El Blog

 
 

Calendario

<<   Febrero 2012  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29     

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

Un tribunal popular para juzgar los crímenes del Estado

Por Joe Louis ARCO - 21 de Febrero, 2012, 11:55, Categoría: MOVIMIENTO SOCIAL

Por la constitución de un Tribunal Popular para juzgar los crímenes del Estado.Joe Louis Arco

En estos momentos existen figuras internacionals tales como el Tribunal Russell que periodicamente crean un foco de atención internacional para juzgar los crimenes de criminales ausentes y que las instituciones oficiales pasan por alto. La larga trayectoria de las ineficacias de la ONU y el todavia principiante TPI en lo que se refiere a crímenes internacionales lleva a la tesitura de replantear un proceso de constitución de una judicatura mundial con códigos legales reactualizados que se adapte a los nuevos tiempos de un mundo que sigue generando panoramas de desolación y sufrimiento. A escala europea los tribunales de no pocos países son el hazmerreír de la justicia. El tribunal superior en España es además el hazmerreír de Europa tras haber juzgado al unico juez (a pesar de su antinacionalismo catalán y sus contradicciones) que se atrevió a levantar las tapas de los escondites de los crímenes del franquismo.

El llamado poder judicial es una ficción, las leyes nunca son independientes del estado y del sistema que las han creado. No es cierto que todo el mundo tenga los mismos derechos ante la ley (este es o sería justamente uno de los principios troncales de una nueva constitucion que legitime a las personas como iguales ante la sociedad). Las ciudadanas estamos condicionadas por nuestra inserción de clase y nuestro poder económico concreto. Tanto tenemos tanto valemos a ojos de este mundo del dinero.

La experiencia del recurso judicial por la via de la actual administración de los litigios lleva a situaciones de sopor y laberintos sin salida. Lo único que se aprende en las salas de vistas actuales es la ineficacia de los operativos de la judicatura para que impere la justicia. Cada sumario se convierte en un via crucis y en un proceso pastoso que incrementa el malestar. Por si fuera poco, las lentitudes burocrático-administrativas añaden décadas a procesos sinuosos antes de alcanzar veredictos finales más correctos (en el supuesto de que sea así) que impugen los veredictos intermedios incorrectos. Mientras un nuevo mundo con estructuras legitimas de representacion no creen poderes basados en éticas impecables desde los que juzgar los delitos los juicios de carácter simbólico y de alta proyección propagandistica y resonancia cultural van a seguir cumpliendo una función concienciadora importante.

La creación de un Tribunal Popular  (El pueblo contra el Estado) como figura de analisis y de denuncia pùblica de individuos por sus actuaciones enemigas contra la sociedad y contra sus derechos seria un poderoso aglutinante de los movimientos sociales y un factor de orgullo de los movimientos reinvindicativos al ocupar una presencia mediatica mas contundente.  La existencia de un Tribunal Popular (a escala de territorio nacional o a escala de estado) que juzgara a quienes  se creen impunes de lo que hacen sabiendo que envian a paises enteros y a millones de personas a la ruina podria ser un referente muy importante en las luchas pacificas de los pueblos por un futuro más racional.

Tal vez la idea de los tribunales populares se remonta a los tiempos de la justicia sumaria en que eran tan evidentes los crimenes de los malhechores que el clamor multitudinario unitario era el de exigir  su ejecución. La propuesta de un tribunal popular no tiene nada que ver con el linchamiento sino con la aportacion de documentacion seria, verificada y validada de los malhechores contra la sociedad que han usado sus cargos de poder y sus puestos de confianza pública para traicionarla. Se les puede procesar y condenar in absentia aunque evidentemente no haya ni se disponga que haya la fuerza ejecutiva para llevar  estas sentencias a término.

Imaginemos este cuadro escénico: un tribunal reunido en un ámbito reconocido,  compuesto por personalidades reputadas que han demostrado su valor combativo en las luchas por los derechos humanos;  en sesión publica, con la presencia de una amplia representacion del tejido asociativo de las organizaciones reinvindicativas y militantes, denuncia a un conjunto de personajes con nombres y apellidos y sinopsis de sus curriculums, por sus protagonismos contra la humanidad y las libertades sociales.

Eso seria posible con un trabajo de investigación sistemático y riguroso a partir de un equipo de seguimiento personalizado de los individudos del poder y de sus clacas que que ejercen desde el despotismo y el autoritarismo sus funciones de control social.

Un tribunal que se reuniera periódicamente y abordara un pack de casos en cada una de sus ediciones  en esa dirección  seria una figura elocuente de doble poder. Su sola constitución pondria en evidencia la inconsistencia de la judicatura oficial y sus déficits por no hablar de sus chantajes de clase.

Evidentemente la existencia de un órgano referencial de este tipo deberia contar con el apoyo de grupos, organizaciones y fundaciones que desde la sociedad civil estan por la causa de la paz y de la concordia, pero también de la verdad y de la neutralizacion de los factores malévolos que se oponen al progreso de la sociedad.

 

Blog alojado en ZoomBlog.com