El Blog

 
 

Calendario

<<   Diciembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

Indisolubilidad de la forma y estética.

Por JesRICART - 1 de Diciembre, 2008, 20:46, Categoría: ARTESUMA

La expresión de un contenido x  a través de una forma y está dando cuenta ya de una estética z. El hecho de que determinadas funciones ordinarias sean un pretexto para su modulación se está introduciendo  nociones de belleza. No es necesario el recurso de la decoración para que estén presentes. Uniones determinadas entre curvas y rectas, planos y volúmenes, producen resultados extraordinarios. El rescate de las ánforas de la antigüedad además del valor para la  arqueología conlleva el valor intrínseco para el conocimiento de los desarrollos artísticos.

 

Desde la actualidad las propuestas de diseño industrial con campo propio y con deseos de autonomización delas propuestas artísticas, no pueden librarse del hecho de estar contribuyendo formalmente a la realidad, en la medida en que introducen nuevas formas que la integran. Se puede hablar legítimamente de que dentro de los signos distintivos de cada época el de estar como predominantes los de las modas formales. La predominancia de unos diseños sobre otros está relacionado con concepciones más profundas  sobre valoraciones espaciales, cromáticas y matéricas.

 

La condición profesional no es la misma según haga uso el ejecutante  de sus recursos circunstanciales.Unas determinadas ideas están comportando ya la búsqueda de unos determinados materiales y  estos a su vez condicionan los resultados finales del trabajo.

 

En última instancia la estética de toda forma queda remitida a dos constituyentes físicos:

1-a su configuración geométrica

2-al material inorgánico o no del que esté  compuesto.

 

Las formas inorgánicas elaboradas por la naturaleza en el universo mineral,han producido a lo largo de cientos de años caprichosas modalidades expresivas de la tierra y de los subsuelos,en las que se han inspirado los humanos sensitivos. Si alguien quiere conocer los planes de una obra descomunal como la Sagrada Familia de Barcelona antes de ir a una oficina de arquitectura debería  pasar por las cuevas de Collbató donde las prolongaciones de las estalactitas y estalagmitas preceden en mucho  a la capacidad inventiva humana.No es ningún secreto ni desmentido.La habilidad humana es la de hacer legibles formas espontáneas y la de reformar otras formas primarias.Su privilegiada posición de observante se lo permite. Y dentro de los programas de estudio de las asignaturas de Escultura y Forma en las facultades de Bellas Artes se promueve la  formación de archivos de estudiante de formas artificiales o naturales,cualesquiera que sean. Con la observación de un hueso de clavícula de perro o de una concha marina,se pueden reinventar increíbles formas.esto también cuestiona de pleno la supuesta capacidad imaginaria. de hecho la capacidad de ingenio y de creación parte de factores inductores dados,nuevamente hay que repetirlo, por la observación.

 

 El sujeto creador atento hace de sinopsis de su entorno y de puente de mando de los recursos que tiene a su alcance: desde los materiales que directamente puede manipular, a las ideas encendidas en su mente.Idea mas material mas instrumentos (manos y herramientas)da como resultado final la idea plasmada o algo aproximado a la idea pensada. Pero esta idea como regalo de musa,de la que tanto se hablaba en el pasado,¿es una verdadera idea autónoma del sujeto que la anida,o éste no hace sino de catalizador de ella por estar en condiciones de influenciable de múltiples factores? Es mas apropiado apoyar la segunda parte del dilema. Los individuos,indistintamente de su capacidad creativa,tienen el común denominador de ser receptores sinópticos de las historias que los envuelven.

 

Posiblemente la diferencia entre quienes crean mas y quienes crean menos está en la capacidad de síntesis y reelaboración de los estímulos que reciben. El cerebro como un órgano de representación de imágenes y de ideas puede procesarlas y cuantificarlas dependiendo de las consecuencias de auoestimulación  que ocasionan. Hay individuos que rechazan imágenes e ideas que no les van a servir-o  lo consideran así-para nada y otros que disfrutan aumentandolos indistintamente de sus condiciones prácticas para llevarlas a cabo. Conductas tales que pueden remitir a los dos grandes grupos humanos:la de los idealistas y la de los realistas,recogiendo una clasificación clásica y por supuesto falsable. Pero cualquier realismo pasa por reconocer que toda ejecución práctica de un algo por primera vez ha debido pasar por la fase crisálida de ser una idea intangible. De hecho toda situación real pasa  por una situación imaginada o imaginaria.

 

Todos los actos existenciales van unidos a una representación formal.El ser queda figurado en un modo de ser.Y el actuar refiere  cada acto a un modo de ejecución. Las expresiones mas básicas de la vida humana como son las del movimiento físico de traslación, la de las situaciones posturales de reposo y las de dicción y habla, y las de ingesta, quedan reflejadas en unas modalidades estéticas determinadas. Antes de tratar de demostrarlas en los modos autodecorativos de vestir, ya quedan establecidas en  los modos de  balbucear, andar, besar, tragar, vocear  o dormir. Se habla de elegantes figuras fisiológicas como la de los Masai o la de los Tuareg y la apreciación no se limita a un canon de altura física sino a u porte en el mirar y en el estar. Intrínsecamente el modo de ser queda reflejado en el modo de estar.Y cada estética tiene ya desde lo mas primariamente fisiológico una relación con una filosofía de vida.

 

El arte queda referido por uno de los vocablos de mayor acepción y de más ductilidad verbal. Su recurso semántico es continuo cuando se precisa de un concepto escapado de las condiciones de rigor de otros. Se presume de una vida con arte indistintamente de si un sujeto es un artista renombrado o no, o incluso si ha hecho unas de las funciones artísticas conocidas al usa. El fenómeno existencial puede ser tratado ya como un fenómeno artístico. Esta manera de plantearlo puede llevar a muchas confusiones.Puesto que todas las disciplinas que se acercan al Saber, sin excepción comportan productos artísticos determinados. ¿quien puede negar la cromaticidad y el atractivo estético de un VIH aumentado enormemente por un microscopio electrónico? o ¿el  atractivo hipnótico del desplazamiento de uno de los tornados de Florida?.Podemos osadamente trasladar esta clase de preguntas tanto a las oportunidades observacionales que da la tecnología avanzada como a fenómenos clásicos de los rugidos de la naturaleza. Tanto las expresiones de la Natura como grosso fenómeno de existencias multiplicadas así como las expresiones manufacturadas por los ingenios artificiales del hombre desde los mas primitivos a los más sofisticados, están concebidas para este análisis  como un espectáculo estético.

 

 Pero ¿donde está la estética? ¿en la forma en sí  misma o en la capacidad sensitiva,es decir,en la prerrogativa de lo humano para apreciarla? Preguntas a su vez preguntadas ¿tendría objeto toda la discusión sin la capacidad analítica desde las facultades humanas de todos sus registros vinculados a sus entornos vitales? Cualquier propuesta de contenida está referida, desde el momento de su proposición, a una forma específica, en función de varios datos de eficacia pero también de presencia. Por otra parte en las elecciones de los artíoculos mas variados y básicos: desde los reservorios de salsas de tomates a los apliques de luz,se tiene en cuenta además de su calidad (a veces es lo último en tener en cuenta)su impacto visual. Desde el merchandasing se sabe que se rinde una pleitesía a las  formas y las iniciativas industriales y publicitarias saben sacar un buen partido de ello. Obviamente depende de la conciencia de cada consumidor el grado de su subordinación. Un mínimo de sensibilidad apreciativa por lo formal, no será supeditado sistemáticamente al contenido que envuelva. De hecho lo que distingue a unas gentes de otros y el modo expresivo de las personalidades de los individuos está en su valoración de loas formas y en el modo concreto de relacionarse formalmente con los objetos. Reaparece la estética del movimiento entre objetos y sujetos que los toman. 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com