúrate de que dice algo útil y que está comprobada como algo pertenece al reino la verdad.

El viaje más largo que se emprende en la vida empieza con un paso, la misma vida y todos sus millones de inspiraciones empieza con la primera. Tú eres tú y yo soy yo tras un primer descubrimiento: ser un fenómeno distinto a todo lo demás, al no-yo.

contigo cerca, el futuro inmediato -el mío- será más prolijo, conmigo cerca de ti jugaremos a perdernos y salir de los laberintos.

Me haces inmensamente feliz al saber que existes y me recuerdas. Besos para ti, besos sobre besos.

Cuántas mas causas coordinadas en contra del maltrato impulsemos antes se gozará (con suerte, gozaremos) de un mundo en concordia en todos sus rincones.

 

En la primera adolescencia accedí a una firme teoría explicativa de la hipocresía y posicionada en su contra ante efemérides como la de las Navidades. No entendí entonces que el personal consanguíneo se reuniera para celebrar conceptos como la paz y el amor e invertir el resto del año el máximo de esfuerzo en rivalidades e indiferencias. Por razones comerciales se sigue celebrando una fiesta vacía de comunicabilidad que se ha constituido en un motivo de reencuentro -al menos presencial- entre miembros de un mismo club familiar. A pesar de todo son fechas en las que no nos substraemos a recibir deseos de felicidad y los expresamos a nuestro turno. Yo nací un 25 de diciembre sin ser hijo de ningún dios pero sí programado para el sacrificio existencial. sigo en ella: en la candidatura de la victimidad. La fiesta grande de la natividad solapó la mía particular. Eso me permitió militar en el rol que más gusta: el de actor secundario.

 

Otros mensajes en DEBATE SOCIAL

Blog alojado en ZoomBlog.com