El Blog

 
 

Calendario

<<   Agosto 2018    
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

PROPUESTAS

El valor de la propuesta innovadora

Por JoeLouisArco - 21 de Febrero, 2012, 13:53, Categoría: PROPUESTAS

El valor de la propuesta innovadora. Tener y hacer propuestas como dinamizacion del discurso creativo. Joe Louis ARCO

Las propuestas existen; de hecho, nunca han dejado de existir. Existen propuestas por que hay proponientes. Las propuestas lo son de ideas, de sueños, de relatos, de trabajo, de empresa, de objetivos, de acción y de futuro. Hay propuestas de todas clases y desde todos los ámbitos y hay  iniciativas lúcidas de personas adelantadas a su tiempo y con un gran potencial de creatividad. Una cultura dócil nos habia acostumbrado a creer que las propuestas solo se limitaban a ser las que ya funcionaban como vigentes y que lo inexistente no podria llegar a tener la oportunidad de existir nunca. Pues no, hay mas por hacer de lo inexistente que de lo que existe ya, hay mas potencialidad que realidad efectiva, mas gente esperando su turno de voz y de dedicacion energetica a implementar novedades en la realidad general que gente que copa los puestos de mando y de control controlando esa realidad. En definitiva, hay una cantera prodigiosa de propuestas que en la medida que se vayan divulgando y ejecutando van a cambiar la faz del planeta y a inaugurar una nueva era de humanismo y concordia (o al menos esa es la hipótesis y nuestro deseo). Pero una propuesta (lo mismo que se decía para los consejos) es fácil de dar, lo dificil es articularla, organizarla, procesarla y en definitiva llevarla a término. Mientras una propuesta no es trabajada no se le conocen sus verdaderas limitaciones y también el alcance de su interés.

Quien tiene una propuesta y la toma como prioritaria seguramente ya está trabajando por ella pero suecede que hay propuestas que pueden ser muy buenas en el diseño mental y no tener la menor capacidad física para llevarlas a cabo. ¿Qué pasa cuando tienes o piensas en una propuesta y sabes que no dispones de la fuerza organizativa suficiente para llevarla a cabo? ¿debes decirla o no? ¿tienes el derecho a hacer propaganda de ella para que otro u otros la hagan suya y la lleven a cabo o callarla porque es “tu” propuesta? Pues bien, entiendo que una propuesta tiene un valor por si misma independientemente de si quien la haya pensado se encuentra con fuerza personal para empujarla y dos, su valor no está en funcion de la coyuntura que aun no esté en condiciones para aceptarla. Así pues, las propuestas tienen un valor aunque sus proponentes se encuentren fuera de juego o sin capacidad suficiente para luchar por ellas. ¿Acaso el desderátum de que otro mundo mejor es posible no es una macro-propuesta de la que no paramos de hablar aunque esa posibilidad no la veamos a corto ni a medio plazo? Sí, es una propuesta nodriza de la que se derivan otras muchas. El conjunto de ellas en marcha van modificando la realidad, la circulación comunicativa e informativa y van plataformando la aparicion de nuevos actores en escena comprometidos por la causa de cambiar las cosas para bien.

La pregunta de todos modos persiste, ¿puedes o no decir tu propuesta aún a sabiendas de que por tus condiciones fisicas, intelectuales, recursivas y ubicacionales no vas a poder llevarla a término? Respuesta: por supuesto que puedes. La primera razon de ello es porque las propuestas se hacen en público para encontrar alianzas que las apoyen. Y las propuestas, queforman parte de un discurso proposicionario, se deriva de underecho fundamental: el derecho a la libertad de expresión y a la de compartir el propio pensamiento. Hay propuestas que por su propia naturaleza nunca podran ser llevadas a término por una sola persona o por sus proponentes, a no ser de que consigan refuerzos. Ese es el sentido de hacerlas y hacerlas circular, reactivar posibilidades en otras muchas personas. Claro que hay propuestas que quedan en stand by y apenas van más allá de su titulación y enunciado (a veces con la legalizacion de una entidad mas sin miembros que se reúnan nunca y sin agenda de actividades) hasta que alguna otra persona las retoma, sea porque llegan a su conocimiento o porque han sido elaboradas independientemente.

Lo ineresante de las propuestas y mucho mas si son convenientemente archivadas es que tienen una oportunidad de ser tenidas en cuenta más allá de quien las haya podido enunciar en primer lugar. Hacerlo es lo que confirma su valor independiente de su autoría. Fiuncionar así es implementar un principio de efectividad para los protocolos de la democracia real. A menudo en las reuniones discursivas a pequeña y gran escala (de docenas de asistentes a cientos o miles) van apareciendo enunciados estupendos y argumentos fantásticos, también aparecen propuestas que pueden pasar tan rápido que a no ser que se pida que se fije la atencion general en ellas y se voten, pueden diluirse en el magma de toda la verbalidad volcada y perdidas para el sumidero de las palabras si alguien no la precisa, la esquematiza, y vuelve a ella insistiéndola para trabajarla.

En cada reuniín de ejercicio de democracia real además de hablar y de apostar por unas conclusiones no se le puede dar la espalda a otras propuestas colaterales que vayan saliendo y que tengan un interés sino inmediato potencial. Se podrá hablar de democracia real íntegra cuando las propuestas no pasen desapercibidos por minoritarias que puedan ser. En el acto asambleario los presentes no deciden por los ausentes y los que son circunstancialmente ausentes pero que participaron en otros momentos dados y dejaron propuestas, estas deben ser trtadas por su valor en si mismas independientemente de si su defensor de turno está o no en la reunión. Por lo que hace a los recursos informáticos y a la archivística de propuestas, las herramientas actuales contribuyen a presrvar la huella digital como legado de la creatividad expansiva de todos aquellos que tengan cosas a decir y a proponer.

El discurso propositivo pone en evidencia los límites de ejecutividad de cada propuesta ya que está en función del poder real de intervención en la realidad. Durante mucho tiempo las generaciones nos pasamos los deseos y las listas de objetivos de tanda en tanda de las tandas de voluntariados sociales esperando las mejores condiciones para poder conseguirlos. Ese legado de propuestas es importante para  pulsar el estado de los movimientos reinvindicativos y las perspectivas de futuro.

Las grandes propuestas o propuestas-macro dependen de una urdimbre de pequeñas propuestas contributivas en torno a las que se van repartiendo las energías de multitud de personas. Compete a cada persona consciente decidir en qué va a participar y de qué maneras, cuanto tiempo le va a dedicar y como va a hacer fructificar su proyecto. Lo mismo que depende de cada persona siendo una opcion totalmente intransferible saltar del estado mental y actitudinal del “no se puede hacer nada ni sirve de nada hacerlo” al estado ilusionado del participar en las causas de superación social pese a todas las adversidades y derrotas.

Cada propuesta va referida a está vinculada en un eje de participación global.1.Atendiendo a su alcance dimensional hay que distinguir los distintos ámbitos geográficos (desde el local y/o barrial al mundial), 2 atendiendo a sus contenidos hay que distinguir entre los meramente sectoriales a los generales (desde el gremialismo y corporativismo al inter-laboral), 3. atendiendo a su alcance estructural (desde la economia y la infraestructura, a la estructura organizativa del pais y de su estado)

Tambien cada propuesta está repartida por categorias según se refiera a: propuestas de accion de protesta, propuestas de modificacion politica  , propuestas de autoorganización o propuestas de innovación de la realidad.

Los movimientos sociales están mas encallados en las acciones protestatarias que no en las propuestas de nuevas acciones de autoempresa y de reorganizacion de la economica y de la existencia colectiva desde la base. En cuanto estas ultimas iniciativas se extiendan por nuestras geografías se pocrá hablar de un proceso de doble poder.

CONSULTA POPULAR

Por Joe Louis Arco - 21 de Febrero, 2012, 12:37, Categoría: PROPUESTAS

Consulta Popular. Técnica de lucha propagandística y de seguimiento estadístico de la disponibilidad social al cambio.

Joe Louis Arco

La mesas de consulta popular han sido/son instrumentos de lucha divulgativa para el ejercicio de la democracia directa. Las instalamos para preguntar a la población en el 2004 lo que opinaba sobre la condonación de la deuda externa de multitud de paises desfavorecidos. Las instalamos para un referenduum por la autonomía. Las seguiremos instalando para preguntar a toda la ciudadania para que se pronuncie ante propuestas de soluciones a los problemas que nos afectan. Los GdTrabajo para activar campañas hacia las consultas son formas organicas indispensables. No es tan importante la coordinacion de todas las ciudades el mismo dia para hacer una consulta como que cada ciudad o demarcacion vaya teniendo esta oportunidad para hacerse.

La actualidad tecnológica permite perfectamente instrumentar las maneras de las consultas permanentes para todo clase de temas. Las tipicas mesas presenciales (domingos por la mañana en los centros neurálgicos de cada lugar) recogiendo firmas y respuestas vehiculan maneras  vinculantes de responsabilidad individual ya que cada opinante implica su nombre y apellidos, su numero de identificacion y –opcionalmente- sus datos de contacto en pliegos para ser entregados al parlamento o donde corresponda  Esos vinculos superan el grito desconexo de las manifestaciones callejeras o de las grandes concentraciones donde cada manifestante queda como un individuo diluido en la multitud. Las consultas populares pueden ser tanto de temas de ámbito estatal, así como nacional, o internacional o incluso local.

Los grupos de trabajo para consultas populares (en cada localidad debería haber uno y al menos uno por cada distrito de cada ciudad) pueden trabajar asociativamente con las distintas iniciativas que pasen por el referendum tales como la propuesta de abrir un nuevo proceso constituyente de ruptura con la actual constitucion del 1978 deslegitimada a partir de su reforma pactada por el bipartidismo en el 2011 sin pasarla por referéndum.

Es previsible la reaccion rabiosa y visceral de las ideologias autoritaristas que no verán ni pueden ver con buenos ojos iniciativas de esta clase. El sistema que se vale tanto de las plusvalías de las clases trabajadores y de los mas desfavorecidos no pude aceptar ninguna perspectiva en que se exprese la voluntad popular. El estado tiene mil recursos para opinar en contra de esas iniciativas. Su lectura particular de lo que es la democracia institucional lleva la interpretación al polo opuesto de lo que es la democracia real. Pues bien, la praxis de consultas populares enseña a la sociedad que hay otras formas de participación pública extensiva saltando por encima de los límites expresivos que suelen estar copados por las clacas del poder (sus adherentes) y por una determinada mediática muy sesgada.

La mision de un grupo para este planteamiento es el de pulsar la sensibilidad social para hacer el llamamiento de su creacion en todas partes en torno a un tema unificado. Situado y consensuado un objetivo de consulta decenas de miles de personas voluntarias que habitualmente no participan de las reuniones militantes pueden apoyar con su presencia horaria la recogida de las opiniones ciudadanas y su recuento.

Los grupos de consulta además de hacer la funcion de recogida de opiniones y posturas  para un tema dado (también de recogida de propuestas ciudadanas para varios temas) de un modo presencial y visible en el espacio callejero lo puede hacer on line. A aquello que todavía se resisten hacer las instituciones[1] lo puede hacer la parte organizada de la ciudadania para dar vias de participación directa al resto. Los grupos de consulta popular son instrumentos poderosos de autoconocimiento de la realidad subjetiva al respecto de multitud de temas a la vez que puntos de sensibilización y propaganda por temas importantes que no se puden descuidar ni dejar en el olvido.



[1] Con alguna excepción: el parlamento vasco está instrumentando periodos de participacion on line de debate en torno a propuestas de ley, lo cual de momento es una iniciativa a valorar en positivo y lo será tanto mas cuanto mas se asegure que la participacion ciudadana on line sea leida y tenida en cuenta.

Espacio de Trueque

Por JesRICART - 14 de Octubre, 2009, 9:38, Categoría: PROPUESTAS

Espacio Popular de Trueque.

La sociedad de consumo masivo viene produciendo enormes cantidades de materiales que aun siendo útiles para el uso cansan a sus usuarios y se deshacen de ellos. Se puede definir al consumidor moderno como un devorador de objetos de todo tipo que tras tenerlos una temporada los desecha. Esta característica recarga los basurales en un momento en el que las políticas de reciclaje no están suficientemente consolidadas. Tanto las empresas, las instalaciones como las familias generan restos que van acumulando sin que nunca haya tiempo para repararlos o buscarles una salida hasta que son despreciados definitivamente. La imagen de rebuscadores en los containers de basura en las grandes ciudades se ha hecho famosa. Esa imagen que hace coincidir a indigentes, parados y jubilados es una de tantas que demuestra la incapacidad auto organizativa de toda una sociedad para no empujar la conducta a extremos indignos.

Una solución tan sencilla como la creación de un espacio de trueque es una inyección de vitalidad para cada localidad o barrio que la instrumente. Puede articularse como iniciativa particular (desde asociaciones vecinales o partidos de la ciudadanía) o como iniciativa institucional desde ayuntamientos o ayuntamientos de distrito.

Todo el mundo sabe lo que es el trueque pero no está de más recordarlo: remite a una forma primaria comercial en la que un objeto es intercambiado por otro o por otros varios. Son objetos excedentarios o rechazados que ya no sirven para una persona pero que le pueden servir a otra.

Imaginemos un espacio de este tipo y las cuantiosas ventajas que puede contener. Es un espacio cívico que permite la relación intervecinal. Una forma de vehiculizar objetos que ya no tienen el menor sentido para quien los posee pero todavía pueden tener una larga vida en manos de otras personas. Es una deferencia pues para los mismos objetos y el trabajo que costó hacerlos que en manos mas cuidadosas o poseídos por otras personas con más tiempo pueden darles una continuidad tras una pequeña reparación.

El trueque fomenta la negociación del valor de las cosas prescindiendo de su precio antiguo o su posible precio actual como artículo en el mercado de trinca. Además del formato aparente de distintos puestos con gente de la de cada día, no experta en mercantilidades ni especulaciones, llena el evento de curiosidad y fiesta.  Desde el punto de vista práctico no es necesaria ninguna infraestructura. Asignar una plaza neurálgica en una zona y anunciarlo con un cartel difusivo y conmemorativo además de hablar de la idea por los medios es suficiente. Será necesario contar con la responsabilidad de los trocadores para que no dejen el espacio hecho una pena de sucio tras su paso, como suelen hacer los vendedores ambulantes de los mercados semanales que dan por supuesto que la limpieza es cuestión de la brigada que tiene que ir a trabajar tras su paso y no un tema de cada uno.

Nada impide definir un día para este tipo de acto. Puede empezar siendo una vez cada tres meses por lo de seguir el ritmo de una cita estacional o una cada mes. La gente tiene más cosas de la que se puede desprender incluso de lo que reconoce.

¿Por qué el trueque? Los economistas nos han instruido para que digamos que el trueque forma parte de los antiguos estilos de economía primitiva en la época premonética. No discutiremos eso pero no les haremos caso por lo que hace a que toda operación comercial haya que pasarla siempre e inevitablemente por el dinero.

Un espacio de trueque además de la función concreta de reutilizar objetos en otras manos que los valoren proporciona la posibilidad de resucitar un discurso al que la sociedad capitalista no es muy dado: el de relacionarse con las cosas por lo que sirven y por su valor personalizado no por su accesibilidad de precio. Es completamente distinto un espacio de compraventa a uno de trueque. En este hay un elogio latente a la conservación de cada cosa en sí, en aquel hay una pretensión de ganar, poco o mucho, dinero. Pero haber si una cosa la has usado todo lo que has podido y mas ¿Cómo te atreves a pedir por ella lo que te costó o, lo que es peor, pedir más para beneficiarte? Bueno espero que los anticuarios me perdonen porque es lo que hacen: conservar durante décadas o medio siglo objetos para venderlos a precios astronómicos en comparación a su precio-origen. Muchos de ellos eran objetos vulgares pero que la reducción de sus unidades ha puesto sus precios por las nubes. Un mercado de trueque no es para convocar a profesionales del comercio en sus distintos subgremios sino es convocar una fiesta con el trato. Eso descarta a rebuscadores profesionales de los  encantes y negociantes instintivos de baja ralea. A diferencia de cualquier tipo de mercado de compra venta que busca sobre todo el beneficio o la compensación al trabajo realizado, el de trueque busca el servicio. Se puede enmarcar bajo un doble criterio: cambiar aquello de lo que te quieres desprender por algo que puedas necesitar o bien regalarlo. Si no cabe ninguna de las dos opciones el trocador puede volver a su casa con el trasto del que no se ha podido deshacer.

Un espacio de trueque con estas características configuraría ese momento como una versión original y divertida muy distinta a cualquier otro tipo de espacio para las transacciones de cosas. Las objeciones al trueque son múltiples y no en vano la economía evoluciono a la financiera de la que somos víctimas todos los consumidores pero se le podrá reconocer su doble interés por lo que a comunicación social se refiere  y por su valor medioambientalista por lo que a conciencia ecológica incrementa.

Para quien no tenga nada que intercambiar (o excepcionalmente regalar) siempre puede optar por un segundo tipo de mercado del trasto viejo (que como el de Sta. Coloma de Gramanet) donde vender objetos usados y pasar su precio por el regateo. También se puede concretar la propuesta en un mismo espacio un mismo día con dos franjas horarias distintas. Evidentemente estas cosas funcionan si la gente asume el principio y lo hace suyo y se saca de encima la educación especuladora con que socialmente desde críos se nos imbuye.

Benjamín Franklin aconsejó que para ser rico no era suficiente con ganar dinero sino que había que aprender a ahorrar. La propuesta de este mercado no es para hacer rico a nadie sino para divertirnos mas entre todos y articular un instrumento que pueda favorecer el reparto de cosas. Es una forma de gestionar los objetos y de darles más larga vida de la que en principio el cansancio –o el maltrato de sus usuarios- les permiten. La reutilización de las cosas es una variante del ahorro, en términos de ahorro colectivo de recursos.

 

La cesta de lo sobrante

Por JesRICART - 5 de Junio, 2009, 16:11, Categoría: PROPUESTAS

 

La Cesta de lo Sobrante. JesRICART

La vida doméstica es también un trasiego de cosas que entran y cosas que salen. Si los botes de basura hablaran dirían muchas impertieencias acerca de los habitos de consumo de los que los llenamos. La mejor planificación de una vida hogareña es la que compra y obtiene lo que necesita y es realmente lo que necesita usándolo de maneras apropiadas. Eso no evita que una cierta de cantidad de cosas de las que nos valemos pasen a sobrarnos y podamos prescindir perfectamente de ellas. Los rebuscadores de containers (una hueva profesión desde la sociedad multiconsumista incluye las prácticas de despilfarro) puede dar buena cuenta de cantidad de cosas que puede seguir teniendo una función útil y pueden ser reutilizadas por otros usuarios que las aprecien. No se puede entender que una sociedad tan preocupado sobre fuentes de energía y de producción siga sin estarlo adecuadamente por lo que hace a la reutilización de los productos tal cual son a pesar del propagandismo a favor del reciclaje y de la existencia de plantas recicladoras.

Ya ha sido propuesto que a parte de las explanadas donde echar productos sólidos no orgánicos para que sean separados los tejidos, los cauchos, los aceites, los electrodomésticos, los plásticos y las pilas, entre otros y a parte de las plantas de compostaje, cada unidad e la que hay 3 o cuatro contenedores reunidos (generalmente para cristal, papel y otro para los demás restos: plásticos, tetravics, cables,…) podría ser adecuada como un pequeño receptáculo en la calle  en el que dejar las cosas aun útiles: teles, alfombras,  radiotransistores  y ropa usada que los quiera aprovechar alguien.

Esa idea de la reutilización de los productos tal cual están puede ser llevada al vestíbulo de cada comunidad de residentes, de cada escalera. A menudo nos deshacemos de cosas que siguen teniendo un valor pero que ya no nos caben en casa o que descartamos volverlas a usar en el futuro. Muy bien ¿por qué no regalárselas a alguien que pueda continuar dándole un servicio? Ese alguien no aparece o tarda en aparecer. Das voces o publicas que te sobran tal o cual cosa: una colección de singles, para los que seguro los coleccionistas se pirrarían, o una de vhs de dibujos animados que harían felices a los niños, y no conoces o no tienes a mano directamente a quien ofrecérselo. ¿Por qué no dejarlos en una especie de Cesta de lo sobrante, para que se abastezca de ello quien lo necesite? Esta puede estar en el vestíbulo junto a los buzones en alguna parte que no tiene porque molestar o porque ser un ataque a la estética del espacio. 

Vengo practicando dejar cosas en el asiento del vestíbulo desde hace años. Todos mis vecinos deben tener un objeto  u otros: cuentos infantiles, revistas, libros, cassettes, maletas vacías. En menos de 36 horas los objetos son tomados por alguien. El circuito puede seguir. Ese nuevo usuario puede repensar que una vez mirado un video o un cuento también lo puede devolver al sitio para que pase de manos.

Los últimos años se ha puesto de moda la práctica del libro circulante o viajero. En algunos establecimientos culturales o incluso bares hay quienes dejan esos materiales para que nuevos lectores disfruten con sus lecturas. Para un lector entregado a parte del disfrute en leer lo que ha leído  está el hecho de facilitar la extensión de este disfrute a otros que puedan leer el mismo libro. En una sociedad tan retencionista y acumulacionista el principal factor que se opone a esta práctica del compartir es el individualismo y el pose sionismo a ultranza con exceso de privatización y de miedo en desprivatizar recursos. Millones personas necesitan tiempo para aprender a compartir, cuya práctica concreta no es nada complicado pero necesito el visto bueno de una mente dada al exceso de control. Tal vez la mayoría mueran sin ese aprendizaje hecho pero mientras haya quien comprenda que todo lo que obtiene no tiene porque convertirlo en lastre para su propia vida y tomarlo como cosas que van y vienen y que puede facilitar su circulación, la historia de la tesis del compartir seguirá desarrollándose.

Hay otras situaciones en las que la cesta de lo sobrante o dado a compartir se ha instrumentado sin la mayor complicación. Los alojados en los Youth hostel y en un tipo de albergues semejantes se encuentran con objetos de comer o domésticos, también de equipo, que son dejados porque los viajeros no quieren cargar con ese peso o porque temen que les va a caducar. En esas cocinas compartidas con mucho trasiego de usuarios que cambian prácticamente cada día una cesta perfectamente definida para eso (otra en el interior de los frigoríficos para lo que necesite ser conservado en ellos) permite: 1ro. No tirar comida en buen estado 2do. Evitar que se pudra 3ro. Respetar el trabajo y proceso de producción que ha permitido que ese artículo haya sido puesto en el mercado. El resultado es que favorece a todo el mundo: al que lo deja para ser aprovechado porque sabe que su inversión en comprarlo y traerlo no queda en nada, al que lo usa porque se evita un pago para repetir una compra que ya ha sido hecha por otro, y al mismo producto porque se le permita que cumpla con su función para la que ha sido producido. En cabañas para senderistas y refugios de montaña también se encuentran productos alimentarios y objetos dejados por otros para que los aproveche.

Vale la pena citar este ejemplo porque son prácticas que han arraigado en determinados ambientes y representa colaboraciones mutuas entre personas anónimas que tal vez no se llegarán a conocer nunca. En un edificio de viviendas donde los vecinos poco o mucho se conocen esta práctica debería ser  instituida. Por ahora no he visto ningún edificio que lo haga.

Ponerse a hacerlo tampoco significa que los vecinos hagan suyo el criterio e imiten el ejemplo. Durante todos los años que llevo haciéndolo no he visto nunca ningún objeto sobrante, de la categoría de los que digo, dejado en el vestíbulo por otros. No faltará quien opine que eso no se lleva bien con la estética del espacio.

La historia podría ser más bonita si los edificios de apartamentos pensados para varios usuarios, a veces docenas de ellos en la misma escalera, ya fuera construidos con una sala en  el paso comunitario, junto al vestíbulo, que sirviera como sala comunitaria donde haber un revistero, un espacio de música o relax y un apartado de televisión, lo suficientemente confortable como para que todos los vecinos pudieran tener sus reuniones habituales en la cadencia periódica que decidieran para hablar de  cuestiones de interés comunitario. En ese espacio la cesta de lo sobrante seria un rincón más para cumplir esa función específica.

A efectos de obra, el encarecimiento del edificio global seria imperceptible y en cambio la construcción seria ofertada al mercado con una filosofía distinta. Hasta ahora los edificios multiapartamentos incluidos los de lujo no contemplan ese detalle, aunque sí haya otra espacios comunitarios muy estimables como el jardín de interior, la piscina y un gran vestíbulo. Ya que hay muchas cosas que no surgen de un modo imponente de la iniciativa privada o cuando lo hacen pasan sin pena ni gloria, como la mía para citar el caso más inmediato que conozco, no estará de más repensar que hay directivas unicentrales del estado pendientes por lo que hace a levantar los nuevos edificios y reacondicionar los antiguos: contemplación de instalación de tecnología de energía solar, orientación lógica del edificio en relación a la elíptica solar, cosas que no deberían tener que recordarse a promotores y planificadores, arquitectos y urbanísticas que aplicaran con convicción sus deontologías profesionales.

E el estado de NY estuve de visita un tiempo en un edificio con un par de salas de estar de este tipo en la planta baja aunque realmente no era un edificio de apartamentos en propiedad sino vinculado institucionalmente al city Hall que los proporcionaba para personas sin hogar. La idea me pareció estupenda no ya solo para tener un espacio de reunión (¿desde cuándo la democracia participativa funciona de pie y mal en espacios angostos? Me refiero a las tristísimas reuniones de escalera) sino también de coincidencia y para que funcione esa facilitación espontaneo de cosas aún útiles que sobran a unos y a otros. Mientras que el mundo no cambie, es decir las normas de construcción y urbanísticas no evolucione, la cesta de lo sobrante no tiene ningún problema, ni siquiera necesita una cesta, basta dejar cosas que te sobran en un lugar de paso de los vecinos.

Hay que contar con la posibilidad que aquello del o que te deshagas o le interese a nadie y tampoco es cuestión de que se acumule en un sitio de paso. Para esta eventualidad basta tenerlo encueta para que después de unos días la cosa que no interese pase a la otra fase de reutilización o reciclaje, el lugar donde están los containers.

Cambiar nuestro entorno pasa también por  introducir nuevos hábitos y cambiar la relación que tenemos con las cosas y a través de ellas con los demás.

 

Para una lista de Malos.

Por NéstorEstebenzNogal - 20 de Febrero, 2009, 9:44, Categoría: PROPUESTAS

utopiaenmarxa@hotmail.com

Para hacer una lista de malos. Ventajas e Incovenientes.

Incluso una película del oeste americano, tirando a mediocre pero que sirvió de pretexto para una música inolvidable, en  su título dejo la el tema de la bondad y la maldad en la indeterminación. El bueno, el feo y el malo. Claro que el malo también suele ser feo y el bueno suele ser pintado de guapo. De niños quedaba claro para todos quien era el bueno y quien el malo. ¡Que tiempos aquellos en los que los malos no se hacían pasar por otra cosa! Eran malos a rabiar sin duda de su rol y de sus acciones, sin tratar de pasar sus crímenes por otras cosas. Eran forajidos de la ley, se escondían y atacaban en bandas. Asaltaban diligencias y atracaban bancos, también eran cuatreros que robaban caballos, en fin, unos perlas. Posiblemente se hizo más literatura y espectáculo de ellos de lo que realmente supuso su fenómeno. No todos los atracadores eran mala gente y a partir de esa mención empieza la disertación de este tema. Ni todos los fuera de la ley son realmente malos, ni todos los que están dentro de la ley son realmente buenos. Esa frase apunta a relativizarlo todo quedándonos en un campo intermedio de fea indecisión pero no voy a caer en mi propia trampa de justificar las verdades o necesidades personales de cada cual y a partir de ellas aceptar su contribución a la creciente miseria del mundo, no me refiero ala económica, que también, sino a la ideológica, a la pobreza de pensamiento y a los déficits de ética y de dignidad. Para no convertir esa referencia en un recurso metalingüístico que se puede aceptar sin entender su traducción de verdad recordemos por un momento el significado de mal o de maldad y el protagonista del malo. El mal se puede definir como, al menos una clase de males humanos, el resultado del comportamiento de la persona mala  con intención voluntarista detrás de hacer daño, Ese es o será el mal más fácil de detectar pero presenta una dificultad definir al malo. Seguramente hay tantos malos que nos faltarían escribientes para apuntar sus nombres en una propuesta de lista de ellos. Posiblemente ese marco de indefinición es lo que permite su presencia porque cuenta con una cierta convivencia de las maldades ajenas. El malo presenta un problema epistémico de conceptualización a pesar de que todo el mundo sabe quien es o ejerce de malo y no hay ninguna duda en señalarlo como tal. Hay personas males, no que nacieron asi sino que se hicieron así. Es complicado y prematura  en el momento de este texto preguntarse si cabe su reeducación o su recuperación para la sociedad, de momento contentémonos en tratar de capturarlo definicionalmente y en defender la importancia de su control, desde una posición informativa, para el bienestar y tranquilidad de los demás. Puesto que el malo no es siempre el criminal y muchos malos amparan sus maldades al amparo de legalidades que incluso les protegen tenemos problemas añadidos para el análisis. 

Me atrevo a proponer que el malo es todo aquel que aprovechándose de su condición de fuerza o de poder adquiere fraudulentamente un beneficio a costa de un agravio ajeno. El malo tiene por uno de sus atributos generar injusticia y daño. Eso hace que forme parte siempre de los problemas de la vida en lugar de las soluciones. Claro que un malo, un torturador confeso o demostrado, tomemos como caso, no significa que no tenga capacidad auditiva para escuchar y gozar de un buen concierto  o no respete las señales de trafico o no diga buenos días a su vecina. El ser humano es tan complejo que su personalidad puede integrar varios roles haciéndolos coexistir por contradictorios que sean los unos con los otros. El malo puede ser una persona que para nada evidencia su maldad y que desde su puesto de trabajo no tiene el menor reparo en intoxicar la población con productos contaminantes. El malo puede volver a casa y ser querido por los suyos despues de una dura jornada en la que ha hecho de encargado negrero en una fábrica con índices de explotación elevados. El malo es la jueza que teniendo en su potestad conceder la libertad provisional por que la ley lo exige alarga la condena gratuita e injustificadamente. El malo es el abogado capcioso que hace incurrir en autoinculpaciones al reo. El malo es el agente de tráfico que se parapeta tras una señal de limitación de velocidad  oculta por la vegetación para multar a quien no viéndola la incumple. El malo es aquel que te vende un electrodoméstico que sabe que no va a funcionar o que te vende un alimento caducado que te puede producir una indigestión. La faunística de malos es tan inagotable que los tipos de películas de acciones sobre ellos y para acabar con ellos es interminable. En la ideación imaginaria, el espectador que tiene por héroe a una imagen del celuloide, que no para de castigar a malos o de matarlos con su particular código de justicia ética, hace lo que no hace él en la vida real: enfrentarse a toda la colección de expoliadores con los que se va encontrando no para ejecutarlos in situ en pleno delito de prepotencia como haría un terminator programado sino para darles el escarmiento apropiado a la situación. La vida no cinematográfica es muy diferente. La persona mas atrevida sabe y reconoce sus límites y cuando está en inferioridad de condiciones contras quienes han organizado la extorsión en su contra no actúa como su héroe superactivo de pantalla. Tal vez tenga el alma de Bruce Lee pero no tiene su técnica de karateka y los tiempos que corren tampoco están para eso.

La victima de un mal intencional se enfrenta a un terrible dilema cuando ese mal no se lo produce el malvado clásico que ha entrado en su casa con nocturnidad y alevosía para robarle y encima para hacer daño a su familia por el placer de dañar en si, sino que se le produce el propio sistema social, su estructura de gobierno, sus valores. La extorsión de policías y aduaneros es un daño vigente que se puede complicar aún más si al extorsionador le dices exactamente eso o que su honestidad es cero. Lo que en un principio solo es la perdida de unos euros se puede convertir en una catástrofe para un viaje. El malvado no solo hace unas cuantas acciones para retirarse con la fortuna acumulada. Es sobre todo un tipo de psicología, una manera de ser ante el mundo, una perversión de los principios, una falta de identificación con el otro por la misma condición de pertenencia a la misma forma de especie vital.

Para desgracia de toda la humanidad los malos no solo son unos cuantos que acaparan el poder o poderes unicéntricos sino que se extiende a una plantilla bastante voluminosa. Gracias a su existencia  la humanidad entera desconfía de si misma. Los procesos inhibitorios en los que discurren las distintas culturas y caen millones de personas esta conectado con el fenómeno de a desconfianza. Desgraciadamente, no hay un método universal fiable suficientemente contrastado que sirva para detectar a los malos a priori y así evitar todo contracto con ellos. Lombroso sostuvo que las características físicas heredadas eran determinantes de los rasgos mentales y morales. Trató de contribuir a la antropología criminal del sXIX. Los siglos posteriores se han ocupado de demostrado que los malos pueden ser muy guapis y hacer de muy buenos si su guión representacional se lo exige. Aunque el malo no es necesariamente siempre el que pone la actuación agresiva, represiva o dañina directa, también lo es, y más, quien la ordena amparado en sus sombras. Aunque en la fraseología popular se dice que el hombre que hace su fortuna en un año se le debía haber ahorcado un año atrás, eso no es suficiente para señalar como malos a los sujetos mas acaudalados del mundo capitalista. Ted Turner[1], fundador de la CNN vio como en los primeros 8 meses de 1997 su fortuna se vio incrementada en 1000 millones de dólares a causa de la subida de cotizaciones de las acciones en Wall street. Los indicadores pueden arruinar o enriquecer en cuestión de días. Un tipo de leyes no respetuosas con las personas y von el medio pueden arruianr recursos y familias. El mal moderno no pasa únicamente por el individuo que lo planifica con todo el conocimiento de causa sino también  por otros muchos subalternos, auxiliares y subsidiarios que se prestan a su proceso alegando que no pueden hacer otra cosa. El mal, en todo caso, es algo medible en sus impactos desastrosos sea mas o menso consciente de ellos quien los produce. Cuando Antonio Zamora, de analistas financieros Internacionales, asegura que el índice de desempleo seguirá subiendo, esta indicando algo mas indirectamente que un tipo de malos sociales complican y comprometen a una impresionante cantidad de sujetos, en principio la totalidad de aquellos que priorizan el beneficio a las personas. Con la absoluta frialdad de las cifras estuvo indicando el del Japón que  situó en el más bajo de los últimos 50 años. Está en la tasa de paro mayor desde 1948.

Los malos van mucho mas allá de los cuadros de violadores, asesinos, ladrones, otros como conductores temerarios, patrones desalmados y otros especímenes para ubicarlos en vitrinas de museos de los horrores junto a asesinos múltiples, también son malos.

En una propuesta de lista los maslos confeccionada por los estragos hechos en sus victimas no habría manera de hacerla si no fuera dando por supuesta la ética de sus fuentes de información. Históricamente ha habido y sigue habiendo listas para prevenirse de distintos tipos de personas; las listas negras que corrían entre patronales para no contratar a sindicalistas despedidos de otras empresas, las listas policiacas de sus sospechosos, los expedientes de condenados, las listas de morosos para no venderlas nada a plazos o concederles créditos. Últimamente hay listas negras para no permitir el acceso a nicks o emails o IPs que tienen comportamientos erróneos en los blogs. Las listas  existen y seguirán existiendo. Otro asunto es que pueda existir una lista impecablemente documentada (en realidad seria una enciclopedia) en la que figuraran los malos y sus maldades justificadas y documentadas. Ciertamente si la tal lista no pasara por un nivel de verificación y solo  contara con la palabra de sus documentalistas podrían ocurrir abusos. Es o será un mal inevitable. El denunciado por extorsión, fraudulento, abuso de poder, incompetente, ladrón o violento podria desmentirlo o intentar hacerlo. Quizás la importancia de una lista de este tipo, para evitar su instrumentación por el lado del revanchismo, seria la repetición de los nombres denunciables y denunciados desde distintas fuentes y personas y en distintos momentos por la reincidencia de sus comportamientos malignos. 

La gran ventaja de ella seria poderla consultar a priori antes de  pasar por el campo de determinados personas o servicios y asi saber a que atenerse. El gran inconveniente es su fiabilidad relativa. En estos momentos en la net ya esta funcionando la denuncia contra empresas y camelos para que la gente se prevenga del fraude electrónico. Una lista de malos no hará más que prolongar esto que esta funcionando dentro de la dispersión y lo concentre en una web principal. Basta que alguien navegue por la red y vaya apuntando en una lista concentrado los cientos de nombres de personas señaladas por la dinámica de una justicia espontánea. Socializar la información de los malos es una forma de prevenirse de ellos y al mismo tiempo aislarlos en sus maldades en la medida en que sea posible. El malo además de serlo prefiere continuar en el limbo de la ignorancia para creerse que es bueno y que tiene derecho al paraíso eterno. No está de más recordarle que además de malo es un estúpido en este punto por olvidar que la gente no puede olvidar sus maldades y castigarlo por ello. Hablando de castigo es obvio que los sistemas punitivos de los estados no funcionan para acabar con el delito y con los problemas, a menudo porque esos mismos estados son las principales de sus países. Por lo general, quien ha pasado por procesos judiciales en la condición que sea ha quedado suficientemente agotado como para desear repetir un proceso semejante. Por si fuera poco nunca hubo un estado que no hubiera malos convencidos en su aparato de dominio.

Una lista de malos no tendría porque existir si la gente espontáneamente formara parte de sus procesos de recuperación y superación personales. Puesto que no poca gente  reincide en roles nefastos ¿qué menos que publicarlo? Sin lugar a dudas ese seria un instrumento de presión para modificar conductas a pesar del carácter malicioso del malo, no tendría otro remedio que ocultarse o cambiar de oficio. El hecho de que los comportamientos de los malos sean imputables e incluso sean juzgados y condenados por ellos, no significa que la sociedad se entere de lo que hicieron. La sociedad tiene derecho a saber que empresas mienten y que funcionarios sobrepasan su autoridad y que nombres públicos ocultan sus crímenes del pasado. Es cuestión de ponerse manos a la obra para que salga todo esto a la luz pública. Una lista de este tipo serviría para que personajes grotescos de la actualidad como los presidentes de lso USA y España, Busch y Aznar sean señalados como mentirosos y enemigos públicos pero también el extorsionador de frontera o el guardia urbano incompetente o cualquiera uniformado con un cargo del que abusa. Ya sabemos que una persona uniformada tiende a ser deshumanizada pero los malos van mas allá de los cargos de poder, también se dan en la industria privada y en el mundo comercial. Iniciar esta lista concentrada tiene por inconveniente que otros que tengan reyertas pendientes o venganzas a hacer contra sus enemigos la utilicen para objetarlos sin que haya un fundamento, Por eso cada entrada debería ser adecuadamente razonada y documentada y en la medida de lo posible verificada antes de ser aceptada.

El problema del discurso teórico crítico es que se abstiene de personalizar para evitarse problemas. La cuestión es que no se puede decir solo que el acto de tirar la piedra es un error hay que señalar a quien lo ha cometido,

Los nombres en lista tampoco tendrían que ser eternos. Si los enlistados fueran emplazados a una reconsideración de su acto y a un compromiso de cambio sus nombres podrían ser excluidos o pasados a una fase de pre-eliminación.

Una plataforma digital de denuncia personalizada de este tipo, señalando nombres apellidos nif, ubicación geográfica, sector profesional y este tipo de datos de ficha, evidentemente tendría/tendrá muchos problemas, también de tipo legal. Es cuestión de preparar la logística para ella si es que el principio ético y de servicio público en torno al que se vertebre sea lo más innegociable. ¿Quién se apunta a la idea para construirla?

 

 



[1] Casado a la posrre con Jane Fonda, representante en algun monmento de las luchas sociales reivindicativas.

Blog alojado en ZoomBlog.com