El Blog

 
 

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

El ciudadano frustrado

Por JesúsRICART - 12 de Noviembre, 2008, 15:07, Categoría: DEBATE SOCIAL

El perfil del vecino frustrado (mejor dicho,  inutilizado) es aquél que se da por rendido en su función de ciudadano creativo como tal. Un ciudadano consciente de su  función en la sociedad, como residente y parte  que es en ella, es el que propone cuestiones y actúa en consecuencia  para mejorar la calidad de vida general y por rebote la suya propia. Pero en lugar de predominar ese ciudadano con coraje para exigir la práctica de las leyes justas y denunciar las conductas ilícitas, lo que predomina es el ciudadano-medio con una sobrecarga de desidia, desinteresado por los asuntos de la comunidad salvo para los más urgentes o que pongan en peligro su tranquilidad privada. Las reuniones de comunidad o no se celebran o se celebran sin un quorum mínimo, con asistencias inferiores a un 50%; a las manifestaciones reivindicativas por asuntos colectivos suelen asistir minorías cansadas de repetirse y por si fuera poco, el vecino que se mete en el laberinto de los pleitos contra la administración local  termina por quedarse escarmentado. También le pasa al que carga con las gestiones por asuntos de todos, el que dinamiza juntas vecinales  o el que insiste en convocatorias para celebrar asambleas o planificar ideas para solucionar las cosas.  El resultado es que salvo las 4 caras más conocidas que no se pierden efemérides social a la que acudir y que son los que, supuestamente, duermen más tranquilos por estar en paz con sus conciencias y por dar la talla de salvapátrias la inmensa mayoría de los demás vivimos en una especie de subsuelo aclimatados al temporal de una realidad deficitaria.  Es así que se van dejando pasar los años permitiendo que los errores de un consistorio se conviertan en problemas endémicos o crónicos para una larga etapa, que los episodios nefastos se conviertan en eternos o que la baja calidad de vida siga persistiendo a pesar de vivir en la zona económico-geográfica de la abundancia.  Del ciudadano frustrado nace o se consolida el peor individualista. Sobre todo porque tiene muchos motivos por haber tirado la toalla y por haber dejado de confiar con sus representantes políticos de ahora o con sus antiguos camaradas de veleidades de antes. Su perfil se repite como una cebolla y lo peor es que ante la desidia no hay combate política que la pueda vencer. Podemos atestiguar su existencia y su masificación. Mientras tanto las fuerzas vivas de una localidad dedicarán sus militancias y sus tiempos de ocio  a la lucha por los demás, es decir por esas multitudes quietas, derrotadas e inutilizadas esperando beatíficamente que algún héroe escapado de la hoguera le saque las castañas del fuego.

 

 

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com