El Blog

 
 

Calendario

<<   Septiembre 2009  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

El Referéndum Local

Por JesRICART - 6 de Septiembre, 2009, 10:58, Categoría: CORREOconElPODER

Consulta popular por la vía del referéndum local[1]. JesRICART

La constitución española es una pantomima desde el momento en que propuestas directamente inspiradas en su letra y espíritu son vetadas de una forma radical. Las iniciativas para la consulta popular directa acerca de una cuestión como la autodeterminación nacional son tratadas como actos de sedición y de desestructuración social. Si el estado central fuera un poco más listo permitiría que esas iniciativas llegaran a buen puerto pues no dejarían de ser instrumentos estadísticos muy válidos que indicarían el arraigo real de las propuestas independentistas. Toda sospecha de desmembración del estado es mal vista por un sistema que aguanta y fuerza sus negocios políticos y económicos e una unidad imperativa de mercado  y de bandera. Basta una iniciativa de este tipo aunque sea en una pequeña localidad para que se la hiperdimensione desautorizándola desde oficios judiciales olvidando que una consulta popular instrumentada por los grupos organizados de una localidad[2] más implicados en su compromiso con mejorar la realidad es algo constitucional y democráticamente del todo legítimo. Por su fuera poco la reacción negativa también viene de otras alcaldías, como la de Barcelona cuyo titular Jordi Hereu tiene las tintas cargadas por la ideología reaccionaria más rancia. Ese alcalde empeñado por las mismas fechas en limpiar la cara de la ciudad de la prostitución callejera sin entender esencialmente el fenómeno histórico del sexo en venta hace un flaco favor  a la historia política del país representando el antiguo linaje de los que mandan que no consientan más voces que las suyas. Por si fuera poco las luces de este individuo le llevan a pregonar que detrás de iniciativas de referéndum de local se esconden redes de manipulación como si de la Trilateral o de la mafia siciliana se tratara.

Las razones de la reacción a iniciativas limpias como la de las consultas populares son obvias: los resultados, aunque no sean políticamente vinculantes, son fórmulas de concienciación que establecen las proporciones de la verdad, cualificando las hipótesis interpretativas de la realidad permitiéndoles que escalen más datos de auto-reconocimiento. La cosa es así de simple: los aparatos de estado, que por definición basan su cohesión en la represión del disentimiento, no están dispuestos a echar por la borda sus largos y tortuosos procesos históricos en los que descasan a permitir que –lo que estiman que son- minorías les tiren por la borda su dominio. Tanta exageración, con nuevas y distintas versiones, sobre las minorías agitadores nos apabulla. Vistos en sus discursos, estas “minorías” son seres inofensivos que insisten en no aceptar las provocaciones y en hacer de una simple consulta un acto festivo-cultural.

Tomemos al detall del análisis de la derecha. Si los famosos problemas catalán y vasco (para el punto de vista españolista a la realidad distintiva catalana o vasca se la sigue llamando “problema”) solo son consecuencia de agitaciones profesionales y obsesivos ¿no sería mejor permitirles que llevaran a cabo sus propuestas de consulta para que se desenmascararan a sí mismos?  Pues no, se les obstruye en esa iniciativa porque se sabe ese problemilla tiene un arraigo que viene desde cientos de años atrás, que existe una cultura distintiva y sobre todo, una sentimentalidad diferente con respecto a símbolos y tratos humanos. De lo catalán todavía hay mucha susceptibilidad y por si fuera poco anti catalanes nacidos en su propia tierra se desmarcan la cuestión nacional porque priorizan sus cargos de poder a la legitimidad histórica de un derecho: el de la opinión.

España no quiere entrar en otras trifurcas generadas por la cuestión nacional. Los últimos enfrentamientos entre los Uigures y los Han en la provincia china de Xinjiang, en el oeste, vuelve a poner en primer plano las confortaciones violentas por la cuestión nacional como un espectáculo deplorable de la falta de respeto. La propuesta desde Escocia de una moción por la independencia recuerda que cualquier marco de unidad tiene una puerta potencial para su disolución incluso en el que fuera uno de los imperios más importantes. Ahí donde hay discusión por los derechos étnicos o nacionales es porque hay otra nación que los impide o sojuzga. El debate político sobre la cuestión nacional es de doble filo ya que no tiene más solución que el reconocimiento de la etnicidad y de la fracción que augura la hipótesis del fraccionamiento y del desmembramiento. La paradoja de un mundo reunificado tras postulados humanistas pasa inevitablemente por el reconocimiento consecuente de las minorías por exiguas que sean. Si el proceso sigue por esta vía el mundo del futuro vería duplicados o al menos bastante aumentados el número de sus estados-nación. Pero en lugar de eso nuevos despostismos quieren maquear los últimos logros democráticos en formas tiránicas unipersonales (que un tipo como Berlusconi no haya sido barrido de la actualidad europea es un indicativo de la época que se lo consiente y no solo el resultado de un personaje grotesco que aspira al poder absoluto tal como Ezio Maurio, director de la República, le ha señalado).

La cuestión nacional es doblemente controvertida ya que solo se salda(ría) con nuevas formas autoorganizativo-territoriales, lo que lleva(ría) a mas fronteras y vecindades. Dividiría mucho más del mundo de lo que está. Pero mientras los mestizajes no fusionen sangres y no hagan de la transculturalidad la alternativa a las culturales particulares intocables los individuos seguirán buscando segurizantes en las zonas de sus leguas y de sus signos.

Pero la consulta popular no va tan lejos, se manifiesta en forma de pregunta y de recuento de respuestas. Es el estudio de mercado (de opiniones) más directo. Si bien se permiten los sondeos de muestras para las inclinaciones de las ideas y es algo que forma parte de la interpretación de los mercados y de los consumos y coherente con la iniciativa empresarial privada siempre hay dificultades para este tipo de recurso político. En Euskadi se abortó la propuesta y le costó la presidencia al lednhekari, no solo eso, las  alianzas del PSE con un españolista en la titularidad del gobierno autónomo quiere barrer de otras instituciones como las diputaciones cualquier vestigio del PNV. Se nos ha demostrado que el uso perverso de la democracia también es subir a la poltrona de la dictadura a una mayoría social para no reconocer los anhelos de sus minorías coetáneas y coexistenciales.

Si el estado y esos representantes que cierran filas con un poder unificado no quieren saber la opinión del pueblo es que, para no variar, le tema a la voluntad popular. Cuando en otras ocasiones se han hecho consultas populares (como la que se hizo por la deuda económica de los países pobres a los ricos, entre ellos España) el gobierno lo permitió porque aquello además de no ser vinculante no ponía en peligro ninguna política eje de estado. Fue solo una campaña callejera que se permitió que no pasó de ser una performántica no problemática para nadie. Pero por cierto demostró la autoorganizacion impecable en ser hecha independiente de las instituciones y el civismo total. Sí, al menos, existe este referente en el que apoyar la posibilidad organizativa de iniciativas de este tipo. Evidentemente si u ayuntamiento menor permite al amparo constitucional un recurso de este tipo, en el futuro también podrá/podría hacerlo con consecuencias políticas más serias. A lo que se está poniendo veto es a la perspectiva de que un reguero de consultas populares de este tipo a toda la población del censo municipal de una determinada localidad  pueda ser seguida por otros cientos de ciudades dando paso a primer plano a las verdades de la realidad cercana por encima de las trolas que insisten en decir desde la clase política, por cierto el grupo humano con menos clase de los que tenemos inventariados.

 



[1] http://www.periodistadigital.com/foros/viewtopic.php?p=313292#313292

[2] La de Arenys de Munt en el Maresme en Catalunya

Blog alojado en ZoomBlog.com