El Blog

 
 

Calendario

<<   Septiembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

El no-Ego y sus egófagos

Por Jesús Ricart - 4 de Septiembre, 2008, 11:23, Categoría: DEBATE SOCIAL

 

EL NO-EGO REFLEXIONADO  DESDE  EL PARAPETO  EGÓLATRA

Una estela de santones  viene cubriendo el escenario comercial  de las ideas. Personajes  de varias raleas con actitudes beatíficas o  representantes de cielos vestidos de color azafrán vienen haciendo de puente entre oriente y occidente: entre el oriente de la paz y misticismo traídos al occidente del materialismo y del capital. En su difusión, compañías religiosas de varias procedencias, han sucumbido a las leyes inexorables del mercado capitalista y las ideas,las suyas entre las de otros, para ser divulgadas han pasado/pasan inevitablemente por la circuitería comercial. Entre sus conceptos centrales está el de no seguir el mundo de la ficción ni los estímulos del consumo: aspiración substantiva por una renovación de los valores humanos. Sí. por encima de cualquier ansiedad, objetivo específico o lucha confrontada cabe aspirar al no-ego, a la trascendencia del  canal existencial corrompido por acumulaciones (materiales y experienciales)administradas por un yo  que se establece como dominante. Ese yo ha sido necesario para la afirmación de una voluntad subjetiva y un progreso curricular, pero luego se convierte en un freno para el avance espiritual. El  atractivo de esta noción  conduce a aspirantes a esa reflexión  que comprometan su tiempo y torturen su psique tratando de obtener en vida un estado fuera del self. Una intención filosófica de mutación del yo individualizado en un todo co-creativo perfectamente razonable e inocente, se trueca en un material psicológicamente peligroso,cuando desde posiciones de pensamiento mecánico se quiere convertir la realidad subjetiva en un programa de desrealización y de vacío.La tesis y técnica ejercitante común a las prácticas de meditación, es la de dejar pasar todas las imágenes mentales sin querer capturar ninguna, sin seguir lo concreto -dado su espejismo- y sin exigir el compromiso. A fuerza de relajar la mente, se extinguen los valores críticos del pensamiento, y prevalece una especie de adhesión a la nada o su equivalente: supuestamente, ningún deseo, ninguna lucha, ninguna contradicción.Esa posición lleva a configurar seres superficiales, anonadados o atontados, sin criterio ni forma personal, subsumidos en una mascarada uniformada. Sucede  que amantes y defensores de la trascendencia y supuestos superadores de su yo particular se parapetan en sus fortines yoicos reclamando  el interés ajeno por su teatro y reproduciendo actitudes tan bastardas como cualesquiera otras dentro del mundo del comercio de las ideas y de las formas. En ese contexto,un nuevo linaje de supuestos trascendidos no marcan ningún trascendencia objetivable, y no pasan de ser una moda más, que pilla unos cuantos, encaprichados en llegar a la sabiduría o al conocimiento dedicando varias horas diarias de meditación. Si bien los espacios de meditación como complementos binomiales de la reflexión son importantes, pretender alcanzar las claves de la paz y la felicidad  solamente con ellos es insultar la inteligencia. En cambio un abuso de aquellos convierte procesos de des-realización en una no realidad que nutre patologías de personalidades escindidas[1].Eso explica el fenómeno social de un cierto público que se cree trascendido por tener sus yoes aparcados,pero !eso sí¡ reclaman para sí, como individuos, su futuro eterno y celestial.  Sólo basta llevar el terreno de la discusión a lo concreto, a las conclusiones, a las política cotidiana, a las luchas por la vida y se comprobará para desagrado  de crédulos que bajo la mansedumbre de supuestos trascendidos del ego se agazapan fieras yoicas semejantes a las de  otros campos comerciales  que  también venden imágenes para mantenerse en el mercado de los dividendos. su efecto negativo es corromper el debate para superar el mundo maya y con éste el yo,como un divisor lesivo entre humanos y entre lo humano y lo divino.

 

 

 



[1] si dentro de las feligresías de toas las religiones abundan unas tipologías de neurosis obsesivas en las prácticas concertadas para budeidades aceleradas se reúnen condiciones atractivas para personalidades inseguras con problemas de autoestima y desorientación existencial.

Blog alojado en ZoomBlog.com