El Blog

 
 

Calendario

<<   Septiembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

Las 4 caras del voto

Por YASHUAbcn - 3 de Septiembre, 2008, 23:00, Categoría: General

El derecho al Voto. El voto nulo, el voto útil y el No Voto.

Caldes de Malavella 2007 junio 2

La opción a votar es la columna vertebral de los modelos parlamentarios (es más preciso denominarlos por su forma representacional que con el genérico “democráticos“). La biografía de sus ciudadanos está condicionada en parte por su relación con el voto, con las efemérides que lo convocan y con sus resultados. También con el derecho a su uso o la negación de tal derecho. La modernidad ha conferido la condición de ciudadanos y de poder ciudadano en gran parte con el ejercicio de este derecho concreto. Aunque sea episódico, puntual y relativamente manipulable bajo la férula de leyes electorales cuyas proporcionalidades y maneras son discutibles, lo cierto es que se trata de uno de los derechos cardinales de una sociedad que apela a la participación popular y la configuración del estado bajo principios democráticos.

Una vez adquirido ese derecho resulta que acudir a su recurso por sistema puede ser una trampa. Hay 4 clases de relación con el voto. El primero de todos su exigencia que tanto como exigir la oportunidad de que la opinión del pueblo sea tenida en cuenta. Todavía hay sectores que están excluidos de ese derecho como los menores de 18 años. Es obvio que desde una edad menor, tal vez 2 o 3 años antes se podría ejercer. De otra parte los sectores inmigrantes cuyo volumen va en crecimiento (un 10% para el caso de España) tienen ubicada su vida, sus negocios, sus impuestos, su trabajo, sus perspectivas de futuro en un país que no les reconoce las condiciones legales suficientes para ejercer su potencial en el destino que comparten con otros millones de personas.

Una segunda relación es la de participar para apoyar aquellos favoritos políticos que puedan hacer más cosas para las mejoras sociales. Es el voto útil que no se atiene tanto a la ideología de una formación o a su programa como a sus posibilidades para llevar a término lo que dice. Una tercera relación es la que pasa por las urnas y por los colegios electorales pero no para depositar un voto explícito hacia alguien sino para decir cualquier protesta o dejarlo en blanco. Es un voto que no va a tener efectos de incidencia en el apoyo a una u otra candidatura pero va a tener un valor representativo de un porcentaje que no está de acuerdo con nadie aunque sí con el sistema de votaciones-. Finalmente el no-voto o la abstención de quienes no estamos dispuestos a continuar sucumbiendo al espejismo de la jornada electoralista cuando nada invita a confiar en alguna de sus propuestas.

Los evaluadores, tras los recuentos de votos y enfrentar altos porcentajes de abstención, tienden a valorar más positivos los votos nulos que no los no votos o abstencionistas. Creen que aquellos todavía son salvables o recuperables para posteriores causas mientras que el no-voto es una objeción al conjunto de la clase política o bien al sistema de representatividad en vigor.

De esas 4 caras del voto la demora en la incorporación de nuevos sectores sociales al ejercicio del derecho presenta un panorama social discriminatorio, tanto más cuanto que el volumen de los abstencionistas reduce a un minoría los que no lo son y se ocupan en dar a conocer su tendencia favorable a unos o rechazable a otros para una próxima legislatura. En resumen, la relación dominante con el voto es el de no poder ejercerlo, sea porque es totalmente inservible ya que no hay candidatura que presente una fiabilidad, o porque no se le confiere otro rol al ciudadano que el de votante.

El derecho al voto que históricamente ha sido una de las reivindicaciones social evolucionistas más potentes se ha convertido en el voto agotado al comprobar repetidas veces su falta de efectividad. La alternativa evidentemente no es la de volver a épocas pretéritas y de mal recuerdo en las que dominaba el dictado de los dictadores y sus socios sino de reformular los mecanismos públicos participativos. Fundamentalmente el de hacer prevalecer programas de realizaciones por encima de partidos, líneas políticas e incluso políticos concretos.

Blog alojado en ZoomBlog.com