El Blog

 
 

Calendario

<<   Enero 2009  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

Los Sentidos en espera

Por YASHUAbcn - 11 de Enero, 2009, 17:34, Categoría: CALIDADdeVIDA

El sofá y el zapping son referentes asociados. El uno es una de las máximas expresiones del confort, el otro una de las máximas expresiones de la exploración desde la absoluta comodidad. El  zapping lleva a resultados no buscados de una investigación nunca del todo decidida y aún menos confesada. Lleva, por ejemplo, a pasear por un montonazo de programas que no te atrapan y algún otro de sexo explícito en el que estupendas y desinhibidas anatomías humanas se exhiben para usufructo de miradas y recordatorio público de las exquisiteces físicas que existen y que uno se pierde alejado de esos anfiteatros de la lujuria. Estoy un rato dejándome extasiar por las imágenes de bellezas femeninas mostrando sus genitales, fotogénicamente impúdicas ante la cámara, besándose o tocándose. Me demoro algo menos –como telespectador al acecho- ante cópulas y felatios. Las imágenes excitan mi libido. Durante la noche me despertaré un par de veces buscando la mano de mi compañera para sacar de mí los dos respectivos chorros de semen. Esa misma noche tendré un sueño curioso: mi examante, a unos 1000kms de distancia  –en espera, ambos, para reactualizar nuestro amor- no acepta tener contacto conmigo pero sí probar mis sabores. Regularmente le n un pequeño frasco con mi semen y un botellín con mi orina, que guardo cuidadosamente para que las reciba en perfectas condiciones. Mientras los sentidos están en espera para una vida más lujuriosa la realidad cercana pasa por la insensatez. Quizás el sexo es lo único que queda para soportar los sinsabores de la realidad. En los USA la industria porno pide ayudas para reflotar y volver a excitar los deseos públicos. Una prostituta/o debería ser encumbrada como figura salutífera para equilibrar la salud mental comunitaria.

Israel contraviniendo a su propio tribunal supremo no dejo acercarse a los periodistas al escenario de sus crímenes. Por su parte Hamás solo les invita a tours controlados por ellos. Se repiten las versiones de las censuras. El control de las personas hasta niveles humillantes difícilmente es perdonable. Quien pasa por la humillación una y otra vez no puede pasar por alto lo que hayan hecho con su integridad. Hay muchas maneras de atravesar a una persona sin usar lanzas

Los israelíes pro-estado hay que diferenciarlos del pueblo judío. Ese argumento de re caracterización de los personajes de las historias es típico. En los debates políticos siempre hay alguien que diferencia a los más malos de lso confundidos, a los que están dando las órdenes de quienes las cumplen desde la ignorancia, a la trama de un estado con el drama de la sociedad que lo tiene que soportar. Tras 600 muertos palestinos y miles de heridos de la última ofensiva de Israel con el apoyo mayoritario de la sociedad civil hay que interrogarse honestamente sobre esa hipótesis de diferencia entre los unos y los otros. Los estados son la viva representación de los pueblos o sus sociedades que los votan mayoritariamente. La sociedad y el sistema están tan imbricados que diferenciarlos no resulta tan fácil. En el conflicto Israel-Palestina está muy claro de parte de quien está la mayor cantidad de gente pero eso no quita que los masacrados, los débiles, los perdedores (esos son los palestinos) se deban a unos valores potencialmente nefastos. El futuro del islamismo está por medir en toda su gravedad.

La vida cotidiana tiene los ecos de un mundo que cansa a fuerza de repetirse a sí mismo aunque sea en lo peor. Siempre hay una vuelta de tuerca más para atornillar las libertades y castrar la potencialidad creativa. Nos queda el mundo de la privacía, la casa (o el apartamento), la gente cercana, la familia,  con las variables más controladas y los márgenes de placer posibles. Esa es la gran contradicción y a la vez la gran hazaña del ser humano: no olvidar la cita diaria con la vida a pesar de que mucha gente no pase de citarse a diario con la destrucción. La psique supervivencial coloca en la responsabilidad del otro el destino de ese otro por cruel que sea. No es cierto, las implicaciones mutuas en el entramado socioeconómico y político son tales, que el bienestar privado de alguien en su casa está indirectamente explicado por mantener lejos las zonas de conflicto.

Mientras el mudo va pasando por la pantalla de las noticias uno afirma creer estar a salvo mientras no se desencadenen las contradicciones del propio lugar hasta degradarse en un estado de beligerancia bélica.

Los sentidos en espera para recibir las noticias de un mundo que todavía no existe pasan o deberían pasar por cambiar la relación del tú a tú en cada situación concreta. En última instancia el mundo está en guerra porque el vecino inmediato es un misterio o se dedica a cotillear consolidando un mundo de rutinas absurdas amputándole la ilusión

 

Blog alojado en ZoomBlog.com