El Blog

 
 

Calendario

<<   Agosto 2009  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

La vecindad en entredicho

Por YASHUAbcn - 28 de Agosto, 2009, 20:44, Categoría: EGODOMÓTICA

La vecindad en entredicho.

La polémica estereotípica entre verlo todo medio lleno o verlo medio vacio, tener talante optimista o tenerlo pesimista, que sigue entreteniendo aburridos ratos de conversación, tan largos como estériles, no sirve de nada. Sea cual sea el posicionamiento aimico del individuo ante el mundo, el mundo es el que es, un atajo de impresentabilidades. Por supuesto que hay quien recibe bofetadas y las toma por caricias, encuentra su coche rallado y dice que bueno, le atropellan en un paso zebra y lo acepta con resignación, le roban la cartera y lo toma como una contribución a la pobreza, lee en las noticias que uno mata a otro y se dice que tendria sus razones, le sisan en el cambio o el venden un producto que no funciona y no se lo toma a mal…En fin hay gente de un buenazo que resulta insultante. Sea cual sea la pequeña tragedia que le cuenten, o las cien de cada dia, para ella, todo el mundo es bueno, todo rueda a la perfección y solo episódicamente un criminal salido pone su nota de desequilibrio. Otros pensamos que las cosas son las que son, que se evalúan por sí mismas indistintamente de la buena disposicion a priori de verlo todo con el celofán rosa.

Apenas ha pasado un mes de haber puesto un nuevo toldo en el patio (600e) y ya está machado de color rojo. El enemigo de arriba (es decir, cualquier vecino turnádose en ese rol) ha decidido dejar su marca. Durante años a estos vecinos les he recogido calzoncillos, revistas, ropa varia, guantes, bragas, tebeos,… para dejarlos religiosamente en el descansillo para que su propietario recuperara su prenda querida. Tambien he recogido bolsas de plástico, envoltorios,espadramos, cintas, chiclés pegajosos,… para tirarlos a la basura. Proto se infiere quien es quien en el pequeño universo de un edificio, que a escala representa lo que es el mundo. Los crios necesitan hacer sus exploraciones y tiran escupitahjos o chiclés abajo o tintura roja. Su investigación pasa por como destrozar propiedades ajenas. Sus padres o no los pautan o prefieren hacer la vista gorda. En casi 14 años recuerdo solo un par de veces que vecinos hayan venido expresamente a pedir algo que se les hubiera  caido, preferían  darlo por perdido a enfrentarse a la hipotesis de ser preguntados por la ultima basura que tiraron.

 Declaro que estoy por equivocación viviendo en unosbajos de un edificio con otros 28 vecinos. Sé por experiecia que el mejor vecino es el que está en pequeñito en el cristal de un catalejo, su lejanía te deja a salvo, pero el caso es que sigo aquí, mi condición de pobreza no permite que me ecastilles en los Alpes.  Los toldos anteriores fueron quemados por colillas y ensuciados por basuras del enemigo. El que está abajo, a no ser de que esté en la postura samaritano-coital, es el que sufre más. No es cuestion de comprarse un mortero en el mercado de ocasión de algunos de los ejercitos desmantelados de los balcanes para lanzarles pintura indeleble a los de los pisos superiores pero ahora que lo menciono no deja de ser una idea.

Cuando a  Lynn Margulis[1], norteamericana interesada en el campo de la biologia celular,teórica de la evolución desde las bacterias, (sin ellas la vida planetaria se pararía)  le preguntan por el destino de la especie humana, zanja la respuesta sin parpadear: su destino es extinguirse. El 99 por ciento de especies anteriores se han extinguido. La ciencia permite demodtrar que un individuo son millones de microbios actuando juntos, la observación de campo diario es que un individuo totalmente descuidado en relación al medio y a los otros individuos. Propondria la autodisolución voluntaria en cabinas de desintegración (propuesta a considerar por los parlamentos y las entidades filantrópicas) de las masas sobrantes y sobre todo de las incívicas sino fuera porque esa propuesta tendria incomprensiones múltiples por sus resonancias con el holocausto judío. 

Solo son niños que juegan. Sí, juegan a tirar y a matar y detrás hay padres o madres que no les pautan, ya son felices teniéndolos y ampliando la nómina de  las chusmas existenciales. Las guerras no están en la pantalla de la tele, están en el vestibulo de tu edificio, en el patio de tu casa, en el ascensror, en el garage. El enemigo está cerca y acecha. Su arma letal es su negligencia, su falta de esmero, su irresponsabilidad--. Deberian prohibirse por ley los edificios de apartamentos compartidos  a juzgar por la desidia vecinal dominante. No importa cual sea el barrio, la ciudad, la calle o la solera del inmueble, un vecino es peligroso. Su grado de peligrosidad esta directamente determinado por su capacidad para el cinismo. El que se porta bien en las coincicencias en el vestibulo, en la calle o en el ascensor puede resultar ser el que tira las colillas sin apagar o que se entretiene en mancharte el espacio. Entre una casa (de planta baja) y otra podría estudiarse una red de canales habitados por cocodrilos voraces  con un servicio de afilamiento de sus dentaduras. La industria de la estética seguiría creciendo con esa nueva oleada de clientela y todos estariamos a salvo, es decir lo estariamos los unos de los otros. A los vecinos  morosos que no pagan los servicios comunitarios se les podria reciclar como merienda de los reptiles y todo quedaría en familia.

¿Por qué hay gente tan mala? La hispania de los callejeos está llena de desconsiderados. Todavia hay quien tira cubos de aguas desde sus balcones porque les molesta la fiesta de los del piso inferior. Entre vecinos puede pasar de todo. Hay quien se mata porque aquel dia no ha hecho practicas con el gatillo.  Sé de al menos de un tipo, al que no conocí pero formaba parte de la parentela política de mi compañera, que al ser avisado por un vecio molesto por  el jolgorio que armaba fue a por su escopeta y lo mató en el rellano. Con ese acto, sin premeditación ni alevosía pero con toda la estupidez que pueda caber entre manos y cabeza de un individuo urbano, el tipo se paso una vida gratis de carcelario y arruinó el buen nombre de su familia.  En este caso el que no tenia la razón elimió a quien la tenía que solo pedia el derecho a estar tranquilo en su casa. Esa es la cuestión: que el concepto casa se ha denigrado. Una mayoria vivimos en casas compartidas ya que el suelo de unos hace de techo de los  otros. Literalmente, estamos planos superpuestos caminándonos los unos por encima de las cabezas de los otros. El vecino es un residente a la fuerza que le toca  soportar la incultura del semejante. Eso de querer al prójimo como a ti mismo ha perdido todo el sentido de su leyenda. Ni el idividuo se quiere a si mismo por egoista que sea (se mata conduciendo, comiendo porquerías , se mata a trabajar excesivamente, se mata fumando, drogándose…) ni el vecino tiene mas derechos que los que vaya adquiriendo al demostrar su buena vecindad. Suponerle a priori el don de la concordia y el del respeto a estas alturas es demasiado suponer,

Mientras te toca compartir un edificio de apartamentos lo mejor es practicar el arte de la no coincidencia. Sabes que estás rodeado por los flancos, por arriba y por abajo. Cuanto menos contacto mejor, ese es el slogan no escrito.Lo ideal es irse  a orillas del Ganges y compartir con un yogui la profunda visión de que todo es un fluir mientras las aguas turbias van camino de donde sea llevandose cuerpos semicombustionados rio abajo; como alternativa inermedia está la de comprarse una casa con dobermann impidiendo el paso a todo quisqui que venga a llamar a la puerta; si no hay pasta se puede ir al bosque mas cutre y perdido para que nadie llegue hasta sus inmediaciones, ni siquiera por equivocación. Antes se preferÍa vivir en sociedad pensando que en caso de urgencia el vecino te venía a rescatar, llamaba a los bomberos o a los fmiliares para que te auxiliaran. El criterio ha cambiado. El vecino que te toca es una especie de ruleta rusa. Te puede tocar lo mismo un mafioso que vende bombas atomicas de mochila venido de la  Rusia voluptuosa o una vecina envidiosa que te pone salfuman a tus plantas porque son mas bonitas que las suyas.

Todas las tentativas de aproximación al vecindario que he hecho, en innumerables apartametos en los que he vivido, me han llevado a las siguientes conclusiones: 1.La gente prefiere tener amigos fuera del vecindario  2. Los gestos mas elementales de las autopresentaciones al llegar o al irse del inmueble son lecciones que se olvidaron de aprender. 3. Los problemas comunitarios mas elementales como arreglar puertas o controlar consumos superfluos pueden necesitar de 30 a 60 años. 4. A efectos prácticos un vecino no sirve prácticamente para nada. Ocupa el espacio y es un referente visual reconocible con el que durante cicunenta años de coincidencias no se pasa de la primera página de la conversacion y todas las palabras sumadas e ese periodo no superaria los 60 minutos. A esto hay que contraponer sus excepciones. En otros ámbitos y épocas el vecino lo era todo, el compañero indiopensable de las tertulias noctámbulas las noches de calor  y el que ayudaba a hacerte la casa a cambio de ayudarle a levantar la suya. Era un vecinadario de relacion horizontal, con el imperio de la masificacion las relaciones verticales acabaron con la paciencia y con la vecindad.

Mientras el inapelable pronostico de la extición  de Margullis no se cumpla, los humanos nos tendremos que seguir soportando los unos a los otros y los vecinos tragándonos a la fuerza, sabiendo que cada vecino representa y resume lo que se puede esperar del mundo entero, es decir, nada o para que los talantes ultraoptimistas no se afecten, corregiré la expresión diciendo, apenas nada.

 



[1] autora de unos 45 libros científicos, recoocida por su capacidad de entusiasmo y de entuasismar a sus colegas por la investigación. La bacterias han inventando muchos metabolismos importantes (la sensibilidad a la luz, la reprouduccion, a los compuestos quimicos…)

Blog alojado en ZoomBlog.com