El Blog

 
 

Calendario

<<   Diciembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

La Vida Creativa

Por JesRICART - 1 de Diciembre, 2008, 20:12, Categoría: COMUNICACIÓN

La vida humana como proyecto creativo. La vía de la excelencia personal

Este es el slogan: cuanto antes sepas qué hacer con tu vida antes lo harás. La cuestión no es llenarla de actividades sino llenarla con aquellas elegidas y asumidas totalmente. Una causa universal del malestar de sujeto es por su inserción obligada al medio que habita sin estar conforme con él. Los individuos se llenan de conductas no elegidas respondiendo a sus inercias o tradiciones, a órdenes o costumbres. Hasta que no se replantea qué hacer consigo mismo, qué pretender, qué buscar, qué hacer, con todos los episodios de crisis y vacilaciones que esas dudas puedan comportar, no entrará en una vía de excelencia personal y en un proceso para la madurez personal.

Desde el momento que la vida te la planteas como proceso creativo, la misma dinámica de la creatividad entra en contradicción con el programa de obligaciones que espera a todo ser naciente, a partir de sus fases posteriores de neonato,  el problema es que un ser no deviene ni puede devenir creativo consciente y consecuentemente hasta tener una cierta edad y uso de razón. Antes, su creatividad ha discurrido por el lado imaginativo.

La vida está preprogramada en no pocas cosas antes de ser incorporado a ella. El debate eternamente tratando de actualizarse sobre la libertad  está obligado a reconocer los pre condicionantes existenciales. Nacer, es nacer con un cuerpo, y vivir, es vivir dentro de unos parámetros dados y pre-establecidos. Antes que el sujeto humano tenga la edad mental para preguntarse lo qué es, el significado de sus actos y lo que es, está ya siendo algo, se ha incorporado a unas formas de reproducción cultural, a un/unos lenguajes/s, a unos códigos; ha desarrollado unos mecanismos de autodefensa apoyados por unos miedos innatos y postnatos, ha cumplido con unos roles sociales. Plantearse la vida como creación no es algo que se limita a tomar una decisión de ser artista. La creatividad y el arte son dimensiones complementarias pero no significan exactamente lo mismo. El artista es el sujeto vocacional ligado a una inspiración creativa que crea cosas que nadie más hace y que las inventa a partir de su originalidad y observación. Se desmarca de la gente de su época porque hace actos, produce escenas, crea cosas que antes nadie había hecho. El arte, el verdadero arte, expresa y concreta la creatividad, pero una vida creativa no tiene porque producir siempre arte en la definición clásica de esta palabra. Se puede hacer una vida creativa, en el sentido de originales, propia y autentificada, en el goce de la propia forma y maneras, en la estética existencialista haciendo de cada acto de vida una performance, sin pretender hacer arte de consumo, o arte para la exhibición.

 Esa matización llevada lejos haría caer de sus pedestales a quienes teniendo un lugar encumbrado en el mundo artístico, con público y con caché, no lo tienen necesariamente en una prisma desde la valoración creativa. En e mismo itinerario biográfico de un artista se puede encontrar una repetición de formas que le dieran éxito, tanto en las canciones como en las composiciones, como en la plástica. Tal vez por eso cada artista es conocido por unas pocas obras y no por todas las que hizo. Puede ser reconocido en aquellas pero no en el resto. Hay otra interpretación de esto desde el lado subjetivo. Para un artista que ha alcanzado la celebridad por un tipo de trabajos (las canciones reivindicativas de los cantautores constituye un ejemplo) verse solicitado invariablemente en todos sus conciertos posteriores de vida por las mismas canciones en el fondo es un desprecio a sus  nuevas propuestas menos seguidas o menos aceptadas por sus públicos. Aquí hay un decalage entre consumidores de estímulos que los reciben de tarde en tarde y el creador que los proporciona que puede verse tan solicitado en ellos que puede quedar agotado de si mismo tras tanta repetición.

Los actores y actrices que trabajan representando una o dos funciones por dia, la  misma obra por semanas, meses o años pueden hablar de su experiencia personal en la repetición de algo. Lo que en una creación lo es en el momento de su primera representación ¿en qué se ha convertido en la que haga número cien o mil? Lo que para un espectador es la primera vez con que se encuentra, para el actor es la enésima vez. Las experiencias del uno y del otro son, lógicamente, de orden distinto.

Pero eso pasa también en los demás órdenes de representación no artística, o que carecen de esta etiqueta (dar clases o conferencias, andar por la calle, ir a comer a un restaurant, conducir un automóvil, hablar con un  conocido,…). Cuanto más se repita uno en sus decires y gestos menos atractividad tendrá para si mismo y para el otro que lo atienda.

Todo es discurso. Todo contiene mensajes. La creatividad pasa por entregarlos con formas originales, reinventando sus formatos, readaptándolos continuamente. Puedo no soportarme a mi mismo explicando por segunda o tercera vez  la misma anécdota con las mismas palabras a gente diferente, pero sobre todo quien menos me soportará es quien me acompañe y asista a la misma explicación una y otra vez.  Una persona sigue un criterio de creatividad cuando es capaz de modificar la performance de lo mismo, añadiéndole sutilidades que lo mejoren y vaciándolo de otros detalles que sean pesados.

La vida como proyecto creativo es una filosofía de la excelencia personal. Ser y sentirse como un creante (un budista diría como un ser luminoso, la idea de foco de luz me parece buena aunque la connotación mística de la idea de iluminación puede destrozar el significado de lo que quiero decir).

El arte o la capacidad para ser artista siempre se ha emparentado a talento, pero la creatividad no es sino el resultado de un enfoque metodológico. Nadie discutirá que además de talento tener medios económicos puede hacer de las piedras más malas el pan más bueno. Fernando Trueba, rodaría en Praga. La niña de tus ojos, con un presupuesto de 900 millones, recreando la aventura de unos cineastas españoles en la Alemania nazi. Con esta cifra  algunos nos atreveríamos a hacer milagros. El arte financiado puede tener un efecto nefasto volviéndose en contra de la misma creatividad si es restringida por los plazos de tiempo y las exigencias de mercado. Con todo, un vasto campo de iniciativas artísticas permite su goce plurimórfico a conveniencia de los gustos heterogéneos. Carlos Saura, sostuvo  que en España siempre se ha hecho buen cine.  No sé si lo dijo para no crearse lso enemigos que toda crítica analítica genera o porque realmente se pueda estar convencido de esta afirmación. Siempre que aparece la palabra siempre en una frase me pongo en guardia. Lo mismo que con la palabra nunca. Los absolutos, incluida la palabra dios, no ayudan a la comprensión de las cosas sino a su reduccionismo a simplicidades (lo que no quita que el crítico de absolutos, yo mismo pues, pueda incurrir en ellos cuando trata de axiomatizar o condensar pensamientos).  Lo que sí podemos aceptar es que el incremento de propuestas tanto de un panorama cultural como  de una misma factoría o  de una misma mano creadora, da más oportunidades para la genialidad. Stanley Kubrick puede ser citado como un genio sin que eso signifique que todos sus trabajos sean geniales[1]. Primera condición de genialidad: admitir que pasa por el rigor metodológico y que, como todo, se agota.  Claro que el artista termina por especializarse en su/s campo/s artístico/s si quiere aprender y superarse.

El arte se convierte en un oficio y –por ésta vía- en una mecánica programada. La grabación de una canción o de un poema o la toma de una escena en el plato pasa por n (ene)  tentativas hasta dar la última por buena. Todo es una re-performance. Se habla de genialidad ante el producto terminado y de método o de esfuerzos en su proceso de creación. Así pues la creación artística no deja detener sus aspectos de fabricación con las constantes ordinarias de toda manufactura.

Todo eso trasladado al desiderátum personal del  hombre o mujer que viven no aceptando las inercias adherentes para encontrar sus iniciativas de vida significa que antes de la elección artista como profesión que pueda llevar a la fama o al dinero toca hacer una elección anterior la de la creatividad. No es que no se pueda ser artista sin ser creativo, pero es difícil vivir una vida satisfactoria dentro del campo del arte –y de cualquier otro- sin esa elección de la creatividad.

Entiendo la creatividad como una concepción de vivir y el arte como una de sus derivaciones o ámbito de proyección. Se puede ser muy creativo artistificándolo  todo sin especializarse en ninguna arte y al contrario se puede ser artista y ser escasamente creativo. Al tratar con profesionales  y amateurs de distintos artes (música, cine, teatro, pintura, poesía, literatura,..) me he llevado distintas clases de chascos al advertir que el narcisismo privado de cada cual lo mantiene dentro de su sector de especialidad sin tener una visión global del arte en su conjunto.  Tan pronto el músico hace de la música su oficio para ganarse la vida posiblemente se está desconectando del potencial de creatividad que le llevó a ella. No hay que descartar que mucha gente elige la vía artística como vía supervivencial o por razones estrictamente materialistas y sin ninguna filosofía creativa detrás que apoye sus elecciones. En el caso extremo se puede tener dotes interpretativas y no sentir para nada la función representativo-artística.

Desde la elección de tomar la existencia por delante como una invitación artístico, esto solo ya pasa por la recreatividad de la vida, viviéndola al máximo de acuerdo con la tesis de la realidad reinventada y no con la del principio obligatorio de rendirse a sus miserias.

 



[1] La naranja mecánica. Espartaco. 2001. odisea en el espacio. La chaqueta metálica (1987) ¿teléfono rojo? Volamos hacía Moscú1963.

 

Blog alojado en ZoomBlog.com