El Blog

 
 

Calendario

<<   Agosto 2018    
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

EGODOMÓTICA

La chabola

Por YASHUAbcn - 10 de Noviembre, 2009, 16:36, Categoría: EGODOMÓTICA

 

La chabola: de un cobijo de paso a una filosofía de la supervivencia.

Los aglomerados de chabolas que he podido ver en los arrabales de distintas ciudades del mundo tienen un aspecto semejante: junto a casitas informes en laberínticos dédalos de callejuelas y pasos, la inmundicia y la insalubridad se concentran. Aprendí pronto que la pobreza y la miseria andaban diferenciadas. La una podía empujar a vivir en condiciones precarias, la otra demostraba la incultura de aquellos pobres ensuciando el mismo entorno en el que vivían. La fraseología popular (pobre pero honrado) que debía implicar la pobreza no anda reñida con la limpieza no se concretaba en escenarios de dignidad.

En otras observaciones de barriadas hechas de latas y materiales rejuntados llamaba la atención las antenas del televisor por un lado y los coches funcionales esperando en la puerta. Me enteré que algunas chabolas llegaban a traspasarse por dinero lo mismo que se hiciera con cuevas usadas como habitáculos en la provincia almeriense. Esa forma de vivir muy unida a la etnia gitana era sin duda alguna marginada y completamente distinta a las formas urbanas hacia las que se han ido desarrollando los países.

El chabolismo era un indicador de infradesarrollo y tercermundismo dentro de las ciudades más brillantes e iluminadas de la orbe. En principio, era la forma existencial a la que estaban arrojados quienes tenían menos recursos, luego se supo que también que es una elección de vida. Los panoramas objetivos de una sociedad del desastre fundida y cómplice de un sistema irracional que funda la infelicidad y las patologías en crecimiento son poco ejemplificantes para tomar por cierta la realidad que nos ofrecen los intérpretes de la ideología dominante.

Bastantes personas está comprendiendo que lo importante de la vida no es el look de aparentar lo que no se es sino la de ser biografías autenticas a pesar de que la imagen no guste a las estéticas hiperconsumistas. Ha sido motivo de preocupación saberse beneficiado por los privilegios de clase frente a bastiones de multitudes que no viven ni pueden aspirar a vivir tan bien. La culpa -el sentimiento de culpa- ha ido añadido a las diferencias de clase., con las desigualdades e injusticias añadidas, sin hacer nada por remediarlo.

En algún tiempo pensé en hacerme visitante de las chabolas para conocer a fondo su verdad y para preguntar porqiuéla gente seguía instada ahí en lugar acceder a apartamentos o habitáculos mas confortables, nunca sospeché que un día llegaría a sentirme cómodo en una y que me pondría a pensar en la posibilidad de su confort gratis y el significado simbólico de ese cobijo provisional desde una filosofía de la supervivencia alambicada en la destilación de los néctares mas interesantes del vivir, prescindiendo de ambiciones y objetivos materiales.

La etnia gitana permitió teorizar una forma de cultura al margen de la sociedad sin mezclarse demasiado con ella, siempre con líos con el sistema judicial, viviendo en lugares cutres y trasegando sus enseres de una parte a otra sin destino definitivo al que llegar. No ha faltado quien ha ensalzado eso como una forma de vida. Lo cierto es que una de las maneras de acabar con el chabolismo ha sido facilitando viviendas en bloques a los chabolitas en su mayor parte gitanos. No llegué a hacer este estudio de campo aunque algunos cantaatores catalanes hicieron sus visitas en una zona de alta concentración de ellos de origen portugués levantados a la orilla de un río.

Una chabola es un alojamiento de fabricación efímera pero que puede aguantar lluvias y tormentas en caso de necesidad y que puede aguantar por años a quien vive mientras no busque una solución mejor o las autoridades no echen a la fuerza a los chabolistas. Su aspecto visto desde las autopistas es deplorable y sigue siendo un indicador de que es una excrecencia social, un feudo de suciedad y de malestar. Pero esto no es incompatible con un hecho crucial que demuestra que es posible vivir sin tener que pagar materiales de construcción, implicarse en hipotecas costosas e interminables o andar tras los no-regalos del consumismo. Las chabolas con el tiempo se hacen con electricidad y todo lo necesario para vivir. Su aspecto externo es terrible pero su aspecto interno puede posibilitar la vida. Podríamos proponer trueques residenciales por temporadas: llevar a vivir a chaboleros a suites de lujo o casas bien y a los residentes de éstas a las chabolas. Como ejercicio de adaptación psicológica no estaría nada mal. Los unos podrían aprender que para vivir no se necesita tanto y los otros estrenándose de ricos podrían aprender que si las cosas son bonitas y están ordenadas y limpias es porque la gente se ocupa de que esto sea asi.

La pobreza es difícil de combatir, la miseria, la de espíritu y desidia es casi imposible si cada sujeto no corrige sus torpezas y hábitos infectivos. Sin duda, hay perfiles que ya les va todo bien y nunca van a superar los niveles de mínimos en los que se mueven dándole absolutamente igual, Una vez conocí a alguien en el Montenegro recién independizado que me invitó a cena en su casa con una gotera en medio del salón. Para él, arreglarla no tenia prioridad. He comprendido y admito hasta cierto punto que la escatología tiene una alta fascinación para individuos que se mueven entre ellas como si estuvieran en el paraíso. Lo admito: detrás de ella hay siempre un escatófago en un plano sensorial u otro. Para la mirada perfeccionista es imposible vivir en condiciones insalubres pero el más exigente podrá admitir conceptualmente que la sociedad humana tiene una buena proporción de imperfeccionistas declarados que no desean tantas finuras.

La chabola se traduce en imperfección estandarizada. Con unos mínimos materiales y de reciclaje, encontrados en la calle, se pueden hacer habitáculos para poder dormir sin pagar habitaciones de hotel con precios que dan para varios días, semanas o meses de sustento. De todos los pagos, el de la vivienda en la sociedad rica se ha convertido en el mas caro. La necesidad mas elemental, la del cobijo, se la ha condenado a pasar por el artículo más caro. Lo que lo explica no son el coste de los materiales y ni siquiera del suelo, sino la especulación criminal que se viene haciendo.

Las ocupaciones de casas deshabitadas como formas de reciclaje de recursos desusados viene siendo una opción alternativa a las hipotecas y a la esclavitud para pagarlas. Ir a vivir al bosque, es otra. Levantar una chabola en un espacio permitido para su ubicación es una tercera forma. Desde que vengo usando/visitando una en los últimos meses, que fuera levantada por unos compañeros y que está infrautilizada he redescubierto placeres que la vida en el apartamento urbano en el que vivo no me permite. He vuelto a poder usar una chimenea y a hacer meditaciones frente al fuego, a mantener largas conversaciones a la luz de las velas o de la luna sin necesidad de electricidad, a usar el espacio natural como sol, a poder estar desnudo sin temor a que el pito del alguacil me obligue a taparme, a permitirme largas horas de lectura y a no ser molestado.

En la chabola el usuario se sabe tan provisional como los materiales provisorios y reciclados que ha empleado para construirla. No se vincula al lugar como su espacio de propiedad a diferencia de la condición que le proporciona el título de propiedad de patrimonio. Es un ser transitante en un mundo por hacer. No necesita ser amo del sitio para hacerse posesionario en el sentido de utilizante para una temporada.

El chabolismo da un aspecto horrible a las ciudades pero también indica una forma de residencialidad que se escapa de las rabiosas leyes del mercado para esquilmar a todos. En otras ciudades las cabañas y casas de barro siguiendo la tradición del cobijo estan en explanadas n oarrasadas todavia por el crecimiento urbanistico de la ciudad (en Gao todavia se peude obser varf tal coexistencialidad ded formas). Pensar que un apartamento y sus ventajas (agua corriente, conducción de aguas fecales y luz eléctrica como sus 3 innovaciones principales) supera totalmente el viejo cobijo es ignorar otras formas de vida y de trato con los elementos. En la chabola se pueden vivir experiencias interhumanas brillantes libres de los miedos y tensiones que generan las expresiones de la propiedad privada del “solo mío” junto al otro ralo concepto de “para siempre”.


La vecindad en entredicho

Por YASHUAbcn - 28 de Agosto, 2009, 20:44, Categoría: EGODOMÓTICA

La vecindad en entredicho.

La polémica estereotípica entre verlo todo medio lleno o verlo medio vacio, tener talante optimista o tenerlo pesimista, que sigue entreteniendo aburridos ratos de conversación, tan largos como estériles, no sirve de nada. Sea cual sea el posicionamiento aimico del individuo ante el mundo, el mundo es el que es, un atajo de impresentabilidades. Por supuesto que hay quien recibe bofetadas y las toma por caricias, encuentra su coche rallado y dice que bueno, le atropellan en un paso zebra y lo acepta con resignación, le roban la cartera y lo toma como una contribución a la pobreza, lee en las noticias que uno mata a otro y se dice que tendria sus razones, le sisan en el cambio o el venden un producto que no funciona y no se lo toma a mal…En fin hay gente de un buenazo que resulta insultante. Sea cual sea la pequeña tragedia que le cuenten, o las cien de cada dia, para ella, todo el mundo es bueno, todo rueda a la perfección y solo episódicamente un criminal salido pone su nota de desequilibrio. Otros pensamos que las cosas son las que son, que se evalúan por sí mismas indistintamente de la buena disposicion a priori de verlo todo con el celofán rosa.

Apenas ha pasado un mes de haber puesto un nuevo toldo en el patio (600e) y ya está machado de color rojo. El enemigo de arriba (es decir, cualquier vecino turnádose en ese rol) ha decidido dejar su marca. Durante años a estos vecinos les he recogido calzoncillos, revistas, ropa varia, guantes, bragas, tebeos,… para dejarlos religiosamente en el descansillo para que su propietario recuperara su prenda querida. Tambien he recogido bolsas de plástico, envoltorios,espadramos, cintas, chiclés pegajosos,… para tirarlos a la basura. Proto se infiere quien es quien en el pequeño universo de un edificio, que a escala representa lo que es el mundo. Los crios necesitan hacer sus exploraciones y tiran escupitahjos o chiclés abajo o tintura roja. Su investigación pasa por como destrozar propiedades ajenas. Sus padres o no los pautan o prefieren hacer la vista gorda. En casi 14 años recuerdo solo un par de veces que vecinos hayan venido expresamente a pedir algo que se les hubiera  caido, preferían  darlo por perdido a enfrentarse a la hipotesis de ser preguntados por la ultima basura que tiraron.

 Declaro que estoy por equivocación viviendo en unosbajos de un edificio con otros 28 vecinos. Sé por experiecia que el mejor vecino es el que está en pequeñito en el cristal de un catalejo, su lejanía te deja a salvo, pero el caso es que sigo aquí, mi condición de pobreza no permite que me ecastilles en los Alpes.  Los toldos anteriores fueron quemados por colillas y ensuciados por basuras del enemigo. El que está abajo, a no ser de que esté en la postura samaritano-coital, es el que sufre más. No es cuestion de comprarse un mortero en el mercado de ocasión de algunos de los ejercitos desmantelados de los balcanes para lanzarles pintura indeleble a los de los pisos superiores pero ahora que lo menciono no deja de ser una idea.

Cuando a  Lynn Margulis[1], norteamericana interesada en el campo de la biologia celular,teórica de la evolución desde las bacterias, (sin ellas la vida planetaria se pararía)  le preguntan por el destino de la especie humana, zanja la respuesta sin parpadear: su destino es extinguirse. El 99 por ciento de especies anteriores se han extinguido. La ciencia permite demodtrar que un individuo son millones de microbios actuando juntos, la observación de campo diario es que un individuo totalmente descuidado en relación al medio y a los otros individuos. Propondria la autodisolución voluntaria en cabinas de desintegración (propuesta a considerar por los parlamentos y las entidades filantrópicas) de las masas sobrantes y sobre todo de las incívicas sino fuera porque esa propuesta tendria incomprensiones múltiples por sus resonancias con el holocausto judío. 

Solo son niños que juegan. Sí, juegan a tirar y a matar y detrás hay padres o madres que no les pautan, ya son felices teniéndolos y ampliando la nómina de  las chusmas existenciales. Las guerras no están en la pantalla de la tele, están en el vestibulo de tu edificio, en el patio de tu casa, en el ascensror, en el garage. El enemigo está cerca y acecha. Su arma letal es su negligencia, su falta de esmero, su irresponsabilidad--. Deberian prohibirse por ley los edificios de apartamentos compartidos  a juzgar por la desidia vecinal dominante. No importa cual sea el barrio, la ciudad, la calle o la solera del inmueble, un vecino es peligroso. Su grado de peligrosidad esta directamente determinado por su capacidad para el cinismo. El que se porta bien en las coincicencias en el vestibulo, en la calle o en el ascensor puede resultar ser el que tira las colillas sin apagar o que se entretiene en mancharte el espacio. Entre una casa (de planta baja) y otra podría estudiarse una red de canales habitados por cocodrilos voraces  con un servicio de afilamiento de sus dentaduras. La industria de la estética seguiría creciendo con esa nueva oleada de clientela y todos estariamos a salvo, es decir lo estariamos los unos de los otros. A los vecinos  morosos que no pagan los servicios comunitarios se les podria reciclar como merienda de los reptiles y todo quedaría en familia.

¿Por qué hay gente tan mala? La hispania de los callejeos está llena de desconsiderados. Todavia hay quien tira cubos de aguas desde sus balcones porque les molesta la fiesta de los del piso inferior. Entre vecinos puede pasar de todo. Hay quien se mata porque aquel dia no ha hecho practicas con el gatillo.  Sé de al menos de un tipo, al que no conocí pero formaba parte de la parentela política de mi compañera, que al ser avisado por un vecio molesto por  el jolgorio que armaba fue a por su escopeta y lo mató en el rellano. Con ese acto, sin premeditación ni alevosía pero con toda la estupidez que pueda caber entre manos y cabeza de un individuo urbano, el tipo se paso una vida gratis de carcelario y arruinó el buen nombre de su familia.  En este caso el que no tenia la razón elimió a quien la tenía que solo pedia el derecho a estar tranquilo en su casa. Esa es la cuestión: que el concepto casa se ha denigrado. Una mayoria vivimos en casas compartidas ya que el suelo de unos hace de techo de los  otros. Literalmente, estamos planos superpuestos caminándonos los unos por encima de las cabezas de los otros. El vecino es un residente a la fuerza que le toca  soportar la incultura del semejante. Eso de querer al prójimo como a ti mismo ha perdido todo el sentido de su leyenda. Ni el idividuo se quiere a si mismo por egoista que sea (se mata conduciendo, comiendo porquerías , se mata a trabajar excesivamente, se mata fumando, drogándose…) ni el vecino tiene mas derechos que los que vaya adquiriendo al demostrar su buena vecindad. Suponerle a priori el don de la concordia y el del respeto a estas alturas es demasiado suponer,

Mientras te toca compartir un edificio de apartamentos lo mejor es practicar el arte de la no coincidencia. Sabes que estás rodeado por los flancos, por arriba y por abajo. Cuanto menos contacto mejor, ese es el slogan no escrito.Lo ideal es irse  a orillas del Ganges y compartir con un yogui la profunda visión de que todo es un fluir mientras las aguas turbias van camino de donde sea llevandose cuerpos semicombustionados rio abajo; como alternativa inermedia está la de comprarse una casa con dobermann impidiendo el paso a todo quisqui que venga a llamar a la puerta; si no hay pasta se puede ir al bosque mas cutre y perdido para que nadie llegue hasta sus inmediaciones, ni siquiera por equivocación. Antes se preferÍa vivir en sociedad pensando que en caso de urgencia el vecino te venía a rescatar, llamaba a los bomberos o a los fmiliares para que te auxiliaran. El criterio ha cambiado. El vecino que te toca es una especie de ruleta rusa. Te puede tocar lo mismo un mafioso que vende bombas atomicas de mochila venido de la  Rusia voluptuosa o una vecina envidiosa que te pone salfuman a tus plantas porque son mas bonitas que las suyas.

Todas las tentativas de aproximación al vecindario que he hecho, en innumerables apartametos en los que he vivido, me han llevado a las siguientes conclusiones: 1.La gente prefiere tener amigos fuera del vecindario  2. Los gestos mas elementales de las autopresentaciones al llegar o al irse del inmueble son lecciones que se olvidaron de aprender. 3. Los problemas comunitarios mas elementales como arreglar puertas o controlar consumos superfluos pueden necesitar de 30 a 60 años. 4. A efectos prácticos un vecino no sirve prácticamente para nada. Ocupa el espacio y es un referente visual reconocible con el que durante cicunenta años de coincidencias no se pasa de la primera página de la conversacion y todas las palabras sumadas e ese periodo no superaria los 60 minutos. A esto hay que contraponer sus excepciones. En otros ámbitos y épocas el vecino lo era todo, el compañero indiopensable de las tertulias noctámbulas las noches de calor  y el que ayudaba a hacerte la casa a cambio de ayudarle a levantar la suya. Era un vecinadario de relacion horizontal, con el imperio de la masificacion las relaciones verticales acabaron con la paciencia y con la vecindad.

Mientras el inapelable pronostico de la extición  de Margullis no se cumpla, los humanos nos tendremos que seguir soportando los unos a los otros y los vecinos tragándonos a la fuerza, sabiendo que cada vecino representa y resume lo que se puede esperar del mundo entero, es decir, nada o para que los talantes ultraoptimistas no se afecten, corregiré la expresión diciendo, apenas nada.

 



[1] autora de unos 45 libros científicos, recoocida por su capacidad de entusiasmo y de entuasismar a sus colegas por la investigación. La bacterias han inventando muchos metabolismos importantes (la sensibilidad a la luz, la reprouduccion, a los compuestos quimicos…)

La asistente doméstica, Segunda Parte

Por J.Sar - 20 de Agosto, 2009, 13:16, Categoría: EGODOMÓTICA

La Asistente doméstica. Segunda Parte.

La asistenta doméstica es una empleada y quien la emplea hace la función de empresario aunque ambas calificaciones tengan un tanto de exageración porque es difícil ver la equivalencia entre una casa  y una empresa.  Para la posición de la empleada ir a trabajar a una o varias casas particulares para hacer la limpieza en la práctica significa cumplir con un horario de trabajo garantizado con un sueldo. Su verdad de asalariada no tiene discusión, Para quien la contrata para tales menesteres le toca pautarla o darle órdenes precisas para su ejecución, El futuro de la relación laboral entre ambos depende de esa conexión.

Marga Castillo fue la primera empleada doméstica que tuvimos que me hizo identificarme con rotundidad con el rol de empresario a pesar de que esa palabra no tenga nada que ver con mi biografía ni con mi vida actual. (Nuca he tenido una empresa propia con subordinados a los que dirigir ni está dentro de mis propósitos tenerlas) pero me hizo considerar que ese ere mi rol en tanto que tenia la potestad de anularle la posibilidad de que centaura viniendo a trabajar a casa (unas 15 horas que le supondrían uso 600e mensuales). Tras confirmar que era una persona que no sabía estar en su rol de empleada tomando iniciativas no consultadas y demostrada su peligrosidad tras tirar abajo sin mirar 3 macetas cargadas de tierra la decisión de despedirla estaba tomada. La fechoría también me hizo entender más que nunca que el derecho justificado al despido era eso, un derecho totalmente lógico en un mundo en que las exclusiones y las inclusiones bailan según si concurren o no la sintonía y el acuerdo.

Para la siguiente vez que vino tras asegurarnos que había sido ella la autora de los hechos en lugar de presentarle una crítica en toda su extensión decidí portarme con una frialdad extrema. Primero le pediríamos la fotocopia del dni que se había demorado pro dos semanas, 2do. Le pediría que fuera a recoger los trozos de tierra que había tirado al parque, que separara la tierra y la planta en una bolsa y los restos de plásticos de las macetas en otra. 3ro. Le diría en que establecimientos podía comprar los rotos y que lo que quería es que fuera a comprarlos de inmediato. En ese momento Marga, muy ofendida, dijo: "¿sabes qué? hemos terminado". Muy bien, le dije, me libró de decirle quedas despedida después de haber ido a por esas compras y de haberle pedido 4ta cosa que restableciera las macetas en su lugar tal como estaban. Le dije que lo que había destrozado tenía un costo, que ella en su orgullo dijo, como si le sobrara el dinero, que pasaría a pagármelo esa misma tarde. Antes de cruzar el umbral de salida dijo que no se iba porque quería los papeles que había firmado por los días trabajados para nosotros. Se los negué. Estuvimos varios minutos en ese punto  de la puerta de si se iba o no hasta que tuve que decirle que no me obligara a echarla por la fuerza de mi casa. Finalmente se fue sacando el tema de quicio sobre que no me importaba la gente (justamente la despedí porque había puesto en peligro a posibles viandantes que pasaran por aquella acera del parque y que de caérsele a alguien encima las macetas lo hubiera matado), que si me sobraban los títulos pero que no tenía cultura y escapadas no argumentativas semejantes que no veían a cuenta.

Al cabo de una hora bajo la chica con una vecina para la que también trabajaba que ahora se presentaba como su amiga y consideraba que el trato de despedirla había sido exagerado. Tuve la atención de explicarle a esta por repetido lo sucedido dado  que lo había hecho ya el día anterior. La domestica me pago 30 euros por los rotos, la mitad de lo que costaba una maceta semejante en el mismo establecimiento donde volví a tratar de comprar una sustituta. Con esto gesto me quedé absolutamente convencido de que ponía a salvo a otras personas que la emplearan para la limpieza doméstica de sus casas y que esa anécdota la recordaría mientras viviera. En el momento en que me dijo que todo había sido planificado  fríamente por nosotros para conseguir su firma (algo que nos exigía la póliza del hogar para cobrar el dinero que le habíamos adelantado) me despedí de la vecina y les cerré la puerta.

Yo enfrenté  solo toda esa situación. Mi compañera se recluyó en el dormitorio y no quiso vivenciarla., le daba pena echar a la calle de esa manera a la empleada a pesar de haber puesto en peligro nuestra tranquilidad y habernos generado muchos problemas de haber hecho daño a alguien.  Debo decir que no experimenté la menor duda de hacer lo que hice. Fui consciente en todo detalle que impuse mi poder. Otra empleada en su lugar más inteligente hubiera aceptada comprar los objetos sustitutorios. Tampoco le habría valido para continuar con el empleo. Por añadidura el mismo día se había cargado la alfombra que quedo completamente deshilachada y que tiramos por centrifugarlas. "De estas te `puedo traer 40", me dijo. "Traéme solo una", le dije. No diré que me divierta como cursa la mentalidad de alguna gente que para no reconocer con humildad  y autocritica sus errores son capaces de las más absurdas bravatas.

Esa anécdota fue referida en algunas ocasiones mientras estuvo fresco en nuestra memoria las siguientes semanas, con otros conocidos que tenían asistentes domésticas para sus casas.  Tuvimos ocasión de hacer nuestro desquite verbal aunque fuera en diferido y en otra parte. No me sentí pertenecer a una élite social con suficiente dinero como para tener a alguien contratado para venir a hacer las faenas domésticas. Comparativamente a otros que tenían empleadas podíamos darnos, a pesar de todo, por satisfechos. Hay empleadas que vacían las neveras, roban dinero  o que no cumplen con sus horarios. Hasta este punto no había llegado nuestra fatalidad pero todo entraba dentro de los posibles.

De Marga nos olvidaríamos como de tantas personas con las que te cruzas en la vida y que te dejan una trastada y encima no tienen el detalle de reconocerla. Para las siguientes domesticas seriamos más listos, mas controladores a pesar de que por nuestra forma de ser no queríamos ir detrás de nadie para ver si cumplía con su trabajo y preferíamos personas responsables y capaces que nos permitiera estar con nuestros haceres sin ser molestados. No teníamos la apariencia de tener ni mucho dinero ni nuestro hogar era de la clase alta. Solo necesitábamos alguien que limpiara lo que nosotros hacíamos.

En esa anécdota puse por primera vez en mi vida un proceso dosificado sin contarlo en su totalidad a priori. Harto de confirmar que las explicaciones no alcanzan su objetivo a pesar de la aquiescencia de quien las oye pero que no entiende lo suficiente opté por pautar cada unidad de conducta. De haber mostrado mis cartas de entrada el estropicio hubiera quedado en el parque por meses afeando el lugar. ¡Qué lástima que las cosas tengan que hacerse así! El precio de esta anécdota salió caro pero podía habernos salido más caro aún. Como que toda anécdota deja al menos una lección y el saber es un tesoro inconmensurable estoy seguro que la perdida (la de los objetos no la de la persona, mi humanismo no me lleva a tal consideración) se recuperará de otra forma.

El Archivo

Por YASHUAbcn - 20 de Febrero, 2009, 9:39, Categoría: EGODOMÓTICA

Es un gasto que guarda un paralelismo con el de biblioteca pero nada confundible con ésta. Incluye todos los materiales  auxiliares clásicos de ordenación de textos y panfletos, incluyendo mobiliario específico como archivadores y estanterías, pero también revistas y magazines que integran los dossieres. El ultimo estante de todos los estantes dedicados a biblioteca contienen las carpetas de los archivos de dossieres y colecciones de revistas.   El gesto más remoto que conserva mi memoria de una actuación por un archivo fue el de recortar noticias de prensa que pegaba en hojas en blanco como manera de conservación. Los primeros elementos visibles fueron  portahojas con anillas donde metía los  folios perforados. Posteriormente las incrementé con carpetas de las llamadas de proyectos (carpetas de caja hechas de cartón ligero) que fueron las que acabaron dominando mi arsenal de clasificaciones.En ellas fui metiendo, y siguen estando, materiales de todo tipo: desde los panfletos de la clandestinidad hechos con multicopistas a artículos recortados sacados de revistas, a colecciones de revistas. Mi archivo empezó en 1968,como tantas otras cosas de mi vida y fue creciendo hasta que internet ya en su apogeo y éxito en 1990 y la conservación digital de la información y de las referencias reducían los recursos manuales a una antigualla. Sigo conservando las carpetas por razones arqueológicas más que prácticas.   Algún dia, tal vez, alguien lo digitalice todo y ya no tendrá sentido seguir manteniendo algunas docenas de carpetas que ocupan un espacio precioso. En la actualidad raramente gasto dinero en la adquisición de nuevas carpetas para otros almacenajes pero puesto que ha sido un gasto continuado en otras épocas es una dimensión reconocible en los balances de gastos.

 El archivo es ahora el doble concepto de  manual y de digital.  También contiene o comprende aquellos gastos de información envasada en medios acústicos o visuales de reproducción tales como cd roms,dvds o cassettes de audio o video. La línea entre lo que es un gasto de biblioteca o uno de archivo lo determina no tanto el valor de cada producto sino su función. Un libro tiene un valor más clásico, es una inversión para siempre. Un archivo es algo más ligero y coyuntural para ser usado en los desarrollos elaborativos y en la narración ensayística o literaria. Luego, curiosa y paradójicamente, en la practica de las ciudades y sus historias los archivos llegan a almacenar millones de documentos que van a requerir docenas de años antes de que pasen a ser conservados electrónicamente. La conservación de los datos es uno de los fantasmas que peor llevan las administraciones y las centrales de almacenes documentales, puesto que ni siquiera los cds están a salvo de microorganismos que pueden llegar a deteriorarlos. si bien esto es terrible pienso que si la industria del cine y de la discografía ha podido conservar en celuloide y vinilo por un siglo materiales visuales y acústicos preciosos, también a la larga se encontrarán formas para superar los límites intrínsecos de la conservación digital.En todo caso, por ahora los discos duros de los ordenadores parecen las cajas fuertes más seguras de la información.

Un archivo privado es un trabajo de coleccionista.Es una inversión en preciosismo donde se pueden dedicar cientos o miles de horas sin llegar a concluir del todo el trabajo.El archivador es el que abre y guarda una y otra vez los expedientes para consultar datos concretos y ver los facsímiles o si los tiene los originales de documentos clave. No es mi caso. Mis carpetas encierran millares de documentos, parte de los cuales han estado vinculados a mi biografía personal como reproducciones de materiales perseguidos y por lo tanto clandestinos, que influyeron en mi carácter. Los conservo como fuentes casi primarias por si alguna vez pueden servir a alguna biblioteca que quiera conocer partes históricas no tratadas al completo y para mi mismo por si alguna vez decido acudir a ellos para citarlos como fuentes de mis propios trabajos escritos. Un archivo en realidad lo completa el usuario anónimo y no quien se ha puesto manos a la obra a hacerlo.Lo que es más, la pasión de archivo puede desplazar la del usuario porque aquel comporta mucho trabajo y este necesita mucho tiempo.Sería la división entre la logística y el goce. Es el usuario en el momento resultante de algo quien pone el verdadero sentido a todo un proceso previo y por el que ni siquiera trabajó. Carlos Fuentes[1]  entre otros escritores habla de esa completud de lo propio en el otro.

En la medida en que las colecciones siguen modernamente con dvds y cdroms y cdsofts, el archivo es un parámetro vigente pero que apuna a otras adquisiciones que ocupan menos espacio y contienen más información. Las colecciones de revistas que he reducido bastante[2] , también forman parte de esta dimensión de gasto.

Desde que concluí la etapa de las carpetas/caja reduje sensiblemente la continuidad de colecciones, así como el criterio de almacenar noticias e infos por sistema lo sustituí por vaciar cada cosa que recibía del dato que me importaba y mandarla a continuación a la papelera. aún así, mi dinámica de criba y selección sigue un ritmo inferior al de obtención(en puntos de información) o llegada (por vía postal) de textos gráficos que no me da tiempo de repasar y pasan a cestas o cajones en el despacho. Me basta tomar cualquier papel en una de esas ubicaciones a la espera para tener algún rato de trabajo o incluso horas. a veces encuentro papeles (también notas manuscritas de mi puño y lera) de hace varios años que me puede llevar más de una hora trabajar lo que ellas pautan.

El archivo tiene una función de bondad por la cantidad de recursos que proporciona y tiene incrustado un lastre por tener que acarrear todo, cuando de todo sólo  interesa el dato que transporta y me cabe explorar la posibilidad  de que lo haga mío. Por encima del interés material de su conservación prevalece la información.Lo demás, el papel, el formato, el decorado puede llegar a ser anecdótico sin minusvalorar su valor creativo  o artístico.Esta modificación del criterio de archivo ha ido reduciendo los gastos  derivados en tanto que parámetro de mantenimiento o consumo.

 



[1] Escritor mexicano. En Instinto de Inez  ha dado la máxima libertad al lector, que es quien finalmente debe continuar la novela. Tiene muy claro que “no existe la libertad si no su búsqueda y tal búsqueda es las que nos hace ser libres”.

[2] DIálogos,CompraMastra, NaturVida,...

Alimentación

Por YASHUAbcn - 20 de Febrero, 2009, 9:38, Categoría: EGODOMÓTICA

ALIMENTACIÓN es la necesidad básica  a partir de cuya satisfacción se transmuta la energía potencial contenida en los elementos de la ingesta en  energía cinética y energía mental. No es un simple trueque energético aunque ciertamente el cuerpo humano al metabolizar los nutrientes de entrada actúa como una planta de combustión que genera calor, actividad de los órganos y  movimiento.

Hay pocas dimensiones existenciales como  la alimentaria que puedan ser discutidas. Todo lo vivo necesita comer materia energetizante y que ha sido extraída de la vida para poder seguir viviendo. Este es una ley extensible a las distintas prácticas y hábitos culinarios así como procedimientos de nutrición.  con todo lo importante que és no es la única vía  por la que entra las garantías existenciales. antes que ella los elementos del aire hacen  posible la vida con la oxigenación del cuerpo. Sin embargo todos los gastos que entran en el capítulo de la alimentación no se limitan a formar parte del proceso energético, también dejan un detritus y un tipo de restos no siempre eliminables. La alimentación no sigue siempre una lógica educativa y no todo lo comestible es adecuadamente nutritivo. De ahí que no todo lo que entra por la boca es resistido adecuadamente por el cuerpo aunque por lo que hace a  sus diferencias los gastos no discriminan entre lo que se compra con cuidado y lo que se compra por glotonería y otros pecados capitales.

Es una de las primeras dimensiones que garantizan la supervivencia y se lleva una  parte considerable de los ingresos. aunque depende de la manera con que se  organiza la despensa si el gasto es mayor o menor. Yo he organizado la mía para no tener que salir cada día a comprar productoras alimentarios ni siquiera cada semana aunque sería lo ideal para adquirir productos frescos. Voy una vez por mes para hacer la compra masiva de productos envasados que aunque remite a una educación alimentaria disminuida y una conciencia corporal deficitaria es lo que me sale más práctico para el modo de vida que he elegido.Y debería de ir otra a alguna tienda de frutas y verduras. También voy una vez al año a comprar cereales y frutos secos y miel cuya duración de conserva es alta.

La dimensión contable de gastos recoge estas conductas adquisitivas pero también las de los restaurantes e invitaciones. El ticket de un restaurante e desglosa en la estimación de aquella parte que es pago por alimento de aquella otra que lo es por servicio y por uso de espacio que queda recogido en el parámetro de gastos por relaciones.

Otros productos que son caprichos y bebidas alcohólicas son gastos no alimentarios aunque formen parte del mismo pack de compra sino juguetes gustativos que quedan registrados en la dimensión n de  lo superfluo, puesto que estrictamente son cosas totalmente prescindibles. 

El análisis de las cesta de compra de los supermercados ya pueden dar más de un 50% de productos que no son directamente necesarios para el organismo pero que invitan a su compra por razones adictivas o de imagen.

Estrictamente las bebidas alcohólicas y las golosinas y otros entretenimientos bucales y para el paladar son otros capítulos de gasto aunque formen  parte del mismo acto consumista t compartan incluso el mismo lugar de almacenaje en casa.

La alimentación también eta integrada por elementos que son directamente recogidos como regalos de la naturaleza en tanto que  hongos, frutería  o herboristeria silvestre o productos elaborados en la huerta propia.Estos cuestan un trabajo o cuando menos una exploración atenta.el hecho de que no se hayan encontrado en una tienda no significa que no sean comercializados por  un sector de la biocultura.

Productos que hoy todavía se consiguen baratos o a muy bajo precio con el tiempo se verán incrementaos dada su escasez y oros que antiguamente eran intercambiados y regalos hoy están envasados y se nos pide que paguemos por ellos. Todavía sigo recogiendo hojas  de los arboles  d eucaliptos que las ofrecen, algas en las rías, romero en los bosques y cola de caballo en los ríos.Pagar por ellos  es tanto como admitir un insulto comercial, pero obviamente cada vez hay mas manos que embolsan todo eso y con ello embolsan sus bolsillos.

Por lo que hace a la dimensión práctica de la alimentación, el hecho de que la mayor parte de los productos tengan que pasar como productos envasados, o frescos y de pago no significa que no puedan ser obtenidos directamente por las vías naturales o agrocreativas y de otros reciclajes con lo cual el consumo se mantiene y mejora  pero el gasto monetario decrece.

Lo ideal es acudir a los almacenes con productos de conserva una vez de tarde en tarde cuya periodicidad viene marcada por los productos y por los almacenes; y luego tener fuentes de suministro de lo fresco en puntos cercano de casa para poder ir con mas frecuencia. En cuanto a lo primero suelo ir una vez por mes a comprar queso y productos envasados  y por lo que hace a lo segundo  trato de ir cada dos semanas. Limitarse a los grandes almacenes, aunque incluyan secciones de verdulería,  es sucumbir a las pautas de vida estresantes marcadas por la gran ciudad. 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com