El Blog

 
 

Calendario

<<   Diciembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

El Arte y su Mercantilidad

Por JesRICART - 1 de Diciembre, 2008, 20:29, Categoría: ARTESUMA

Hablar de arte y de su precio en el mercado es un proceso que ya viene complementario ,tanto en el hecho visible de la  compra-venta especulativa del producto artístico, como en  las conversaciones  coloquiales. Parece que es un recurso obligatorio medir la tasa económica para imprimir un mayor valor a una propuesta artística. Y sin caer en un abuso,fuera de etiqueta, de un exceso de alusiones a los dineros, suele aparecer como una opción de remate para  completar el hecho adhesivo  o desadherente a una iniciativa estética concreta. Esta referencia al costo de venta pública del producto esteta es un mensaje no tan subliminal ni inocente sobre la persona que lo ostenta en calidad de poseedor.

La sociedad sigue valorando antes que nada a sus triunfadores.Son los modelos estables a los que una población voluminosa y anónima quiere parecerse: desde la manera de vestir a la manera  de comportarse en público, pasando por sus posibilidades posesivas.Ante la tesitura de emulación, cualquier poder adquisitivo por suficiente o alto que pueda ser,se convierte en una bagatela,si está en manos de una personalidad presidida por la envidia al otro, y por consiguiente por  grados de pérdida de identidad personal. A pesar de la codicia,el objeto artístico puede pasar de manos y ser preservado, aunque la sensibilidades de sucesivas generaciones de poseedores pueda quedar radicalmente en entredicho. 

 Las pautas del tiempo y de los ritmos de neomedernización social,lejos de apartar la expresión artística, queda realzada y pluriformalizada,aun desde posiciones contrastadas, tanto desde la marginalidad como desde su aceptación total. Los fenómenos de contraste y las aportaciones desde la inusualidad y desde la excentricidad puede pasar por períodos de marginalidad para saltar a la pasarela de la singularidad. La historia del arte es también la historia de sus fracasos coyunturales y sus posteriores inserciones en sociedad con todos los honores.

El error interpretativo mas común y grave es confundir éxito artístico con su aceptación pública.El parámetro del siglo de Pericles y el encargo del poder a artistas seleccionados flota como esquema de equivalencia. La idea de que el encargo de un poder local comprometa a un artista determinado en las configuraciones formales de los centros neurálgicos y enclaves principales de su ciudad ,revierta en la recualificación de éste,está fuera de duda.Sin embargo en un mundo de alto consumo estético, tanto en marcos públicos como en espacios privados, queda al descubierto el fenómeno de diferentes sensibilidades manejadas que pueden coexistir en tiempo y en espacio. Cuando una administración municipal elige una determinada forma ,o encargo de forma,apara su plaza mayor, y con ello somete ineludiblemente al acostumbramiento visual de toda su población, cumple una función imprevista en el origen de su poder y no consensuada. a diferencia de las otras elecciones de los recursos y ordenación del territorio y de espacios, el de la elección de una forma artística chocará inevitablemente con sectores de opinión discrepantes. A pesar de los y las cuales, el universo de los sentidos puede acabar acostumbrándose a  la forma implantada.a diferencia de un menor costo en la influenciabilidad y aceptación de las formas urbanísticas, justificadas a menudo por razones de presupuesto, las formas artísticas rescatan un debate y unas luchas polémicas que pueden derivar a la visceralidad cuando lo que está en juego son los criterios del buen y del mal gusto.

A pesar de las voces por la autentificación de los lenguajes artísticos, o lo que es lo mismo, por la independencia de la integridad de sus creadores; el arte es por la condición de su objetualidad, otra área más donde inciden las leyes del comercio, y con éstas toda la parafernalia de intereses creados. también en las elecciones formales para la ostentación pública de unos productos, interviene la categoría de firma que  va unida al producto. antes de considerar plácemes, relación contextual con el entorno de ubicación,satisfacción admirativa, mensaje ideológico,se va a considerar principios de decoración, ocupación de un espacio,significación de poder y también, ¿como no? posibilidades presupuestarias.

 Una elección artística nunca  viene sola.tras cada acto por un tema de arte, hay  una multitud de variables implícitas.esto, no es un hecho actual. Ya desde las pinturas de la simbología religiosa y con funciones propagandísticas y "educativas", encargadas por el poder eclesiástico,luego vaticanizado;ya se daba la relación de compra de un producto o soporte de un mensaje determinado y ejecutado con una técnica determinada. Los pintores de las Cortes Europeas encargadas de plasmar gráficamente las efemérides puntuales, también estaban supeditados a aquella relación.

Es conjeturable que tal relación se remonte más allá en el tiempo del que el mismo conocimiento histórico´, nos permite saber. Si los modelos sociales humanos a través de la historia han utilizado el comercio, no solo como proyección hacia el exterior, sino como expresión de su modo de ser interno en todos los productos de sus actividades ¿pq. razón el arte iba a quedarse con el privilegio de ser una excepción? Ciertamente sus protagonistas desde su inventiva, responden a perfiles de sensibilidad no compatibles con estilos de vida basados en la ambición de lo material, pero tales posicionamientos desde el idealismo chocan con la emergencia de vida, que los pone en  el punto de la necesidad de venta. por lo general el creador es un mal promocionador del producto que crea y eso da lugar al agente representativo, al marchant, al gestor de interés potencial, al comercial y a todo ese marco de intermediación,donde el producto brindado va perdiendo gradualmente sus orígenes a favor de un plus de significados,incorporados por sus evaluadores y sus tasadores.

En las galerías de fondos de arte que someten artículos a subasta queda declarado un microuniverso de juegos de pasiones,donde no falta una representación de todos los componentes implicados: estimación estética de una obra maestra única, especulación inversora en su adquisición, competencia entre inversores, coleccionistas de obras de autor,estilo o época; ritual de elegancia y despliegue de interés, espacio de convergencia e información de los seguidores de obras, factores de utilidad que optan por la obtención de productos necesarios a la vez que estimables a la que vez que intercambiables potencialmente por dinero enriquecido.

A diferencia de otros productos amortizables por su uso continuado, el producto artístico tiende a aumentar su singularidad y a ver aumentada su tasación, con el paso del tiempo.Uno por convertirse en un artículo raro,excepcional e inexistente,del que quedan pocas copias serias, o por tratarse de un original inirrepetible y dos, por su símbolo patrimonial unido a la propia biografía de su poseedor. El arte, sin especular en su reventa,da siempre estatus y posición.

Los factores de la divulgación y de su facticidad también pasan por canales de mecenazgos y por financiaciones de algún tipo, que  ponen inevitablemente la creación a merced de quien facilite la manera de producirla. Posiblemente entre el poder gestor de esta producción y  el agente protagonista del acto creativo hay una rivalidad latente e insuperable. Su sincronía combinado el dictado paradójico del amor-odio. Incluso el fenómeno de los marchands especializados en un tipo de arte y en un elenco de creadores, puede crear una simbiosis donde se fenomenice el dictado sobre el producto,en función del tipo de demanda experimentada.en realidad es el comercial el que mantiene el contacto con el real del mercado:sus gustos y el hecho de la adquisición,es por lo tanto quien puede hacer apología del realismo,frente al idealismo inventivo del creador,movido por sus técnico,. Su investigación plástica, sus mensajes idearios y toda su ideación de la que es generador y expresión.Las épocas y el corte de las modas va marcando las pautas seguibles.También los propios limites de cada creación y de cada agente creador, lo que lleva a repeticiones del propio estilo hasta la saciedad. Porqué es-según algunos  creadores- lo que se venden y lo que tiene salida.Lo que es equivalente a la instauración de un principio comercial fundamental: el de la conversión del producto en dinero.

Esto descarta  la réplica demagógica de que los artistas quedan a merced del mercado, puesto que hay un componente esencial de la complicidad individual. el producto artístico en tanto queda objetualizado va mas allá del poder de su creador. aunque ciertamente cada obra terminado y ya en circulación no tiene porque ser dada definitivamente acabada por su creador  por no alcanzarla altura satisfactoria que busca, la verdad es que ya tiene un proceso y una vida propia desde el momento en que erecta otras miradas y atrapa otros deseos. tanto es así, que las obras van mas allá en la temporalidad de la permanencia de su autor como ser vivo, y pueden ser codiciadas incluso por quienes sean  contrarios a la talla de su creador.

Los episodios históricos de expoliación de patrimonios artísticos nacionales por potencias ajenas e invasoras,cuestionarían totalmente la honestidad  de los expoliadores pero no de su capacidad de admiración. que incluso puede ser ensalzada cuando es mantenida a pesar  de su impugnación al país y a la cultura que la brindan. Una paradoja de los expolios bélico culturales,es que  lo mas esencial de una nación,su cultura,es reconocida,a pesar de combatir  a su sociedad, a muerte.

Blog alojado en ZoomBlog.com