El Blog

 
 

Calendario

<<   Enero 2009  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

El abuso de la imagen

Por JesRICART - 20 de Enero, 2009, 18:48, Categoría: ARTESUMA

Philippe Garrel, con un título muy interesante, Les amants reguliers, nos tiene por casi 3 horas clavados en la butaca, eso los más abnegados, para presentar un tema que podía haber ventilado con no más de 70 minutos. Nos ubica en la época de los enfrentamientos en la calle del famoso mayo francés entre estudiantes y policías, los que iban con escudos circulares y una trama personal de esos chicos progresistas que termina en el suicidio de uno de ellos por el abandono de su pareja que se va a vivir a New York y trabajar como escultora. El director se complaced en la escena y con el dialogo nulo o escaso. Algunas de ellas ni siquiera remiten a la realidad. Los chicos detrás de las barricadas están agazapados sin decirse nada, uno  de los que lleva casco de moto para protegerse de los golpes policiales esgrime durante todo el rato una pistola sin que quede justificado su sentido y sin que nadie le discuta llevarla, en un encuentro de catacumba se pasan  la consigna  (lugar y hora donde continuar la protesta del siguiente día)  sin ninguna discusión. No hay dialogo en ningún momento ni menos aún, debate. El director crea apartados en la película al estilo de enunciar sus capítulos para que no se pierdan  los espectadores, No lo consigue, los espectadores naufragamos ante la pasmosa lentitud de sus imágenes, dándole u n crédito de confianza creativa que no se merece.  Ni  esos títulos de capítulos se corresponden con sus imágenes ni el titulo general de la película tampoco.

Es un caso de abuso de imagen. Da la sensación que el director puso a trabajar a los actores sin ningún plan dándoles la orden que hicieran lo que quisieran., el les procuraba adoquines o su simulacro para la parte de las batallas callejeras y un espacio donde  se encontraba la peña con la pipa, no precisamente de la paz,  la del opio.

No queda claro ni siquiera si desea transmitir el mensaje que toda la grandilocuencia revolucionaria de los universitarios de Paris no se correspondía con su intimidad, en la que las inhibiciones eran tan fuertes que parecía mentira que se creyeran revolucionarios. Sus transformaciones en las costumbres fueron nulas y sus citas para el baile o para alucinar con hierbas no van acompañadas de conversaciones con contenido, a lo sumo con conclusiones tomadas de otros procesos que no aparecen en esta historia filmada (de alguna manera hay que denominarla): sueños rotos, desconfianza con el proletariado,

Cuando al fin el dire se decide a contar la historia personal de una pareja que se forma en esos momentos de refriega: él un poeta objetor que se niega a cumplir el servicio militar, pero para lo que hay tampoco un argumento. (se da por entendido que no hace falta explicar razones) y ella una chica guapa sin demasiada acción participativa pero que no le hace caso, aquel entra en crisis personal. La crisis no es hilvanada con los acontecimientos ni explicada a causa de la decisión de ella en otra dirección. Mete en la misma cacerola un micro apunte de relación personal dentro de un contexto objetivo totalmente enmascarado de oscuros donde predomina más la silueta de los unos y de los otros en las manifestaciones que no los roles de lucha y de reacción.

Cine no de vanguardia precisamente pero que refiere un tema que hizo furor en la Francia y Europa de finales de los 60 y del cual todavía  siguen manando muchas referencias. Por algún momento el espectador creer adivinar las intenciones de autor al poner el conflicto delo personal en un contexto revolucionario donde se supone que no debería dar lugar a aquel. No parece que el guion haya sido tan ambicioso. Es un producto de una sala de montaje con mucho metraje sin saber qué hacer con él.

Tiene el eco de una generación que no sabe qué hacer con su vida, que se rebela contra un orden instituido pero en lugar de cambiar ese orden se entretiene a pedradas contra la policía. Indirectamente puede servir como materiales gráficos para atestiguar el impasse de no pocas luchas anticapitalistas que por un lado manifiestan la radicalidad de la protesta pero por otro sus protagonistas no tienen la menor idea de cómo cambiar sus vidas privadas.

 

Blog alojado en ZoomBlog.com