El Blog

 
 

Calendario

<<   Septiembre 2010  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

26 de Septiembre, 2010

Un bicicletero descerebrado

Por YASHUAbcn - 26 de Septiembre, 2010, 14:02, Categoría: General

Un bicicletero descerebrado. Sevilla 21dic2009 Lugar de la fechoría: delante de la estación de cercanías de tren de Palacio de Congresos en Sevilla-Este. Tres grupos de personas, dos de los grupos saliendo de la estación y otro caminando en dirección a ella coincidimos en los dos pasos cebra del carril bici, distantes unos 8 metros entre si cuando un bicicletero, un tipo obseso, fofo y tonto, no tonto por obeso pero sí obeso por tonto pero en todo caso un incompetente en la circulación viaria, casi nos arrolló a varios. íbamos con alguien a bordo de una silla de ruedas, un carrito de niño, otro niño a pie, otro en brazos; o sea que se nos veía. Al decirle al tipo que parara se paró -sin duda si lee esto recordará ser el actor del hecho- pero para protestar por no ir nosotros por la acera. El caso es que el carril bici tiene en ese punto dos pasos cebra muy cercanos el uno del otro. A todos nos pareció el prototipo de basura en forma de aglomerado humano con el que no merece la pena perder el tiempo. Era la clase de individuo al que le deseas que en aquel momento le caiga un rayo benigno depurativo y lo parta en dos para reciclar las partes en la unidad de compostaje más cercana. El ciclismo es una conocida y, por suerte, potenciada alternativa al tráfico rodado del cual se beneficia toda una ciudad: tanto los ciclistas por el ejercicio físico que desarrollan y la reducción de pagos en transportes como el resto de ciudadanos por no tener que tragar tanto humo contaminante de los vehículos a motor. En principio, quienes optan por ese medio ecológico de transporte tienen todos los méritos; sin embargo, las anécdotas de sobreabuso de la bicicleta sobre el peatón no paran a de acumularse. La discusión que ya se dio entre pedestre y automovilista dándole la categoría a uno de su prioridad en la vía pública y al otro su llegada históricamente después; se repite ahora entre peatones y bicicleteros en los que comparativamente, obvio, unos son anteriores a la figura de los otros. La red de carriles-bici se va extendiendo y delimita exactamente el espacio para las bicicletas incluso su mediocarril de dirección. Hay semáforos específicos para ellos y un lugar de recorrido. Esa red está en crecimiento y en continua mejora. La mayor parte de calles y zonas a las que llegan las bicis no están organizadas con carriles para ellas lo cual significa que tiene que darse una coexistencia pacifica entre peatones y bicicleteros. El caso es que las quejas de los peatones asustados por bicicleteros por sus excesos de velocidad o por no preavisar de su presencia también van en aumento. Eso se reducirá cuando los carriles-bicis sean auténticos carriles perfectamente diferenciados de las aceras peatonales y de las carreteras para los vehículos a motor. Eso pasa por una inversión considerable en infraestructura. Entre tanto, el desajuste entre la necesidad de ese vehículo urbano silencioso y más humano y su red viaria imperfecta, que mayoritariamente está en la fase de la ralla pintada en el suelo, seguirá requiriendo la comprensión de unos y de otros pero especialmente de los bicicleteros que a juzgar por el de la anécdota relatada, no entienden que manejan una maquina y una velocidad que puede agredir muy severamente a peatones indefensos. Además de la lectura de la ley estrictamente (el carril bici es para bicicletas y para nadie mas) el bicicletero puede y debe entender que dado el estado del firme igual para esos carriles que para las aceras (de hecho muchos carriles se hacen quitándole espacio a las aceras) tiene que tener una consideración superior al pedestre, por la elemental razón que su velocidad y fuerza inercial lo colocan por encima de éste al tener un potencial de daño mayor. ¿como enseñar al que no sabe? Con mucha paciencia. Contraviniéndole por el mal uso de su máquina y llegado el momento de reiteraciones prohibiéndole su uso. Eso es más fácil de decir que de aplicar. Queda apostar por la consideración de cada conductor para que no priorice su estrés y su velocidad a la tranquilidad publica que permita caminar sin riesgos por los espacios públicos. Desde la paternidad de la bicicleta, en su modelo rudimentario, atribuida al barón Carl von Drais, alemán e inventor, creada en el 1817 (aunque el diseño con el piñón y la cadena de transmisión fue desarrollado hacia el 1885) la experiencia humana a bordo de dos ruedas ha aumentado prodigiosamente. ¿quien iba a sospechar que de aquella primera draisina evolucioanarían tantos modelos posteriores y tan operativos, dando lugar a la consolidacion de un transporte de uso considerable y a uno de los deportes multicolores mas afamados? Lo que no se sospechó es que a esas máquinas llegaran tipos desconsiderados convertidos en peligros públicos por obra y gracia de la velocidad alcanzada.

Blog alojado en ZoomBlog.com