El Blog

 
 

Calendario

<<   Junio 2009  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

Gombolet. Bar de humo e inaccesibilidad al retrete.

Por YASHUAbcn - 9 de Junio, 2009, 12:51, Categoría: General

Gombolet. Bar de humo e inaccesibilidad al retrete.

Para las propuestas de usos y consumos.

En la céntrica,  fresca y edstupeda pl de St Roc (Sabadell). Nos sentamos a tomar un té y un café  en una de las mesas de afuera de la cafetería Gombolet. Los casi 4 euros que cobran por ambos líquidos da nota de la categoría carera  del establecimiento. A la hora de tener necesidad de hacer pis mi compañera no puede utilizar su servicio por su inaccesibilidad para personas con movilidad reducida como es su caso. Consigue su propósito en la sede del Banco de Sabadell que está al lado. Pensamos durante un rato si vale la pena constatar el incidente para que la OMIC local (oficina municipal de información al consumidor) esté al corriente de tal circunstancia. Después de valorar que no estamos para ir a tirar de las orejas de todos los que no acondicionan sus locales abiertos al público en este tipo de cosas optamos por pedir la hoja de reclamaciones/denuncias en la que añadimos una barra y ponemos también la palabra propuestas. Con una simple frase damos cuenta de este hecho y en el capítulo de demanda ponemos, irónicamente, que un wáter transportable de obra de esos de alquiler puede salvar la situación si hacer obras para poner un excusado accesible es supercomplicado. Por lo que vemos el local es de solera y sus beneficios deben ser millonarios a juzgar por sus precios. Hasta aquí la cuestión sucinta y ordinaria. La curiosidad del hecho es la reacción de la persona al mando que se molesta por pedirle el tríptico. Nos recuerda actitudes que creíamos obsoletas   -desde luego estábamos equivocados- de 30 o más años atrás en los que en pleno franquismo comerciantes abusivos interpretaban tu protesta como un sabotaje en toda regla a su negocio y te querían comprar i te querían intimidar para que no quedara constancia de un déficit o de una comida en mal estado o de lo que fuera.

Todo seria más fácil si el comerciante no se tomara la solicitud de la entrega del pliego de reclamación  -a la que está obligado por ley- como una  cita con el paredón donde ejecutarlo. Se trata simplemente del documento legalmente vigente, el único, para expresar objeciones o cuestionamientos y sugerencias, a pesar de que su cabecera solo mencione lo de denuncias y reclamaciones. La falta de deportividad y de sentido de humor de los encargados, también empleados, cuestionados por un déficit en su servicio profesional o por una local no acondicionado, suele ser lo habitual. No es extraño que los consumidores prefieran achantarse, especialmente si son residentes vecinales que frecuentan el local, que subscribir una protesta-propuesta. Ese local tiene la suerte de la ubicación y la rapidez en llevar las cosas a las mesas del exterior  pero no está a la altura del encanto del que debería hacer gala (confirmado: la mánager no ganará ningún premio al encanto).Es además uno de los locales que optaron por seguir siendo un espacio de humo de tabaco, por tanto un foco para contribuir a los problemas respiratorios de los ciudadanos, algo a lo que tienen todo el derecho, claro está, y los no-fumadores con tal de no clientear nos  pondríamos a salvo. Bueno, bueno, tiempo para la réplica y la reconsideración sutil. El consumidor, el de buscar un sitio donde pasar un rato suficiente, media hora o una hora, y no solo donde beber de pie y rápido el carajillo o la “barreja” mañanera que se hacía antes, vive en contradicción. De una parte puede apreciar una ubicación y un diseño, de otro rechazar u ambiente tóxico y deplorar unas barreras arquitectónicas. En principio e los países latinos hay tantos lugares donde sentar el culo que si un bar no sirve se puede ir  a otro, pero ese otro no significa que esté al lado. No pocas veces recorremos locales públicos en los que no entramos por el doble tema mencionado (tabaco y barreras). Tanto el no fumador como el rodante con silla de ruedas son dos figuras maginadas porque la legislación que permita su plena libertad de ingreso a los lugares públicos está por hacer completamente, aunque cabe reconocer que hay importantes adelantos al respecto.

La experiencia del papelajo, lo mismo que otras veces en otros locales y servicios tanto de Catalunya como fuera de Catalunya y fuera de España, significa saber que alguien más se habrá enfadado con nosotros por el solo hecho de escribir un par de líneas que se ajustan totalmente a la verdad.

Luego a la hora de entregar la hoja para la Administración en la oficina de la atención del Ciudadano de la misma localidad que nos coge de paso y encontramos pro casualidad camino del estacionamiento de nuestro coche le comentamos al chico que nos atiende que no estaría de más una circular oficial a los comerciantes para tranquilizarlos sobre el uso de las hojas de reclamaciones y que ponerlas al servicio de los clientes no significa tener que sufrir tanto por ello. En realidad tendrían que ser los mismos comerciantes (algunos lo hace) los que pusieran un cartel diciendo que tales hojas están a su disposición si las necesitan. Si a esto añadieran un buzón de sugerencias quizás se evitarían que sus déficits llegaran a conocimiento de la Administración si espontáneamente decidieran invertir una minúscula parte de sus ganancias en arreglarlos.

Cuando la mánager de nuestra historia salió para decirnos que todos los locales de la zona tenían la misma clase de inaccesibilidad  ni siquiera le dediqué una palabra polémica, detesto el alegato del tipo: como los demás no lo arreglan yo tampoco lo arreglo. ¿Por qué el personal de” pocs gambals” que se dice en catalán  se escudan por el lado del retraso generalizado en lugar de tomar modelo de quienes toman iniciativas para resolver problemas, especialmente los problemas de los que son causantes?

Blog alojado en ZoomBlog.com