El Blog

 
 

Calendario

<<   Mayo 2018    
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

TELE-VISION

Boris el exhibicionista

Por JesRICART - 11 de Febrero, 2009, 22:46, Categoría: TELE-VISION

Hay un tipo de exhibicionismos enfermizos, propios de seres enjutos de mentalidad enjaulada y cuerpos ridículos que necesitan la confirmación del público o el aplauso de los acólitos para convencerse de que están vivos. Henos aquí ante el caso-Boris, porque de un caso clínico  se trata, que no necesita repasarse los guiones con los que centrar su presencia, continuada y sostenida desde hace años, en un programa de máxima audiencia.Casi siempre los diálogos, si así se pueden llamar, giran en torno a lo sexual, quien está con quien, y qué hacen esos quiénes en su intimidad. El mas atrevido de una troupe de imbéciles descerebrados a punto de ser carnada para que alguien los deshuese es el tal Boris que escuchado en alguna tertulia radiada y a juzgar por un libro que ha publicado, sabe encadenar palabras y frases con una cierta coherencia, y del que sin duda se puede hablar de pro-fenómeno en tanto carece de la menor vergüenza para hablar a una población de millones de personas acerca de su pene, que exhibe levantando el faldón de lo que parece ser un vestido de soldado romano,de lo cual no se abstiene por minúsculo que sea su adminículo. Eso lo vimos al menos una vez por equivocación del zapping. Acto al que ha llegado,parece ser, tras bajarse  en varios programas los pantalones y mostrar unos calzoncillos de corte clásico frente a la hilaridad de un público de plató no menos agilipollado que el de sus ídolos de escena: que se gritan, machacan, aúllan, se suben a la mesa y manifiestan en público sus impotencias para crecer como personas.  El caso-Boris merece especial atención: ¿cómo es posible que alguien con un careto feo, un discurso encallado, un sujeto desguionizado y un cuerpo nada esbelto, pueda hacerse con un nombre en la escenografía española? Si eso sucede es porque las cosas en las psiques del pueblo deben andar mal, muy mal.  ¿Que será lo siguiente para alumbrar más a sus espectadores? ¿Mostrar sus gallumbos cagados? ¿tirarle pedos al contrincante en la polémica? ¿comprar un bebé y comérselo crudo ante las cámaras?

Pedimos disculpas por el uso del vocabulario soez, pero puesto que es el suyo, el del programa y el del individuo en cuestión, hemos estimado la conveniencia de comentar el caso con su propia liturgia de pena.

Los gallineros de televisión

Por JesRICART - 11 de Febrero, 2009, 22:42, Categoría: TELE-VISION

Las clacas son aquellos grupos de gente que eran invitados al cine o al teatro detrás de las salas o preferiblemente en el anfiteatro y que tras una proyección o una representación aplaudían frenéticamente, valiera o no el contenido del espectáculo. Se sabía que por mimetismo auditivo el resto de la sala también aplaudiría.  Aunque ha pasado mucho tiempo de eso y se supone (se supone) una mayor cultura y sensibilidad al público, la claca sigue perviviendo como en sus mejores tiempos. Hay muchos programas de televisión que cuentan con unas docenas o un centenar de invitados que asisten como convidados de piedra y caras pasmadas al desarrollo de lo que sucede en el plató donde está el elenco de protagonistas. Por un entremés o un tentempié se prestan a pasar una velada así.Su única función va a ser la de aplaudir o reír según corresponda al guión. Otra cosa son los invitados a los que se les da la palabra, que de estos no hablamos ahora aquí. antiguamente se encendían unas luces dando las distintas consignas:aplausos, risas,...a veces el campo de profundidad de la cámara coge alguna cara con bostezos o dos personas hablando entre ellas completamente ajenas al soporífero de la escena central, otras son captadas caras y figuras que prometerían más interés comunicativo que el de los protagonistas en sus turnos de habla.

a los estudios de radio también había ido gente. Ellos lo han resuelto con cintas pre-grabadas de aplausos y otros elementos sinfónicos. ¿Acabará la televisión por superar el espectáculo de esos gallináceos que no pueden seguir el mismo programa de sus casas, tal vez porque se pirran en plantar sus caras en el alcanfor de las cámaras?

Cuando el televisor es una maza

Por JesRICART - 11 de Febrero, 2009, 22:38, Categoría: TELE-VISION

Estat de xoc en el canal català  vallès de televisión. Este canal catalán de televisión tiene un programario diverso y con algunos de sus espacios que admitirían buenas notas. Éste, es un programa casi  escatológico de madrugada presentado por un tipo con el cabello blanco corto y patillas dándole el aspecto de Nosferatu con una prosa barriobajera y ordinaria, con una gestualidad superinquieta (restos de lo que habría sido un criajo hipercinético) y con un dictum supermachista, con tratos ostentosos a las chicas que desfilan de cliente de prostíbulo y sin ningún contenido verbal del que poder aprender.  Es un programa fácil de identificar en los barridos que se hacen con zapping. El Nosferatu es inconfundible indica que estas en el programa y puesto que presenta chicas de las que se rodea con una charme, de la que él carece mínimamente, el mando del zapping puede tardar unos segundos en cambiar de canal y programa. Por una no tan extraña razón la libertad de nuevas televisiones no se corresponde con el ejercicio de la libertad de creatividad. A mayor expresión le está correspondiendo más de lo mismo tirando a  peor.  Hay países con  más de un centenar de canales en los que es difícil encontrar programas de interés cultural y humano. Debemos estar siguiendo el mismo ejemplo. De un lado la libertad de empresa permite bodrios como el denominado, de otro lado la libertad de palabra confunde el uso de tacos y la exhibición de tetas con la libertad de expresión y la libertad sexual. A pesar de que el programa en cuestión es emitido dentro de un horario en el que se supone que no impactará en mentes infantiles no está para nada garantizado que no haga estragos en mentes frágiles de adultos que se dejan manipular sensorialmente a cambio de oír cuatro chorradas y ver algún medio-streptease.   La  era del destape no ha terminado y los programas de provocación erótica como este lejos de ser un indicador de madurez sexual lo son de inmadurez pública. La gente va tan quemada que traga lo que sea por deplorable que esté presentado. El Nosferatu es un subproducto de los medios que potencian especímenes deplorables para acercar la audiencia a sectores de la población que no se prestan a mayores ejercicios intelectuales. En definitiva un fraude contra la salud mental pública. Cuando el televisor es como una maza hay que mantenerlo apagado y reconectarlo en programas de interés o mínimamente útiles. 

Los asesores de imagen.

Por entreveïns - 5 de Mayo, 2006, 15:52, Categoría: TELE-VISION

 

Hace  más de media vida que no me fijo en cómo anda vestida la gente. Posiblemente nunca lo he hecho. De una persona me queda su halo. Recuerdo lo qué ha dicho y sus conceptos pero no los abalorios que llevaba puestos, los colores de sus prendas o si éstas eran o no de marca. Sí puedo quedarme con una sensación general de su indumentaria y la predominancia de los tonos, también sobre su esquema corporal y su manera de desplazarse pero la verdad es que no me ocupo de los otros detalles. Sé que hay mucha gente que los tiene en cuenta. No se trata de magos del look o de expertos en disfraces, pueden ser verdaderos adefesios quienes lo hacen pero desde sus inconscientes han decidido que están en su pleno derecho para opinar sobre como andan vestidos los demás. Eso por lo que hace al cuerpo a cuerpo en el terreno particular en el que la gente escruta si los zapatos están limpios o los pantalones planchados mientras aparentan que te está escuchando y por lo que hace al espacio público la pasarela se ha convertido en el postre de cada día. ¿No han notado que tras media hora de noticias sobre la hazaña humana en los distintos campos de batalla y el balance de los cuerpos descuartizados los programas informativos terminan con el eco de algún desfile de modas? Es el postre con el que edulcorar los platos fuertes de las miserias y desgracias de cada día para así hacerlas más llevaderas. ¿Realmente le importa a la mayoría de gente los nuevos diseños estilísticos que exhiben preanoréxicas o es sólo una estrategia para hacer más soportable la  fea realidad de la política con gasas transparentes con que gozar de senos turgentes a modo de golosinas? La frivolidad de las referencias nos supera y poco o mucho nos dejamos comprar los sentidos con cromos sensuales  de personajes secundarios para olvidarlos de las tragedias de los personajes principales.

 

Blog alojado en ZoomBlog.com