El Blog

 
 

Calendario

<<   Septiembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

Septiembre del 2008

La dimensión espiritual

Por Gerard d' Alba - 4 de Septiembre, 2008, 11:37, Categoría: DEBATE SOCIAL

LA DIMENSIÓN ESPIRITUAL y EL MÁS ALLÁ

 

 

De acuerdo con Séneca, llegará una época en la que una investigación diligente y prolongada revelará leyes que hoy siguen ocultas, o de las cuales solo admiten especulación. De todos los temas  sobre  lo inexplicado, los relativos al cielo, son los que mas variantes  e hipótesis admiten. Hay un primer cielo: el de la bóveda cósmica con sus fuerzas de atracción, con la configuración de los sistemas solares.es el cielo de la cosmología, el Océano estelar de  Carl Sagan, el techo iluminado de los romances de verano. hay un segundo cielo: el de las leyendas, el de los ángeles, el de la morada eterna. Y bajo ambos estamos los seres limitados apoyados por nuestro saber.

 

 Depende de nosotros que busquemos nuestra dignidad en el espacio sideral  o en una dimensión infinita o -de acuerdo con Pascal- en el gobierno de nuestro pensamiento. El individuo es una parte integrante del todo y como átomo o conjunto atómico está rodeado por el espacio.Pero también el individuo es  vehículo de pensamiento y con el pensamiento es él quien puede rodear al espacio. Pero mientras lo primero  exige solo la  función de ser acoplado en un plan, lo segundo exige la tarea de recrear el pla,desde el esfuerzo ingente de la comprensión.

 

Ciertamente lo conocido en cada época es lo finito, mientras que lo desconocido es lo infinito. Lo uno es lo establecido, lo otro es lo que está por establecer. Desde lo primero se podrá avanzar hacía lo segundo, pero lo segundo es inconmensurable.Posiblemente el ser humano está en medio de un Océano ilimitable de inexplicabilidad(THHuxley 1887) en el que como náufrago que es, inventa soluciones finitas para hacer más soportable la angustia del “después”. La dimensión espiritual encuentra una primera razón de ser en la necesidad explicativa de los vacíos de comprensión. Lo que no es entendido es justificado por un saber divino inabarcable por  la pequeñez humana.

 

 La espiritualidad conecta con unas coordenadas de lo absoluto, del todo, del principio creativo, del infinito positivo,del verbo hecho acto. La dimensión espiritual es modernamente medida por el número de viejas y nuevas religiones y sectas, unas que se mantienen por siglos y otras que emergen con postulados de precisiones y de rectitud. Desde los primeros legados documentales, la angustia queda reflejado entre bastidores de las palabras: en el libro de Job se pregunta ¿por donde se  va a la morada de luz y donde residen las tinieblas? ese deseo de espiritualidad y de permanencia del espíritu mas allá de los límites de la comprensión es un deseo históricamente primario. Los argumentos científicos (es decir contrastados) a favor de una continuidad son escasos. La extensa casuística aportada sobre apariciones, reencarnaciones, comunicaciones espiritas (reactuadas  a partir de Allan Kardec) son  todavía desordenadas e insuficientemente  demostradas.

 

Evidentemente la profusa literatura  ostenta  muchos casos por citar  para atestiguar hipótesis a favor de una dimensión de vida espiritual: un lugar paradisíaco donde libre del peso y problemáticas somáticas el  hombre deviene ángel y vive en paz bajo el manto de Dios o de Alá. Una parte considerable de informaciones dan cuenta de fenomenología extraña o de un más allá, es decir de otros planos  de existencial distintos al tridimensional en el que nos movemos.

 

Tradicionalmente  estos fenomenos fantasmáticos o espirituales han sido atribuidos a presencias divinas o a potencias celestes y suprahumanas. Lo cual es ya una presunción.El hecho de un panorama de entidades espirituales no demuestra  un panorama de felicidad.O la independencia de esta clase de materia en la que nos movemos ni da argumentos a favor de un plano amaterial que decrete por sí mismo el bienestar. Serge Alalouf cuenta que por su capacidad de mediumnidad y  de visiones era testigo de como muchos espíritus deambulaban por las calles cruzándose con el,literalmente atravesándose, donde unos parecían saber lo que buscaban y otros simplemente pasaban. se podrá decir que se trata de los espíritus todavia atrapados por la tierra y no convertidos en maestros ascendidos. Es la conjetura de otros planos de ubicación en otros lugares celestes Sin embargo  tradicionalmente  se ha creído que espíritu es igual a espíritu agraciado que podía contar con un puesto mimado en el más allá. Y en principio el más allá parece que guarda una conexión con el mas acá.Dependiendo del grado de comprensión alcanzado en ésta vida, el alcance a su vez de la comprensión en otras vidas si son sucedidas, o en otro plano de continuidad. Es la referencia de  Serge Alalouf por su capacidad de mediumniadad y visionismo veía a seres trascendidos deambular por las calles y hasta cruzarse con su cuerpo material como absortos en sus pensamientos y con sensación de perdidos.

 

La primera tesis a establecer es que una translimitación corporal o una descorperización que da paso a un estado de continuidad no asegura necesariamente  el bienestar definitivo y eterno. Varias de las teorías de continuidad  están basadas unas en la fe y otras en la casuística.

1)los posibles destinos (cielo,limbo, purgatorio  o infierno,según las obras realizadas)

La transmigración de las almas y la resurrección de los muertos.

2)El reencarnacionismo, el desdoblamiento

 

El conjunto de teodiceas o defensas de Dios cubre todos los períodos de historia y recogen el siguiente hilo conductor: el de dar la responsabilidad de los fenómenos no comprendidos a una fuerza creatiz descomunal tan inabarcable que no puede llegar a ser entendida nunca.Es un postulado que atenta a las leyes de la lógica.

 

Las religiones se han ido configurando así como los marcos de creencias, a menudo porqué sí, sin una argumentación solida en la que descansar.Ésto hizo emerger las posiciones de agnosticismo, (Friedrich Engels) las de negación de la posibilidad de su existencia, en tanto no eran dados los elementos de su demostrabilidad.

 

Lo intuicional y lo razonado han estado tradicionalmente en conflicto.Es la medida conflictiva entre Fe y Razón y la que da cuenta también de la disputa entre mentalismo versus sensitivismo.

 

Los grandes sensitivos devenidos en maestros por su capacidades visionarias,su mediumnidad y su defensa de otras realidades, no han logrado convertir esas otras realidades en parámetros alternativos a esta realidad. Por supuesto hay otros mundos y una parte considerable de esos otros están aquí. En la medida en que no hay una sola realidad o que puede admitir distintos Reales u ópticas interpretativas y vivencias sensoriales, y esto desde los mismos parámetros e instrumentos  psicofísicos, con mayor razón se puede hablar de una pluralidad de mundos para quienes ven su sensitividad incrementada. Esto en principio no demuestra absolutamente nada.El que alguien aumente su capacidad de detección del espectro de colores al áurea que envuelve al organismo físico o  la olfativa que detecta la presencia de seres que se han ido por supuesto habla a favor de otros elementos de verdad no suficientemente cognoscibles.Estos sensores actúan como indicadores pero dada su frecuencia disminuida, y en particular el reducido número de sensitivos que puedan establecerlo,en conjunto permanecen como hipótesis antes que verosimilitudes.

 

La recreación sensible de que la existencia no queda reducida a lo evidente y a lo explicado,sino que hay un conjunto de observaciones de fenómenos no evidentes, y en particular de sentimientos y de sensaciones, ha dado lugar a una dimensión que a falta de un nombre más específico ha sido el de espiritual. La espiritualidad confiere la posibilidad de un plano de conexión con lo universal y lo totalizador, y de ahí,la comunicación con el origen o la génesis.

El espiritualismo ha sido emparentado con el misticismo: doctrina que enseña  la vía para un conocimiento de lo absoluto por  una canal suprarracional o intuitivo.Según V.Cousin es el último de los grandes sistemas filosóficos que cíclicamente se suceden en la historia del pensamiento humano y como reacción al escepticismo de la razón.el misticismo queda caracterizado como un abandono de la razón en aras a la imaginación y al sentimiento. La apelación no siempre queda configurada siendo confundible lo irracional con lo suprarracional, por lo que la atribución de misticismo es peyorativo por el pensamiento racionalista.  La teología católica ordena los fenómenos místicos,desde la contemplación infusa de quietud(recogimiento de todas las potencias anímicas)hasta la unión transformante o deificante (llamada también matrimonio espiritual del alma con dios:sta teresa de  Jesús/Avila). Puesto que la mística tiene este fondo de credulidad, no pocas místicas han acabado en la mistificación,es decir en proceso de embaucamiento y de burla.

 

La dimensión espiritual queda establecida a partir de presentimientos y de inseguridad existencial.La angustia ha estado y está presente en  la configuración de la vida, de las primeras comunidades humanas y de la historia.Sigue siendo un poderoso factor que modela la personalidad de cada uno. ¿angustia de que? Angustia ante el futuro, angustia de vacío, angustia por carencias personales, por p´pérdidas personales, por duelos de muerte, por elecciones conductuales de riesgo.angustia que ha producido y  produce una considerable parte del discurso poético y prosaico del ser humano, tratando de guarecerse de peligros emocionales y de los resultados de toda una vida,cuyo balance final lo puede dejar en  una encrucijada confusa y dificil. Puesto que el ser humano se distingue por su capacidad de discernimiento,es tendencialmente proclive a  tapar todos los sin sentidos y a cubrir todos los porqués.De ahí que construya grandes teorías y las religiones forman  una lista considerable en ellas, solo que en lugar de teorías son seudoexplicaciones no demostradas la mayoría de las veces. Una ingente cantidad de ellas vienen estructuradas en torno a mensajes dados por interpretes que se les reconoce su supuesta conexión con el ser supremo,del que son mensajeros, hijos,siervos o ministros. El dechado de la Palabra de dios, viene a cubrir la falta de discurso racional que los lím,ites mentales y existenciales del ser humano no se permite o puede permitir superar.

 

¿que quiere decir, ésto que hay que impugnar la existencia de un todopoderoso creador? Quiere decir,que la aceptación de su existencia no resuelve la vida.Creer en un más allá obviamente facilita la soportabilidad de una inmediatez cercana cruzada por el dolor y la inconsistencia.. Pero también tiene una consecuencia  la de afiliarse a esa realidad insatisfactoria como una víctima propiciatoria,para recibirla como castigo kármico o como fenómeno determinado por un Dios abrahámico y justiciero.

 

La dimensión espiritual  puede correlacionarse con preguntas sobre el más allá,sin tener que formar filas en torno a una interpretación concreta de lo que es y que significa aquello. Las religiones se sustentan en una doble vertiente:la de la sensibilidad espiritual y la de la identificación con unas castas sacerdotales que la saben capitalizar. Asistimos a una historia humana de criminalización religiosa,donde al amparo de las leyes de tal o cual dios se han masacrado a los hombres de tal o cual bando. No es algo que pertenece al ayer o que ha caducado,sino que rige con absoluta vigencia. Los unos todavía somos infieles para los otros, y otros ostentan fundamentalismos fanáticos que han variado poco con los del feudalismo. Cada religión, vieja o nueva o reciclada o inventada,dá testimonios periódicos  y asaltos a las páginas de sucesos, de como la mente y el cuerpo quedan brutalmente sacrificados en aras a  entidades espirituales,propias o ajenas,de las que solo quedan conjeturas.

 

La convicción íntima y personal de un más allá, tema eterno no ya de las religiones, sino mucho antes de la filosofía, da cuenta de un registro particular fácticamente intransferible. Lo que en cambio pueden inducir e instruir las iglesias,son las prácticas y los ritos y las devociones para representaciones de un imaginado o fantaseado origen divino de todas las cosas, que no resuelve las situaciones prácticas de vida. En no pocos de estos ritos y sus excesos se asiste a neurosis adhesivas a fórmulas, imagos, ídolos, pastores (los telepredicadores como una de las practicas multitudinarias ejemplares de consumismo alienado de ideas: plásticamente preludiado por “el fuego de la palabra” fil con Bur Lancaster), y las neurosis adhesivas guardan un correlato con las neurosis de abandono.Es decir el temor visceral al aislamiento social y a la soledad espiritual lleva a la adscripción a filas que dan amparo y supuesta protección en el nombre de un padre espiritual(el mismo dios) a falta de un padre real. ¿que quiere decir ésto que Dios no existe?

 

 Quiere decir que la creencia en un supuesto poder sobrenatural,origen y medida de todo o no creer, no altera sustancialmente las limitaciones de cotidianeidad que existen. El haber creído ha dejado en  no pocas culturas legados de arquitectura y de piedras bellas erigidas en forma de templos milenarios,para su culto y devoción, pero nunca ha garantizado un traspaso a un más allá placentero. ni siquiera el registro de las EAM (expes de aproximación a la muerte)recogidas por el Dr.Moody? consiguen recoger datos significativos mas allá de la sensación de liviandad, la luz blanca y el supuesto portero al final  del túnel en el que se recorre las secuencias de todo el pasado vivido. Una información,sin duda valiosa y que inspira desarrollar la investigación en este campo, pero que no constata para nada  la estabilidad de un reino de luz postmortem,pero que sí es muy seductivo imaginarlo y especularlo.

 

Especulándolo,alguna literatura no se zafa de los prejuicios analíticos y describe situaciones absolutamente jerarquizadas (empezando por la colocación de las ánimas diestra o no del Dios padre, y siguiendo por el de los maestros superados)permitiendo pensar que si hay  divisiones de lugares y de saberes,posiblemente se darán procesos de rivalidad, análogos a los de la tierra,y probablemente conflictos y peleas. Se puede establecer pues que morir y trascender a otro plano,no significa necesariamente que esa sobrenaturalidad sea la panacea paradisíaca. Lo que sí parece importar es que todo saber dado o donado por inspiración divina o por vía angélica,en sus dos extremos,desde las versiones luciferinas(el ángel caído)a  las poli y monoteistas,coloca a la condición humana receptora en un papel parsimónico,seguidista,alienado en su propio credo y por lo tanto acrítico.Confabulandose con  el acriticismo como base alimentaria de una parálisis de la ciencia y del saber. Mantenerse en esa posición marginal a su existencia y a todo lo relativo con ella,es a cambio de una promesa salvadora (junto a Alá o junto al Dios judaico,tradicionalmente o en un nirvana  búdico). Las distintas propuestas al teologizarse han  elaborado tratados de razón para explicar la fe, con mas o menos desarrollos,sin llegar a las últimas consecuencias. siempre surge un momento discursivo,en que la palabra es establecida como insuficiente y la mente humana como limitada para continuar la investigación.

 

Desde la realidad material, humana y hasta de saber denigrado y disminuido,la presunción del mas allá,(hipótesis tanto mas factible,cuanta mas investigación de datos de conexión con otras dimensiones son aportados) es un vector nada despreciable.Pero con un peligro notorio, el de convertirlo en el único o en el más importante vector de vida.el que atraiga la mayor cantidad de atención, de conversaciones y de conductas,pudiendo  conducir una vida a una praxis patológica,donde todo se base en un delirio imaginario que hace de coartada para no enfrentar los significados de la propia vida. Dar cuenta de la vida  hecha a un supuesto juicio final y desentenderse de todo balance contractual y no dar cuenta a los registros de relaciones en los que se está inscrito (en los marcos profesionales, de amistad,amorosos,legislativos,...)es la vía más rápida para la transgresión de las leyes naturales y para literalmente ofender a la vida (pecar en terminología cristiana). La vida es una cita continua con el uno mismo y con la condición humana en su debilidad y en su nobleza y no una cita con la omnipotencia,con lo que condicionar cada acto a ésta,es desentenderse del propio destino responsable.

Uni(di)verso.

Por Jordi SAR - 4 de Septiembre, 2008, 11:32, Categoría: DEBATE SOCIAL

LA CRISIS DE LAS RELIGIONES Y LA POTENCIA DE LA  ESPIRITUALIDAD

 

 RECORRIDO REFLEXIVO  POR EL ANTAGONISMO ENTRE LOS POSTULADOS ESPIRITUALES Y  SU INSTITUCIONALIZACION EN IGLESIAS.

 

 

UNI(DI)VERSO.

 

En todo objeto de estudio, acotado para su análisis y comprensión, rige la ley de los contrarios como uno de los procesos  más descriptibles del desarrollo de los fenómenos. Todo contiene esencialmente su superación. En éste sentido,todo es efímero (todo nace del polvo y vuelve al polvo, a  su  desparticularización) Cualquier aspecto de la vida, está referido a las determinantes del tiempo y del espacio, es decir de su transición en ambas referencias. El universo de las Ideas no es ajena a esta ley. Las ideas son la  estructura  que cimenta las conductas y  motoriza   las épocas históricas  acunando sus movimientos sociales. Y las ideas van emergiendo, historia tras historia, coyuntura tras coyuntura, elaboradas para cubrir vacíos de explicación y aglutinar  conductas sociales masivas.

 En el plano humano las diversidades explicativas son tantas como en los planos de la naturaleza  ofrecen constancia de su biodiversidad. Cada linea discursiva para dar con una explicación copa un espacio y un momento de confusión para,supuestamente,traer luz y el subrayado de una verdad.en conjunto todo discurso viene con la intención de cubrir un vacio de comprensión y gestar así un simulacro  de comprensión. Todo proceso explicativo crea un halo de ficción, una farándula de verdad, que es convertida inmediatamente en un referente de seguridad, al que acudir argumentalmente para saberse previsores. Estar sin explicación es estar rendido a la angustia, como la niña asustada de Jean M.Auel.El propio choque con el dolor psíquico de la confusión extrema, induce a la construcción de teorías donde quedan representados los modelos interpretativos de la vida. Este sustrato psíquico ha inducido al ser humano en sus distintas fases de evolución a crear sus discursos,tras sus observaciones de los contextos en el que ha sido inscrito por determinantes biológicas que no ha controlado.

 Cada época, cada raza, cada etnia, cada cultura,desde sus límites y posiciones, ha ido albergando  el conglomerado de interpretaciones sobre la existencia de las cosas y de los fenómenos. El ser humano a diferencia de otros individuos organísmicos ha recurrido a sus prestaciones de inteligencia para irse dotando de explicaciones de los sucesos que le ha tocado presenciar evolutivamente, y en los que se ve inmerso.Esta dimensión explicativo ha sido y es tan importante,que se ha constituído en el atributo esencial de la humanidad, puesto que sus expresiones en formas culturales,quedan mas allá de sus sucesivas oleadas generacionales.Lo que queda como legado de cada pasado vivido es una cultura, un modelo de existencia, una clase de interpretaciones, una lengua cargada de conceptos y una semiótica que enlaza los eslabones del tiempo. Cada humano al nacer,nace con todos estos recursos potenciales. No solo tiene a unos padres que lo cuidan frente a su desprotección considerable,sino también a unos transmisores de los legados de la humanidad.a pesar de toda la indefensión se nace con un cerebro y con las prestaciones para emplearlo gradualemtne con el que irse haciendo con todo  el proverbial mundo de recursos.Nacer es un acto distinto en cada geocultura

y en cada tiempo histórico.

 La diversidad está implícita en    el mismo hecho existencial puesto que no existe una sola manera de vivir, de hacer, de conducirse o de pensar. si en la naturaleza npo hay una sola planta identica a otra,o un solo ejemplar de animal exactamente identico a otro, ¿porque razón deberia haber pensamientos miméticos en todos los seres humanos?  El mimetismo es una fundamento básico para  el aprendizaje y memorización de conductas y actuaciones.Es un recurso

indispensable en las primeras fases del crecimiento.Pero la desmimetización, o la posibilidad de pensarpor cuenta propia ,es decir la opción a disentir del mensaje del otro,es también esencial para seguir avanzando en el crecimiento y en la maduración. Se puede analogizar como sigue: llegar a la vida como bebé indefenso es como llegar a una partida  de un juego determinado, con sus propias reglas de intervención.sin duda para participar es indispensable el andamiaje básico: el del dominio de las reglas de juego, una vez aprendidas,la suerte o disuerte,depende de cada jugador en el modo en que haga sus riesgos. La existencia tiene algo de juego y algo de normativo, también algo de determinado y algo de creativo,donde  cada ser dotado de inteligencia y de inventiva puede aportar novedad. la dversidad aportativa es pues inherente a la misma condición numérica de diversidad. No hay un humano igual a otro, ni siquiera en  los casos de situaciones mas igualadas de univitelinos. Cada mente aporta unos rasgos de individualidad distintos. Pero al mismo tiempo para q. el fenóm,eno de la diversidad puea ser interpretado,es decir, condificado y manejado como un fenomeno de comprensión, es necesario el proceso de unidad. La unificación de códigos, signos y equivalencias linguísticas,es una manera de enfrentar la diversidad.El mundo es un continuo proceso de construcción y de deconstrucción de lo inservible, lo mismo que de producción de divrsidad y de su unmificación para dar con otra diversidad.

No es calculable un estado de dispersión de partida, a un número limitado de fenómenos, para creer que tras un proceso de negociación, la disparidad será reducida a cero y solo emergerá un fenómeno dominante. En cualquier campo de estudio dado, los procesos de unidad (centrales unicas de trabajadores, foros de naciones unidas, federaciones estatales...)han creado superestructuras y nominaciones conjuntas pero no han suprimido las diferencias de fondo  que existían.

 

Bibliografía

AUEL. Jean M., El Clan del Oso Cavernario. Madrid 1991 Maeva Eds.

 

La ambición y su opuesto

Por JesRICART - 4 de Septiembre, 2008, 11:29, Categoría: COMUNICACIÓN

EL SUJETO AMBICIOSO y SU  OPUESTO 

 

La sociedad esta estructurada en torno a la ambición. La ambición es el deseo de conquistar, un parámetro de poder. Sin ésta, la lucha por un lugar en la existencia parece inconcebible.El sujeto ambicioso corresponde al perfil del sujeto socialmente aceptable. El no ambicioso es igualado al apocado, al descomprometido, al desentendido, al triste. el mundo es la jungla en la que abrirse paso a machetazos (o hachazos).Liturgias varias nos dicen que sólo los más fuertes son los que lograrán abrirse paso ,hacer sus caminos y llegar a sus metas.Por el contrario los más débiles irán quedando por el camino víctimas de sus fiebres, sus disquisiciones, sus  desencantos. aparentemente hay dos clases de personas:las que luchan  y las que se rinden.Las primeras están llamadas a triunfar, las segundas están condenadas a fracasar.

esa es la tesis con la que hemos crecido y se nos ha educado.Lo qu es m´s la hemos creído y la hemos reproducido como si de un cuento modélico se tratara.en realidad como espectadores de la gran pantalla o lectores de literatura ya desde la infancia nos hemos encontrado con esta clase de argumento que nos ha bombardeado incesantemente. en el fondo el esquema al que se nos ha pegado ha venido insistiendo en dos clases de arquetipos:el de los héroes y el de los anodinos, el de los vencedores y el de los vencidos.

Para colmo de nuestros manipuladores nos lo hemos creído, y es así como nos hemos subido encima d púlpitos o  de bidones para arengar[1]  a la gente a la lucha por los objetivos justos, a la toma de consciencia,a la toma del poder y a la asunción de los intereses necesarios para progresar. Y al hacerlo, aún creyéndonos protagonistas originales, no hemos hecho otra cosa que aplicar esquemas estándar de heroicidades.

También nos levantamos contra los valores dominantes, las ideologías de la sujeción, los patrones de sojuzgación y el modelo de sociedad dineraria,a la cual opusimos la propuesta de otras experiencias vitales y  el enunciado de otros objetivos que nos dieran la razón de ser. Contra la sociedad de la ambición y del materialismo nos agrupamos en torno a un diseño de sociedad rehumanizada con la sensatez rescatada y el respecto de las diferencias otorgado. Entre lucha y lucha¡,entre fracaso y fracaso, fuimos formulando nuevas hipótesis existenciales al darnos cuenta que la sociedad del capital  no quedaba resuelta con la sociedad del trabajo, y que la sociedad clasista no quedaba eliminada con  las tentativas burocráticas de la sociedad socialista,nunca del todo legitimada ni realizada. Fue así que a lo largo de mil historias de dividendos complejos supimos que la ambición es un patrón psíquico en distintas categorías de mentes.Un patrón transversal por encima de ideologías incluso las antagónicas entre sí. en cada movimiento,grupo o entidad aparecían conductas de sujeto ambicioso que trataban de poner las causas, los memorandums y los discursos al servicio de sus intereses particulares. Eran identificables cualesquiera fueran sus puestos y sus anagramas.La ambición era la madre de conductas facinerosas y su ausencia parecía ser la hermana de posturas ignorantes o desmotivadas. ¿Podemos seguir creyendo en una historia de guerreros y doncellas? ¿No será que la ambición  empuja al sujeto ambicioso a pretextar su mayor nivel de conciencia y su adhesión a una causa de las clasificadas como nobles-o no tan nobles-para encontrar unas condiciones propicias que lo hagan subir como la espuma? Y desde su situación opuesta¿no cabe pensar para los desentendidos o pretendidamente inactivos, una carga residual de frustraciones de pasadas luchas y su revaloración de lo concreto y lo subjetivo por encima de la hipervaloración de lo objetivo y lo macrocolectivo? el sujeto ambicioso lleva una personalidad agresiva en su mochila ejecutiva. Es el espía de competidores para acabar con ellos cuanto más pronto mejor.Es el que se siente indispensable e insustituible.Es el acomplejado de superioridades.Y además es quien hace pasar su dicha, gozo,felicidad y realización por el esfuerzo continuo por ser más,conseguir más, tener más méritos, mantenerse en la cresta siempre, continuar en el candelero,ser el eje, ser el referente obligado.

afortunadamente su elección de lucha rival lo coloca en un laberinto de zancadillas en las que no es el único en darlas y otros héroes de la historia acabarán por arrinconarle.el problema de la ambición es que no tiene límites y eso se demuestra en q siempre acaba por aparecen un antagonista más ambicioso que uno. de tal manera que el récord  mundial en algo se mantiene una temporada pero no infinitamente. Por su parte el opuesto del ambicioso es probablemente un exambicioso que acabó por comprender que lo que necesitaba o estaba buscando se hallaba más cerca de lo que creía:dentro de él mismo, y que los continuos objetivos y metas trazadas no pasaban de ser un pretexto para la huida de lo cercano y de las propias preguntas al sentido de todo.Ese conflicto de posturas en la subjetividad tb se encuentra a una escala mayor;entre grandes empresas q no paran de crecer absorbiendo a las pequeñas o grandes culturas q quieren abducir a las más minoritarias,  o grandes naciones que miran con desprecio a las subdesarrolladas. En el mundo de los grandes números y de las finanzas las divisorias entre paises ricos y pobres obedecen a esquemas reduccionistas de la incomprensión,paradójicamente,entre las culturas mas sanas perviven en medio de las pobrezas más extremas y los modelos del progreso siguen teniendo la cara oculta del horror. Desgraciadamente en los foros de las grandes decisiones se sigue viendo mal a los pequeños países sin capacidad de inversión o de renovación tecnológica, de los mismo modo que el sujeto ambicioso sigue entender que el sujeto desambicionado pueda ser más feliz que él teniendo menos cosas.

 



[1] Las ideologías no dejan de serlo aunque tomen las escenas al asalto con la fuerza de la arenga. La ideologia aunque se vista de encantos demagógicos no  deja de er el señuelo  para  engañabobos en los que prodigan ambiciosos proselitizados por la ambición. La ideologia es un simulacro ante la que solo  cabe la desnydez del sueño poético. O en palabras de Max Horkheimer:  “Si la ideología provoca la apariencia , por el contrario la utoppía es el sueño del “verdadero” y justo orden de vida”

La Noción de Sacrificio.

Por Gerard d' ALBA - 4 de Septiembre, 2008, 11:25, Categoría: DEBATE SOCIAL

EL CONCEPTO DE SERVICIO A LOS DEMÁS Y LA NOCIÓN DE SACRIFICIO.

SU RELACIÓN CON LA INFLUENCIA RELIGIOSA.

 

 

EL  REGENTE RELIGIOSO

 

El concepto de Todo es Servicio , sobreentendido como un servicio a Dios y por Dios, incluye el de Servicio a los demás. Hay algo íntimo en el ser humano que lleva a la ayuda del desvalido.Es un factor presente,pero no necesariamente preponderante. El Dios imperativo del postulado servicial, un dios escrito mayusculizadamente -frente a un demás minusculizado y anónimo- y de características únicas, es un dios creado por sucesivas culturas a partir de las evolución de  las realidades totémicas y de la dimensión de la espiritualidad. es un dios multi-versión,tanto más presente cuanto menos valores propios y autóctonos contiene cada cultura y cada época.

 

Wertwakuum (Vacío de valores).Hugo von Hofmannsthal (1874-1929)autor vienés trabajado por  Hermann Broch (aprox.1950) sirvió como referencia para demostrar una falta de valores y una cultura sin estilo, un vacío de contenidos y a Viena como el centro del vacío de valores europeo, lo que llevaría a una gran pasión por el recargamiento ornamental,es decir, por una deriva esteticista.  (José Jiménez 1989).

Otros períodos históricos  han sido descritos como crisis de contenidos y como confusiones de perspectivas existenciales. La tendencia a explicar lo animado inmediato a partir de una omnipresencia,que vinculada cada parte minúsculo a un Todo unitario y lógico es un ilusionismo central  de las religiones basadas en la diada premio-castigo, que prometen soluciones estables a partir de una facturación kármica con dividendos finales de beneficio o por el  contrario con débitos inocultables.

 

El génesis establece un paralelismo entre ser humano y dios,al hablar de la creación del primero por el segundo a su imagen y semejanza. Lo divino y lo humano guardan un parentesco cercano.Esta familiaridad queda cuestionada luego por las descripciones de un dios todopoderoso y vengativo.Un dios omnipresente y previsor,con cálculos y pronósticos de desarrollo, un dios que todo lo sabe, que por definición no admite una aportación al conocimiento y al saber de y en la investigación del universo de lo humano.Que se mantiene en su posición de justiciero y dictaminador.El que permite el paso a un más allá de perfección o el que exige la vuelta al mundo de la lucha y del caos.

El factor auxiliador al débil es un vector psicocultural.Está presente en el sujeto interactivo e intersocial.Otro factor es el de valerse de lo otro y de los otros,para avanzar en su progreso, su camino y sus éxitos. Lo otro incluye todo lo que la naturaleza brinda y los otros, todos los recursos humanos que la sociedad ofrece.

 

La noción de servicio a los demás no viene  en estado puro,sino mezclada y confundida con la de recurso a  los demás. El solo hecho de ayudar a un otro,está cumpliendo una función de una autoayuda, sino con aquella se incrementa una autosatisfacción de ego.

 

El servicio y las aportaciones a la comunidad son necesarias a partir de las vinculaciones sociales que cada individuo tiene para su crecimiento en lo material y en lo intelectual. esto abre una compleja red de combinaciones de contactos. En la biografía de una persona pasa todo un mundo de relaciones a lo largo de su vida, no porque llegue a conocer numéricamente a todos los demás.sino pq. llega a entrever  todas las otras tipologías humanas.Además desde el puno de vista aritmético,la relación con cada nuevo ser,incorpora los contactos y experiencias aportadas que este ha establecido con otros, que a su vez han establecido con otros muchos,en una espiral de cuantificación  que abarca extensas áreas geoculturales. Los modelos sociales que permiten las comunicaciones (potencialmente ya todos los individuos somos internautas, como paradigma de intercomunicantes poderosos, en el momento presente)convierten a sus moradores en dioses técnicos o pequeños dioses,que pueden por el favor de la ciencia y de los instrumentos,llegar a donde antes solo alcanzaba la imaginación y  el deseo.En esa intrincada red de conexiones hay tantas posibilidades coincidentes que lo extraño y sorprendente es no coincidir.

 

A diferencia de la perplejidad del contacto con unas personas y unas conductas,hay dos factores básicos para la coincidencia:

 

1.Una es el cálculo de probabilidades matemáticas,demostrada a partir de las frecuencias de conciencia en unas zonas dadas,y con unas personas de intereses convergentes. El hecho de la coincidencia  tiene una explicación razonada detrás.

 

2.El azar como figura retórica de un porqué si,.que no se puede demostrar, no existe.

 

 

Cualquier fenómeno se refiere a una explicación y no necesariamente  teodiceica,aunque sí teleológica.Las causas pueden ser remotas y difíciles de entrever,pero no inexistentes.

el acto de ayuda es por antonomasia un acto de significado. La ayuda  tendencial remite a un principio antropológico de garantía coexistencial. Lo que no puede hacer un individuo, lo puede hacer con el concurso de otro.El peso  y las condiciones de incidencia en una realidad física,de n individuos, no es igual a la suma aritmética de la capacidad descarga de cada uno de ellos,sino a ésta suma mas un factor extra,resultante de la economía de esfuerzos.

 

La insistencia de las religiones en el amor a los demás y en la ayuda al prójimo,concuerda con un rito de preservación,desarrollo y productividad de la especie.

El auxilio social y físico al otro,solo puede revertir potencialmente en una devolución de este auxilio a  uno mismo recibido por vía de un tercero.

Además de esta razón  de argumentación material está el de la sentimentalidad y la capacidad de afecto y de sentir por los demás. La inercia a proteger al desvalido,es algo preinscrito en toda paternidad y reproyectable

 

 Hay un regente imperativo en la proyección amorosa con el que queda contenido la animalidad grotesca y las tendencias de devoración de lo humano (Hobbes).Una de sus consecuencias es actuar a favor de los demás, no tanto por sentimiento como por razones gananciales.El amor al prójimo por mandato religioso y como condición para la obtención celestial. Esto genera una clase de ayudas sistemáticas,que cumplen el expediente formal de la ayuda,pero que están condiciones a propósitos de individualismo y de especulación metafísica.

 

 

LA INSTRUMENTACIÓN DIVINA

 

En todos los tiempos,los individuos más dotados y comunicólogos, han ejercido su influencia sobre los demás. La especie de la Razón, no ha accedo a los resortes del saber y del raciocinio,de un modo igualmente mecánico para todos.la desigualdad y variedad de niveles ha existido,tanto en su proceso de configuración,como en el presente de autodescubrimiento.cabe imaginar que los sujetos intelectualmente más dotados se han valido de sus facultades para sacar partido de situaciones en los que los demás los elegían como brujos, o conductores. apelar a fuerzas misteriosas cuya explicación es´ta fuera del alcance de los conocimientos acumulados.apelar a esta mensajería de esta descomunal fuerza,acabó por llevar a un ministerio de dios o a una presunción de ser instrumento de ello. esta

apelación a lo divino y extralimitado desde lo humano y lo finito,ha convertido lo menor en la grandilocuencia y ya instalado el discurso imaginario en las claves de  manipulación de lo real.

 

Indistintamente de la buena fe o la ingenuidad que el sujeto instrumentado (en realidad autoinstrumentado por los postulados en los que ha dogmatizado su vida)se coloca al servicio de un dios para servir así a una causa profana y humana, lo cierto es que puede cumplir con un rol de peso auténtico y una dirección de transformación de situaciones.El enviado de Dios,puede rayar  entre la cólera psicótica (Aguirre)por la cual es destruida cualquier resistencia y disidencia y el recurso continuado a la manipulación de la ignorancia de la colectividad.En las mediumnidades de la fenomenología registrada, la capacidad de entrever,saber, contactar y hasta curar,no tiene pq. tener una causalidad en ésta instrumentación, aunque el sujeto dotado la crea.sus facultades pueden ser tan terrenales como otras sin necesidad de tener que recurrir al más allá pero con un poderoso mecanismo extraperceptivo que le permite contactar con los fluidos energéticos y con su manipulación. De hecho basta creer con una existencia para que sea dada.

 

 

LA PRÁCTICA SOLIDARIA

 

Modernamente el despliegue de solidaridad a favor de los más necesitados es una proyección  de ayuda a los débiles.La institucionalización de las ONGs o de los porcentajes de ayuda (el 0,7%)de los estados,es la expresión más grotesca de  la existencia del cofactor ayuda-desayuda,en función delas conductas poderosas.De una parte las intervenciones de las ONGs-se trata de un altruismo cívico(Salvador Giner)cuestionable,en tanto que es una manera de intervención sociosintomática sin atacar el hecho circunstancial:el de la remodelación de la época social y el neo-reparto del mundo.

 

El primer y segundo mundo dependen de la evolución de la relación con el tercer y cuarto mundo.

 

Los paradigmas ejemplares de ayuda a los necesitados (Madre teresa y las calcutianas)puede cuestionar los porqués íntimos de ésta conducta. el despliegue del amor sin esperar su devolución,está fuera de la psique humana actual.a cada energía depositada se espera una compensación. El egoísmo  unilateral tiene una representación agresiva. No esperar la devolución de amor,es desconectar la ayuda del hecho de producir profundas transformaciones en los ayudados.

 

 El pago de muchos servicios de ayuda de corte religioso es el de la oración o la plegaría, a la que se suman los comensales,sin sentirlo y sin saber a veces el significado de las frases,pero a lo que se someten como equivalente de pago o de contraprestación por la comida recibida.El chantaje doctrinario que hay detrás de ésta conducta está claro.

 

 

EL SACRIFICIO.

 

La capacidad sacrificial está preinscrita en la paternidad. la vida dada de la madre por la prevalencia de la del hijo. Una es el pasado, el otro es el futuro.Morir para continuar en el que queda. Las biografias sacrificiales de Jesús o Sidharta  marcan una pauta de seguimiento.Son ejemplos de profundidad. Pero cada cultura ensalza antes el ejemplo del martirio que lúa pasión de una vida marginal sometida al ostracismo.¿se hubiera extendido tanto el poder carismático del uno y del otro,sino se hubieran contado sus hazañas en el campo de los milagros y del poder sobre los elementos naturales? Incluido el poder sobre su propia vida corpórea.de otro lado ¿el carisma de los protohombres y las personalidades históricas, es que no tiene que ver con su desafío  al apego a la vida? Personajes del mundo cinematográfico muertos en su juventud (James Dean, Marylin Monroe)han visto mas incrementados sus áureas divas quede haber seguido viviendo.Queda en segundo plano los factores psíquicos de desequilibrio presentes en sus  conductas autodestructoras.

 La capacidad de morir por el otro viene teñida de situaciones donde el acto guerrero o el arrojo febril puede estar ocultando otras motivaciones ocultas.En todo héroe hay  otros vectores privados que no son conocidos por la historia y por los biógrafos. Los muertos de las trincheras o el contener avalanchas de muerte para proteger retiradas de otros,no descarta la hipótesis de otros motivos latentes para pretextar un fin. La disyuntiva de matar o morir está presente en muchos actos de heroicidad.

 

El sacrificio remite a la frustración personal. la lucha por los demás como gran ideal puede estar solapando la lucha personal,eternamente postergada,por el encuentro del UNO-MISMO, como dimensión profunda.el gran ideal y la utopia idealizada,esconden el hecho biográfico personal de un sujeto frustrado que ha perdido la principal de sus batallas: la de conocerse.

 

 

 

EL AMOR PROYECTADO.

 

Sino existe un amor de proyección para ser entregado e incorporado a la vida de un otro, todo servicio dado queda en un orden confuso y de bastante  tinte oportunista.Hay tantos amores posibles como clases de relación humana que se puedan crear y clases de relaciones con otros componentes que puedan dimanar afectividad y respuesta de afectividad. La filantropía como parámetro de un amor anónimo y para todos sin discriminación se basaría  en un  amor de ideales y de objetivos.Es curioso como en los procesos de cristalización de los objetivos humanitarios se incurre en luchas rivales poco amorosas (el robo de los descubrimientos entre investigadores, los afanes de protagonismo de las entidades o el olvido de las correspondencias personales inmediatas: familia, hijos, pareja-en aras a una gran causa).

 

 La distinción del ser idealista reviste a la personalidad de soporte una autoimago que escapa de la sencillez y que eleva rasgos perdidos de un ego secreto.

 

El peligro de la gran figura destacada por un aspecto (creación, poder de dinero,..)es el de caer en las vanidades insoportables (Tom Wolfe)e imperdonables.

 

 

El concepto solidario puede y debe estar presente como un vector o dimensión de criterio tanto en el criterium conductual con el que dirigir cada día de vida, así como en el de constantes de acción,que la interacción con los otros posibilita hacer, como con el proyecto de dedicación,económica y de militancia que puede comportar. Pero la solidaridad de ahora no sigue las pautas del dar continuado.Dar, genera el fenómeno en el otro de posicionarse en recibir,en lugar de posicionarse como un ente dual e interactivo.

 

 La sensación del 4to mundo de sentirse hijos del padre-estado para estar continuamente solicitados de ayuda y creerse con derecho a ello, sin cuestionarse la devolución o su aportación unidireccional al conjunto, es uno de los reflejos nefastos de la solidaridad.

 

 La verdadera ayuda al otro,es la ayuda de conocimiento,la transmisión de saber,el instrumento de desarrollo,en un lugar de un producto que no se sabe sustituir .La interacción en éste sentido es bidireccional.el reconocimiento de la dualidad maestro-estudiante en todo ser humano: enseñante de su experiencia y estudiante de la experiencia ajena.

 

 

 

 

bibliografía

 

 

JIMENEZ,José   La vida como azar. Madrid 1989 Mondadori

WOLFE Tomas La hoguera de las vanidades

 

 

 

El no-Ego y sus egófagos

Por Jesús Ricart - 4 de Septiembre, 2008, 11:23, Categoría: DEBATE SOCIAL

 

EL NO-EGO REFLEXIONADO  DESDE  EL PARAPETO  EGÓLATRA

Una estela de santones  viene cubriendo el escenario comercial  de las ideas. Personajes  de varias raleas con actitudes beatíficas o  representantes de cielos vestidos de color azafrán vienen haciendo de puente entre oriente y occidente: entre el oriente de la paz y misticismo traídos al occidente del materialismo y del capital. En su difusión, compañías religiosas de varias procedencias, han sucumbido a las leyes inexorables del mercado capitalista y las ideas,las suyas entre las de otros, para ser divulgadas han pasado/pasan inevitablemente por la circuitería comercial. Entre sus conceptos centrales está el de no seguir el mundo de la ficción ni los estímulos del consumo: aspiración substantiva por una renovación de los valores humanos. Sí. por encima de cualquier ansiedad, objetivo específico o lucha confrontada cabe aspirar al no-ego, a la trascendencia del  canal existencial corrompido por acumulaciones (materiales y experienciales)administradas por un yo  que se establece como dominante. Ese yo ha sido necesario para la afirmación de una voluntad subjetiva y un progreso curricular, pero luego se convierte en un freno para el avance espiritual. El  atractivo de esta noción  conduce a aspirantes a esa reflexión  que comprometan su tiempo y torturen su psique tratando de obtener en vida un estado fuera del self. Una intención filosófica de mutación del yo individualizado en un todo co-creativo perfectamente razonable e inocente, se trueca en un material psicológicamente peligroso,cuando desde posiciones de pensamiento mecánico se quiere convertir la realidad subjetiva en un programa de desrealización y de vacío.La tesis y técnica ejercitante común a las prácticas de meditación, es la de dejar pasar todas las imágenes mentales sin querer capturar ninguna, sin seguir lo concreto -dado su espejismo- y sin exigir el compromiso. A fuerza de relajar la mente, se extinguen los valores críticos del pensamiento, y prevalece una especie de adhesión a la nada o su equivalente: supuestamente, ningún deseo, ninguna lucha, ninguna contradicción.Esa posición lleva a configurar seres superficiales, anonadados o atontados, sin criterio ni forma personal, subsumidos en una mascarada uniformada. Sucede  que amantes y defensores de la trascendencia y supuestos superadores de su yo particular se parapetan en sus fortines yoicos reclamando  el interés ajeno por su teatro y reproduciendo actitudes tan bastardas como cualesquiera otras dentro del mundo del comercio de las ideas y de las formas. En ese contexto,un nuevo linaje de supuestos trascendidos no marcan ningún trascendencia objetivable, y no pasan de ser una moda más, que pilla unos cuantos, encaprichados en llegar a la sabiduría o al conocimiento dedicando varias horas diarias de meditación. Si bien los espacios de meditación como complementos binomiales de la reflexión son importantes, pretender alcanzar las claves de la paz y la felicidad  solamente con ellos es insultar la inteligencia. En cambio un abuso de aquellos convierte procesos de des-realización en una no realidad que nutre patologías de personalidades escindidas[1].Eso explica el fenómeno social de un cierto público que se cree trascendido por tener sus yoes aparcados,pero !eso sí¡ reclaman para sí, como individuos, su futuro eterno y celestial.  Sólo basta llevar el terreno de la discusión a lo concreto, a las conclusiones, a las política cotidiana, a las luchas por la vida y se comprobará para desagrado  de crédulos que bajo la mansedumbre de supuestos trascendidos del ego se agazapan fieras yoicas semejantes a las de  otros campos comerciales  que  también venden imágenes para mantenerse en el mercado de los dividendos. su efecto negativo es corromper el debate para superar el mundo maya y con éste el yo,como un divisor lesivo entre humanos y entre lo humano y lo divino.

 

 

 



[1] si dentro de las feligresías de toas las religiones abundan unas tipologías de neurosis obsesivas en las prácticas concertadas para budeidades aceleradas se reúnen condiciones atractivas para personalidades inseguras con problemas de autoestima y desorientación existencial.

La nación en minúscula

Por Néstor Estebenz Nogal - 3 de Septiembre, 2008, 23:17, Categoría: DEBATE SOCIAL

Las imágenes que hemos visto por televisión felicitándose recíprocamente los parlamentarios catalanes por aprobar el Nou Estatut, contrasta con la escasez de adelanto de contenido del mismo  en relación al vell Estatut. La cuestión crucial  era, es y seguirá siendo el reconocimiento de Catalunya como una Nación, lo cual por lógica elemental de primer curso, crea un conflicto con la definición constitucional de España  también como Nación. Si en el momento de redefinir España a finales de los 70 ya se fracasó al aceptar ese término en lugar del de  Estado Plurinacional,  se sigue fracasando ahora al colocar en letra minúscula, como por la puerta de atrás, la condición histórica de la personalidad catalana que sigue limosneando y pidiendo más que exigiendo e imponiendo su hecho diferencial. La España plural de ahora no lo es menos, en todo caso lo será más, de lo que ya lo había sido la Hispania romana, la España de los Reyes Católicos o la del Franquismo. La palabra nación para una autonomía (por cierto, palabra eufemística para diluir el valor de la otra, faltando a la verdad puesto que ninguna autonomía lo es frente al estado central) implica el reconocimiento de su misión histórica a tener estado propio e independiente. Otra cuestión será si las circunstancias del futuro aconsejarán o no una independencia. Desde el punto de vista del gobierno actual cualquier matización que quiera hacer a la palabra lo estará haciendo a esta perspectiva potencial del mañana. Reconocer una nación pero no aceptarle su libertad de elegir su  propio destino sigue en el campo de la demagogía. No reconocerla es seguirla sojuzgando bajo el peso opresor de las secuelas de una idea subyacente de  imperio.

La autofelicitación de los parlamentarios ha sido  exagerada, porque la propuesta  que han envíado a Madrid está suficientemente descafeinada para hacerla aceptable por un estado que indistintamente del gobierno de turno que tenga no está dispuesto a conceder libertades nacionales reales.  Las distintas  nacionalidades de facto las tenemos en varios territorios internos de la geografía hispánica. Nos faltaba y seguirá faltando los reconocimientos de ellas en el estado de derecho.  El gran terror de los conservadores en reconocérselos a Catalunya  los convierte en los principales desestabilizadores de la cultura al amenazar con la balcanización de estos territorios. Lo que no saben es que antiguos países que forzaron unidades como Yugoslavia ya no existen como macropaíses y que el destino histórico de cada una de sus naciones ha sido florecer brillante e independientemente junto a sus vecinos dándoles la potestad por tener más o menos transacciones comerciales con ellos lo mismo que con otros más distantes. ¿Es tan grave esto?  ¿Porqué llevar al terreno de las amenazas lo que espontáneamente todo el mundo sabe solventar de la manera más práctica con su vecindario inmediato? Así como el vecino de rellano no tiene porque ser nuestro amigo ni tiene porque contestar a nuestro saludo y en cambio sí tenemos una mejor relación con los  de otras plantas o bloques u otras partes del ciudad, también puede suceder que las relaciones inter-naciones sigan el ritmo marcado por las diplomacias, las empatías y las necesidades recíprocas sucediendo perfectamente que los representantes de un estado negocien y se pongan de acuerdo con los de otro que aún estando más lejos proporcione más estabilidad o ventajas que el más próximo. Este es el verdadero terror de los españolistas que, no lo olvidemos es el nacionalismo más feroz que ha exhibido la historia hispánica.  En caso extremo ya  encontrarían un Tejero o un Milan Bosch  a la medida que nos envíen los tanques para destruir las instituciones y símbolos catalanes. Si tanto temor tiene la derecha de la desetabilización del país hasta el extremo de otra confrontación  en términos de guerra civil debe ser porque se nutre de las informaciones de los sectores más fanáticos del inmovilismo social. Con lo cual se hacen sus representantes en lugar de ser sus reeducadores. Por otro lado en sus cómplices en tanto no los rebaten o delatan públicamente por anticonstitucionales. Más bien parece que son esos mismos representantes los que se cuecen en su salsa del temor con un discurso monocorde que no va más allá de razonamientos primitivos. ¿De verdad son representantes del sector social que los ha encaramado al poder? No me atrevo a creer que especímenes como Aznar, Rajoy, Acebes o Ibarra (aun perteneciendo a formaciones políticas distintas pero a una misma catadura de humanos) sean prototipos de la España profunda o mesetaria. Tengo en más alta consideración a mis conciudadanos para pensar que puedan sentirse representados por las majaderías que dicen aquellos aunque los hayan votado. En todo caso mientras su discurso  anti-nacionalidades tenga audiencia  mediática y resonancia pública es que todavía hay mucho que hacer en nuestras latitudes para llegar a una reconciliación entre los pueblos.

Mientras vamos  atendiendo a la lentitud elaborativa de decisiones parlamentarias en un proceso tan aburrido como poco creíble la vida real sigue su curso: todo el mundo sabe que España es un estado con unas cuantas naciones sojuzgadas y eso lo mantiene en una conflictividad latente que podría perfectamente evitarse con el simple reconocimiento de los derechos nacionales y la aceptación de una representación soberana independiente de cada nacionalidad en los órganos representativos de la Unión Europea.

Participación Comunitaria

Por YASHUAbcn - 3 de Septiembre, 2008, 23:14, Categoría: DEBATE SOCIAL

De la idea de <participación> se ha hecho consigna voceada de manifestación callejera (“¡vecino únete el problema es de todos!”), teorías estupendas sobre colectivismo o cooperativismo; recurso de partido político  amenazando con acudir a las masas, motivo de posgrados o másters para negocio de universidades e hipótesis de sociedad que basa su desarrollo en sus recursos humanos. En la práctica, la  participación comunitaria esperada nunca se corresponde con la verdadera o la obtenida. Las propuestas desde distintas instituciones, pero también  desde grupos opositores y renovadores, no son correspondidas con las asistencias masivas de las gentes, objetivamente, interesadas en los temas convocados. ¿Qué es lo que pasa? ¿La gente está tan alienada y es tan sorda que no es capaz de considerar propuestas de trabajo organizado para mejorar su condición social? o ¿es que una cierta intuición  negativa apoyada con desconfianza se ha apoderado de multitud de conciencias que prefieren seguir estando en el anonimato, la marginalidad y la revolución casera que no en el ejercicio público de los derechos cívicos como ciudadanos con derechos reconocidos? El problema no es si hay disposición o no a participar en el cambio de realidad por un modelo mejor. El problema es el tipo de convocatorias existentes y la saturación sonante ante los discursos políticos sean de un color u otro. Participación sí que hay, lo que falta es la sensibilidad y la articulación de instrumentos organizativos para recogerla.  Deseos de opinar sí que existen: ahí están la multitud de fórums digitales recogiendo  una inmensa variedad  de comentarios e informaciones desde todas partes y todos los campos. Deseos de participar en el mundo sí que están: actitudes de vanguardia, propuestas artísticas, nuevas formas de subsistencia, nuevas maneras de relacionarse. Lo que parece que no existe tanto es deseos de participar de acuerdo a los cánones que están previstos. Alcanzado un nivel de conciencia crítica es difícil que la gente se preste a hacer de comparsa una legislatura tras otra con nuevas y asombrosas propuestas de coparticipación. El movimiento social no empieza nunca el día en que alguien desde el poder reconoce que existe o que tiene un pensamiento rico y plural. Y el movimiento social no se manifiesta de acuerdo a las previsiones institucionales. La gente cansada de políticas, de las unas y de las otras, vive sus vidas desde otros goces mejores que ir a calentar asientos para reuniones que no sirven de mucho salvo consolidar las relaciones de grupos en torno a la nada o a su supuesto mesianismo y petulancia vanguardista. Puede haber tanto o más contenido en una sobremesa con tiempo para hablar que en una reunión de un grupo político o en una candidatura, ésta sí, para mejorarlo todo. La diferencia estaría en que una reunión no pretende ninguna acción ejecutiva de cambio y la otra sí. Mientras aquella se salva de las críticas porque no ha prometido nada ésta es reo y convicta del repudio cuando no es capaz de resolver cuestiones mínimas de alumbrado o de contaminación y sigues con las tradiciones de los gobernantes precedentes aunque sean de ideologías opuestas. En resumen, lo grave no es  que la gente no participe (hay mucha que lo hace desde sus recursos) sino que se la quiera participar sólo por los conductos reglamentarios y previstos.  Hasta ahora las tentativas de los ayuntamientos en tener foros sociales locales para tener un substrato permanente de la opinión pública (no de la mediática que la controla, entendámonos) han fracasado o se han quedado en pintorescas o electoralistas. El desprecio a las posibilidades de la democracia electrónica sigue fehaciente. Y por el lado de las tentativas de grupos de izquierda con su subfilosofía de sálvalotodo no parece que piensen en términos de alternativa no ya a la historia y a la sociedad sino a sí mismos en sus modelos obsoletos de trabajo, reflexión y agrupación. Mientras la gente vaya a colocar a su hombre como pica de Flandes en la institución seguirá prevaleciendo a la lógica del materialismo del poder  que a la defensa de la obra creada, de la innovación constituida, del mundo re-hecho.

 

Proletarización pequeñoburguesa.

Por Néstor Estebenz Nogal - 3 de Septiembre, 2008, 23:10, Categoría: MOVIMIENTO SOCIAL

Sinopsis de la Proletarización pequeñoburguesa

A LOS PEQUEÑOBURGUESES QUE UNA VEZ NOS PROLETARIZAMOS

 

 

Os acordaréis todavía.Dejadme paso ante este paseo por el túnel del tiempo.Eran tiempos radicales del blanco o negro,más que del negro reflexivo sobre el blanco.Eran tiempos embarazados y embarazosos con nociones conspicuas venidas de lejos y tomadas por propias, tales como “conciencia de clase” “dictadura del proletariado” o “poder obrero”. Unos cuantos: muchachadas estudiantiles por lo general, abanderados por siglas  que ya fueron epitafiadas llegadas a sus horas finales, se nos ocurrió ir a fábricas y talleres, vestirnos de obreros y tratar de pensar como ellos, porqué las últimas reuniones de célula nos habían puesto frente a tal  sacrificada decisión. Nuestras manos finas y cuidadas, cuyas materias primas tocadas no habían pasado  de ser el pegamento para los cromos, o las tijeras para ayudar a mamá a podar las flores del jardín, nos lanzamos resueltos como candidatos a las explotaciones industriales, despiadadas y vergonzantes. Unos aguantaron poco y volvieron a los atractivos de su mundo dejado, otros persistimos bastantes años a costa de renunciar a  prometedoras carreras  universitarias e iniciamos un curioso fenómeno que alguien quiso titular de desclasamiento.A fuerza de ese desclasarnos e ir de agitadores de fábrica en fábrica nos encontramos con billetes de ida,pero sin ser recibidos nunca como hijos propios por la clase de los parias, muy distinta al ser cantada[1]  de lo que era en la realidad: millones de personas convencidas de que su suerte pasaba por el trabajo asalariado, cuanto más mejor, y que los movimientos reivindicativos a lo más eran para ganar más dinero y patrimonio y no para hacer ninguna revolución. La caída de los velos fue prematura, sin embargo la persistencia en convencer a públicos y pueblo en general de su cometido histórico, por que así lo decía la teoría de las que nos habíamos dotado, nos configuró como  vanguardistas de unos credos, no exentos de dogmatismo, cayendo -sin darnos cuenta- en la trampa de un nuevo ideario religiosos. Primero habíamos sido correligionarios en las ideas ,para finalmente ser también religiosos en nuestros ritos.Sí,sí, los investíamos de asamblerismo, de algo llamado  democracia directa, de votaciones sumarias, de críticas sinceras;pero también de comités centrales, de buróes de profesionales alimentados por todos, de  densas proclamas preñadas de consignas mecánicas y de líderes que se  prologaban a sí mismos como los nuevos amos.  Los proletarizados no sé si más entendidos  en sociología pero sí más realistas en sus biografías, desertaron prematuramente de las cadenas de montajes y de sus funciones de comisionados para agitar a los infelices proletarios que no sabían-al parecer-apañárselas por sí mismos. Los otros proletarizados, los más estoicos o incombustibles, los más fijados en su resolución de por vida: la del sacrificio del propio origen pequeño burgués y acomodaticio a cambio de expander el mensaje revolucionario entre los más expoliados e incultos  del género humano; abandonaron uno tras otro y todos sin excepción[2] , ese salto entre clases,al cabo de unos años. Restituidos los sujetos a sus orígenes de clase,con más o menos  potencial económico,aquellos períodos  de fusión popular y pasión proletaria, pasarían a ser como  viajes de entremalossueños. Ni siquiera la participación agitativa en cientos de asambleas o paros industriales o huelgas generalizadas, proporcionarían a los protagonistas de la lucha  de clases,casuísticas y anecdóticas suficientes como para contarlas a los herederos del conocimiento de la historia. En realidad había poco que contar aunque hubieran sido muchos los años en los que se desarrollara. Todas las fábricas guardaban la misma equidistancia con la gama de grises, todas las asambleas o las ocupaciones tenían el mismo parecido,  todos los discursos reivindicativos no salían del fantasma de creer que la movilización por lo concreto (el aumento de paga y condiciones mejores de contratación laboral,por lo general)proporcionaba  las premisas para una conciencia revolución en una dimensión histórica.  Fueron necesarias cientos de actividades y experiencias economicistas para darnos cuenta  que los proletarios  no llevaban su etiquetaje en valde:patriarcas de proles, tanto de descendientes  propios como de propiedades propias. En el fondo cada proletario  aspiraba a ser el pequeño burgués que las circunstancias le habían impedido ser por nacimiento y por una pirueta paradójica del destino, los ex-pequeñoburgueses conversos les ayudábamos a que alcanzaran los orígenes a los que nosotros habíamos renunciado. Tal galimatías  no podía acabar bien y después de unos buceos  por la miseria y por las rudezas del trabajo asalariado fabril, cada cual recuperó su grado de  nihilismo y reabrió sus retornos al pasado si las colisiones con el clan familiar no habían sido tan severas como para no  practicar la reconciliación[3] .Mucho tiempo después de aquellas manadas obreristas han quedado vestigios de alguna sensibilidad escapada, de algún ejercicio todavía activo de inteligencia y de una no-mirada a lo sucedido. Por eso, tal período no ha sido recogido por suficiente historiografía.Episodios como ese no tienen la talla para figurar en la colección de los grandes eventos de la historia recogidos en los manuales.A fin de cuentas lo que hizo cambiar la España de los 70 no fue tanto las agrestes pedradas de los que acabábamos de cruzar los veinte años de edad, como una futuro pre-visto y pre-escrito:el salto de la dictadura  férrea a la democracia folklórica. Y en toda fiesta de revuelos y mixturas, los más agraciados con palique se llevan  los mejores tesoros a la cama.No fue una excepción la España transitoria,donde no luchadores o ex luchadores o gentes de exilios o gentes patidifusas de  buróes centrales se hicieron cargo de la nueva situación.Tenían la lucidez interpretativa del arribismo coyuntural, algo que por lo general faltaba bastante  en las huestes radicales.Los proletarizados se quedaron con dos palmos de narices defendiendo una clase que votaría mayoritariamente el posibilismo y los sueños de revolución fueron dejándose de soñar con la misma  parsimonia  que a las niñadas les cuesta aceptar  la renuncia a los juguetes de temporada.Luego...luego quedaron los objetivos sin cumplir y  el ejército de idealistas descompuesto. Los trabajadores de fábrica irían perdiéndonos por compañeros para animarles en la tesitura de una liberación que nunca se produciría y los pb[4]  devueltos a nuestras bohemias, universidades, casas o patrimonios,recordaríamos las temporadas de socialistas maltratados por la vida,como un material de caucho donde morder para descargar rabia pero  de donde no sacar ningún nutriente. Un par de generaciones después las cosas siguen  compartiendo el común denominador de la alienación laboral y de un grueso poblacional sometido al discurso del todopoderoso amo financiero. Los escapados de aquello nos hemos quedado para escribas  de los sucesos, aunque sin ganas de escribir una historia entera,de indagación y datos. alguien tiene que quedar para contar el cuento para no dormir a los que siguen, no sé si  para que alucinen con  nuestra fanfarria de ilusiones o para que nos desprecian por  un exceso de estupidez idealista. Al mismo tiempo una rebeldía irreductible sigue entramando nuestro pensamiento y nos permitimos llamadas a la acción, a no rendirnos ante el abuso interpretativo de una realidad que no es la que se nos dice que es, a no admitir  el mundo poli-cromo  con el que se nos seduce, a no creer en esclavistas sean de la calse que sean. Y en esa llamada predicada ante el desierto, nos sabemos ayunantes crísticos para hablar con los diablos de nuestra mente tratando de no sucumbir a las tentaciones  de la panorámica capitalista. En ese desiderátum de autentificarnos como  dia-sóphicos[5]  nos queda el rescate de la ilusión  de  que una sociedad renovadamente rehumanizada  recordará nuestros conceptos legados.



[1] Por el himno de la Internacional,donde aparece como una clase elogiable y elogiosa.

[2] Unos dejarían la época obrera de una vez para siempre para prepararse unas oposiciones o trabajar de sus carreras y otros ,tal vez, se mantendrían dentro de la misma empresa para saltar desde sus cadenas de montajes a puestos en sus despachos de dirección. Dos versiones de  una misma clase de escapada  del estatus adoptivo para una vuelta al legítimo, que por definición de nacimiento parecía  estar pre-escrito.

[3] O alguna de las versiones del perdón de los padres ante sus hijos pródigos.

[4]  El calificativo de pb(pequeñoburgués/a) ha sido intercambiado de manos: tanto de quienes lo han usado como una arma arrojadiza  contra otros por mantener hábitos apegados de la vieja sociedad, como por  esos otros contra unos, con el cambio de tornas.El calificativo de valor(o desvaloración) llegó a tener tanto peso, que para  muchas personas docenas de años después lo que más les ha quedado como recordatorio de todo lo hablado es tal concepto crítico,secundarizando otros, que en aquel momento sin duda tenían más importancia.

[5]   Dia-sophia: a través de sophia, a través de los saberes.Viajeros desnudos a través de los conocimientos múltiples.Es un neologismo que propongo ,extiendo y reivindico, dadas las circunstancias de un desfasaje de las viejas palabras  de la postmodernidad. La figura postrevolucionaria ha substanciado  la antigua condición del revolucionario abnegado.el postrevolucionario ha sido selectivo de militancias para quedarse sin revolución pendiente que hacer. No ha engendrado un neorevolucionario con un programa para una nueva concepción del mundo,sino que  ha exudado una figura dia-sophica, un filosofo transcultural, no alienado a los ciclos de la historia sino distanciado de las quimeras coyunturales para tomar otra cosmovisión libertaria.

Conciencia crítica y transformacion real

Por YASHUAbcn - 3 de Septiembre, 2008, 23:05, Categoría: MOVIMIENTO SOCIAL

CONCIENCIA CRÍTICA Y TRANSFORMACIÓN  DE LO REAL

 

Pero la actuación continua de actividad creando un superávit manifestativo del deseo popular, tampoco asegura la transformación.Cuantiosa actividad es testimonial y lícita en las constituciones democratizantes de muchos países. La actividad constatacionista de una necesidad no siempre garantiza su  cubrimiento, aunque sí una perpetuación del testimonio en el reconocimiento de la carencia. La linea divisoria entre idea y acto,que es tan calara para la política, no lo es tanto para la psicología, donde la autopermisión callada de un deseo prohibido y prohibitivo,está actuando ya como un pre´pasaje al acto. basta permitirse ser distinto para empezar a serlo ya. Aparente y externamente las circunstancias envolventes son las mismas: no ha habido paso, no ha habido modificación corporal, pero una fuerza interior se organiza y al cabo de un tiempo emergerá  mórficamente en la persona  que ha emprendido la decisión. La interpretación gradual de la historia desde el punto de vista etapista, lleva a confusión.Ciertamente la idiosincrasia coetánea es distinta a la de las épocas pretéritas.Cada  época reconfigura de manera diferente a sus protagonistas a pesar del hilo cronológico de determinantes presentes en todos. Cada nuevo individuo en su estadio de responsabilidad y de elecciones puede intervenir en la historia como modificador o como reproductor.Y todo reproductor de patrones conductuales limitado a ello acaba por ser un ser modificado, es decir, opuesto a sí mismo. El acto de rebeldía intuicional es la primera condición constitutiva para el transformacionismo.Cada individuo al nacer hereda un mundo,al que empieza a tomar las dimensiones al poco tiempo y que sigue tomándoselas mas o menos tiempo según su interés por las exploraciones, la comprensión de la época y la necesidad de intervenir en cambiarla.se puede venir a la historia con un afán de comprensión, como la de Sofía Amundsen, la protagonista de Jostein Gaarder en   el mundo de Sofía.

 Los niveles de conciencia  continuamente referidos desde las apologías políticas para cambiar el mundo,responden ciertamente a una convergencia de realidades y pensamientos de realidad diversos confluyentes en espacio y época. se trata de planos como capas, unos adheridos a otros,pero cada constituyendo un tejido y una red de enlace distinta a las otras. También cada plano de conciencia corresponde a un plano de explicación distinto de los sucesos, que instrumenta un lenguaje de definición distinto.

No es suficiente con trabajar por y para la conciencia universal como garantía desde la educación y reeducación para una reinstalación en el mundo. Es preciso actuar consecuente y conscientemente con la  conciencia decidida. en los conflictos de intereses cotidianos, sorprende que las grandes aleluyas y apologías  por y para una con ciencia social y de humana, los gendarmes axiomistas del “amarás.comprenderás-ayudarás,..-no correspondan con los detalles cotidianos prácticos en su interacción con los demás. La credibilidad del más santo de los discursos frente a un auditorio importante, por adhesivo y masivo que sea, pierde todo su peso,cuando el dicente (sea pastor de ovejas descarriadas, gurú orientaloide, político afamado o revolucionario recalcitrado) filtra datos de su privacía que lo igualan  a cualquier otro esclavo que no se ha librado de sus servidumbres alienantes, de sus contradicciones o de sus artimañas y abusos. La conciencia no queda demostrada por una capacidad teórica y libresca, sino por una sensitividad vivencial en hacer los cambios in situ y contemporáneamente, y no como algo derivado para futuros postmortem o hipotéticos.

 Por supuesto el discurso crítico-social es la primera condición para hacer posible un cambio.Sino se entrevé su necesidad difícilmente va a quedar establecida su probabilidad.Ello no quita que puedan inscribirse en un discurso para-transformacionista,como un instrumento demagógico, lo mismo que el más anti-igualitarista social pueda utilizar  a Rousseau como  un divertido libro de cabecera para  una introducción onírica de aventuras. El dictado de las palabras   en principio no garantiza la sinceridad ni la consecuencia del dicente, aunque en el modo de ser planteadas,hayan pistas de su coherencia o de la fragilidad de ella.En definitiva quien no  sabe de lo que habla, da todos los elementos para ser reconocido por lo que es:una víctima verborrágica en lugar de un sujeto consciente.este deviene a partir de la precisión de contacto  entre palabra y hecho. 

 

La Política

Por Néstor Estebenz - 3 de Septiembre, 2008, 23:02, Categoría: MOVIMIENTO SOCIAL

No apelaré al  tan recurrido concepto aristotélico de que todo ser social es político por antonomasia. Premisa ciertamente incuestionable pero no-menos  ventajista  o demagógica, que en mi biografía me afectó de una manera total e incisiva, asociando mi vida al concepto supuesto de la palabra que añadida a la previa de lucha, me iría configurando como un ser fundamentalmente social antes que individual. Pero 11 años de lucha política valieron por toda una guerra y tras cientos de actos de protesta y miles de horas de discurso utópico, me ví un día inaugurándome en una transición de reflexiones de contrarios y desembarazándome del proceso en el que estaba. Bastaron pocos años para perder el hilo de una gran parte de aquellas historias y mis deseos de autodespolitización hicieron el resto. Nunca cerré del todo una posibilidad de retorno a la actividad política, pero desde 1979 no solo no me he ocupado de ella, sino que ni siquiera me he mantenido como observador participante en las coyunturas. A lo más me he mantenido como observador filosófico y como crítico de base, pero en los trazos esenciales de las cuestiones sin hacer un seguimiento día a día y  noticia a noticia de las declaraciones de los principales protagonistas y antagonistas de las galerías de los posicionados públicos. La cuestión es que me retiré de la militancia revolucionaria y de la acción político organizativa sistemática, convencido de que la  actualidad  del último cuarto de siglo lo más que permitía era la actividad testimonial y no la oportunidad de re-dirigir la historia humana hacía  las cotas del socialismo y de una felicidad comunitaria sostenible. No pasó mucho tiempo –aunque sería tras unos años-para que el propio vocabulario filocomunista  dejara de poblar mi literatura y mis palabras habladas. De hecho sin hacer un acto de renuncia formal a la metodología básica que se suponía me abrió los ojos ante una realidad tan difícil de aceptar como de comprender. Fue el imperativo de la re-sementización dominante con respecto a la división de bloques en Europa y a la propia pérdida de credibilidad de las organizaciones políticas de izquierda y marxistas-leninistas, lo que me iría apartando de los postulados clásicos y en particular de una necesidad de oposición estratégica al estado. De no haberme posicionado en estos términos, con total seguridad habría seguido el proceso de trans-organización de otros, pasando de OIC a PSUC y de aquí a la vida política pública desde donde con un cincuenta por ciento de convicción y el otro cincuenta de arribismo podría haber hecho un currículum de méritos para ser votado en candidaturas y de aquí vivir como un profesional político. Jamás me planteé tal extremo, aunque aquellos años de transición interesados dieron muchas sorpresas y entre otras, que personajes que nunca habían hecho nada en el período duro de la dictadura y de la clandestinidad, luego emergieran, como Toni Soler, cuales setas de temporada y optaran a cargos municipales. Nunca he experimentado ninguna admiración por esa clase de apariciones, como tampoco por los viejos “camaradas” que haciendo de su capa un sayo se fueron a lidiar a instituciones como miembros de nómina o a parlamentos con manuales de oratoria. Pasados los años y  no precisamente como espectador de los rapports de las contiendas verbales en los parlamentos, estar en ellos no es muy distinto de estar ante un público desde un púlpito o un escenario, desde los que se pueden divisar plateas y presumir que sectores van a estar de acuerdo y que otros se van a indisponer antes el mensaje emitido. La ventaja de los parlamentos es que los diversos sectores ya están posicionalmente colocados de tal manera que pueden adivinarse las salvas de aplausos o de pitidos y las razones de sus procedencias. En resumen se trata de representaciones con guiones donde no hay tantos imprevistos o novedades como puedan suponerse. En realidad cualquiera mínimamente entrenado/a en las dotes de la prosa y suficientemente conectado a bases de datos y fuentes informativas podría dar la caña en las instituciones y en los foros en general y mucho más en los parlamentos en particular. Vivir de la política no deja de ser un arte, y casi pasa a segundo término la orientación concreta.  Ante los políticos profesionales se puede opinar  innegablemente que guardan el común denominador de tener sueldos obtenidos de los impuestos públicos. No es ahora el momento de cuestionar la legitimidad de un parlamento pero sí de recordar mi línea antiparlamentarista en la época de una radicalidad extrema. En la actualidad intervenir en la lucha política se hace inconcebible sin la participación en los foros instituidos previamente, es decir en los marcos legales, y por consiguiente en sus organismos estelares:  los lugares de decisiones y elaboraciones legislativas. De hecho supuestamente los parlamentos son los lugares de síntesis de las conversaciones a todos los niveles y de los debates públicos que haciéndose suficiente eco de ellos, vetan o apoyan tales medidas de aplicación a la sociedad y de vinculación amplia a sus miembros. Luego la vida política real está llena de zancadillas y trampas y posiblemente ese baño frío en las verdaderas relaciones humanas ya me asustó lo suficiente en su momento de idealismo y de ilusión por el ser humano, como para desear bucear más en la condición del género humano y sus atrocidades y traiciones. No era necesaria tanta formación para hacerlo: bastaba apostar por estar en los circos que demandaba el presente y llenar espacios en la escena pública, aceptando de antemano todo lo que pudiera venir. Mi proceso siguió otra vía al amparo del criterio de la unidad de acción y la toma de acuerdos en lo concreto. criterio que a pesar de su indiscutibilidad, fue apartándome de los escenarios de debate. Acabaron las sesiones maratonianas corupusculistas y acabaron otras muchas historias de pasiones. Deje entreabierta esa puerta de retorno pero ya nunca más se reunieron circunstancias de invitación y de deseo como para volver a tentar mis osadías en el mundo de la política. Enseguida pasaron los primeros 80 en los que decidí ocuparme de mí en lugar de ocuparme de la sociedad, y los segundos ochenta en los que tenté un modo de vida supuestamente alternativo en las tópicas de Virgilio y unos terceros ochenta en los que me moví un poco por las geografías para verificar los vaticinios de las realidades equivalentes, a pesar de las morfologías dispares, para luego reprender unos primeros 90 con  presupuestos de reinstalación, reubicación y arraigo y unos segundos 90 con tentativas de retorno a la vía social activa y unos últimos 90 de retorno entrecomillado a la arena de las políticas, por el brazo de los temas ecologistas. Sé perfectamente el punto en el que estoy, y lo que ha variado y lo que se ha mantenido igual. A ratos las reuniones de ahora me parecen iguales a las de hace veinte años, con intervenciones de personas como Isabel Salgueiro o Paco Martínez, que podrían tratarse de las mismas de una manera extempórea y a ratos vivo unos modos prácticos y efectivistas impensables para la otra época, en los que el E Mail y los ciberespacios acaban por suplantar el valor de la palabra colegiada en un comité determinado que ha pasado a vivir a expensas de las fuentes nutricias principales de la información y de los canales informantes. Sin duda la revolución, si hay revolución, se hace- si hay alguien que la esté haciendo-, por cables aunque queramos insistir en que la presencia  corporal, físicamente organizada y concentrada en un punto dado, sea necesaria para recordar a quienes desoyen las palabras que hay una disposición más contundente para llevarlas a término o para que cuando menos sean oídas. Todo sigue formando parte de la farándula social, ante la que yo estoy apartado del discurso de capitalizarla. Recojo y reconozco disidencias por doquier, pero advirtiendo a la vez que entre los marcos de disidencia pueden haber tantas diferencias como entre cada uno de estos y el objeto o la política oficial de la que disienten. Ni siquiera actualmente estoy en una posición clara, aunque esté ya integrado en varias estructuras que pueden corresponder a siglas: la coordinadora via verda, la coordinadora de plataformas de oposicion al TGV, Ae, el grupo portavoz de EU en CRD, la XCS  y un vínculo inoperante con el  FCSB. Con  todo solo me veo envuelto de nombres y significantes a los que añado mi propio nombre personal y significante. No me creo más  útil ni más importante por el hecho de haber tomado esta suma de contactos. Solo sigo siendo un explorador de la realidad y evidentemente retomar contacto con trenes de antaño, significa que hay variaciones sustanciales: La primera es la de los viajeros que ya no son los mismos, la segunda es que los comportamientos de funcionamiento  son muy diferentes. Hay gente que se mueve pero no siempre intelectualmente preparada para el tema. Por una parte todo es lo mismo, por otra todo ha variado. Me veo contrastado tanto biográfica como socialmente. Sin duda el baño de gentes y nuevos contactos puede crear un marco ilusorio en el que incluso la vanidad puede ser exacerbada. Pero no pierdo de vista el lugar que ocupa en mi actualidad tales redes de contactos, la de un orden terciario después de lo profesional y de lo privado. El verdadero cambio de las neuronas humanas pasa por cada circunstancia íntima y no queda decidida para siempre en declaraciones de derechos humanos o de constituciones o de líneas de partido. Pero  esta ordenación puede ser confundida cuando en una semana tenga más contactos de tipo político o reivindicacionista, que de tipo  lúdico personal o profesional y debo de reconocer que mi campo profesional no es precisamente una empresa empopada sino que está limitada a una muy despoblada cartera de clientes. A pesar de todo la inversión de un tiempo en unos debates y unos careos con personas interesadas en cambiar poco o mucho el mundo circundante o dejar tras su paso, la huella de su contribución a ello, deja/rá consecuencias de relación con alguna proyección profesional también. Entretanto algunos contactos como con Ramón Caralt (de l´ Esbornac) O Paco Anguera pueden justificar ya unos ciertos esfuerzos. Otros foros, como el reciente de la sede del PCC en BCN para dar cuenta del proyecto de finanzas dentro del proceso constituyente de EU, fue un baño entre más de cientos de personas a los estilos PSUC de antigua usanza y en los que me permití una intervención estableciendo una condición de observadores en lugar de participantes. De hecho se trata de un proceso para-IU, la única izquierda alternativa electoral posible a la socialdemocracia para algunos, pero que dadas mis escuelas radicalistas, me cuesta de admitir, en particular con su portavoz Julio Anguita al frente cuyos portes y ultimátums no me convencen para nada. Teniendolo en cuenta todo, seguiré participando del proceso con una cierta moderación y vigilancia crítica, reconociendome que a estas alturas no tengo decidida una permanencia ni en este proceso concreto ni siquiera en los marcos operativos medioambientales, aunque estos obviamente, al tratarse de reivindicaciones concretas, resultan mas polarizantes y claras que las otras. La política tenía ya bastante mala prensa antes de empezar a cortejarla a finales de los 60.El resumen sincrético de mis codeos con ella, reforzarían opiniones contrarias antes de empezar y que no deseaba admitir. Necesitaba mi oportunidad histórica para equivocarme y me equivoqué. En la actualidad y desde los 90 mi relación con los ámbitos que la profesan es aséptica y distanciada. Hay un algo de guerrerismo en los espacios de compromiso y de lucha, donde cada uno puede hacer sus grititos personalizados, pero no caeré en el espejismo de antaño de creerme una pieza importante del puzzle de las afirmaciones. Lo  que sí me  permitiré es seguir tratando la información que me llegue como un tema de reflexión y un pretexto desde el que escribir textos. Es decir el ejercicio de la posición intelectual que tampoco varía tanto de la ejercida en reuniones orgánicas con contribuciones discursivas de matices que pueden dilatarlas hasta tal punto de desconectar a una parte de asistentes, más interesados en la acción pragmática. Los personajes destacados y reconocidos de otras épocas como Celestino Sánchez , que ahora me encuentro ya no mueven, a ningún interés. Después de estudiar procesos psicoclínicos detrás de las conductas humanas ya no creo que nadie me cuele el gol del altruismo social. Las esferas que integran la sociedad y el mundo son miríadas intrincadas de redes de complementación y rivalidad en precarios equilibrios ,donde razones de reafirmación personal pueden primar por encima de las razones de movimiento o de sociedad. Incluso en última reflexión las razones de organización o de estado, no son sino razones particulares donde el individuo protagonista amplia su espectro protagonista a su inmediato círculo de influencia que lo representa. Enseguida se ve quien está en disposición de admitir el concurso cooperativo, es decir  la disidencia. Hay muchas técnicas implícitas para acallar el debate o para conducirlo hacia posiciones aparentemente democráticas pero prácticamente insolventes. Es mayoría la gente que ha sufrido en su propia trayectoria la indignación de pertenecer a grupos que lo instrumentalizaron y no es extraño que miren con reticencia nuevas propuestas de no tan nuevas izquierdas. Antonio Otero contactado a propósito de este proceso, es un ejemplo reciente. Otra gente independizada y angustiada por su independencia no saben pensar por cuenta propia hasta no dar con un pater teórico que le proporcione el nuevo maná ideológico. Por mi parte cualquier militancia en mi tercera etapa de ella, es una manera contributiva, parcial y reticular a ella. Ni deseo liderar nada ni seguiré bagatelas fantasmáticas de densos, tortuosos y frustrantes procesos de contactos con cientos de horas dedicadas a fondo perdido y sin resultados traducibles. Lo que es más, muchas de las reuniones resulta superflua toda presencia. Bastan los contactos por cables para mantenerse al corriente o para hacer algunas aportaciones. La nueva política es la política canalizada por la información de saber más que  por los desarrollos celulares. Incluso las nuevas reuniones tienen más de oficinescas que de constructoras de alternativas. Las alternativas nacen a partir de las reflexiones y propuestas emergentes desde diversos puntos desde conocedores que se mantienen al día de la corriente de nuevos datos. He ahí mi lugar. El cual no es fácil porque el requisito de adscripción pasa por mantenerse al día todos los días y devenir un sujeto reticular, metido en una red tácita de multitud de contactos y encuentros. Siempre he sido bastante bueno iniciando contactos y conduciendo propuestas y bastante limitado tratando de consolidarlas con un seguimiento a partir de las variables de absentismo de los propios aceptadores. Eso me ha llevado a plantearme fundaciones y realizaciones a partir de la contribución individual sin depender del concurso aleatorio del factor colectivo. Es obvio que hay realizaciones que necesitan de equipos consolidados e inteligentes. No basta con capitanear convocatorias, hace falta establecer fórmulas para que se autoconvoquen a sí mismas. Y esto es bastante complicado. Si algo caracteriza la posmodernidad, es la crítica subjetiva del comportamiento ajeno. Ya nadie goza de la condición de no criticable en un mundo interrelacionado en el que se ha pretendido incidir por convicción revolucionaria o por lógica aplastante en el cambio de las circunstancias. La credibilidad de los individuos pasa por su palabra y todo individuo un día se convierte en el ejecutor de algo que no quiso ser. Tal vez este tabú me ha llevado de nuevo a las arenas políticas con todo el tiento que sigo. Pero no es una verdadera estratagema, puesto que soy tan vulnerable como siempre a ser materia no aceptable. Cualquiera se puede permitir impugnar conductas protosociales. Incluso Mercé Redón el otro día en una velada-cena compartida en el Vitamínica d´Horta pudo permitirse opinar contra mis invitaciones a manis, después de haber estado retirado una barbaridad de tiempo. La cuestión es q. no merece la pena entrar en defensas contra esto. Cualquiera cree haber estado cambiando el mundo por haberse pasado diez años seguidos repitiendo la misma consigna o por haber publicado cuatro textos de alfabetización.  Cuando lo más cuestionable es quien no se ha cuestionado su lugar en la militancia política y la función objetiva de su programa de actividades dentro y en el grupo en que participa. La supuesta y atribuida incombustibilidad como criterio elegante y  compostura de admiración en tanto que propiedad de lideridad de los más apuestos para el poder y la dirección, que antes era un componente de la ortodoxia revolucionaria ha pasado a ser una evidencia de la invariabilidad, es decir, de la incapacidad para la adaptación a nuevos  tiempos y circunstancias. Emplear toda una vida diciendo losmismos empeños y propósitos en lugar de demostrar una coherencia puede dar cuenta de una obsesión.  Los continuados referentes de antes a una revolución perdida o a una organización desorganizada y traidora  con los encuentros esporádicos y coincidentes  de caras conocidas por haberlas encontrado en manis y reuniones, dejaron de tener sentido y llegó un momento en que eludí tales charlas  que se antojaban con un demasiado parecido  a los relatos de batallas tan prestados los ancianos. Si eso, ya sucedía con nuestros padres, o seguía sucediendo con compañeros de mas edad que en los locales filoanarquistas o de lo que quedaba de la CNT o sus continuistas, en lugar de planificar y trabajar hablaban de redadas o de tiempos heroicos, no estaba dispuesto a q. Me sucediera a mí como un ritualista más de la serie de “ex” dando la murga con un criterio tan inútil como devastador.  La política es el escenario común: el campo de batalla primario en el que caben todos los sectores sociales e individuos y no en vano hay un interés originario  por la res pública, por los temas colectivos. Pero basta ojear la verdad de la política, tanto la una (la propia) o la próxima. Como la de los otros para darse uno cuenta de la superficialidad en la que está existencializando una vegetalidad y una justificación de ser q. no se sostiene en lo más mínimo.  Para mío el vacíado de un periódico no  pasa tanto por retener los datos en relación al estado o su oposición, sino por las noticias privilegiadas de la originalidad, surgidos de campos académicos o científicos o artículos de opinión o ensayos Que no por las calamidades de las que dan cuenta la palestra de los hombres más públicos , así como más simples que llenan gerneraciones enteras con las fotos de sus rostros en los periódicos de todos los países.  La política no es solo esta: la de las altas esferas, sino también la cotidiana y particularmente adaptada a cada circunstancia. Un opinantre es por naturaleza un reivindicante y eso le hace político aun desde su marginalidad. Es mi caso, aunque ha dejado de  importarme cualitativamente varios de los acontecimientos denuncia q. Observba. Tanto los denunciantes como lo denunciado pasan a formar parte de un dualidad que ingtregfra el mismo circo.

La reentrada en la política o en política social que me vengo re-plantenado todos estos últimos años, produce mas considerandums en contra que a favor. Me basta unas cuantas reuniones de reivindicativos para saciarme nuevamente de ganas. El reencuentro con los mismos temas una generación después no ayuda mucho. Ahora puedo entender a la gente de mi edad (poca desde luego) que a ,mis veinte años aparecian por las células y asamblea de partido, dando muestras notorias de desfasamiento (su revolución o sus ganas de hacerla ya la habían concluído y solo les quedaba un marco de nostalgia). Hacer algo pasa por la razón de la eficacia y no la razón historicamente impositiva, como se pretendiera desde un reduccionismo infantilizado de otros tiempos. Y esa razón eficaz o es una política científica o no es. No creo en que llenar reuniones de bloqueos en la discusión ayude a mucho, tampoco las propuestas del tipo de limitación de tiempo en el habla o mecanismos de  precipìtación para la toma de decisiones como escuché para mi horror en varias alusiones en las reuniones del llamado grupo promotor local de UE. Lo más importante es q. Cada uno encuentre su sitio en la vida y en su proyección publica.A partir de ser un referente en lo profesional ,lo ideológico y lo social, se es también en lo político y por lo tanto va a ser encontrado o incluso buscado por ello. Por respeto a mí mismo deseo valorar más mi tiempo y dosificar al máximo mi presencia en los lugares. De otra parte estar presente en sitios solo pàra recabar informaciones o hacer intervenciones sugerentes pero sin garantías de producto social, ya no tiene mucho sentido. Me molesta además terriblemente estar de espectador en los lugares sin hacer aportaciones mas constructivas, por no haber hecho las lecturas de documentos necesarias, los contactos imprescindibles o la juntación de información previa. Puedo,todavía como un novel, permítrme hacer juegos como el de una salida para encartelar los espacios de propaganda pública con Judith Jossa y Verónica Bayó (dos chicas, compañeras de la generación del último cuarto de siglo) y fantasear a los viejos tiempos, aparentando creerme que es un estilo movilizador todavía eficaz. Puedo hacerlo una vez por compromisos de coordinadora y para rentabilizar una propaganda que había sido asignada a la zona y pq. me disgusta que inversiones en estos temas sean desaprovechadas, pero la actuación en lugar de ser consecuente resulta un tanto obligada cuando puedo calcular a priori, las inutilidades ya de varios actos de agitación. Como dice Fina”deja de preocuparte por todo esto, y ocúpate de ti”. el discurso sugerente q. De una manera o de otra vengo oyendo toda la vida. Siempre aparece alguien cerca para recordarlo.y el caso es que no desquito un acuerdo consubstancial a ello. Al mismo tiempo parte de mi ser se ha venido estructurando  etapa tras etapa con una multitud de dimensiones. Me temo q. Me he sobredimensionado por encima de mis potencialidades. Pienso ser el que quiero ser por la simple razón de tomar vínculos con varias escenas y personajes de la vida utilitaria y especular. Por supuesto no puedo permitirme confundirme  en mis limitaciones y la distancia entre mis deseos y mis verdades, así como entre mis fantasmas y mis schos con lo real. Resulta fácil notar si estoy sincrónico o no e un día por mi manera de encajar en situaciones o juegos sociales y de grupo. Si me desvinculo del discurso o del impacto en el lugar me empobrezco y me siento reducidoi, si particpo y confronto me reconozco limitado o desagregado. Mi autoengaño pasa por creer en mi lucidez y en el marco explicativo a cualquier interrogante y vacío presentado .Creo q. Me bastaría un lugar especulativo con unos posters, una gente de buen talante y unos tés para ser infinitamente feliz, desvinculandome de todo cuestionamiento de la rentabilidad de cada idea especular.¿pero eso, no eran las actitudes de café y del teoricismo que tanto había criticado en su momento,en el momento de la agitación práctica y del discurso del coraje? Hace falta vivir toda una vida para saber de las distintas partes de la otreidad (el conjunto de los otros)con que uno se configura.

 

Otros mensajes en Septiembre del 2008

Blog alojado en ZoomBlog.com