El Blog

 
 

Calendario

<<   Enero 2009  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

13 de Enero, 2009

Muebles Vinaroz

Por YASHUAbcn - 13 de Enero, 2009, 14:11, Categoría: CALIDADdeVIDA

 

email enviado a muebles Vinaroz.

hola, soy un vecino de Cerdanyola que estoy al tanto de su impresionante edificio verde en la carretera de Barcelona a su paso por esta localidad. Cada dia, el semáforo en rojo me detiene algunos minutos frente al magnifico pino que guarda la esquina y su muro con unas letras espantosas donde anuncian: muebles vinaroz y entrada.Estos gigantescos gráficos están casa a ras del suelo, la caligrafía es poco estética y no se comprende muy bien que repitan el nombre de su empresa cuando ya esta escrito -con mas elegancia aunque no la deseable- en la fachada.El letrero de Entrada junto a una puerta enorme es un insulto a quien lo contempla. ¿creen de veras que alguien se puede equivocar de puerta en un edificiobastante separado de las puertas de los vecinos? Les confieso que ambos elementos, del todo perturbadores para la sensibilidad artística y en tanto que clara amenaza a la psicología ambiental, vienen siendo pretextos para no franquear la entrada, visitarles y comprarles distintas piezas que necesitamos.

¿No les parece que con los tiempos que corren, una empresa que se dedica al diseño debe de dar ejemplo con el loock de su inmueble? Les propongo que contraten a jóvenes grafiteros en paro y le hagan un cambio de imagen. Cualquier garabato multicolor mejorará el muro y tranquilizará nuestros minutos forzados frente a sus paredes. Tras tal recuperación esteta por su parte, vendremos a visitarles y  a hacerles un gasto millonario. Mientras tanto seguiremos sufriendo su mal gusto.

atentamente

 

Los Canes y sus excrementos

Por YASHUAbcn - 13 de Enero, 2009, 14:08, Categoría: General

De las inefables kks de perro ya hemos dado cuenta alguna vez. Conocí la época en que pasar por las aceras estrechas de Gracia te obligaba a hacer piruetas para no quedar enganchado en alguna de ellas. Sí, ya sabíamos entonces que el mejor amigo del hombre son los perros y que estos guardaban mejor los secretos que el mejor de los amigos. Por mucho que fueran queridos por sus dueños eso no evitaba sus deposiciones, las cuales muy lógicas se extendían por calles y plazas como un genuino producto del surrealismo más plástico. Los perros domésticos han ido en aumento y ayuntamientos han tratado de combatir con distintas fórmulas y medidas sancionadoras sus resultados en suciedad contable. Puesto que el perro es un animal sin manos mientras no se demuestre lo contrario es incapaz de recoger sus residuos, tarea delegada a su dueño. Este, si se ajusta al modelo cívico de ciudadano previsor va armado con un recoge-cacas ex profeso, guantes de plástico y bolsa ídem para ensartar la deposición de su chucho tal como hemos podido comprobar en Nápoles. Para quien no es tan previsor en el paseo marítimo de Puerto Sagunto están habilitados unos suministradores de bolsas de plástico enrollados para retirar la cosa en sí del can en la arena de la playa o en el mismo paseo. Nada más fácil que eso y con un poco de colaboración de todos, los olores disminuyen y sobre todo la imagen grotesca de la mierda pública, al menos a esa clase de mierda, desaparece.

 

Las Calles Meadas

Por JesRICART - 13 de Enero, 2009, 14:05, Categoría: CALIDADdeVIDA

Las zonas de los centros urbanos  y en especial de los lugares de mayor concentración de locales de la industria del ocio nocturno terminan por tener un aroma peculiar de los deshechos orgánicos de los farreros que tienen urgencias en aligerar sus vejigas. Si la vida es un trayecto entre una boca y un ano, o en este caso un meato, es un tema de primer orden en la civilización comprobar como la ludomanía predominante va acompañada de las huellas que dejan niñatos y señorones, orinantes de distintas edades y sexos, en cualesquiera lugares que la urgencia de sus necesidades demanda. La experiencia de estar en la gran metropol y tener una necesidad imperativa de descargar los adentros es algo que todo el mundo ha experimentado. La tal circunstancia, por falta de previsión seguramente, puede suceder en el momento más inesperado y en el lugar menos acondicionado. Las emergencias anatómicas no tienen espera  ni piden audiencia. No siempre hay un establecimiento público abierto y cuando lo hay parece obligado a  consumir algo si se hace uso de su wc (apetezca o no se disponga de tiempo o no). Además no todos los establecimientos, incluso los de buen ver, tienen lavabos en condiciones provistos de papel higiénico por ejemplo y bastantes ostentan carteles que son de uso reservado para la clientela. La situación está dada: gentes con necesidades imperativas después de haber cargado sus buches de cervezas y bebidas varias, carencia de lavabos públicos en suficiente cantidad y nocturnidad y rinconerías suficientes donde cumplir con la llamada de la Naturaleza. Resultado: las calles meadas. El olor de un pipí puede ser integrado a la idiosincrasia de una esquina, el olor de cientos se convierte en un problema nacional de salud pública. El gobierno chino tuvo que reforzar un puente (¡un puente!) donde la gente tenia costumbre de ir a mear, consiguiendo destruir el hierro de parte de su estructura. Y es que los oxhalatos y el amoníaco tienen su poder corrosivo. La imagen de alguien meando contra las paredes de una calle no tiene nada que ver con la  bucólica del caganer de los pesebres. Este y su producto se integraban a las bondades de la montaña aquél y su porción de contaminación convierten la ciudad en más asquerosa de lo que ya lo es por sus otros factores antiecológicos.

Manfred, la muerte redignificada

Por YASHUAbcn - 13 de Enero, 2009, 13:59, Categoría: ACUSEdeRECIBO

Manfred ha sido calificado como la primera víctima de la última marea negra frente a las costas gallegas. Un alemán que eligió a principios de los 60 la cota da Morte como su lugar de residencia renunciando a su Alemania natal y  adoptando una vida de comunión con la naturaleza.  Su muerte ha sido desgarradora porque ha sido una muerte poética. Incapaz de asistir al espectáculo terrible de la destrucción del mar y el atentado a su belleza no ha resistido seguir en vida. Hay catástrofes naturales que destruyen vidas humanas por el desencadenamiento de la furia de los elementos que arrasan lo que encuentran a su paso. Hay otras catástrofes naturales como la  del Prestige ordenado a ir mar adentro para hundirse y contaminar las aguas cuya responsabilidad es únicamente humana.  Para alguien que renuncia a los lujos urbanos y sus artificios para vivir en un espacio natural, ver como los alquitranes van llegando hasta la puerta de su casa o de su cueva o de su intimidad es algo mortal de necesidad. Vivimos en un tiempo en que se muere de accidentes, de enfermedades o de balazos por eso la muerte de alguien que lo hace por sensibilidad, poesía y rechazo a  una sociedad que fracasa repetidamente y que no sabe gestionar sus transportes tóxicos  y peligrosos con seguridad, es una muerte que rediginifica el morir y que convierte a su muerto en un héroe del silencio.

 

¿Qué hacer con los escombros?

Por JesRICART - 13 de Enero, 2009, 13:37, Categoría: CIVISMO

 Sigue habiendo carteles que prohíben- bajo el aviso de  sanciones económicas de 600e- echar escombros o restos de podas en explanadas, junto a caminos o en extremos de urbanizaciones. Son carteles que están perfectamente visibles en la zona de la playa de las 3 piedras en Chipiona. Ante una explanada desnuda y sin otro uso o a la espera de su reurbanización el vecino que no sabe que hacer con su cargamento lo echa ahí donde puede si pensárselo dos veces, generalmente con nocturnidad y alevosía. Si hay que evaluarlo no diremos de su comportamiento que sea la de un vecino modélico, más bien es la del vecino que solo piensa en sus necesidades olvidando las ajeas. Los escombros junto a las chatarras  representan el detritus inorgánico más visible de una sociedad industrial en crecimiento. La expansión de las urbanizaciones con segundas casas (que constituyen una de las curiosidades del sobre consumo) pasan por un fenómeno conocido: toda construcción genera unos restos de los que se deshacerse. Esto es previsible. El orden interno de un espacio pasa por deshacerse de todo lo que le perturba. El problema aparece cuando todos estos elementos perturbantes son lanzados impunemente ala calle para incrementar las molestias ajenas. Cada resto inservible ha de tener un tratamiento diferente para minimizar su impacto ecológico o para eliminarlo por completo. Para eso se ha inventado los nuevos basureros con una organización de reciclaje. Estos son o empiezan a ser la alternativa para que nadie caiga en el acto criminal o anti solidario acudiendo a estropear el panorama deshaciéndose de materiales que sabe que su destino final no puede ser la explanada o la calle. Los escombros inutilizan un terreno y lo afean. Por mucho que se trate de una explanada municipal sin uso alguno esto no justifica echarlos ahí. Sin embargo lo que explica ese fenómeno es la falta de lugares instrumentados por los gobiernos locales para estos desechos. Casi todos los materiales que no sirven en un jugar pueden servir en otro, también los materiales de obra inservibles que pueden servir de base para hacer áridos o integrarlos en la base de otros firmes. Es cuestión de organizarlo y preverlo. El cartel referido mete en un todo objetos completamente distintos: mientras la broza y los materiales orgánicos son energía potencial para abono madurándolos como compost, cuya tecnología para eso no es tan complicada, los inorgánicos requieren de una maquinaria de transporte y tratamiento algo más complicada.

Este tipo de carteles de aviso los vengo viendo desde hace décadas (con las cifras de la sanción cambiadas pero con el mensaje del aviso de amenaza claro). En Catalunya hay muchos lugares (a menudo en el bosque) utilizados como vertederos que tienen carteles como clausurados. Dudo que alguna vez se eligieran como tales por el municipio siendo solo la descarga incívica de los vecinos que no sabían que hacer con ellos.

Para el caso concreto de cada autónomo doméstico que hace obras y que le sobran restos -botes secos de puntura, sacos de cemento inservibles, trozos de ladrillos, azulejos o tochanas, escobajos inutilizados y otros elementos desagradables a la vista y totalmente sobrantes del espacio doméstico- no siempre estaban organizadas las soluciones. Raramente había lugares proponiendo la admisión de ellos. Desde que hay containers o sacos de recogida no hay excusa para tirarlos en cualquier parte aunque, claro está, toca pagar por sus servicios. El escombro es una variedad de la basura y como tal es seguro que se puede reciclar. Compararla a retos de poda es una ligereza. Estos se pudren y acaban siendo engullidos por la tierra o adecuadamente tratados se convierten en compost.  Los ayuntamientos pautan a sus poblaciones para que no cometan actos incívicos pero no siempre dan soluciones para los reciclajes.

Una de las curiosidades de tirar las cosas o sacarlas fuera de casa es la noción dominante de la propiedad. Por lo general los residencialistas aman sus casas  y las construyen como concreción de sus sueños. Representan los lugares donde ubicar sus descansos y privacías, tratan de que no les falte detalle e impresionan a sus visitantes. De puertas para fuera la calle simboliza el mundo y todo lo que no quieren para dentro lo echan para fuera agorando que el valor de una casa también pasa por la calidad del contorno y de su estética.

Un detalle  inherente del fenómeno de tirar  los escombros ahí donde le apetece al infractor es que expresa una forma social excesiva de descuidado con el prójimo. Hay una buena cantidad de conductas humanas que integran lo desagradable de los panoramas que nos toca compartir a todos. Cuando se habla de un mundo imperfecto toca contabilizar el buen número de imperfecciones producidas por las conductas lesivas extendidas de la gente.

Interesante detalle éste de pasarse los fines de semana construyendo la segunda residencia en zonas periurbanas, varias de éstas extendidas ilegalmente aunque toleradas. Si la gente dedicara una parte de lo que dedica a sus segundas casas a arreglar el mundo de afuera, éste estaría algo mejor.

Esa predilección filo criminal por tirar el escombro en cualquier parte es propio de gente que vacía sus ceniceros del coche tirándolos por la ventanilla en cualquier parte o contradice su sentido de la limpieza interna con incrementar la suciedad de puertas para afuera. Antes de ensuciar la calleo el espacio público en cualquier versión de basura hay que recordarle a quien hace eso que:

1.contribuye a la contaminación ambiental

2.al desastre estético

3.a generar trabajo ajeno que con una organización correcta sería innecesario.

4. y al aumento de impuestos para paliar los problemas ocasionados.

En última instancia el que echa la suciedad si control fuera de casa está obligando a incrementar los impuestos para la limpieza municipal. Los recogedores de los detritus ajenos saben perfectamente si una ciudad o zona residencial es más cívica que otra según como tratan sus residentes a sus basuras.

Los escombros pueden servir para crear solares o firmes lo mismo que cualquier clase de plásticos y cauchos pueden servir para un tipo de mobiliario urbano  previamente convertidos en virutas y re aglomerados en piezas de construcción.

 

 

 

Patrimonios Privados y Públicos

Por JesRICART - 13 de Enero, 2009, 13:35, Categoría: CALIDADdeVIDA

De todas las presunciones que estructuren un mundo mejor la de la propiedad colectiva y colegiada sigue siendo el mayor de los tabús. Concebir una sociedad en la que todo sea de todos pide un tipo de mente humana que biológicamente no existe todavía. Su cultura progresista no es suficiente garantía para que los patrimonios compartidos tuvieran futuro. Sin embargo la sociedad capitalista, tanto con sus gobiernos socialdemócratas como con sus gobiernos más conservadores, ha visto modificar su aspecto recursivo. Las ciudades más pequeñas por obra y gracia de la gestión de sus impuestos han hecho grandes transformaciones urbanas poniendo al servicio de sus ciudadanos innumerables instalaciones: polideportivos, bibliotecas. Existe ya u patrimonio de uso colectivo aunque este pase por la reglamentación estricta de su uso. La sociedad capitalista desarrollada facilita y tiende a seguir facilitando las infraestructuras de tipo público que han sido decididas por los gestores elegidos y pagadas con la contribución económica sino de todas de la mayoría social con entradas de dinero.  La ciudad ideal tal vez no fuera tanto la de habitantes con grandes apartamentos o casas sino la del predominio de los pequeños apartamentos usándolos para pernoctar  haciendo vida fuera  de ellos la mayor parte del día. Un tipo de visionismo arquitectural del futuro habla de minúsculos apartamentos y de un máximo de infraestructuras y equipamientos urbanos. La hotelería ya ha avanzado en ese sentido ofreciendo nichos-cama con su lucecita y su hilo musical y su escalerita para acceder. El hotel de más camas del mundo, de persistir esa propuesta, seria el de un  pabellón con paredes para la ubicación de esos nido-cama para  dormir. ¿Para qué más? Si  la densa humanidad sigue creciendo dejará de haber los espacios de los que se gozan actualmente. De hecho la población se puede triplicar antes de que suenen las verdaderas alarmas de la superpoblación, ¿pero no sería también imaginable un mundo con 50mil millones de ser humanos pululando y robándose el aire para respirar los unos a los otros? En la actualidad sabemos que el ser humano tiene menor capacidad de auto-regulación que un insecto a pesar de que cuenta con un amplio historial de estudios demográficos y de observaciones estadísticas del crecimiento población en relación a recursos alimentarios. N.Moore, entomólogo inglés, observador de las Dragon filies (un grupo de las libélulas), reportó que estas adoptan comportamientos homosexuales cuando su densidad demográfica les indica la inconveniencia del acoplamiento. Puesto el ser humano detrás  de estas Dragon por lo que hace a  la capacidad autogestora de la propia especie volvamos al núcleo más materialista del asunto: lo que pertenece a la privacía y lo que pertenece a lo público.

En principio por equipamientos sociales  se entiende todo aquel tipo de infraestructuras que son de uso público-colectivo y pertenecen al amplio y abigarrado dominio de la sociedad, y por patrimonio privado aquel al que solo acceden los propietarios y a quienes estos permiten. La diferencia es enorme. El principio divisor sirve para no importa que clase de propiedades y patrimonios, La propiedad privada es la misma tato para recursos muy pobres como para recursos muy ricos. Un propietario de lo privado tiene en principio el mismo derecho que el ampara sea para su barraca de 10metros cuadrados, si es legalizada y escriturada, que si tienen una mansión de 1000 metros cuadrados de planta rodeada de cientos de hectáreas. En la práctica  ya sabemos que los recursos económicos  de uno para defender su terruño son bastante menores a los del otro y eso genera una desigual aplicación de las leyes protectoras de la propiedad. El común denominador de los posesionarios de ambos tipos de propiedad es que pueden acudir a los recursos públicos. Conocí a alguien que no tenia ni quería tener casa. Dormía extendiendo una colchoneta en el pasillo de un centro cultural del que era colaborador y utilizaba las duchas del polideportivo más cercano. No deja de ser un modo práctico para vivir si eso satisface suficientemente las necesidades de una persona, Los clochard son los grandes usuarios de recursos públicos. En las bibliotecas alemanas vi como los bebedores de narices rojas iban a documentarse con sus botellas escondidas. Las siestas de homeless en los butacones de las bibliotecas es algo que he visto en varias ciudades, La línea de butacas de espera junto al ascensor del fnac de Barcelona suele haber una muestra de ellas pasando la tarde, como no necesitan nada tampoco necesitan hablar entre ellos y se convirtieron en una extensión del mobiliario.  Es tradicional la imagen de usuarios de salas de espera o estaciones de metras de gente que no tiene dónde ir  pero tampoco nada que hacer. Es así que la relación de uso con las infraestructuras viene desde mucho antes de la misma noción de equipamientos culturales.

E una ciudad dotada de ellos el habitante sin casa puede aprender a vivir si tener una o teniendo una mínima expresión de ella. Mientras no surja el primer empresario que levante un edificio para vender camas-nicho (que no dudo que para cuando lo haga ya alcanzará el precio de los apartamentos actuales y necesitarán hipotecas de 50 años) los apartamentos se irán disminuyendo, a q15 metros cuadrados, a 10, a 9, a 8…Sus usuarios harán vida de calle. Hay culturas que no conciben el encuentro durante el dia en una casa. Los hombres de despacho que hacemos de híbridos con nuestros escritorios somos una especie a extinguir. Lo idea es salir del apartamento-dormitorio a una hora temprana y buscar una buena biblioteca donde pasar el dia llevándose el termo y el tentempié. La luz eléctrica, la calefacción y el riego de las plantas lo pone el municipio. Pasarse la vida en un autoencierro en el propio apartamento resulta más caro y además no se ve mundo. En un centro cultural se puede hacer vida social y hasta seguir algún plan Z de relaciones humanas. (Por cierto el plan Z es aquel en el que piensas cuando ya ha fracasado todos los demás, desde el Plan A en 7 semanas al plan Y que era necesitaba de año y medio). Como usuario de espacios públicos he podio observar que aunque están al servicio de toda una comunidad suelen ser minorías que los utilizan. Es así que cuando vas a un ateneo, a un centro católico, a un casal, a un club de bridge, a uno de ajedrez, a un gimnasio, o a donde sea, sueles encontrar con sus usuarios habituales. Eso indica que aunque las infraestructuras son públicos en la practica tienen algo que las personaliza que es como si las privatizara adoptando el aspecto de casinos privados.

Retomo el hilo patrimonial. La necesidad de la propiedad privada y de su ampliación: una casa mayor o una segunda casa, con mas habitaciones, más espacio de jardín, una piscina climatizada, ah, la barbacoa, ¡no nos olvidemos de la barbacoa!, un pajarero para lo sibaritas de sonidos sinfónicos de la naturaleza, la casa del perro, el rincón de la tortuga, la estera para el gato…La resolución privacionista es un coleccionismo interminable de cosas. El problema del coleccionista es que ninguna cantidad de espacio personal, sea el que tenga, va a contener el tamaño de su ambición. Es mejor atajar desde el principio y no tener necesidad de tantas cosas. La teoría sobre la prescindencia de las coas tiene muy interesantes y aceptables versiones. Pero ¿y el billar? ¡Necesito una sala para mi billar! Y yo, un micro golf de moqueta en el despacho. Y yo una diana para los dardos. Y yo un televisor de pantalla panorámica extraplano… Vale, vale, calma. La educación sobre las propias necesidades está por hacer y ciertamente no tiene nada que ver los recursos públicos en butacas a veces incómodas y con dvds rallados teniendo que hacer la espera para que el funcionario ponga la proyección desde su mostrador de mando a hacer todo eso en casa con un chivas al lado. Lo que está en juego es la necesidad de la privacía por razones de comodidad, también por motivos psicológicos por los segurizantes que proporciona.

Cabe esperar que se siga luchando e invirtiendo en funcionamientos públicos en todos los enclaves urbanos y aglomeraciones poblacionales del mundo. El espacio de convergencia colectiva junta a la gente, el cuartito individual la separa. El equilibrio entre la necesidad del refugio e el que no entre nadie mas y compartir el espacio de otros usuarios es cuestión de que lo encuentre cada cual según las posibilidades de las que pueda disponer  ahí donde esté o por donde pase. Hay países, como Croacia, en los que todavía no han aprendido (referencia de 2007) a dar acceso publico a los lectores a sus instalaciones sin unas determinadas cuotas que para el viajero que solo va a ir un dia son excesivas, pero por lo general en todos los países las infraestructuras son de acceso publico y a menudo gratuito.

 

Blog alojado en ZoomBlog.com