El Blog

 
 

Calendario

<<   Febrero 2010  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

16 de Febrero, 2010

Nosotros y los otros

Por JesRICART - 16 de Febrero, 2010, 0:33, Categoría: DEBATE SOCIAL

Nosotros y los Otros. Todoas en el punto de mira. (prepublicado por notas en facebook)

La caja boba es miles de millones de unidades que están repartidas por estancias y casas. Los Rosacrucianos decían que eran cañones de bombardeo infiltrados en la casa de cada televidente. Destruirla significaría que cada cual destruyera la suya. No se conocen piras en las plazas mayores juntándolos para el último adiós. Nos queda al menos la escultura en Figueras de una columna de televisores achicharrados. Desear su superación es de justicia racional y radical pero en tanto que instrumento o medio de información puede ser usado para formar o para deformar, lo mismo que otros muchos medios (como el fuego, uno de los primeros dominios humanos) que sirven para crear y también para destruir. Unos cuantos programas de utilidad justifican tenerlos a pesar  de que la mayor parte de la programación sea vomitiva.

 Las descripciones plásticas para ejemplificar la diferencia entre  lo principal y lo secundario son magistrales. La noción de lo que ocupa un espacio hasta llenarlo es relativa. El contenido y el continente forman parte de un arco de interpretaciones diferentes.  El espacio entre las pelotas de golf dentro de un recipiente permite acoger las canicas y el que hay entre estas los granos de arena. Cuando  el reservorio está lleno todavía cabe el líquido y si examináramos su microfísica entre grano y grano encontramos espacio para poner nuevos elementos. Cuando al fin se inspecciona el átomo resulta que en torno a su núcleo giran elementos dejando aun espacios inter-partículas. El propio sentido del marco que contiene y de lo que es contenido por él admite múltiples interpretaciones, a menudo determinadas por el estado subjetivo del que lo interpreta. El espacio no es solo el indicado por unas medidas volumétricas sino el concebido como espacio mental de acogida del discurso plural y de una disposición abierta a los mensajes de los demás. Este espacio es de tal envergadura que no hay bolas en el mundo del tamaño que sean, que lo logren llenar permitiendo así intelectualizarlas (admitir) todas desde las más grandes a las más pequeñas, ya que todo tiene su importancia relativa y aquello que creíamos crucial pasa a ser secundario en otras épocas biográficas y al revés, lo que creíamos diminuto y prescindible puede pasar a ser esencial.

Un criterio es una conclusión estable a la que has llegado y que no necesitas repasar cada vez que es útil para tratar con una situación semejante a la del proceso que te llevó a su elaboración. Cuanto más robusto sea tu critérium ante la vida más jugo le sacarás.

La educación del sujeto soberano es un antiguo deseo filosófico (desde Pitágoras a Kant, desde la ilustración a la actualidad). Por cada voz que se alza por esa tesis otras muchas la acallan con su griterío haciendo elogios de la ignorancia. La educación para que un humano se haga persona siendo madura y autogestionaria lo desclientearía de multitud de consumos que lo convierten en inútil y en dependiente (entre ellos, el de los créditos bancarios y las hipotecas de por vida) y en abandonista de las colas que persiguen zanahorias que nunca alcanzan a comer. El sistema nos prefiere idiotas, es decir acríticos. El sistema quiere bocas que se lo traguen todo y mentes que acepten todas las trolas.

Las prendas de piel van desde los zapatos hasta las diademas y pasadores de cabello pasando por pantalones, faldas, abrigos, chupas, cinturones y otros complementos. Lo más visto pero no único son los abrigos. Por otros artículos de decoración como el marfil han asesinado elefantes. Además de las performances callejeras para protestar por la muerte industrial de los animales en sus hábitats para usar su piel ¿hasta donde debería o podría llegar el activismo por el reconocimiento de sus derechos? ¿Hasta asaltar en la vía publica a quienes llevan esas prendas requisándoselas?

Lo más grande que haya en el mundo es apenas nada teniendo en cuenta que el mundo es un micropunto en el cosmos en comparación a otros planetas y astros. Pero como que la grandeza no se mide por el tamaño no hay telescopio ni microscopio que puedan estimar el valor de las cosas, solo cada alma subjetiva puede conferirles el distinto valor que para ella representan.

La simplicidad vale lo que es distinto al simplismo. Poder simplificar un saber en una oración de siete palabras es un acto magistral. Las matemáticas van más allá y condensan en una sola forma una ley compleja. Su simplicidad no la hace me nos densa. Digamos lo que digamos digámoslo para descubrir lo nuevo y aprender de lo viejo.

Durante más de un siglo, por opinión pública se había entendido la publicada en y por los medios de información masivos, ahora que sabemos que la opinión pública es la de la gente, la que había circulado generalmente sin grafías de bocas a oídos y que ahora tiene la posibilidad de espejarla (enmurarla en los tableros de dígitos) va a alterar profundamente los conceptos vertebrales de las teorías de la comunicación. Antes, por exclusivismos gramaticales y por el control que ejercían esferas de poder sobre los medios, se dejaba  al margen  la libertad de expresión de la mayoría, ahora esa mayoría ruge y anda y al hacerlo va desbancando el rol de silenciosa al que fuera relegada.

La cultura -que integra la producción literaria- es un campo de especulaciones. Mientras el público en masa compra un tipo de títulos o acude a unos museos que gozan de una política de marketing incesante, deja de leer otras lecturas más interesantes o de acudir a galerías de arte vecinas de aquellos. La industria de producciones culturales ha ocupado un sector próspero del mercado porque consigue hacer creer a sus consumidores que pertenecen al club de la exquisitez intelectual.

Apostar lo que eres a un solo mensaje es muy arriesgado. Prefiero callarme, pero al callar en un espacio de auto presentación dejo abierto un capítulo de dudas.

Había llegado a pensar que el estado permanente del alma debía ser el de la tristeza porque la conciencia crítica ante el sufrimiento del mundo empujaba a ello y que solo la inconsciencia podía sustentar la alegría. Luego supe que la felicidad es un complicado proceso personal no incompatible con el conocimiento de los sucesos y que deja margen para ratos festivos y grandes carcajadas.

Encantado de ver tu mirada. En mi escritorio A nuestras letras podremos añadir ahora la luz de nuestros ojos.

Cada día se debería tener un momento en el que pensar una frase y un lugar donde publicarla. El mundo sería más florido (al constituirse cada cual en emisario y en fuente de enunciados) aunque  la casta de los escritores perdería sus privilegios de marca. 

No siempre,  todos los que gobiernan comen animales, Hitler fue vegetariano y una dieta baja en toxinas y en agresividad no le quitó ser un genocida.

En el trono de las meditaciones, mientras los pises se unen al magma comunitario de los deshechos por la vía de las cloacas, podríamos platicar sobre otros valores alternativos para el fugaz líquido en saunas mojadas y para masajes psicalípticos.

Amar al ser humano: el desiderátum más complejo. ¡Hay tantos motivos para quererlo y tantos otros de enfado! Suerte en esta tesitura del querer universal. Necesitaría rescatar lo que me queda de mi antiguo humanismo para creer que todos sus fracasos siglo tras siglo pueden ser remontados. Ayúdame.

Me hice grande cuando dejé de tener objetivos tal como se entienden. Fue ese punto de la biografía en la que se cambia de la convocatoria al reto o al logro por la fluencia del proceso. Se puede vivir la vida como proyecto separada de todo ranking. En cualquier caso por mucho que se viva y por muchos que fueran las realizaciones hechas cuando se acaba el tiempo de tu vivir siguen quedando pendientes las mayor cantidad de deseos que se tuvieran.

Rojo de la esperanza, rojo de la regeneración, el rojo de las banderas que han gritado tantas voces desesperadas. El rojo de las manifestaciones, el que he querido como rebelde, y el que he consolidado como revolucionario. El rojo que he llevado en mis vestidos y el que he pintado en los murales de las reivindicaciones. El rojo de tanta sangre que sigue dejando sus señas de identidad en las calles disparadas. El rojo que nos unió como movimiento frente a los colores pálidos de un mundo escondido sin vergas ni pasiones que lo levantaran. Rojo que quisimos y que nos buscó como la aurora que despierta conciencias y como el cielo rojo de los crepúsculos en los otoños de la melancolía. Rojo que te quiero como rojo compartido con la estela de un arco iris que aun cuando sale en el paisaje húmedo nos recuerda que la belleza triunfa en las peores adversidades. Del rojo de partidos rojos que así aun se les sigue llamando a las caras sonrojadas por las conciencias avergonzadas por no habernos aproximado tanto a las utopías soñadas. Rojo que ya no te idolatro en un tiempo despolicromado sigo mi tiempo contado para envalentonar a otros en su turno de militantes colorados.

De todos los mitos del bien contra el mal y de todos los relatos de héroes y villanos el más sublime de los actos heroicos fue, y sigue siendo, el que transmite la idea envalentonada de no perecer ante lo tiránico en cualquiera de sus versiones y agentes. Dentro de cada ser (por anónimo, marginal y excluso que sea) late la oportunidad de convertirse en un feudo ético ante el mundo, un faro,  si es capaz de vivir sin  vender dignidad al mejor postor.

Blog alojado en ZoomBlog.com