El Blog

 
 

Calendario

<<   Septiembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

Conciencia crítica y transformacion real

Por YASHUAbcn - 3 de Septiembre, 2008, 23:05, Categoría: MOVIMIENTO SOCIAL

CONCIENCIA CRÍTICA Y TRANSFORMACIÓN  DE LO REAL

 

Pero la actuación continua de actividad creando un superávit manifestativo del deseo popular, tampoco asegura la transformación.Cuantiosa actividad es testimonial y lícita en las constituciones democratizantes de muchos países. La actividad constatacionista de una necesidad no siempre garantiza su  cubrimiento, aunque sí una perpetuación del testimonio en el reconocimiento de la carencia. La linea divisoria entre idea y acto,que es tan calara para la política, no lo es tanto para la psicología, donde la autopermisión callada de un deseo prohibido y prohibitivo,está actuando ya como un pre´pasaje al acto. basta permitirse ser distinto para empezar a serlo ya. Aparente y externamente las circunstancias envolventes son las mismas: no ha habido paso, no ha habido modificación corporal, pero una fuerza interior se organiza y al cabo de un tiempo emergerá  mórficamente en la persona  que ha emprendido la decisión. La interpretación gradual de la historia desde el punto de vista etapista, lleva a confusión.Ciertamente la idiosincrasia coetánea es distinta a la de las épocas pretéritas.Cada  época reconfigura de manera diferente a sus protagonistas a pesar del hilo cronológico de determinantes presentes en todos. Cada nuevo individuo en su estadio de responsabilidad y de elecciones puede intervenir en la historia como modificador o como reproductor.Y todo reproductor de patrones conductuales limitado a ello acaba por ser un ser modificado, es decir, opuesto a sí mismo. El acto de rebeldía intuicional es la primera condición constitutiva para el transformacionismo.Cada individuo al nacer hereda un mundo,al que empieza a tomar las dimensiones al poco tiempo y que sigue tomándoselas mas o menos tiempo según su interés por las exploraciones, la comprensión de la época y la necesidad de intervenir en cambiarla.se puede venir a la historia con un afán de comprensión, como la de Sofía Amundsen, la protagonista de Jostein Gaarder en   el mundo de Sofía.

 Los niveles de conciencia  continuamente referidos desde las apologías políticas para cambiar el mundo,responden ciertamente a una convergencia de realidades y pensamientos de realidad diversos confluyentes en espacio y época. se trata de planos como capas, unos adheridos a otros,pero cada constituyendo un tejido y una red de enlace distinta a las otras. También cada plano de conciencia corresponde a un plano de explicación distinto de los sucesos, que instrumenta un lenguaje de definición distinto.

No es suficiente con trabajar por y para la conciencia universal como garantía desde la educación y reeducación para una reinstalación en el mundo. Es preciso actuar consecuente y conscientemente con la  conciencia decidida. en los conflictos de intereses cotidianos, sorprende que las grandes aleluyas y apologías  por y para una con ciencia social y de humana, los gendarmes axiomistas del “amarás.comprenderás-ayudarás,..-no correspondan con los detalles cotidianos prácticos en su interacción con los demás. La credibilidad del más santo de los discursos frente a un auditorio importante, por adhesivo y masivo que sea, pierde todo su peso,cuando el dicente (sea pastor de ovejas descarriadas, gurú orientaloide, político afamado o revolucionario recalcitrado) filtra datos de su privacía que lo igualan  a cualquier otro esclavo que no se ha librado de sus servidumbres alienantes, de sus contradicciones o de sus artimañas y abusos. La conciencia no queda demostrada por una capacidad teórica y libresca, sino por una sensitividad vivencial en hacer los cambios in situ y contemporáneamente, y no como algo derivado para futuros postmortem o hipotéticos.

 Por supuesto el discurso crítico-social es la primera condición para hacer posible un cambio.Sino se entrevé su necesidad difícilmente va a quedar establecida su probabilidad.Ello no quita que puedan inscribirse en un discurso para-transformacionista,como un instrumento demagógico, lo mismo que el más anti-igualitarista social pueda utilizar  a Rousseau como  un divertido libro de cabecera para  una introducción onírica de aventuras. El dictado de las palabras   en principio no garantiza la sinceridad ni la consecuencia del dicente, aunque en el modo de ser planteadas,hayan pistas de su coherencia o de la fragilidad de ella.En definitiva quien no  sabe de lo que habla, da todos los elementos para ser reconocido por lo que es:una víctima verborrágica en lugar de un sujeto consciente.este deviene a partir de la precisión de contacto  entre palabra y hecho. 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com