El Blog

 
 

Calendario

<<   Mayo 2009  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

CAP Premià de Dalt. Una fractura no diagnosticada

Por JesRICART - 9 de Mayo, 2009, 21:39, Categoría: CALIDADdeVIDA

Una fractura de peroné no diagnosticada. JesRICART CdV 2009 mayo 9 

Siguiendo el criterio de que la calidad de vida social del mañana es directamente proporcional a la denuncia de los déficits, errores, negligencias, imperfecciones, errores, ataques, intrusiones, agresiones e imperdonables del ahora nos ponemos manos a la obra con una otra anecdótica mas del estado de nuestro sistema sanitario público. MHM, es decir Misse Hinojosa Medina, (HIME 1 500916 00 6 y di 37650935G) mi amiga en cuyo nombre escribo (es un poco vaga para estos asuntos) a vuelapluma esta noticia-denuncia, tuvo una caída de escalón al salir de su casa, sin duda por atolondramiento y prisas y por el imperio del reloj, todavía regente en nuestras vidas de adultos que no hemos aprendido del todo que no se vive más por correr más sino por atender mejor al detalle de cada instante. El caso es que cayó, con sus casi 70 kilos de mujer maciza y estupenda de altura proporcional, a un suelo duro que precisamente no le dijo:" ¡hola! ¿Qué cuentas vieja?". Una vez en el suelo, su perro Totxi, otro amigo, solo que de los que no hablan, extrañado por ese alud humano confundió la caída con una invitación sexual, con lo que no paró de saltar sobre ella. Eso paradójicamente le dejo más morados que la misma caída. En su posición supina se libró como pudo del animal y llamó para ser auxiliada por un familiar. Fue de urgencias el día 30 de abril por la mañana de urgencias sobre las 10 y algo al ambulatorio de Premià de Dalt. Allí fue atendido por una doctora no sabemos si en prácticas o iniciándose a la carrera médica que ¡mira por donde! también se estaba reponiendo de una caída parecida (no nos consta que en la suya el personaje perro concurriera). Su ojo de buen cubero le permitió diagnosticar que no hubo rotura sin pasar la parte anatómica dañado por rayos equis y que además en tres días ya podría apoyar el pie al suelo. Remató su intervención con un vendaje simple y una malla de sujeción.  ¡Venga para casa! ¡El siguiente!  Cuando vi el vendaje me recordó los que hacían los muchachos de prácticas en un curso de mañana  de socorrismo cuando hice la mili.

La accidentada aceptó el veredicto médico como la inmensa mayoría de ciudadanos panoli que siguen viendo a los profesionales de la medicina como dotados de infalibilidad  papal. A pesar de eso desde el primer momento sospechó una fractura. Hizo reposo 7 días si abandonar del todo esa hipótesis con un vendaje mejorada con una venda elástica que le proporcionamos y con elementos auxiliares como una silla de ruedas, unas muletas y una cama con almohadas para tener la pierna descansada en alto. La convaleciente no es una mujer para tenerla clavada en una cama salvo para las actividades de reposo nocturno  y las otras de alta actividad energética. Necesita ver mundo y es todo un culo inquieto que necesita husmear las culturas urbanas, no hubo día en este primer tramo de convalecencia  que no dijera de ir a un sitio u otro, de hecho salimos casi todos los días y a pesar de nuestras  indicaciones (sus amigos)   de no hacerlo apoyaba un poco el pie en el suelo, por las noches le dolía. Descarté la tesis de la fractura y todos supusimos que en una semana volvería a recuperar fuerza. Yo recordé mi esguince en un pie por el que anduve con una muleta fabricada durante 7 o 10 días hasta que me repuse, me repuse del pie pero me quedé con la secuela de la axila dolorida para una temporada, pero no hablemos de mí volvamos a la protagonista. Durante estos días la convaleciente llegó a soñar que se le gangrenaba la pierna. El inconsciente hablaba. Yo le hice el test de fractura. A ver mueve los dedos, aprieta la planta de tu pie contra mi mano. No le dolía. Hice un leve giro no le dolía, no noté ningún  crec-crec. Sin embargo no aprecié una señal que dio_ la radiación de un dolor hasta bajo la rótula por el lado del peroné. Lo atribuí a las aprehensiones de todo sujeto convertido en paciente a la fuerza. Cada vez que anteponemos la hipótesis de la aprehensión del herido o de la víctima al diagnóstico concreto de las señales cometemos un error de método. El protocolo era desde el primer momento pasar por radiología. Por no gastarse 4 pesetas el centro sanitario quedó a la altura del betún y a la chica que se ocupó de la demandante para ser reciclada reenviándola a la facultad  o quitándola de la responsabilidad de ese puesto.

Sigue la historia: a los 7 días en una visita rutinaria a su traumatólogo, el dr.Fernando Maya Trujillo, Mutua Universal en la Clínica Delfos por otro asunto  cronificado, un déficit en su supraespinoso por un accidente laboral (es que tiene la negra) le sopesó el daño de su pierna, le hizo la foto  e hizo el diagnostico que la profesional anterior no fue capaz de advertir. Con el pie de la convaleciente cuidadosamente vendado, ahora sí con un vendaje compresivo e impecable, toda una bota de  lujo de esquimal, con su notable edema más equimosis extensa en fase de reabsorción y la lógica impotencia funcional pero con la suerte al menos (el angelito de la guarda de la chica no la ha abandonado aunque no dudo que lo haga en el futuro al ritmo que lleva) de una fractura no-desplazada del maléolo peronal  volvimos a casa para empezar la segunda etapa de reposo, unos 7 días más a la espera de que el hinchazón bajara, tras lo cual tocaba una nueva radiografía y una escayola y unas 5 semanas de meditación tranquila.

Salimos de la Delfos con el propósito de dar a conocer el hecho al CAP en cuestión para que alguien tome las medidas oportunas para reeducar a la subprofesional que atendió el tema. Os hacen falta buenos médicos y médicas y deseamos enormemente que las noticias parecidas a estas desaparezcan de nuestras referencias y comentarios. Queremos una vida de calidad no veros empujada a la desconfianza continua de quienes nos atienden porque nos atienden mal. Otra comocida xxx (cuyo nombre elimino del texto inicial a solicitud de ella) operada de un tumor en la muñeca, en la que hicieron un raspado, perdió la sensibilidad en varios dedos que al informar de ello no fue tomado en serio hasta pasados 6 meses en que le ha afectado la vida cotidiana y profesional  en que su especialista empezó a reconocerle que tata demora en la recuperación no era normal. No hablaremos de su caso, me traería un tercero y un cuarto y así podría dedicarme el resto del fin de semana, del mes, del año. Ir al médico se ha convertido en ir a la tómbola a jugar a la lotería. Te puede tocar alguien bueno, ahí está el Dr Maya o alguien malo, ahí está el objeto de nuestra denuncia, cuyo nombre al tratar de averiguarlo no lo hemos conseguido porque si las cosas ya estaban mal acabamos de comprobar que están peor porque el numero de código de la tarjeta sanitaria de la víctima es identificado como erróneo por el sistema para hacer la reclamación en la fantástica web de l" Institut Català de la Salut. Lo cual lleva directamente esta protesta a la selva digital y a vehicularla desde otro CAP para que llegue al destino que corresponda (gracias a quien lo lea si lo facilita).

La próxima semana de reposo va a ser una incertidumbre sobre lo que le va a pasar a ese pie. En todo caso tiene una demora considerable en el protocolo de reparación de fracturas. Las dos partes del hueso espontáneamente tienden a unirse, se puede producir un callo con tanto trasiego. A parte de las disculpas (no hay nada personal contra la chica de urgencias que atendió el tema por primera vez, era simpática, aunque la simpatía no es una coartada que justifique el déficit profesional) el sistema sanitario compensará de alguna manera esa demora en la recuperación. Debe haber algún capitulo al respecto para indemnizar a la victimas involuntarias del sistema sagitario (fuego amigo). Estos fallos han de servir para que la autogestión de calidad del servicio dado se supere pero alguien tiene que pagar el plato roto. No es cuestión de pedir cien mil euros para el asunto, tampoco 1 como acto simbólico.  ¡Dejémoslo en la mitad!  Vale ¿Una tercera parte?, ¿una cuarta?...o se hable más, menos de 1/10  no es aceptable.

Lo más importante es que se tomen medidas para que esas cosas no ocurran. El responsable subsidiario del error del  profesional es la institución que lo contrata. En cuanto a esa profesional  el mínimo apunte psicoanalítico que se puede  decir es que confundir el síntoma de una paciente con su propio síntoma por haber sufrido una caída similar con su pie afectado es una extraña relación entre el médico y el lesionado que nos lleva a la vieja metáfora  de que la cura cuanto menos cuente con los matasanos mejor.

Blog alojado en ZoomBlog.com