El Blog

 
 

Calendario

<<   Diciembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

1 de Diciembre, 2008

El Poema Aplaudido

Por JesRICART - 1 de Diciembre, 2008, 21:08, Categoría: ARTESUMA

Sugiero  una fórmula de medición. Un poema cuanto más complejo es  con menos auditorio se queda. El abandono del auditorio no tiene porque pasar por la absentia física, se da desde el momento en que declina la audición. Un poema gana verso a verso la atención o la descoloca y la pierde.Eso depende de si introduce palabras incomprensibles o que ocasionan un conflicto de interés,dado por la duda, la falta de música, o la comprensión de su sentido general. Si quieres construir un poema para aplauso hace falta seguir un proceso estricto y preservar unas normas de estilo y de contenido.Es una práctica reglada, muy conocida y usada por rapsodas populares y por divulgadores épicos.

Pero el poema sea el que sea, tiene una  reverencia especial por encima de otros textos. La intervención poética  puede ser el colofón de textos arduos de  existencialismo o el prólogo inaugurativo de un festejo de las teorías. En ambas situaciones, casi con toda seguridad el respetable verá sus palmas batientes en señal de reconocimiento, algo que  se librará de hacer para comunicaciones, exposición de propuestas o textos. Dependerá,claro está, de los ritos aceptados y acostumbrados en cada foro de palabras, pero aunque no esté  prevista, la intervención poética  mueve una cierta pasión, y desde el lado de  quiénes lo auditan se contrae un débito, que se expresa con las palmas.Sí, la poesía a diferencia de la no poesía, tiene que pensar más en la forma y el estilo, la música y su construcción armónica. Cuanto más pegadizo se,a más conseguirá su cometido.aunque hay un límite de no pasada,donde la calidad decrece y el conjunto se hace chabacano. Hay poetas que escriben para el auditorio y para arrancar el aplauso, que supera con creces la simple dádiva para ser una confirmación de éxito. Con la recogida de las palmas consigue la confirmación de su certeza, que retroalimentará un mismo tipo de estilo y voz. La declamación es una puesta en escena, y a veces un mal texto puede conseguir un interés público y al revés un buen texto puede pasar inadvertido, dependiendo del tipo de voceamiento que se ponga. De entrada lo aplaudido por rutina y rito me parece un efecto más propio de las cortesías hipócritas que no de la atención sincera.Parece que quien escucha está obligado a un acto de deferencia ante quien declama, lo haga bien o no tan bien, a diferencia de otros hablantes, que opinan o improvisan. El resultado es un cuadro deplorable, donde el versario,de lo suyo, lo ajeno (prestado o plagiado)recibe una consideración especial frente al hablante, tal vez con más ingenio y versatilidad pero que se mantiene en la prosa precavida y humilde. ¿No será que el público amorfo e ignorante se hace cómplice del narcisismo del poeta que necesita ser aplaudido y austero de las voces que aportan otras  cotas de intelectualidad? Sea como fuere los poemas tienen el certificado del aplauso,mientras que los turnos de palabra son a menudo desconsiderados. Paradójicamente lo poetas dejan a los intelectuales la crítica de sus contenidos y la justificación de sus letras, quedándose en la calle tras la declamación con una voz aterciopelada de divos o ángeles, fuera del mundo de los números y de las lógicas.

Debate sobre la crisis alimentaria

Por JesRICART - 1 de Diciembre, 2008, 21:05, Categoría: CALIDADdeVIDA

El debate ausente en la crisis de la carne alimentaria

INGESTA DE LA CARNE EN LA ÉPOCA DE LAS VACAS LOCAS 

ponencia en la societat naturista vegetariana de Barcelona  16 de març del 2001

 

Esquema para un debate

1.reorientación de pautas nutricionales y reeducación dietética

2.la desmitificación de la carne y la terapia a la proteinomanía. La alternativa vegetal

3. Rehabilitación de los procesos biológicos de cultivos y  dinámica racional de granjas

4.Mayor control  social de las investigaciones y prácticas industriosas en  el cuidado de animales y producciones cárnicas

 

Vacas Locas ha sido una denominación periodística que se ha extendido rápidamente al conocimiento popular. Saltó a la prensa y a la realidad en 1985,año en el que se detectaron los primeros casos de una enfermedad neurológica desconocida.

Los datos no son fiables por lo que hace a la intensidad de afectación en  humanos.

 

Nunca antes ha estado tan clara la estrecha relación entre  sanidad y seguridad alimentaria.

1.Cadena de errores en la industria alimentaria.Desde que saltó el escándalo de las vacas locas  en España, prácticamente  no ha habido  día sin noticias de resonancia sobre  la evolución del proceso infeccioso.  Tan solo la nueva epidemia de fiebre aftosa  está eclipsando  la anterior, pero si hacemos memoria recordaremos que no demasiados años atrás la peste porcina [1]  también puso en vilo a criaderos y consumidores.  Cabe  pensar que en lugar de enfrentarnos a episodios aislados de desajuste de algunos mercados cárnicos focalizados en algunos países, nos enfrentamos a una dimensión estructuralmente más importante:la crisis de la carne alimentaria, que según  las coyunturas afecta a un sector específico o a otro, y para el  que la presentación de alternativas de otros consumos cárnicos (avestruces, canguros, cocodrilos,...)no hace más que posponer la resolución de fondo del problema.

 

2.El discurso amordazado.Los discursos predominantes se centran en medidas de control del ganado enfermo, pero el discurso amordazado, o que apenas atraviesa la letra pequeña y los textos elaborados, es el de la prescindencia de la proteína cárnica  en  la escala trófica de los humanos, colocando el énfasis nutricional en  los productos vegetales.  Imaginar un debate a escala nacional de ese tipo,a demás de ser sustancialmente antipopular[2] ,es simplemente inconcebible. Ningún gobierno se lo plantea ni planteará.Hacerlo lo emplazaría directamente a su dimisión.Esto no quita que haya voces autorizadas[3]  que aboguen por una naturalización de los procesos de crianza,pero que se mantienen discretamente en el filo de la crítica sin llevarla a sus consecuencias.Junto a voces  categoriales,en las qu se nos asegura  que la producción agrícola nunca será biológica en su totalidad.[4] . Todo apunta a colocar el énfasis de atención en las cuotas de mercado, en las demandas ingentes de productos, para los que las pautas naturales de nutrición,crecimiento y engorde de los animales, no pueden ser respetadas ante la voracidad de la sociedad en su conjunto.

 

3.Demanda de mercado y cultura que la sustenta. La cadena del mercado no  tiene trampa: La sociedad repleta de consumidores hambrientos de carne pide más y más  filetes. El sector agropecuario que  sirve los productos necesita satisfacer la demanda si no quiere quedar excluido del juego de ventas y beneficios. Por lo tanto adquiere  materiales de engorde a las industrias que hacen mezclas antinaturales para los animales. ¿La culpa, dónde cabe buscarla? ¿desde el plano raíz de la demanda creciente? , ¿de los agricultores que usan  materiales industriales en lugar de seguir con las prácticas de pasturajes tradicionales? o ¿de los industriales de los piensos que fabrican preparados venenosos?La respuesta acaba culpabilizando a los tres planos[5] . Cargar las culpas en uno es seguir sin querer examinar que en el fondo de toda la trama hay un substrato cultural enfermo, preinscrito en los hábitos comensales de las gentes.

 

4.El riesgo de Enfermar por comer. Una vez detectados brotes de epidemia con peligro de  traspaso de los enfermedades a los humanos, una situación de pánico se ha extendido,especialmente en  el sector productivo y distributivo. Los porcentajes de la demanda de un tipo de carnes  han caído en picado.Y eso lo han notado desde los restaurants a las carnecerías. Ello en un  tiempo acelerado sin apenas dar respiro al sector para que reestructure sus ofertas. La prevención de los consumidores se ha notado inmediatamente sin que desde  las instancias de poder se hayan dado pautas específicas para reducir el consumo, antes bien el problema ha tendido a ser relativizado. Curiosamente las preferencias de la compa han apuntado hacía otros productos sin grandes gritos en el cielo por parte de los consumidores, mientras que el pánico se ha extendido a los criadores de ganado que se ven ante la bancarrota y sin  perspectivas claras, mucho menos frente a las políticas que se ha seguido de sacrificar a los animales que han tenido contacto con los focos de infección.

 

 

5. Medidas de  control.

Aunque no siempre los estados han sabido actuar con diligencia y rapidez[6] ., tb hay que decir que ante presunciones de catástrofe nacional articulan medidas expeditivas  basadas en sobreactuaciones que sobrepasan los márgenes de prevención lógicas. La tesis de la salvación nacional y de la salud comunitaria está detrás de todo argumento que concluya el sacrifico de un sector particular de la sociedad.

->Hasta noviembre del 2000 España parecía estar al margen del mal de las vacas locas.era algo que les pasaba a los demás.desde entonces la demanda de carne de vacuno ha caído en casi un 50%.La estela de damnificados es cuantioso y por lo bajo se estima en 100mil millones de ptas el monto de las pérdidas.

El que otros sectores cárnicos, el porcino y avícola saquen provecho a la crisis no significa que ellos sean una alternativa permanente

Holanda-> extensión de la prohibición a todos los animales ungulados

la UE ha prohibido importaciones de productos animales procedentes de Francia y Argentina

Francia,tiene  prohibido el movimiento  de productos animales de los departamentos de la La Mayenne y Orne

Bélgica-> ha prohibido la importación de los productos ganaderos procedentes de Francia.

Noruega ha prohibido  la importación de todos lo productos de granja de todos los paises de la E durante 2 semanas

Polonia->ha prohibido la transición de animales y productos francés

Alemania-> ha prevenido a los turistas procedentes de Francia que no vuelvan con comida

Txequia->prohibida la importación de animales ungulados de la UE y de Polonia.

empujados contra las cuerdas, los ganaderos tratan de zafarse[7]  de las medidas cautelares frente a la poca seguridad de que todas las responsabilidades de pérdidas sean asumidas por el estado.

 

6.el origen de la historia.Los perjudicados por la fiebre desatan su rabia contra Reino Unido,donde se detectó el primer foco en febrero del 2001.en Francia no se había dado ningún caso desde 20 años atrás. También ha habido gritos contra los gobiernos de la UE que en 1991 tomaron la decisión  de abandonar la  vacunación sistemática de animales contra la fiebre aftosa[8] .

Allí, en los años 80 un gran número de vacas enfermas,(alrededor de un millón)entraron i inadvertidamente en la cadena alimentaria.

en el invierno de 1981-82para abaratar costes  en la nutrición del ganado vacuno,Reino Unido modificó el proceso de elaboración de las harinas cárnicas, reduciendo la temperatura y el tiempo empleados, lo que permitió que pasara al sistema de la vaca el prión de la oveja, inocuo para el hombre.

En 1989 se extendió a Irlanda,en 1990 a Francia, Suiza y Portugal.Y desde entonces ha afectado a otros 7 países.

En España se detectó el primer caso el 22 de noviembre de 1990

En Europe` se han detectado 38365  reses enfermas.

Hay al menos 88 personas que han padecido ya la variante humana de la enfermedad, de las cuales 77 han muerto en el Reno Unido.

 

 

7.información técnica->

Un largo rosario de acontecimientos de intoxicación pueden ayudar a colocar en su justo lugar cada nuevo evento  de riesgos de la ingesta en general para la salud humana:

-la mortal encefalopatía espongiforme que  transmiten a los humanos las vacas infectadas es una nueva variante de la enfermedad Creutzfeldt-Jakob.Hay 85 casos descritos en UK,1 en Irlanda y 3 en Francia,pero los datos no son del todo fiables, por la poca correspondencia de los segundos con el primero,si las proporciones de ingesta de carne afectada han sido parecidas.

-Un prión es una variedad defectuosa de una proteína,generalmente inofensiva,q se encuentra en mamíferos y aves. Hay de dos clases: la bovina y la humana( y otros primates) originados por contagio de origen vacuno. La ovina incluye en agente de scrapie o tembladera de la oveja, y tb el prion humano de la variante clásica q no tiene nada q ver con la ingestión de vacuno.

-Cuando las proteínas en las membranas celulares del cerebro sufren cambios es cuando pueden causar daños en la salud.

-La enfermedad se da cuando la infección hace q las proteínas cerebrales alteren su forma original y comportamiento

-un prion vacuno defectuoso contagia  esa forma a las proteínas humanas normales.

-Las enfermedades priónicas ya existían en los seres humanos. Mucho antes de las vacas locas. La variante clásica de Creutzfeldt -Jakob era una de ellas. Por ahora no se conocen cuantos tipos y subtipos existen de priones en los mamíferos.El prión transmisor  de la enfermedad ha sido experimentalmente implantado en un primate, un macaco, a partir del cual ha sido fácilmente contaminado a los de su especie. Una investigación[9]  ha demostrado que el prión puede evolucionar en el cuerpo de un primate y transmitírselo a los de su especie.

 

8.Los síntomas de la enfermedad en humanos

a/depresión y ansiedad

b/pérdida de memoria, coordinación, visión y peso,en un proceso de destrucción del sistema.nervioso

c/pérdida del habla

d/rigidez corporal

e/la víctima muere dp de unos 13 meses

-las harinas con despojos animales

-los aceites que envenenaron los pollos belgas

.la pulpa de cítricos brasileros para piensos con contenidos tóxicos vendidos a Alemania

-el arroz contaminado de Taiwán y Japón.

-El feroz virus de la aftosa o glosopeda no es peligroso para la salud humana,pero 60 millones de animales(25 millones de cabezas de ovino y 30 millones de animales de porcino) con un coste aprox. de 1,5 billones de pts,correspondientes a 300mil explotaciones podrían ser víctimas de la enfermedad en España.

-Piensos atiborrados de antibióticos para cerdos detectados en Alemania y Austria

-Dioxinas[10]  en los alimentos de aves de corral,detectados en Bélgica.el profesor de química holandés en la Universidad de Amsterdam Kees Olie descubrió casualmente las Dioxinas cuando analizaba las emisiones de una incineradora municipal en 1976.fue el año del accidente de Seveso en Italia,donde el estallido o del reactor de una fábrica de pesticidas clorados arrojó a la atmósfera kilos de esas sustancias. Para él el peligro está en  los residuos por  las dificultades que presenta su eliminación..Olie  tiene una tesis con el gasto de los gobiernos en el control de las emisiones de Dioxinas en las incineradoras y muy poco en la  Imposibilitación de su generación. Las Dioxinas no están en las agendas de los gobiernos,Invierten a partir de desgracias notorias.

-Los procesos de fabricación pueden ser limpios pero no los aditivos que contienen

->censo de animales con riesgo en España-> bovino 6,3 millones de cabezas

ovino-> 23,9 caprino, 2,6 porcino 31,0

->Bruselas lanza un debate sin sentido.se plantea  el posible reenvío de las carnes al tercer mundo para su reciclaje como alimento siempre q se ajuste al baremos de mínimos de garantías. 

 

9.Entonces, qué podemos comer?

sin bajar las consideraciones a  los terrenos no posibles para la mayoría de tener su propio jardín de hortalizas, las opciones de la comida se van restringiendo según´n se acumulan las experiencias desagradables con estas problemáticas. No se puede confiar en los etiquetajes sanitarios de los productos distribuidos por los puntos de venta alimentaria, y reducir la cuestión  a que el consumo se puede hacer en todo aquello legalmente autorizado para el mercado[11] .

L elección de la comida se ha convertido en algo primordial. Toca re- evaluar los establecimientos y examinar cada producto en concreto, por lo que hace a la función de discernimiento personal y familiar, y por lo que hace a nivel colectivo-social toca exigir el reetiquetaje de productos alimentarios comercializados en general y los envasasados en particular con categorías de calidad, que permitan descartar aquellos artículos que vienen con componentes tóxicos autorizados. Esa es una pauta a seguir tanto por lo que hace a  productos cárnicos como  de origen no animal.  en ese sentido, los peligros ante la ingesta lo son, por su  tipo de manipulación regida por intereses de lucro,y no solo por los de origen vegetariano o animal.

 

 



[1] cuya experiencia en lugar de  incrementar el aprendizaje para cambios de actitudes con nuestras pautas alimentarias ha incidido en un descenso en la declaración de  enfermedades.en la OIE (Oficina internacional de Epizootias)un organismo intergubernamental con 155 estados de todo el mundo,España apena declara enfermedades animales.,frente a los datos destacados aportados por Francia, Italia y Portugal.

[2] Son millones de personas las que viven  del sector productivo y distributivo de las carnes y son muchos más millones los que están convencidos de la imposibilidad de vivir sin ingerirla regularmente, con una frecuencia casi diaria.

[3] La ministra alemana de agricultura Renate Künast se ha declarado partidaria del fomento de las producciones ecológicos y biológicas.

[4] según Franx Fischler, el comisario europeo de Agricultura,desarrollo rural y pesca

[5] y no se resuelve señalando con el cedo a los fabricantes de los piensos como hace Fischler, aunq ciertamente es importante que declare que “en alimentación animal se cometen actos criminales”

[6] Unió de Pagesos consideró demostrado que Agricultura ocultó la epidemia más de dos meses

y q este tiempo resultó crucial para q el virus se extendiera por las granjas de 6 comarcas.durante el año q duró la peste en Cataluña fueron eliminados 1millón de cerdos y 1800 explotaciones permanecieron cerradas durante varios meses.

[7] ahí están las aproximadamente 500 denuncias de  la Guarda civil  por las violaciones del plan  contra la enfermedad

 

[8] señalado por John Lichfield de The Independent

[9]Asumida por el dept de biología del comisariado francés de la energía atómica (CEA)

[10] el inventario de dioxinas y furanos q España acometió en 1998 mediante un convenio interministerial (ambiente,industria y educación),está paralizado por un a obstrucción voluntaria que impide la continuación del  trabajo al CSIC y al CIEMSAT dentro de investigaciones energéticas y medioambientales

[11] Afirmación del cátedro Juan José Badiola, drtor del laboratorio nacional de referencia para encefalopatías espongiformes bovinas.claro que el mismo artífice de la frase,una ´replica de lo que han dicho siempre  los ministerios de salubridad,se apresura a añadir la posibilidad de la excepción, diciendo que lo legal lo es mientras no se diga lo contrario, con lo cual nos deja ante una incertidumbre peo que antes de que hubiera dicho algo.

La Decadencia Física

Por JesRICART - 1 de Diciembre, 2008, 21:02, Categoría: CALIDADdeVIDA

Para muchos, cuando se está en el momento de la vida en que más se puede gozar de éxitos, de resultados profesionales, de autonomía suficiente,  de plenitud, de recursos, es paradójicamente cuando empiezan las señales ostensibles de la decadencia física.Estrictamente hablando es posible que haya empezado antes (con las primeras caries y extracciones dentarias o con otras anticipaciones de destronamientos funcionales)pero consensualmente es aquella edad en la que ya hay consolidada una separación nítida entre fuerza energética y  un progreso acelerado hacia una versión de  decrepitud irreversible.La senectud como esa gran etapa testimonial de la decadencia es vista con pesar y lamento.Se interpreta como la antesala del morir, o una preparación al viaje de despedida definitiva con lo material . Los héroes de nuestras literaturas, leyendas y cinematografías son personajes fuertes y pletóricos que  está en un indeterminado momento de la juventud.

N i las infancias son suficientemente  reconocidas ni la vejez es reconocida en su categoría´ de sabía.A la una y a la otra se la emparenta bajo códigos de indefensión,según los cuales los adultos son los únicos responsables de la sociedad y del sistema, y por consiguiente los únicos q puede decidir por todos. a excepción de algunas etnias donde los consejos de los sabios estuvieron integrados por los más ancianos, y en consecuencia eran los que tenían más poder, en la sociedad  nuestra los más ancianos son los que tienen menos votos para decidir acerca de sus destinos. Se les considera torpes, inútiles y paulatinamente son excluidos de la vida pública y social. La gravedad lesiva de estos atributos ,es no entender que la decadencia física no es una realidad que les pertenece en exclusiva. Ya mucha gente la experimenta desde la mediana edad, o aún antes. La característica principal de la decadencia física es su curso asintomático. La sociedad moderna y su sofisticación facilita en bandeja la mayoría de los recursos sin hacer demasiados esfuerzos físicos.Nos es necesario salir de caza, no es necesario correr, no es necesario pelear violentamente contra los adversarios, basta con seguir unos protocolos horarios y ajustarse a unos roles funcionales para obtener unas pagas con las que adquirirlo casi todo.El cuerpo y todo el organismo restan en un segundo plano, y van pasando los años de los 20 a los 55,sin notar subjetivamente la pérdida de habilidades, aunque objetivamente puedan ser notadas por los demás. El sujeto se  siente vital y fuerte como siempre,pero desde el palco de una vitalidad liviana,sin que tenga que ponerse a prueba ante récords y por lo tanto sin que experimente realmente la medida,o gravedad, de sus límites, los cuales en  su panorámica física, van en crecimiento. Al mismo tiempo y durante el mismo proceso, su expansión intelectual va en crecimiento, su conciencia de sí también, y su poder de comprensión y de abrazo  universal,compensa con creces  el deterioro corporal,al que se relativiza y perdona. se diría, que la decadencia física forma parte del proceso de adaptación al mundo y de aprendizaje de todo aquello que puede dar de sí la experiencia de lo material. El decadente en lo físico puede estar extralimitándose cada día en lo mental, alcanzando más cotas de saber y con mayor agilidad mental incluso a pesar de sufrir el decrecimiento de las prestaciones de sus mecanismos perceptivos.Por eso no extraña las imágenes de seniles que no han perdido su interés mental por las cosas del mundo y por un amplio abanico de formación intelectual, imagen ésta del todo incomprensible para los puntos de vista juveniles. en cualquier caso, el uso de las facultades cerebrales permite al usuario  activar el desarrollo de su consciencia hasta el final y mantener el sentido del ser, no siendo tan imprescindible el recuerdo de los datos obtenidos por las lecturas o las entradas de información.Se objeta-o se sufre- de los ancianos (sin necesariamente que tengan q padecer un Alzheimer)  un retorno a las memorias del pasado y una conexión con los más jóvenes,(los de dos generaciones atrás de la suya, la de los nietos).¿Hay una imagen más linda que la de un abuelo con la de su nieto sorprendiéndose juntos ante maravillas de la naturaleza, sensaciones o colores?

El uno experimenta un revival verdadera con la mirada inocente del niño que descubre por primera vez en su vida los fenómenos extraordinarios de las cosas, y de esa perplejidad se deja llevar el anciano,poniendo así el cierre de un ciclo vital, pasando  su antorcha de la existencia  desde el podio de su ternura y su sabiduría.

Las Formas Impuestas.

Por JesRICART - 1 de Diciembre, 2008, 21:00, Categoría: ARTESUMA

Todo contenido material viene entregado o recibido en un continenete que lo pueda almacenar. Incluso los mensajes intelectuales pasan por las formas o soportes físicos del traslado y entrega. Pensar en algo sin forma es sumamente complicado. Existen materiales, por ejemplo el humo, cuya forma varía pero  incluso antes de su extinción  pasa por distintas expresiones. La forma es inherente al hecho. No hay actuación sin su representación formal, no hay discurso hablado sin formas lingüísticas, no hay presencia sin una decoración determinada. La forma es tan importante que es considerada como propiedad de la cosa. Separar la cosa en sí, lo que es en su esencialidad, de su performance expuesta a los sentidos que la calibran, es prácticamente imposible.

En principio hay tantas formas físicas como la geometría espacial permite en un universo tridimensional. Conjeturalmente también se puede proyectar este axioma a otro universo cuatridimensional. El cuerpo humano se ajusta a una forma, la amantis religiosa a otra, el gusano a otra distinta. A esas formas fenotípicas habrá que subdividir las formas individuadas. Cada individuo remite a su configuración genética y al modo en que la cultura ha penetrado en su cuerpo moldeándolo.

Por lo general el análisis de formas pasa por los objetos inermes pero el universo de las formas lo engloba todo. Incluso en el mundo espirita y en la espiritualística también se busca representar en imágenes las figuras de quienes se supone que son seres trascendidos y puros espíritus. Hablar sin referir la forma de algo o de alguien es circunscribir la referencia a unas coordenadas etéreas. No precisar la forma es tanto como  no concretar o mantenerse dentro de la abstracción.  Eso deja al interlocutor en la perplejidad. La comprensión asocia las informaciones a imágenes sino puede trabajar con ellas se siente confundida. El cerebro cada vez que computa la palabra mesa o la palabra amor, para citar dos palabras de clasificaciones diferentes: una se refiere a un objeto inerme y medible y la otra a una experiencia psicoafectiva que se ha concretado en una o  varias personas, tanto la una como la otra lleva a imágenes concretas. Pero esas imágenes no son siempre las mismas. Durante una etapa educativa la palabra de lo concreto trae a colación la imagen de la primera mesa con la que fueron definidas todas las demás, también la palabra de lo abstracto trae a colación la imagen de la primera persona con la que se experimentó el amor. Posteriormente, el conjunto de imágenes de lo que se ha poblado la una y lo otro no refiere a una forma dominante sobre las demás pero sí al substrato de su forma. Es tanto más difícil referir algo cuanto menos se tenga su imagen en mente pero eso no significa que no se pueda hacer. Lo más importante de la historia del pensamiento pasa por los constructos sin forma. De hecho no es posible un pensamiento evolucionado sin tomar el camino de deshacerse de lo concreto. La forma es lo más concreto que existe ya que acepta la descripción de sus detalles. Es ella lo que puebla las novelas y la mayoría de conversaciones. No referirla es una invitación a un viaje por lo inasible que podrá ser sufrido como la vacuidad. De todos modos, los hablantes de un tema sin forma no dejan de hacerlo desde una forma de hablar, desde una gestualidad, desde un estrado, desde una butaca, desde un aula.  Se puede referir la no-forma, lo que no se puede hacer es no adoptar ninguna para hacerlo. La misma constitución de hablantes nos hace pasar por la condición formal de la expresión lingüística, también  la comunicación pasa por la esfera del lenguaje. Para hablar con los otros miembros de una comunidad lingüística  nos debemos entender en un idioma común y en esa tentativa además de lo que dice el sujeto por sí mismo también se escucha lo que el lenguaje ambiental dice por su boca. Cada yo hablante se refiere a un nosotros hablando tanto más cuanto más tradicionalista, conformista y adhesivo sea al grupo cultural de pertenencia.

Tenemos pues dos clases de formas distintas:  las que se refieren a formatos físicos (objetos concretos tales como mesas, pizarras, edificios, automóviles, botellas, libros, estanterías, rotuladores, ordenadores y así en una inmensa lista que alcanzaría no solo todo lo que nos rodea sino todo con lo que se dota el género humano para su confort) y las que se refieren a las maneras comunicativas (las pautas verbales, la proxemia, la civilidad, la urbanización, los ademanes, las miradas, el andar, la tonalidad, el saludo y todos los detalles tanto de comunicación verbal como de comunicación no verbal). En la condición de residente ubicacional un sujeto dado está condicionado por las formas que le envuelven. Es un absorbente o un refractario instintual de ellas que gradualmente o en la medida que se vaya auto conociendo las expresará explícitamente. Me gusta/no me gusta, es la bivariable primaria por excelente. Antes de que la razón explique un motivo de empatía o de rechazo el cuerpo intuicional ya lo ha decidido. El ser racional hace en principio la mayoría de las cosas no por argumentos sólidos sino porque lo siente de esa manera. En ese sentir los parámetros que le entran por sus sentidos son esenciales para tomar posición a favor o en contra de una cosa o de su portador. Antes de que tome tierra un conductor de un automóvil que ha tenido un comportamiento nefasto en carretera con su claxon o su exceso de imprudencia y de velocidad nos ha proporcionado un conjunto de formas de su conducta por las que adoptamos una posición ante su persona. Si hay gente que se mata por incompatibilidades en la forma de compartir el tráfico ¿qué menos que aceptar  que se la pueda juzgar, no tan a priori, por su manera de compartir el espacio público, es decir, el de todos?

Si bien las formas conductuales son inherentes a la responsabilidad de cada cual que las toma como hábitos, es decir que se inviste de ellas, el resto de las formas materiales preceden a cada uno de sus potenciales usuarios. Se llega a los lugares con su configuración puesta. Puede gustar o no, pero ahí están los árboles, los suelos, el cielo. Cada referencia tiene su forma. Hay lugares que inmediatamente nos magnetizan y otros que nos dejan indiferentes o antes algunos se manifiesta explicito rechazo. Hay una psicología de la forma que nos envuelve o embriaga o por el contrario nos desalienta y desagrada. En la organización del territorio a ocupar por residentes a venir se puede tener en cuenta o no la psicología de la forma en función de esa perspectiva de salud psicológica. Los espacios son tanto más agradables para vivir cuanto más hayan sido consideradas sus formas. Las hay que apaciguan el espíritu (saltos de agua, sombras, rincones tranquilos, canto de pájaros, frescura de la que huir de los calores externos,…) y otras que lo irritan (ruidos de tráfico, griterío agresivo,  sonidos estridentes, desarmonías, imágenes inaceptables, decoración artificiosa,…). No todas las formas tienen porque gustar. Durante toda mi vida experimentado la siguiente situación: la de sentirme seducido por formas naturales: praderas, ríos, nubes, lluvias y la de sentirme disgustado por no pocas de las formas artificiales de las ciudades, las calles, las casas y sus interiores y los objetos.  Cuando he deambulo por el interior de unos grandes almacenes tanto los de conservas para la despensa como los que venden mobiliario o maquinaria si conciencio el momento me pregunto cómo es posible que se hagan objetos tan feos y, lo que es peor, que cuenten con el respaldo de la sociedad de consumo para comprarlos. Cuando voy a la casa de alguien y muestra su mueble de comedor, lo que en antaño hacia de vitrina, repleto de objetos de plástico a modo de decorativos que para mí son insultantes para la vista, grito en silencio para mi mismo: ¡horror! La forma desagradable genera un impacto psicológico. Si bien no tiene que ver con el acto criminal del delito ecológico que genera un impacto nefasto en el medio ambiente sí guarda un cierto nexo. Recargar un espacio con objetos feos los hace intransitable e indeseable. Cuanto menos contacto se tenga con él, más feliz puedes ser. La terrible sensación que se experimenta al cruzar ciudades caóticas llenas de enredos, luces de tráfico que no funcionan, pasos cebras despintados, líneas continuas desdibujadas, señales tapadas o ausentes, baches, charcos, postes torcidos, cables sueltos, anuncios publicitarios desagradables, luces palpitantes o sin funcionar, árboles cortados, basurales continuos, guardias urbanos incompetentes; también tiene su correlato con el interiorismo de edificios en los que el gusto de la decoración es mínimo o es tan distinto que no se corresponde con el tuyo. Inmediatamente la psique se rebela contra el mal gusto. Si bien las ciudades en desarrollo pasan por fases caóticas y se pueden ver edificios suntuosos en zonas todavía no urbanizadas, las casas particulares no tienen otra culpa que la de sus usuarios cuando no las organizan con arreglo a una estética razonable. Pero ¿qué eso de una estética razonable? Las formas que a mí me atraen no tienen porque atraerte a ti y viceversa. Las mujeres que se decoran con ostentaciones de aparatología de cadenas y muchos abalorios pueden estar en el límite de la aceptabilidad pero el mismo objeto que cae estupendamente a una persona cae mal a otra. Los que saben más hablar de vestir conjuntadamente o de combinar adecuadamente los colores de la ropa.

La forma por su condición de marco o de cuadro visual antecede o preanuncia el fondo que se puede esperar. Un análisis de la forma requeriría varios volúmenes. Uno de ellos podria dedicarse por entero al análisis de la imagen de los personajes públicos. Las camisas de colores de Nelson Mandela[1] con las que recibía a otros magnatarios, desmarcándose del traje con corbata típicamente occidental y de los países del frío,  además de su mentalidad progresista irradiaba una imagen de simpatía.  El pasamontañas de  Marcos[2] terminó por crear una aureola y el icono de un significante que se perdió en la siguiente coyuntura política en la que la clandestinidad y el guerrillerismo dejaron de tener sentido.

La forma es algo que lleva puesto cada sujeto porque habita un cuerpo. Luego la disfraza con otras formas ad hoc a conveniencia de las situaciones. El vestuario es el atrezo para la actuación teatral de cada personaje puesto en público, también en privado. Los actos de intimidad pueden ser más o menos excitantes según se cubra el cuerpo y se insinúe su desnudez. Se va a la calle con una forma puesta. Bastan unos segundos para captar la gestalt de la forma de cada objeto móvil. Su identificación no se hace esperar. El otro es tanto más elegible para el repertorio de nuestro contacto según el mayor atractivo de su (sus) forma/s.

Se inician relaciones atraídos por algunas de ellas pero que posteriormente entran en conflicto con las siguientes de las que se dota esta persona. Muchas de las formas de las que se dota el mercado para hacer autos o botes de mermelada son sencillamente horribles. Depende del criterio esteta de cada cual para juzgarlas de esta manera. Personalmente me seducen las formas esferoides y algunas cuadriculares pero no todas de aquellas ni de éstas.  Cuando el cónyuge llena la casa, e frigorífico, la cocina, el comedor de formas disgustantes los convivientes pueden enfrentar un peligro en la relación. Las formas solo son formas y en realidad son  transitorias pero cuando unas cosas feas suceden a otros y llenan la mayor parte de eventos cotidianos de detallas desagradables se puede calificar la situación de una crisis de confort y de un desapego a quien se considera responsable de eso.  Algunas veces cosas que me han regalado me han impactado tan desfavorablemente que me he debido desprender de ellas lo antes posible. Si quieres insultar a alguien sutilmente regálale algo enormemente feo y que no tenga nada que ver con su personalidad o creencias. Es como regalar una virgen fosforito a un ateo. Pero hay que reconocer que existen miles, decenas de miles, posiblemente cientos de miles de objetos en el mercado que son toralmente desagradables por su forma y que sin embargo sin aceptados e impuestos. El recuerdo de nuestras infancias y e  de otras latitudes por las que pasamos pasa por la descripción de las formas a las que nos atuvimos: desde la forma del pupitre en el aula infantil al negro imborrable de la tinta china, desde la marquesina de los autobuses a las tazas de café en Escandinavia. El novelista llena la mayor parte de sus páginas describiendo formas, el filósofo analizando estructuras mentales sin forma. Es posible que el primero se encuentre más cómodo con ellas aunque dudo que haya alguien que pueda estar por encima de cualesquiera, por tanto adaptándose a todas ellas, que el filósofo. En la vida cotidiana la imposición de las formas se cuela inevitablemente: desde tener que aguantar formas de estética agresiva (policías uniformados o neonazis) a tener que soportar las butacas de plástico feas e inestables  en los bares de África en contra de las que se pueden  gozar las de tela y madera de director en Ibiza o Menorca. En el ámbito domestico la libertad mutua concedida entre partners o familiares puede llevar a tener que soportar las desagradables formas elegidas por el otro, tanto en el vestir como en los objetos decorativos o de consumo de los que se rodea. Hablarlo es lo mejor que se pude hacer para elegir formas degusto común. A diferencia del monumento horripilante que el ayuntamiento encarga a un escultor afamado pero vengativo, al fin, de sus vecinos imponiendo feas formas, en casa todavía hay la oportunidad del consenso.

 



[1] Lider histórico del CNA. Dirigente de Sudafrica.Excarcelado en su vejez Líder emblemático contra el apartheid. Personaje que muestra una dulzura en su  mirada y un talante humanista a pesar de  su sufrimiento

[2] Dirigente  popular y popularizado de la guerrilla de Chiapas.México.

 

 

El protagonismo escénico

Por JesRICART - 1 de Diciembre, 2008, 20:56, Categoría: ARTESUMA

El salto del texto no difundido a la escena pública de consumo bien puede ocupar toda una biografía artística. Ahí donde hay un buen texto construido podría haber una escena consistente. La mejor filmografía es la que ha adaptado la literatura a los platós o que los guiones de las películas han pasado por la investigación rigurosa de las fuentes. El mejor teatro es el que además de la interpretación actoral se basa en un texto fresco y  lúcido que permite que se luzcan sus intérpretes. He podido comprobar la fuerza y el valor de cada texto según la manera con qué es dicho, eso incluye por quien es dicho, ya que cada cual tiene su manera personalísima de decirlo.

La simple y ordinaria lectura en voz alta que se utiliza como ejercicio de clase para transformar en sonido audible y correctamente ejecutado un texto escrito es ya protagonizar un acto escénico. A los escolares con inseguridades y miedos que nos tocaba el turno de lectura debíamos concentrarnos en la tarea para no equivocarnos en la acentuación de las sílabas tónicas, la pausa de las comas, los momentos de respiración, el énfasis. El profesor era el único que hacia de público y de evaluador, los demás alumnos estaban mas preocupados por no perder el hilo de la lectura que por escuchar la forma en que la hacían los demás. Preguntados sobre lo que se estaba leyendo nadie se acordaba de nada o lo entendía porque pesaba más la ansiedad escénica para la lectura en voz alta que la comprensión del texto. Una didáctica mejor integra(ría) la comprensión de lo que se hace o dice públicamente mientras se dice. El guión ejecutado impecablemente es el que convence.

Una simple recitación de un poema es un acto escénico. Su protagonismo es tanto más impecable cuanto más creíble es. Un texto contiene un discurso que no tiene suficiente con una lectura, pide una identificación para transmitir la fuerza de su mensaje.

El protagonismo escénico está  en el plató y en los escenarios de salas de performance lo mismo que en la calle o en las aulas culturales o en las mesas de los restaurants. Literalmente está en todas partes. Axiomáticamente: la vida pasa por su escenificación continua. Pero hay un consenso acerca del arte como producto externo a la vida misma y de consumo cultural, como si fuera una realidad de segundo grado. Al que es consensuado como  arte llegan los nombres públicos, las personas afamadas, los individuos más bellos, más fuertes o más líderes o –en la antigüedad romana- los más atléticos. Mientras que el protagonismo escénico del cada día:  andar, moverse por los espacios públicos tales como salas de espera, estaciones de trenes, pasos peatonales, piscinas, playas o cafeterías es considerado como algo que forma parte de la vulgaridad, al protagonismo escénico de los espacios artísticos así considerados es evaluado como centro de mirada y de atención. Eso crea curiosidades paradójicas como el hecho de que la gente que pasa por la calle investida en la total indiferencia de lo que ve se convierte en la sesión de noche en espectadora superatenta de esas mismas cosas trasladadas sobre una tarima.   Esa observación es una mas de los muchos detalles de la hipocresía ciudadana en sociedades con demasiadas prisas para aceptar saber lo que ocurre a su alrededor. El individuo de las 8 de la mañana va con sus orejeras camino de su agujero, no tiene tiempo para advertir lo que pasa a su alrededor. Ni siquiera se considera con el derecho lícito a constituirse en observador de lo mismo. Ojos que no ven corazón que no siente. Ese mismo individuo a las 8 de la tarde habrá quedado con alguien para ir a una función escénica por la que pagará una suma considerable en la que le contarán los gags oportunos con los que desenmascarar la sociedad y entre ellos el escarnio de su propio rol de empleado sumiso del sistema.

No creo que sea posible una discusión sobre teatro y sobre la performance en general sino entender el mismo significante de la escenificación continua como algo propio de la existencia pública que hacen los individuos. Teatro es todo y esa información incluye aquellos roles que se auto atribuyen la más legítima representación del realismo en contra de la ficción. Lo que sucede en la proyección escénica (la que tiene una producción detrás, una práctica de ensayos, gestiones para su financiación, elecciones de atrezo, medios para el montaje, actores amateurs o profesionales y una larga lista de operaciones y preparativos) es esencialmente lo mismo que lo que sucede en la vida organizada en guiones y roles. La metáfora del teatro como representación auxilia siempre para comprender las escalas representacionales de las realidad tal como es vivida y los conflictos de las realidades entre sí que contiene.   Tanto el protagonismo preparado con un guión para memorizar como el protagonismo de las escenas generadas en el cada día con sus elementos de espontaneidad y sus imprevisiones remiten a la necesidad representacional. En aquel el guión es aprendido, en este es posible que se tenga que pasar toda una vida para resolver la tensión entre guiones y roles que se van ejerciendo a través de ella. Comparativamente el/la actor/actriz teatral pasa por una terapia ansiolítica tácita al conocer el principio y el fin del desenlace que va a representar, algo que no conoce el individuo complejo ante su destino. Eso es lo que lleva al ser humano por repetido durante miles de años a poner en escena argumentos y personajes rematados, para desangustiar en ella lo que sigue generando perplejidad en la vida que se va descubriendo conforme se va procesando. En esa vida, el actor resultante depende de la persona  que lo lleva, la cual puede generar varios personajes en su vida, hacer muchas cosas distintas sin conocer nunca el final completo de su historia.  Ese proceso complejo de espontaneidad y de adversidades o de situaciones inesperables puede ser contrapesado por historias de consumo alternativo por ficciosas que sean. Esa es una explicación psicológica de porqué el espectáculo no para de crecer y los productos para el espectáculo siempre cuentan con una cuota de receptividad. El fenómeno  de la oferta escénica no para de crecer dentro de un mundo  que por su parte no para de hacer teatro (diplomacias a perpetuidad que no llevan a nada, discursos circulares que no salen jamás de si mismos, roles laborales que no sirven a nadie, formas de tratar la noticia para la expectación…). Debería ser al revés ¿para qué ir al teatro, basta con tomar un buen asiento en una calle principal de una ciudad a cualquier hora del dia? Mi madre observaba la calle desde su ventana, con los visillos discretamente apartados para no perderse detalle. He visto como ancianos de muchas ciudades salen al balcón desde el que mirar la calle. En otras ciudades la falta intencional de cortinas permite ver varios escenarios en paralelo en una sola fachada. ¿Acaso todo eso no son atributos de conductas teatrales? Unos miran, otros son vistos y los que miran a su vez son vistos por unos terceros. El circuito sigue.  A pesar de todo necesitamos envasar los productos. Dejar la obra de un guión perfectamente trabado para llevarlo a escena, poner la voz o la canción a un poema, vehiculizar de maneras distintas a las originarias propuestas de mensajes. La experiencia de un libro leído a su puesta en escena en un guión cinematográfico es completamente distinta, también la de una obra  de teatro o la de un poema.

 La obra representación, lo que se llama arte, cumple una función catártica de una cultura envarada. Es en realidad un exorcismo. En la sala de teatro o en el concierto o en el cine el espectador es invitado a un exorcismo  de sus demonios. En la calle o en el trabajo o en la familia se le obliga a unos roles de los que no puede escapar. El espectador que no reacciona con sensibilidad en actos por  los que paso en la vía publica se enternece hasta lagrimar con la misma situación o una parecida vista en la pantalla. Hay un tipo de cine que no hace sino dar flashes de aspectos de la realidad  de los que su publico-espectador  se ha desentendido voluntariamente en la vida real. El Oliver Twist[1] de Charles Dickens es un tema clásico que sigue representándose porque su contenido –lo mismo se puede decir de otros tantos- no es obsoleto. El teatro griego sigue representándose porque los ejes cruciales de sus obras siguen presentes en las correlaciones sociedad-individuo-poder a las que asistimos desde la impotencia. Ante el espacio escénico programado el espectador se venga de lo que no puede resolver en el espacio escénico del que es protagonista tácito a la fuerza.

La diferencia entre un protagonismo escénico y otro depende, individuo a individuo, en sus subcódigos y creencias y en su adaptación al guión, a los guiones, que la vida le emplaza. Hay magos de la farándula en los que es difícil distinguir donde esta la diferencia entre sujeto y persona, entre persona y comedia. Santiago Segura  licenciado  en Bellas Artes siempre quiso ser rico y famoso. Algo que consiguió con su film torrente: el bazo tonto de la ley. Hombre torrencial. Un átono. Un  fuera de serie. incomún y todo lo contrario a lo carismático. Su apresencialidad no le ha negado los platós televisivos. Tanto en la condición de actor como en la de director entrevistado es un manantial de ocurrencias en el que la representación (de lo que sea) es lo predominante. El tipo más feliz del planeta sería el que imbricado en su protagonismo escénico ya no podría distinguir entre lo que es y su escena.

 

 

 

 



[1] Lean,David, su director.

El Otro como Pretexto Literario.

Por JesRICART - 1 de Diciembre, 2008, 20:52, Categoría: ARTESUMA

Algo más sobre utilitarismo ajeno y uso de la comunicación inter-personal.

El protocolo hace que nos tratemos los unos a los otros como iguales. Sea cual sea el origen social de cada cual, el nivel cultural, el estatus económico, el coeficiente de inteligencia, la estética física, la elegancia en el vestir o el olor corporal, hacemos como si tomos fuéramos iguales o al menos lo aparentamos. Quien no lo hace es que es un pedante, un elitista, un estúpido o un tipo cruel. Examinemos durante unos minutos la verdad y la mentira del presupuesto igualitarista y hasta qué punto su acto formal no responde sino a una estrategia de manipulación del otro a conveniencia de las necesidades de cada ego.

En el contacto interhumano de dos o más sujetos hay como mínimo dos grandes vías de comunicación: la de las palabras y todo lo demás. Eso incluye la comunicación no verbal tan ampliamente estudiada. Ese segundo grupo es tan importante que llega a desautorizar lo que dice el primer grupo. Las palabras no son creíbles cuando los gestos (que no dejan de ser actos) indican lo contrario. Las opiniones que los pensantes se forman los unos de los otros no se limitan a tomar por fuente de datos las palabras dichas sino especialmente las conductas expresadas. Figuras tan importantes como la del amigo, el camarada, el colega o  el partner pueden estar diciendo lo que sea con palabras pero si sus actos no se corresponden con sus compromisos enunciados  lo que va a pesar a la hora de su análisis es esa falta de compromiso: el no acto de una conducta esperada. A escala general, esto todavía es mas imponente: la mayoría de personas conocidas son juzgadas (palabra deliberadamente elegida) no por lo que dicen sino por lo que hacen. No se tiene tiempo para escuchar o estar al corriente de todo lo que dicen con los demás, con lo cual se juzgan sus resultados, los trazos claves de sus comportamientos finales.

La comunicación interpersonal cuando tiene la oportunidad de pasar por la palabra no siempre pasa por la intención indagatoria de profundizar. La mayoría de veces se queda en el intercambio de las dos o tres primeras frases, el resto se infiere, aunque se infiera mal, o ni siquiera se infiere y carece de todo interés. Al otro se le interpreta por todos esos detalles performánticos: su cara, su tono, su acento, su voz, su vestir, su mirada, su hechura, su sonrisa. A menudo basta un solo detalle revulsivo o adverso para que se desencadene todo un proceso  psicológico interno, inconsciente en ese momento, desde luego, en contra de la empatía. Es así que el sujeto humano en sus actos de comunicación tiene una doble tesitura: una, la formal y protocolaria que le ordena que cumpla con ese prurito del igualitarismo, otra, la implícita y psíquica que le determina a hacer discriminaciones (palabra deliberadamente elegida) desde el primer momento qué tiene contacto con el otro.

El otro es alguien para referenciarlo lo antes posible para el asunto qué sea. Esa es una operación mental que dura pocos minutos, tal vez segundos. Luego, ese intérprete, en su verbología, al referir sus encuentros dirá, equivocadamente, que conoce a tal o cual sin haber pasado de dos frases mal contadas y mal dichas con esa persona. Conocer a alguien significaría demostrarlo. Poder hablar de esa persona durante horas puede ser un indicativo de que existe tal conocimiento.

En una conferencia se pueden citar muchos nombres de autores en relación a ideas o frases otro asunto es conocerlos a todos, uno a uno y poder hablar de ellos en profundidad, pasa lo mismo en la vida relacional. También es cierto que de los terceros ausentes se suele hablar más por lo que se piensa que son en función de impactos emocionales recibidos de ellos que no por indagarles en lo que son apoyando posiciones con datos y argumentos. Todo lo que pase por el conocer y la indagación mueve a no poca gente al bostezo. En el colmo de las generalizaciones resulta  más práctico inventarse cómo es el otro que no preguntárselo o averiguarlo.

El hablante es triplemente contradictorio: 1. De una  parte actúa culturalmente desde posiciones del tipo: todos somos iguales y todos tenemos derecho a ser escuchados y tiene formas actuantes corresponsivamente a ese dictum 2. De otra parte, ya en los actos del decir se filtran los inaceptables del otro hablante aunque no se le digan. Toda habla sonora funciona a dos niveles: el decir propiamente dicho y el pensar que criba ese decir, tanto el emitido como el no emitido por inconveniente. Y 3.De todo lo recibido y entregado, como unidades informativas o conceptuales, también como conclusiones acordadas, en aquellas reuniones concebidas para ser ore-ejecutantes de sus decisiones, a menudo queda poco o nada que se lleve a término, o incluso que se retenga en la memoria. El hablante tiene motivos para decir que se auto traiciona a sí mismo como tal en esos diferentes planos: en el del contacto inicial en el que no dice todo lo que realmente piensa porque las condiciones no lo permiten o no es socialmente lo adecuado,  en su propia auto-reflexión justificando sus contradicciones por el tipo de mundo en el que vive al no poderse manifestar en la totalidad de su pensamiento, y, finalmente, en su autorreducción a solo pensar lo pensable para no meterse en laberintos disertativos de los que no sepa salir o que le granjeen la fama de calentarse los cascos.

El pensante, que es –se supone- algo más que un hablante reactivo no participa de las conversaciones para quedar bien o por exigencias protocolarias. Además del guión de un diálogo tiene el compromiso consigo mismo que le cita a diario para pensar sobre la seidad, los sucesos, el otro y la propia identidad. Eso le emplaza a un entretenimiento de por vida que no le llevará a unas conclusiones acabadas, a lo sumo, a unas provisionales que le permitan seguir estando en el mundo sin dejar de ser su seidad. Dados los límites impuestos por el imperio de la forma y lso débitos generados por la pertenencia a una cultura que sólo admite muy parsimónicamente sus modificaciones, su filosofar puede ser compensado literaturizándolo todo reconvertido cada desajuste comunicacional en un pretexto para el texto. Eso lleva a una tesis crucial, que me gusta mimar, el otro siempre es útil e interesante, cuando menos como personaje, como materia prima para la literatura. Tal vez la comunicación entre un observador y su entorno no llegue muy lejos pero su análisis transcrito puede sobrevivirles, tanto al observador consciente de sus observaciones como a los observados inconscientes de ellas. La vida cotidiana no para de proporcionar discursos y discursitos dignos de gags y reciclajes para el humor más irónico o para el psicoanálisis más fructífero. Recientemente una conocida de chat me decía que si escribo es porque pretendo algo. (¿quieres repetirlo por favor? ¿Has dicho lo que creo que has dicho?).  Un simple insecto hace la conducta que hace porque pretende conseguir algo, un resultado. También los seres humanos, o ¿es que la conducta más virtuosa es la de hacer las cosas sin sentido y no me he enterado todavía? Otra compañera enlistada en el mismo medio me decía que ella nunca grababa las conversaciones por chat y que no se enterara (tono amenazador) de que se las grababan. (¿por qué ese miedo a que la propia palabra –antes pasaba a alguna gente con problemas de imagen, o tal vez perseguidos por la Cía- quede registrada? Hay quien tiene dificultadles con eso aunque luego pueda molestarse por que los demás se olviden de su nombre o de lo qué dijeron. Una grabación no es más que apuntes y la posibilidad de un rememorándum de lo dicho). Yo que suelo grabar las importantes para sus hipótesis de reutilizarlo como materiales de futuros libros (algo que no tengo tiempo de hacer) dije glups. Tierra trágame. Si bien son casos aislados no están solos. La pregunta de la una, desde una línea de pensamiento que se me escapa, y la extrañeza de la otra, me recuerdan que habría que hablar de especies distintas dentro de la especie humana.

La comunicación inter-persomal es, se mire por donde se mire, una cantera inagotable de curiosidades. El otro cuando menos sirve como personaje (una vez muerto, metafóricamente, de abono), en consecuencia siempre es una tema de observación, un caudal de aprendizaje y sobre todo una fuente de placer convenientemente literaturizado. Ese principio de rentabilización del tiempo dedicado a los demás (ya que hay que dedicárselo, al menos que se traduzca en dividendos creativos) también es aplicable a uno mismo, a quien lo dice. Mi compañera me dice que soy un gag permanente, un payaso. Una vieja amiga me decía que no había conocido a nadie que se riera tanto de su propia sombra como yo. No hay que exagerar. Soy un tipo opaco e inadvertido. Antes de nacer humano debí ser una cucaracha que me aplastarían por accidente varias veces. 

Si tomo al otro como pretexto para relatos e ironías, también para  una interminable ensayística en la que no paro de hamaquearme, también para poetizarlo y dramatizarlo, no impugnaré a quien haga otro tanto conmigo. No diré que soy inocente y mucho menos puro. Mis contradicciones, como las de los demás, me invitan al altar de las vivisecciones, como todo quisqui. Aún no abandonando la ubicación del terruño fijo y no saliendo de las dos millas a la redonda (no hace falta ser John Glenn[1] para tener una vida llamativa) todo el mundo expresa el rol de personaje objetivo del que sacar detalles que novelar. De hecho todo el mundo tiene una vida interesantes, incluidos quienes viven en el más absoluto de los tedios y aburrimientos, faltos de esperanza o de diálogos, disolutos y premuertos.

Evidentemente el otro tomado como objeto de observación puede experimentar la sensación de ser manipulado. La modelo en el plató pidiéndole poses para sacarle en sus ángulos más fotogénicos tratando de conseguir la instantánea que busca el fotógrafo no deja de serlo, también el artista que tiene que repetir el diálogo innumerables veces hasta dar una toma por buena, también cualquiera de nosotros que forma parte del análisis ajeno, y en principio todos sin excepción al formar parte del panorama lo formamos de las cosas analizables sin que se nos pida autorización para eso.

El problema no es que alguien se sienta manipulado al ser referido literariamente (escritores y no escritores lo hacemos en las conversaciones de terceros ausentes, en una buena parte pues de los actos de habla), sino que alguien deje de analizar críticamente el mundo en el que vive para no dañar la sensibilidad ajena, dejando así las verdades que sienta encerradas en el trastero oscuro de su existencia.

 



[1] John Glenn , senador ,primer estadounidense que viajó al espacio en 1962.Antiguo y futuro cosmonauta,puesto que a sus 77a estuvo incluido en el programa de vuelo del transborddor que se lanzó en ese momento.

 

La Interpretación Teatral

Por JesRICART - 1 de Diciembre, 2008, 20:50, Categoría: ARTESUMA

La elección cuidadosa de un personaje pasa por la identificación con su  rol representado. Cada personaje tiene una tasa de significación dentro de la obra. Eso va desde los papeles principales a los secundarios. Cada actor y cada actriz tienen un valor intrínseco indiscutible y es en los papeles secundarios y parciales que se apoyan los más protagonistas y destacados. El estrellato de los principales guarda una deuda  a la órbita satélite de los secundarios. Sin la colaboración de éstos quedaría deslucido el resaltamiento de aquellos. No obstante cada papel tiene  una función insustituible en tanto que hace una entrega de mensaje que le es exclusivo.

 El arte interpretativo  cubre una estela de adaptaciones priorizando el hecho interpretativo en sí por encima del reparto de papeles. Pero sin duda todo reparto es diferenciador y puede llevar a  lecturas discriminatorias. Tener que representar un papel secundario dentro de un guionado puede parecer irrelevante, aunque va a depender del ejercicio impecable de este rol si luego las aptitudes expuestas aconsejan otros roles más implicados en otros repartos. En definitiva toda obra, que por definición es un ejercicio sumatorio de conversaciones y gestos, coordina dos clases de factores: personas  y personajes, y es después  de un período de danza y bagaje de los unos con los otros, que se puede empezar a hablar de identificación. El/la actor/actriz se acaba haciendo a un personaje, después de leerlo y ensayarlo mínimamente y no siempre un reparto inicial es sostenible en  todo el proceso de ensayado de una obra. A no ser  que haya un conocimiento previo exhaustivo de las posibilidades escénicas de cada artista es muy difícil acertar en la preasignación de roles, aunque inevitablemente con alguna clase de reparto hay que empezar para comenzar.

 

En un planteamiento de interpretación teatral clásica, basado en un texto prescrito cabe un proceso de fases básicas:

1ra.Elección de obra. Distribución de las copias de varios textos de autor propuestos y fase de tiempo suficiente para su lectura. En realidad si los encuentros son semanales, entre una cita y la siguiente hay suficiente tiempo para la lectura de una obra al menos, para tomar notas y preparar el comentario de ella. Ese proceso puede interesar un tiempo entre uno y dos meses. Es un tiempo de purga y  de evaluación de la dimensión psicológica y pre interpretativa de cada componente del equipo. Medidas todas las posibilidades se descartan otros textos para elegir el  más cautivador y representable.

 

2da. Círculo de lectura. Serie de sesiones para  trabajar la voz y la co-lectura del texto completo cambiando  de roles. Es la fase de  medición del valor de cada personaje, de su tiempo escénico, de su inserción en la obra. Y el de una primera propuesta de reparto estable de papeles. Físicamente el espacio de trabajo es  la mesa o el círculo de lectura y puede prescindir de escena.se pueden incorporar innovaciones al texto o amputar otras referencias o expresiones gramaticales confusas.

 

3ra.Movimiento en el escenario. Serie de primeras sesiones en un escenario de ensayo con el reparto  confirmado y con la ayuda de los guiones en mano. Esta tercera fase se alargará más o menos según la velocidad de memorización de los textos.

4ta fase. El trabajo con las manos libres-> liberación de las manos de sostener los  guiones, incorporación  técnica de la figura del apuntador y paso a una serie de sesiones en las que trabajar la interpretación propiamente dicha. Es la fase más propiamente artística y pasa por el trabajo gestualístico, la combinatoria de imposturas de voz, la cadencia de los diálogos y la fluidez de la obra en su conjunto. Es la fase de creación, en la que se puede introducir otras modificaciones ambulatorias o rectificaciones, para flexibilizar el texto a su intérprete.

5. fase de madurez. Ensayo general. El texto es asumido y las rectificaciones hechas. Es la fase de pulido que colecciona una serie de ensayos generales que alcanzando su nivel de optimización pueden ser ya realizados ante un  público de prueba.

y 6.Plan de representaciones. Asegurado a partir del atrezo y materiales necesarios para la investidura de personajes y decorados escénicos que se han ido incorporando a lo largo del proceso.

 

La elección de la interpretación teatral como una dimensión  complementaria de otras elecciones artístico-.creativas, profesionales o sociales, la convierte en una dura prueba para quiénes quieren ponerse a prueba en tal campo. A diferencia de otras elecciones artísticas tal vez[1] , la del teatro en grupo, exige una co-responsabilidad de grupo que es el punto cero de todo proyecto. Sin sentido de la responsabilidad no hay creación grupal posible. Cada  ensayo que pide la presencia del equipo y que no es completado por la razón que sea significa sumar más horas a la cuenta, de por sí densa de ellas, para preparar la obra como es debido.

 

Los grupos amateur  de expresión teatral  fallan o no concluyen su proceso, en cierta medida, por  no funcionar como  equipo, algo que solo es posible si se funciona responsablemente como artista. Ser amateur  o begeneer  no disculpa ser irresponsable. En todo caso a las pruebas del mercado artístico cabe  remitirse: hay innumerables ejemplos de obras de calidad realizadas por artistas que no viven profesionalmente del arte.

 

La preparación de una obra es un viaje de no retorno. A más sesiones de ensayo más inversión de tiempo se ha tenido y más auto exigencia de su terminación impera. La inconclusión dejaría un sopor frustrante grave que luego pesaría a la hora de otras tentativas. Obviamente el teatro como actividad lúdico-artística complementaria a otras es por encima de todo un espacio de placer y de encuentro con quiénes coinciden en la misma tesitura. Esa dimensión puede atraer  falsos artistas, más interesados en el espacio como lugar de relación que como lugar de trabajo. Por eso todo proyecto escénico puede ocasionar  renuncias al principio (que es mejor que se den entre las fases 1 y 2 que en cualquiera de las posteriores) en quiénes por las razones que sean cambian de parecer por mucho que hayan podido perjurar su continuidad en todo el proyecto.

Uno de los factores desalentadores para el grupo no profesional puede ser la demora[2]  de todo el proceso: a menos encuentros por semana y a menos horas por encuentro más demora. Así mismo a menos respeto al tiempo horario previsto de ensayos y a más fallos de citas de ensayo más postergación  de la obra, con lo cual la eternización del proyecto puede ocasionar desfallecimiento y cansancio colectivos. La profilaxis a esto es con un llamado a la autorresponsabilidad individual y con  un vacío ante las posturas  diletantes  y nada operativas. Pero el grupo artístico es en todo momento un grupo de encuentro que convoca otras confidencias, otras cosas y apetencias. Junto al proceso de la obra se da también un reparto de afectos y deseos comunicativos. Para ello es sugerible un espacio posterior de tertulia o de un estar colectivo tras el trabajo  para ejercer la bohemia, los comentarios, la crítica, los balances y la fluidez de otras informaciones. De no poderlo permitir a menudo el espacio dedicado al tiempo de ensayo es devorado por intrusiones valorativas ineficaces. En todo caso, como siempre la progresión artística de la obra depende de la suma de los intereses que convergen en todos los miembros del equipo (artistas + staff + dirección). Una buena observación de la fase inicial puede dar  los signos de los intereses de cada cual y actuar en consecuencia aislando  y contrarrestando los intereses extra-artísticos.

 



[1] Pero obviamente hay otras muchas en que interesa a una pluralidad de gente (corales, conjuntos musicales, happenings,..)mutuamente interdependientes, en las que el avance del grupo depende igualmente de la presencia de cada cual en él.

[2] Una obra de 2 horas reporesentadas en escena puede necesitar del orden de 100 horas de ensayos.Estos repartidos a un encuentro de 2 horas semanales,significan un año completo en una estimación a grosso modo. Y consecuentemente con este cálcuclo encuentros ensayísticos maratonianos de fines de semana, pueden avanzar en un mes lo que no se ha realizado durante todo un año. Un fin de semana de trabajo productivo puede poroporcionar 15 horas de ensayo.

Ideas sobre escenificación teatral

Por JesRICART - 1 de Diciembre, 2008, 20:47, Categoría: ARTESUMA

 

-De la Ficción a la Realidad  y su reversibilidad

-El anonimato y la masificación como doble factor esencial.

-División seres humanos: actores nominales y actores tácitos

 

Los movimientos  masificados, especialmente los políticos, el individuo queda sumergido en una espiral devoradora,donde suspende transitoriamente su identidad personal para favorecer una identidad de mayoría.es un momento mágico de sincronía y de unicidad frente a otros poderes o factores de bloqueo.Esta suspensión transitoria no deja indemne al individuo que la acoge o se ve abocado a ella. El individuo-clase o el individuo-movimiento, a diferencia del individuo-sujeto se ve revestido preceptivamente por  una poderosa fuerza de actuación:l a que dá la convicción de pertenecer a un proceso de voz única de miles,cientos de miles, o millones de personas.En ese estado de masificación es fácil arriesgar la personalidad y caer en estados seudoalucinatorios de despersonalización. la fuerza puntual y hasta brutal,puede hacer perder de vista el sentido real de una lucha concreta y de un proceso cambiante cuyos momentos álgidos de respuesta única desaparecerán irrevocablemente.

 

Trasladar este fenómeno a la escena de contemplación, implicando poderosamente al público expectante en la misma emocionalización por distintas fases:desde el anonimato ato a la de la implicación individual. Trabajando las situaciones colectivas que generan mimetismo.¿que explica ésta supeditación del uno al grupo? Una cierta instintividad empática,lleva al acogimiento de ser uno en el seno grupal.El movimiento hace de marco de referencia y de acogimiento, y el movimiento institucionalizado, hace en última instancia, de patria y de madre:ese manto mágico de protección a cada uno de sus hijos,tanto en el plano físico como en la de la reproducción de sus ideas. El individuo diluido en una masividad,deja de ser criterial para ser mecánico,deja de ser pensante para ser actuante, deja de ser creativo para ser reproductivo, deja de ser origen para ser finalidad.En una realidad de lucha desflorada,hay un vaivén entre un real físico y un imaginario continuado que combina recursos de la ficción y del deseo con argumentos de la realidad y de la evidencia.El acto teatral directo y potente es el que consigue colocar al plano espectador,a una observancia superior,en una calidad de compromiso.Es el que eleva la expectación al rango de admiración, y de aquí al proceso personal de transformación,tanto por incorporación de nuevas ideas,como por experimentación con sensaciones existenciales.el actor teatral tiende una pasarela entre la actitud y la parsimonia presenciales y la implicación psíquica e ideológica. el individuo que se acoge y recoge en el manto anónimo encuentra posibilidades de expansión y extroversión de sus rincones secretos (lo que uno no hace en su localidad o municipio o pueblo,es capaz de hacerlo y desarrollarlo en la ciudad masiva).Lo que permite lo anónimo en un lugar donde nadie re/conoce a nadie,permite un cierto proceso de liberación.que puede quedar terminado cuando dentro de una situación de desconocimiento se van posicionando las identidades y los personajes.Entonces surgen otras vez los factores inhibitorios, porque en realidad cada persona nueva conocida, remite a una conducta vieja tratada, y a pesar de las diferencias de lugares, nombres y personas, hay una recurrencia en las conductas, los debates y las posturas.

 

El Esquema Escénico para la implicación del público,va desde la puerta de entrada al espacio de la representación, al escenario propiamente dicho. ¿que es el teatro?¿donde empieza y donde acaba? Un montaje cuidadosamente preparado,crea las condiciones de teatralidad desde el mismo momento de llegada al edificio de la sala.(los actores pueden mezclarse entre el público e interaccionar con ellos, desde la base de que cada espectador es un actor tácito y un actor potencial en desarrollo. Experiencias de la Cubana).el escenario propiamente dicho puede ser intercambiante y no fijo, y en el caso extremo,los personajes pueden ir siendo tomados del propio público.Evidentemente hay factores de inhibición en todo el esquema que habrá que contrarrestar.

 

En cada individuo anónimo prevalece una lucha secreta por dejar de serlo.tras cada espectador oscuro,convive un deseo no reconocido de ser,parecerse,igualarse o representar aquello ante lo que está expectando. Y de otro lado lo que hace la función teatral no es la representación en sí,sino la representación puesta en una escena con publico admirativo.El EEscénico queda repotenciado con el feedback creativo dela parte expectante (desde la risa o aplauso a la implicación activa).Esta implicación puede ser iniciada como una duda instalada en el momento del espectáculo para convertirse en una teoría de conducta en la vida de cada día. Los ensayos del espectador movible (la fura dels baus) exploran una categoría de implicación desde las emociones agresivas.Y el principio de que todo ser interactivo es un actor en bruto y que ejecuta una clase de representación o de papel preinscrito, posibilita el juego del real-ficcioso como propuesta vital para la comprensión  de los procesos de verdad y de mentira.todo ejercicio para obtener la verdad pasa por contar cuentos y mentiras y alegorías.

 

Indisolubilidad de la forma y estética.

Por JesRICART - 1 de Diciembre, 2008, 20:46, Categoría: ARTESUMA

La expresión de un contenido x  a través de una forma y está dando cuenta ya de una estética z. El hecho de que determinadas funciones ordinarias sean un pretexto para su modulación se está introduciendo  nociones de belleza. No es necesario el recurso de la decoración para que estén presentes. Uniones determinadas entre curvas y rectas, planos y volúmenes, producen resultados extraordinarios. El rescate de las ánforas de la antigüedad además del valor para la  arqueología conlleva el valor intrínseco para el conocimiento de los desarrollos artísticos.

 

Desde la actualidad las propuestas de diseño industrial con campo propio y con deseos de autonomización delas propuestas artísticas, no pueden librarse del hecho de estar contribuyendo formalmente a la realidad, en la medida en que introducen nuevas formas que la integran. Se puede hablar legítimamente de que dentro de los signos distintivos de cada época el de estar como predominantes los de las modas formales. La predominancia de unos diseños sobre otros está relacionado con concepciones más profundas  sobre valoraciones espaciales, cromáticas y matéricas.

 

La condición profesional no es la misma según haga uso el ejecutante  de sus recursos circunstanciales.Unas determinadas ideas están comportando ya la búsqueda de unos determinados materiales y  estos a su vez condicionan los resultados finales del trabajo.

 

En última instancia la estética de toda forma queda remitida a dos constituyentes físicos:

1-a su configuración geométrica

2-al material inorgánico o no del que esté  compuesto.

 

Las formas inorgánicas elaboradas por la naturaleza en el universo mineral,han producido a lo largo de cientos de años caprichosas modalidades expresivas de la tierra y de los subsuelos,en las que se han inspirado los humanos sensitivos. Si alguien quiere conocer los planes de una obra descomunal como la Sagrada Familia de Barcelona antes de ir a una oficina de arquitectura debería  pasar por las cuevas de Collbató donde las prolongaciones de las estalactitas y estalagmitas preceden en mucho  a la capacidad inventiva humana.No es ningún secreto ni desmentido.La habilidad humana es la de hacer legibles formas espontáneas y la de reformar otras formas primarias.Su privilegiada posición de observante se lo permite. Y dentro de los programas de estudio de las asignaturas de Escultura y Forma en las facultades de Bellas Artes se promueve la  formación de archivos de estudiante de formas artificiales o naturales,cualesquiera que sean. Con la observación de un hueso de clavícula de perro o de una concha marina,se pueden reinventar increíbles formas.esto también cuestiona de pleno la supuesta capacidad imaginaria. de hecho la capacidad de ingenio y de creación parte de factores inductores dados,nuevamente hay que repetirlo, por la observación.

 

 El sujeto creador atento hace de sinopsis de su entorno y de puente de mando de los recursos que tiene a su alcance: desde los materiales que directamente puede manipular, a las ideas encendidas en su mente.Idea mas material mas instrumentos (manos y herramientas)da como resultado final la idea plasmada o algo aproximado a la idea pensada. Pero esta idea como regalo de musa,de la que tanto se hablaba en el pasado,¿es una verdadera idea autónoma del sujeto que la anida,o éste no hace sino de catalizador de ella por estar en condiciones de influenciable de múltiples factores? Es mas apropiado apoyar la segunda parte del dilema. Los individuos,indistintamente de su capacidad creativa,tienen el común denominador de ser receptores sinópticos de las historias que los envuelven.

 

Posiblemente la diferencia entre quienes crean mas y quienes crean menos está en la capacidad de síntesis y reelaboración de los estímulos que reciben. El cerebro como un órgano de representación de imágenes y de ideas puede procesarlas y cuantificarlas dependiendo de las consecuencias de auoestimulación  que ocasionan. Hay individuos que rechazan imágenes e ideas que no les van a servir-o  lo consideran así-para nada y otros que disfrutan aumentandolos indistintamente de sus condiciones prácticas para llevarlas a cabo. Conductas tales que pueden remitir a los dos grandes grupos humanos:la de los idealistas y la de los realistas,recogiendo una clasificación clásica y por supuesto falsable. Pero cualquier realismo pasa por reconocer que toda ejecución práctica de un algo por primera vez ha debido pasar por la fase crisálida de ser una idea intangible. De hecho toda situación real pasa  por una situación imaginada o imaginaria.

 

Todos los actos existenciales van unidos a una representación formal.El ser queda figurado en un modo de ser.Y el actuar refiere  cada acto a un modo de ejecución. Las expresiones mas básicas de la vida humana como son las del movimiento físico de traslación, la de las situaciones posturales de reposo y las de dicción y habla, y las de ingesta, quedan reflejadas en unas modalidades estéticas determinadas. Antes de tratar de demostrarlas en los modos autodecorativos de vestir, ya quedan establecidas en  los modos de  balbucear, andar, besar, tragar, vocear  o dormir. Se habla de elegantes figuras fisiológicas como la de los Masai o la de los Tuareg y la apreciación no se limita a un canon de altura física sino a u porte en el mirar y en el estar. Intrínsecamente el modo de ser queda reflejado en el modo de estar.Y cada estética tiene ya desde lo mas primariamente fisiológico una relación con una filosofía de vida.

 

El arte queda referido por uno de los vocablos de mayor acepción y de más ductilidad verbal. Su recurso semántico es continuo cuando se precisa de un concepto escapado de las condiciones de rigor de otros. Se presume de una vida con arte indistintamente de si un sujeto es un artista renombrado o no, o incluso si ha hecho unas de las funciones artísticas conocidas al usa. El fenómeno existencial puede ser tratado ya como un fenómeno artístico. Esta manera de plantearlo puede llevar a muchas confusiones.Puesto que todas las disciplinas que se acercan al Saber, sin excepción comportan productos artísticos determinados. ¿quien puede negar la cromaticidad y el atractivo estético de un VIH aumentado enormemente por un microscopio electrónico? o ¿el  atractivo hipnótico del desplazamiento de uno de los tornados de Florida?.Podemos osadamente trasladar esta clase de preguntas tanto a las oportunidades observacionales que da la tecnología avanzada como a fenómenos clásicos de los rugidos de la naturaleza. Tanto las expresiones de la Natura como grosso fenómeno de existencias multiplicadas así como las expresiones manufacturadas por los ingenios artificiales del hombre desde los mas primitivos a los más sofisticados, están concebidas para este análisis  como un espectáculo estético.

 

 Pero ¿donde está la estética? ¿en la forma en sí  misma o en la capacidad sensitiva,es decir,en la prerrogativa de lo humano para apreciarla? Preguntas a su vez preguntadas ¿tendría objeto toda la discusión sin la capacidad analítica desde las facultades humanas de todos sus registros vinculados a sus entornos vitales? Cualquier propuesta de contenida está referida, desde el momento de su proposición, a una forma específica, en función de varios datos de eficacia pero también de presencia. Por otra parte en las elecciones de los artíoculos mas variados y básicos: desde los reservorios de salsas de tomates a los apliques de luz,se tiene en cuenta además de su calidad (a veces es lo último en tener en cuenta)su impacto visual. Desde el merchandasing se sabe que se rinde una pleitesía a las  formas y las iniciativas industriales y publicitarias saben sacar un buen partido de ello. Obviamente depende de la conciencia de cada consumidor el grado de su subordinación. Un mínimo de sensibilidad apreciativa por lo formal, no será supeditado sistemáticamente al contenido que envuelva. De hecho lo que distingue a unas gentes de otros y el modo expresivo de las personalidades de los individuos está en su valoración de loas formas y en el modo concreto de relacionarse formalmente con los objetos. Reaparece la estética del movimiento entre objetos y sujetos que los toman. 

 

Panfleto y Enfado contra la Brevedad

Por JesRICART - 1 de Diciembre, 2008, 20:42, Categoría: COMUNICACIÓN

No es verdad aquello de si lo bueno breve dos veces bueno. Lo malo si es malo no lo es menos sea cual sea la cantidad expositiva de tiempo que necesite. No sé si Gracián iba escopeteado siempre y no podía conceder más de dos minutos a sus interlocutores o todos los plastas de la comarca se habían puesto de acuerdo para irle a dar la tabarra contándole cosas insulsas. Tampoco sé si en otros tiempos la gente abusaba la una de la otra manteniéndola en firmes volcándole sus interminables peroratas,  lo que sí sé es que para contar la vida se necesita tiempo. Pero tiempo no es un solo concepto. La historia del pensamiento humano tiene por uno de sus ejes centrales entender lo que es eso del tiempo. No garantizo ni pretendo poderlo explicar aquí pero sí sugerir que lo más importante no es su medición sino su concepto.

Entiendo que son dos tipos de tiempos los que se necesitan para vivir, de naturalezas tan distintas que no hay una sola clase de relojes que los midan. De un lado está el tiempo de los actos, de otro el tiempo para contarlos. Son tan distintos que el segundo tiempo puede doblar o más, perfectamente el primero. ¿Dónde estaría sino la enjundia de la existencia sino en contar sus curiosidades que pasan desapercibidas a primera vista? En el primer tiempo  el sujeto estresado está tan ocupado en mirar su reloj que no goza del momento, es como aquel viajero que va por el mundo sumergido en su guía superactualizada y no contacta con la gente para preguntar o aquel niño que se sumerge en su maquinita de bolsillo de viaje y no mira pro la ventanilla del coche para enterarse de los nuevos paisajes que cruza.

El sujeto que protagoniza un acto, el que sea, puede quedar capturada por la responsabilidad de hacerlo y poner a acostar su lado observacional. La psicología dela forma estudia como varia la percepción de individuo a individuo compartiendo un mismo espacio y momento. De hecho son realidades distintas de las que se enteran. Es así que la gente extrae visiones completamente diferentes de unas mismas situaciones. El relato de ellas es lo que demuestra esa diferenciación. Existe la literatura no porque lo que cuenta no pueda ir a comprobarlo in situ el lector sino porque quien lo cuenta lo hace de una manera especial, proporcionando otra experiencia distinta a la de la visita. Nos gusta que nos cuenten historias (leerlas es una forma diferida que substituye oírlas) porque nos remite a un cierto sosiego. El perfil de la persona sin tiempo que gastar no puede zambullirse en crónicas largas o libros gordos. Tampoco puede escuchar  anécdotas que no le aportan nada o participar de reuniones con  debates complejos que no aspiran a conclusiones. El tiempo, el maldito tiempo, está siempre detrás de las actividades. Las citas pasan por la coordenada del tiempo, los plazos de producción y entrega también, la vida entera es un acuerdo biológico con el cuerpo para vivir un tiempo. Decir, no tengo tiempo, ha pasado a ser una especie de etiqueta de prestigio. Quien no tiene tiempo es porque está muy ocupado, quien está muy ocupado es porqué tiene negocios, compromisos y una agenda cargada que no le permite detenerse a saludar o dar un paseo romántico por la playa o retozar algo más en la cama por la mañana para hacer el amor.

Tiempo, tiempo, tiempo, gritan las multitudes que piden brevedad en las cosas, en los textos, en los mensajes, en las acciones, en las gestiones. Quieren que no se gaste el tiempo para tener más tiempo que tampoco permitirán que se gaste en vano. ¿Y qué hacen con tanto tiempo sobrante? El mismo lector que te pide brevedad en tu libro o en tu exposición luego puede gastar su tiempo con una carrera de caracoles.

Decir las cosas con concisión y no repetirse es todo un valor y una metodología elogiosa. Por el contrario la necesidad de ocupar el centro oral de una escena para decir siempre lo mismo es cargante. La exigencia ante el relato no pasa por su brevedad o por su extensión (esto son propiedades físicas) sino por su contenido o información. Si una información es crucial por larga que sea hay que leerla, si es prescindible o superflua por corta que sea se desatiende. Lo mismo pasa con los géneros literarios y ensayísticos: se siguen más o menos según su función enseñante intrínseca. Una página llena de bla-bla-bla (en el sentido literal de esta silaba) al estilo de los ejercicios de antes de las máquinas de escribir no hace falta leerla más allá de la primera línea para saber de lo que va. Hay historias que no nos permiten pasar de la primera líneas por su cliché al empezarlas y otras que la última línea aunque sea en la página numero 800 nos hace sentir la pérdida porque ya se acabó.

Detrás del perfil consumidor de letras que no tiene tiempo y pide brevedad hay una psicología cuando menos curiosa. Suele ser el que no deja terminar la historia que cuenta alguien en la mesa porque el/ella no ocupa el centro de atención. Si bien la brevedad se puede reclamar cuando uno repite en su segunda estrofa lo que ya ha dicho en la anterior (de hecho aquí la reclamación tendría que ser contra la repetición que se traduce en mas tiempo usado) exigirla para una historia es algo memo. Por supuesto se pueden hacer todas las amputaciones necesarias de acuerdo con las exigencias de la topografía de una revista, del metraje asignado a una película o de la capacidad física de atención de un público pero todo eso no deja de ser una forma de rendir pleitesía al límite.

Empecé a sospechar  de las cosas del humano consumidor, cuando advertí que la mayoría de películas se polarizaban en torno a los 90 o 100 minutos. Las clases universitarias  y en general todas en torno a los 50 minutos. Las conferencias, con debates incluidos, no más de 120.Los conciertos, se enamoran algo más porque algunos empiezan una hora después sobre el horario previsto teniendo a los fans en la inquietud de recibir sus pócimas acústicas.  Raramente un monologo en una tarima de teatro de vanguardia alcanza los 160. Sí, sin duda hay unos tiempos  dominantes para un tipo de actividades. Lo mismo que hay unos horarios preasignados para el empleo, o para las horas de tele o para las comidas, también lo hay para las lecturas, las partidas de ajedrez o las conversaciones. ¿Es eso así o es que estamos haciendo el panoli al convertirlos en apéndices de los timetables orquestados por la costumbre?  Quiero darle la vuelta al asunto. El problema no es que haya un texto largo, o una propuesta narrativa que consume mucho tiempo, el problema es que nos quite tiempo sin que nos aporte nada. Eso se puede decir a todo, incluyendo las 8 horas de oficina o de trabajo de máquinas donde sea a cambio de un salario. ¿Por qué la brevedad es exigida para las propuestas literarias y en cambio no cuestionada en horarios vacios de contenido que se pierden miserablemente ante otros temas de la vida y del espectáculo?

Yo no quedo fuera de la exigencia de la brevedad ante el tostonazo de tío que se extiende excesivamente para contarme algo simple o ante una infinidad de formas del comportamiento humano: desde el tendero que cuenta su vida al cliente  o deja  que este se la cuente con una lista de compradores en espera detrás, a un partido de football televisado en el que no sé apreciar los matices y goces de cada chute de balón o la curvatura balística de ese esferoide ante la máxima atención de jugadores y público. Nunca en mi vida he resistido un partido entero (tampoco de wáter polo, básquet y similares) lo cual da la talla de lo raro que debo ser. Con eso ilustro que lo que para alguien es poco tiempo para otra persona es mucho. La brevedad no es una medición de reloj, es una presunción subjetiva del que se da por cansado ante la envergadura de algo demasiado longevo a la vista o que al sumergirse en su lectura ve como pasan las horas y todavía no lo ha terminado. Yo lo que le pido a un texto es que me proporcione, placer y saber. Si me lo da lo perdono en todo lo demás, incluido si no ha depurado sus errores de expresión. Si a Tolstoi le hubieran pedido brevedad nos habríamos quedado sin una de las mejores obras de la historia de la literatura. Lo mismo se puede decir de otros autores en unos tiempos en que contaban con unos públicos tal vez más austeros y abnegados porque no tenían tele o cine, que les proporcionara discursos fáciles que no le exigiera demasiado esfuerzo intelectual.

Hay que admitir la capacidad intelectual relativa de cada cual, lo mismo que la física. Así como determinados trabajos corporales no pueden aguantarse más allá de unas horas y necesitan un tiempo de reposo para volver a ellos también pasa con el trabajo intelectual (leer es uno de ellos). Propongo que los lectores que se cansan ante textos largas se preparen un té turco –o los que sean necesarios- en medio de la lectura y se lo tomen con calma. Leer también forma parte de los actos de la vida. Tiene un valor escondido que tal vez se le escape a quienes tienen prisa  y todo lo que quieren conocer es el esquema genérico de una historia o su resumen no sus detalles (por cierto en alianza Editorial se hizo una tirada de éxito de ventas de pequeños libros de bolsillo de no mas de 100 páginas que resumían grandes títulos, no dejó de ser una idea ocurrente, para mi una forma de propaganda de esos títulos pero no una substitución de la obra misma).

Contrariamente a la brevedad creo que la capacidad de relato y la observación puede convertir un acto de vida relativamente anodino: la descripción de un desayuno, la visita a una exposición de cuadros, el paseo por una calle principal, todo ello en si mismo que puede ser actuado en no más de una hora, en un motivo para describir al pormenor todas las sensaciones asociadas para cuya lectura sea preciso más de una hora. De Solzenitsyn aprendí que la vida de un solo día puede dar para escribir un libro completo. Escribir la crónica de un año puede llevar perfectamente varios días de lectura. No veo que sea obligatorio  reducir la cantidad de escritura para el relato de unos hechos y unas reflexiones, en todo caso se puede pedir que no haya referencias repetidas y densas complejidades inalcanzables.  El autor no puede dejar de ser quien es para escribir al gusto de todo el mundo. A mí ponme 4 páginas por capítulo. Yo admito hasta 20. ¡Apúntate a un curso de meditación zen tío! Los que estudian mercados y saben de la capacidad de aguante intelectivo del público objetivo, es decir de su poca capacidad de aguante tienen muy estudiado lo que tiene que durar una obra o lo largo que tiene que ser un libro. Escríbeme  un libro de 200 páginas para el mes próximo. Al autor se le pide cantidades lo mismo que al pescador se le compra una cierta cantidad de peces o al tendero se le paga por tantos kilos de lo que sea. ¡Por favor quien tiene una soga a mano, si lleva el nudo corredizo hecho tanto mejor! Querido lector, si tienes prisa porque tu reloj de la mañana te indica que no puedes llegar tarde a tus compromisos del día o prefieres otras lecturas a la mía, u otros placeres creativos,  no me enfado. Lo juro ante notario, no me enfado. Pero no me pidas que reduzca mi dinámica expresiva a tu tempo. No soy un restaurant: no tengo una carta de distintos platos y precios, aunque sí tengo distintos libros con distintos estilos. He usado artículos breves de 200 palabras para hacerme eco de notas y observaciones de la vida ordinaria. También intercambio frases breves por chat. A propósito del lenguaje por chat, también del lenguaje usado en notas de email, gracias a su brevedad (tanta, que para abreviar no se ponen signos de acentuación ni comas) se arrastran un montón de equívocos.

Nadie mínimamente comprensivo le puede decir a nadie: ¡sea breve, abréviese, cojones! Aunque los ejecutivos más dados a la agenda no tienen tiempo para la vida aunque puedan llenar de citas, llamadas de teléfono y etcéteras. Recuerdo la escena de una película de uno de ellos que admite la visita de un pretendiente para proponerle algún proyecto. La inicia diciéndole: le concedo un minuto. ¿Pero de qué vas tío? Yo te puedo resumir en un minuto mi proyecto pero tienes tú cerebro suficiente para comprenderlo en un solo minuto. O bien, no voy a malgastar un minuto de mi tiempo para contarte algo que necesita varias horas.

No, no seamos breves. Extendámonos. La invitación es: tómese su tiempo, exprésese, no deje de decir todo lo que tenga embuchado, comuníqueme sus experiencias, escriba todo lo que tenga que escribir. No haga caso de esos concursos literarios que piden relatos o poemas con un máximo de palabras o versos. ¡No se deje arrollar por la sociedad del tiempo del reloj! ¡Viva su propio tiempo sin mirar la hora!  Duplíquelo al menos contando sus protagonismos en pasado y verá que en el relato los revivirá y que a menudo el relato de lo sucedido puede superar a lo sucedido, también en tiempo expositivo.

Bien, yo quería escribir un panfleto contra la brevedad  brevemente y me encuentro con un artículo para lectores con tiempo. Los brevísimos son para el lenguaje telegráfico que, obviamente, no he dedicado aquí. 

Todo eso no significa que mi alegato contra la brevedad me disponga a ser el candidato ideal para aguantar toda clase de rollos. Páginas de bla-bla-bla, por favor, no; repeticionismos y dejes orales tópicos tampoco. El ça va? ritual que se dice a la carrera sin esperar respuesta o sin mirar a quien se le pregunta, tampoco. La demanda no es la de la brevedad como tampoco la de la extensión. Tanto es así que ese criterio se puede aplicar a la vida entera. ¡Vívame 90 años! o ¡no me pase de los 40, es de mal gusto! Por favor, déjenme en paz, es mi potestad vivir más o menos ¿Quién se cree Vd. que es para pedirme vivir más o menos, escribir más o menos, hacer la poesía más o menos larga, pintar con extensiones mayores o menores? Esfúmese. Por favor. ¿Quiere brevedad? ¡Cómprese un libro de chistes, seguramente encontrará algunos sobre esta clase de tema que nos ocupa!

Cada vez que me encuentro con alguien que me pide brevedad me dispara mi voluptuosidad expresiva, me convierto en un alud de palabras. Me consta que la longevidad de texto no significa mayor calidad, pero la brevedad tampoco, con el agravante de que el exceso de brevedad raya inevitablemente con la mediocridad cuando no con otros déficits. Si es brevedad lo que busca cítese con un autista.

Otros mensajes en 1 de Diciembre, 2008

Blog alojado en ZoomBlog.com