El Blog

 
 

Calendario

<<   Febrero 2009  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28  

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

Para una lista de Malos.

Por NéstorEstebenzNogal - 20 de Febrero, 2009, 9:44, Categoría: PROPUESTAS

utopiaenmarxa@hotmail.com

Para hacer una lista de malos. Ventajas e Incovenientes.

Incluso una película del oeste americano, tirando a mediocre pero que sirvió de pretexto para una música inolvidable, en  su título dejo la el tema de la bondad y la maldad en la indeterminación. El bueno, el feo y el malo. Claro que el malo también suele ser feo y el bueno suele ser pintado de guapo. De niños quedaba claro para todos quien era el bueno y quien el malo. ¡Que tiempos aquellos en los que los malos no se hacían pasar por otra cosa! Eran malos a rabiar sin duda de su rol y de sus acciones, sin tratar de pasar sus crímenes por otras cosas. Eran forajidos de la ley, se escondían y atacaban en bandas. Asaltaban diligencias y atracaban bancos, también eran cuatreros que robaban caballos, en fin, unos perlas. Posiblemente se hizo más literatura y espectáculo de ellos de lo que realmente supuso su fenómeno. No todos los atracadores eran mala gente y a partir de esa mención empieza la disertación de este tema. Ni todos los fuera de la ley son realmente malos, ni todos los que están dentro de la ley son realmente buenos. Esa frase apunta a relativizarlo todo quedándonos en un campo intermedio de fea indecisión pero no voy a caer en mi propia trampa de justificar las verdades o necesidades personales de cada cual y a partir de ellas aceptar su contribución a la creciente miseria del mundo, no me refiero ala económica, que también, sino a la ideológica, a la pobreza de pensamiento y a los déficits de ética y de dignidad. Para no convertir esa referencia en un recurso metalingüístico que se puede aceptar sin entender su traducción de verdad recordemos por un momento el significado de mal o de maldad y el protagonista del malo. El mal se puede definir como, al menos una clase de males humanos, el resultado del comportamiento de la persona mala  con intención voluntarista detrás de hacer daño, Ese es o será el mal más fácil de detectar pero presenta una dificultad definir al malo. Seguramente hay tantos malos que nos faltarían escribientes para apuntar sus nombres en una propuesta de lista de ellos. Posiblemente ese marco de indefinición es lo que permite su presencia porque cuenta con una cierta convivencia de las maldades ajenas. El malo presenta un problema epistémico de conceptualización a pesar de que todo el mundo sabe quien es o ejerce de malo y no hay ninguna duda en señalarlo como tal. Hay personas males, no que nacieron asi sino que se hicieron así. Es complicado y prematura  en el momento de este texto preguntarse si cabe su reeducación o su recuperación para la sociedad, de momento contentémonos en tratar de capturarlo definicionalmente y en defender la importancia de su control, desde una posición informativa, para el bienestar y tranquilidad de los demás. Puesto que el malo no es siempre el criminal y muchos malos amparan sus maldades al amparo de legalidades que incluso les protegen tenemos problemas añadidos para el análisis. 

Me atrevo a proponer que el malo es todo aquel que aprovechándose de su condición de fuerza o de poder adquiere fraudulentamente un beneficio a costa de un agravio ajeno. El malo tiene por uno de sus atributos generar injusticia y daño. Eso hace que forme parte siempre de los problemas de la vida en lugar de las soluciones. Claro que un malo, un torturador confeso o demostrado, tomemos como caso, no significa que no tenga capacidad auditiva para escuchar y gozar de un buen concierto  o no respete las señales de trafico o no diga buenos días a su vecina. El ser humano es tan complejo que su personalidad puede integrar varios roles haciéndolos coexistir por contradictorios que sean los unos con los otros. El malo puede ser una persona que para nada evidencia su maldad y que desde su puesto de trabajo no tiene el menor reparo en intoxicar la población con productos contaminantes. El malo puede volver a casa y ser querido por los suyos despues de una dura jornada en la que ha hecho de encargado negrero en una fábrica con índices de explotación elevados. El malo es la jueza que teniendo en su potestad conceder la libertad provisional por que la ley lo exige alarga la condena gratuita e injustificadamente. El malo es el abogado capcioso que hace incurrir en autoinculpaciones al reo. El malo es el agente de tráfico que se parapeta tras una señal de limitación de velocidad  oculta por la vegetación para multar a quien no viéndola la incumple. El malo es aquel que te vende un electrodoméstico que sabe que no va a funcionar o que te vende un alimento caducado que te puede producir una indigestión. La faunística de malos es tan inagotable que los tipos de películas de acciones sobre ellos y para acabar con ellos es interminable. En la ideación imaginaria, el espectador que tiene por héroe a una imagen del celuloide, que no para de castigar a malos o de matarlos con su particular código de justicia ética, hace lo que no hace él en la vida real: enfrentarse a toda la colección de expoliadores con los que se va encontrando no para ejecutarlos in situ en pleno delito de prepotencia como haría un terminator programado sino para darles el escarmiento apropiado a la situación. La vida no cinematográfica es muy diferente. La persona mas atrevida sabe y reconoce sus límites y cuando está en inferioridad de condiciones contras quienes han organizado la extorsión en su contra no actúa como su héroe superactivo de pantalla. Tal vez tenga el alma de Bruce Lee pero no tiene su técnica de karateka y los tiempos que corren tampoco están para eso.

La victima de un mal intencional se enfrenta a un terrible dilema cuando ese mal no se lo produce el malvado clásico que ha entrado en su casa con nocturnidad y alevosía para robarle y encima para hacer daño a su familia por el placer de dañar en si, sino que se le produce el propio sistema social, su estructura de gobierno, sus valores. La extorsión de policías y aduaneros es un daño vigente que se puede complicar aún más si al extorsionador le dices exactamente eso o que su honestidad es cero. Lo que en un principio solo es la perdida de unos euros se puede convertir en una catástrofe para un viaje. El malvado no solo hace unas cuantas acciones para retirarse con la fortuna acumulada. Es sobre todo un tipo de psicología, una manera de ser ante el mundo, una perversión de los principios, una falta de identificación con el otro por la misma condición de pertenencia a la misma forma de especie vital.

Para desgracia de toda la humanidad los malos no solo son unos cuantos que acaparan el poder o poderes unicéntricos sino que se extiende a una plantilla bastante voluminosa. Gracias a su existencia  la humanidad entera desconfía de si misma. Los procesos inhibitorios en los que discurren las distintas culturas y caen millones de personas esta conectado con el fenómeno de a desconfianza. Desgraciadamente, no hay un método universal fiable suficientemente contrastado que sirva para detectar a los malos a priori y así evitar todo contracto con ellos. Lombroso sostuvo que las características físicas heredadas eran determinantes de los rasgos mentales y morales. Trató de contribuir a la antropología criminal del sXIX. Los siglos posteriores se han ocupado de demostrado que los malos pueden ser muy guapis y hacer de muy buenos si su guión representacional se lo exige. Aunque el malo no es necesariamente siempre el que pone la actuación agresiva, represiva o dañina directa, también lo es, y más, quien la ordena amparado en sus sombras. Aunque en la fraseología popular se dice que el hombre que hace su fortuna en un año se le debía haber ahorcado un año atrás, eso no es suficiente para señalar como malos a los sujetos mas acaudalados del mundo capitalista. Ted Turner[1], fundador de la CNN vio como en los primeros 8 meses de 1997 su fortuna se vio incrementada en 1000 millones de dólares a causa de la subida de cotizaciones de las acciones en Wall street. Los indicadores pueden arruinar o enriquecer en cuestión de días. Un tipo de leyes no respetuosas con las personas y von el medio pueden arruianr recursos y familias. El mal moderno no pasa únicamente por el individuo que lo planifica con todo el conocimiento de causa sino también  por otros muchos subalternos, auxiliares y subsidiarios que se prestan a su proceso alegando que no pueden hacer otra cosa. El mal, en todo caso, es algo medible en sus impactos desastrosos sea mas o menso consciente de ellos quien los produce. Cuando Antonio Zamora, de analistas financieros Internacionales, asegura que el índice de desempleo seguirá subiendo, esta indicando algo mas indirectamente que un tipo de malos sociales complican y comprometen a una impresionante cantidad de sujetos, en principio la totalidad de aquellos que priorizan el beneficio a las personas. Con la absoluta frialdad de las cifras estuvo indicando el del Japón que  situó en el más bajo de los últimos 50 años. Está en la tasa de paro mayor desde 1948.

Los malos van mucho mas allá de los cuadros de violadores, asesinos, ladrones, otros como conductores temerarios, patrones desalmados y otros especímenes para ubicarlos en vitrinas de museos de los horrores junto a asesinos múltiples, también son malos.

En una propuesta de lista los maslos confeccionada por los estragos hechos en sus victimas no habría manera de hacerla si no fuera dando por supuesta la ética de sus fuentes de información. Históricamente ha habido y sigue habiendo listas para prevenirse de distintos tipos de personas; las listas negras que corrían entre patronales para no contratar a sindicalistas despedidos de otras empresas, las listas policiacas de sus sospechosos, los expedientes de condenados, las listas de morosos para no venderlas nada a plazos o concederles créditos. Últimamente hay listas negras para no permitir el acceso a nicks o emails o IPs que tienen comportamientos erróneos en los blogs. Las listas  existen y seguirán existiendo. Otro asunto es que pueda existir una lista impecablemente documentada (en realidad seria una enciclopedia) en la que figuraran los malos y sus maldades justificadas y documentadas. Ciertamente si la tal lista no pasara por un nivel de verificación y solo  contara con la palabra de sus documentalistas podrían ocurrir abusos. Es o será un mal inevitable. El denunciado por extorsión, fraudulento, abuso de poder, incompetente, ladrón o violento podria desmentirlo o intentar hacerlo. Quizás la importancia de una lista de este tipo, para evitar su instrumentación por el lado del revanchismo, seria la repetición de los nombres denunciables y denunciados desde distintas fuentes y personas y en distintos momentos por la reincidencia de sus comportamientos malignos. 

La gran ventaja de ella seria poderla consultar a priori antes de  pasar por el campo de determinados personas o servicios y asi saber a que atenerse. El gran inconveniente es su fiabilidad relativa. En estos momentos en la net ya esta funcionando la denuncia contra empresas y camelos para que la gente se prevenga del fraude electrónico. Una lista de malos no hará más que prolongar esto que esta funcionando dentro de la dispersión y lo concentre en una web principal. Basta que alguien navegue por la red y vaya apuntando en una lista concentrado los cientos de nombres de personas señaladas por la dinámica de una justicia espontánea. Socializar la información de los malos es una forma de prevenirse de ellos y al mismo tiempo aislarlos en sus maldades en la medida en que sea posible. El malo además de serlo prefiere continuar en el limbo de la ignorancia para creerse que es bueno y que tiene derecho al paraíso eterno. No está de más recordarle que además de malo es un estúpido en este punto por olvidar que la gente no puede olvidar sus maldades y castigarlo por ello. Hablando de castigo es obvio que los sistemas punitivos de los estados no funcionan para acabar con el delito y con los problemas, a menudo porque esos mismos estados son las principales de sus países. Por lo general, quien ha pasado por procesos judiciales en la condición que sea ha quedado suficientemente agotado como para desear repetir un proceso semejante. Por si fuera poco nunca hubo un estado que no hubiera malos convencidos en su aparato de dominio.

Una lista de malos no tendría porque existir si la gente espontáneamente formara parte de sus procesos de recuperación y superación personales. Puesto que no poca gente  reincide en roles nefastos ¿qué menos que publicarlo? Sin lugar a dudas ese seria un instrumento de presión para modificar conductas a pesar del carácter malicioso del malo, no tendría otro remedio que ocultarse o cambiar de oficio. El hecho de que los comportamientos de los malos sean imputables e incluso sean juzgados y condenados por ellos, no significa que la sociedad se entere de lo que hicieron. La sociedad tiene derecho a saber que empresas mienten y que funcionarios sobrepasan su autoridad y que nombres públicos ocultan sus crímenes del pasado. Es cuestión de ponerse manos a la obra para que salga todo esto a la luz pública. Una lista de este tipo serviría para que personajes grotescos de la actualidad como los presidentes de lso USA y España, Busch y Aznar sean señalados como mentirosos y enemigos públicos pero también el extorsionador de frontera o el guardia urbano incompetente o cualquiera uniformado con un cargo del que abusa. Ya sabemos que una persona uniformada tiende a ser deshumanizada pero los malos van mas allá de los cargos de poder, también se dan en la industria privada y en el mundo comercial. Iniciar esta lista concentrada tiene por inconveniente que otros que tengan reyertas pendientes o venganzas a hacer contra sus enemigos la utilicen para objetarlos sin que haya un fundamento, Por eso cada entrada debería ser adecuadamente razonada y documentada y en la medida de lo posible verificada antes de ser aceptada.

El problema del discurso teórico crítico es que se abstiene de personalizar para evitarse problemas. La cuestión es que no se puede decir solo que el acto de tirar la piedra es un error hay que señalar a quien lo ha cometido,

Los nombres en lista tampoco tendrían que ser eternos. Si los enlistados fueran emplazados a una reconsideración de su acto y a un compromiso de cambio sus nombres podrían ser excluidos o pasados a una fase de pre-eliminación.

Una plataforma digital de denuncia personalizada de este tipo, señalando nombres apellidos nif, ubicación geográfica, sector profesional y este tipo de datos de ficha, evidentemente tendría/tendrá muchos problemas, también de tipo legal. Es cuestión de preparar la logística para ella si es que el principio ético y de servicio público en torno al que se vertebre sea lo más innegociable. ¿Quién se apunta a la idea para construirla?

 

 



[1] Casado a la posrre con Jane Fonda, representante en algun monmento de las luchas sociales reivindicativas.

Blog alojado en ZoomBlog.com