El Blog

 
 

Calendario

<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

10 de Agosto, 2008

El fin de los inocentes

Por JesRICART - 10 de Agosto, 2008, 18:22, Categoría: CONFLICTOLOGÍA

Los pactos internacionales de España y la inclusión dentro de la OTAN nos convierte periódicamente en  un país  en armas[1] . La participación con aparatos de sofisticación tecnológica preparados para destruir vuelve a enfrentarnos al debate sobre la ética o antiética de una intervención en la realidad interna de un país. La orden de Solana de atacar y su amplia justificación frente al etnicida Slobodan Milosevic,reproduce un viejo mito de siempre: la imagen de un ángel salvador frente a un demonio. Las cosas no son así de simples, ni la asepsia de los misiles tiene tantas garantías como para no salpicar de metralla a la población civil.El hermano mayor (USA y los aliados)se dota de justificaciones ideológicas para impedir los procesos de la llamada limpieza étnica en esa parte del mundo ¿que nos asegura que por la misma lógica,ese bastión bélico no siga interviniendo aquí y allá para tratar de poner fin a conflictos internos y al hacerlo,desparramar sus consecuencias a puntos impredecibles? Milosevic es el malo de la película sin duda, lo que no le quita razón y claridad cuando afirma que los ataques de la OTAN resultan una amenaza para la paz mundial. Por de pronto el gigante ruso movilizó sus buques sacándolos del sosiego de sus atraques en el mar negro para llevarlos al adriático: las fieras vuelven a enseñar sus colmillos.

Los avisos de que los ataques van contra la política del país y no contra el pueblo no ha impedido la victimización civil como sucede en todas las guerras. Los tomahawk no distinguen entre inocentes y culpables y si caen sobre la población civil,es la vía directa para legitimar el poder político frente a un pueblo que no se va asentir defendida por los aliados que les lanza fuego a distancia.  Con anterioridad dentro e la misma década toda la intervención contenida y demagógica de los aliados internacionales en el conflicto Bosnio-Serbio-Croata,se ha visto precipitada  ante  el nacionalismo serbio.Al hacerlo la diáspora kosovar hacía Albania y Macedonia se ha visto precipitada[2] . Y el cálculo de la pérdida de vidas civiles[3]  estaba previsto con los ataques aéreos.  Los USA y su potencial que se presentan como el país defensor de los valores demócratas pide ayuda a sus amigos “porque no lo puede hacer todo solos” y con un aparente mayor protagonismo de las instituciones internacionales y de los otros paises aliados ,lo que consigue es un estado de complicidad de un occidente macabro frente a otros intereses que escapen a su control. La gran jugada de la OTAN ha sido con Serbia colocar  la cuestión como una divisora de los intelectuales de Europa cayendo en la trampa de una disyunción:los buenos y los malos,sin duda amedrentados por el fantasma hitleriano y por un don nadie que a partir de 1933 inició un proceso que casi acaba consiguiendo quedarse con Europa.  La mención del coco ha llevado a correr un tupido velo sobre los trapos sucios de los países partícipes y sobre todo del país capitán,que en la misma coyuntura internacional  obstaculizará procesos penales  para que no se descubra la participación mezquina  en contra del progreso[4] . Para los intelectuales engañados y poco analíticos, todas las demás cuestiones del mundo  (racismos, ventas de armas, o prisión por “delitos”de opinión en el seno de los países democráticos) carecen de importancia frente a un etnicida emergente. No obstante ante cada nuevo conflicto en una zona remota del globo (Pakistán/India, o Indonesia/Timor),la responsabilidad lejana  continua siendo de los metrópolis, los imperialistas y las fabulosas transacciones económicas por la venta de armas a gobiernos represores. ¿Donde queda la legitimidad de enviar fuerzas internacionales de paz o de escarmiento a los conflictos territoriales de tal o cual país,. si antes y simultáneamente se le sigue vendiendo armamento[5]? Con la intervención contra Serbia,el concepto de guerra ha cambiado. Ya sucedió con Irak y sigue sucediendo con Indonesia. La razón de fondo de la intervención extranjera en los conflictos territoriales no es que aquellos tengan más capacidad de arbitraje,sino que tiene fuerza impositiva. En ultima instancia los conflictos modernos de otras partes del globo están determinados por el colonialismo lejano de los países más fuertes. Las generaciones que hemos heredado estos países heredamos también un karma histórico al beneficiarnos de unos estados de  confort y un alejamiento de los problemas. Creer en el discurso del poder y justificar la guerra no es ir mucho más allá del tiempo de las cruzadas cristianas o las guerras contra el infiel,en la que soldadescas y sociedades se convencían que la razón había que imponerla a sangre y fuego. Si bien en el mundo actual el concepto de intervención en lo ajeno es un parámetro ineludible, otra cuestión es justificar la intervención militar sin haber agotado antes otras formas de presión y de intervención civil (el bloqueo comercial de productos básicos para la guerra como el combustible y el armamento). El siglo XXI seguirá siendo un tiempo de conflictos armados, territoriales, brutales  y frustrantes. comprobándose que las geografías menos organizadas del planeta serán las más inestables y susceptibles de  consumir los protagonismos de  primeras líneas en el panorama internacional. Cada nueva explosión fratricida-o el recuerdo de luchas latentes que vienen de generaciones atrás- llamará más o menos la atención, será seguida a diario y se hablará en las tertulias  domésticas y debates orgánicos. Aunque en la vida cotidiana se hable de lo ajeno tanto menos cuanto menos comprometa la comodidad propia. Las siguientes y sucesivas temporadas beligerantes con armas letales,  a los espectadores del  mundo nos serán planteadas nuevas trampas para caer en los clásicos análisis dicotómicos de estar a favor de “los nuestros” y en contra de los que constituyen amenazas.Cualquier argumento que lleve a estar a favor del principio de la guerra, no hace más que entorpecer el progreso de la conciencia.Y aunque,ciertamente, el principio del pacifismo incondicional está emparentado con la ingenuidad política y con un desconocimiento  grave de la Historia, lo cierto es que los movimientos por la paz,presentes en todos los litigios guerreros, aportan elementos y condiciones para encontrar otras vías de solución de los problemas. a fin de cuentas todo encuentro armado de las gentes, no es más que un paréntesis  entre dos situaciones de armisticio, paz y diálogo. Todas las guerras tienen por común denominador la vuelta-al final- a las salas de negociaciones o a las sedes de la palabra para la firma de acuerdos[6]. También es respetable la lectura inversa y ver en cada período de paz una tregua entre dos conflictos armados. La diferencia está en que mientras los períodos de paz son los que permiten la estabilización y las condiciones para la reorganización de la economía social[7] , los períodos de guerra son los que destruyen las perspectivas y polarizan los estados en torno a economías probélicas.

 



[1]en el 1999 en España hemos estado en guerra con Irak y con Serbia por muy lejana y televisivas que hayamos vivido tales combates.. Cuando viajemos a estas naciones un tiempo después y alguien nos pregunte  ¿porque permitisteis que nos lanzaran bombas a nuestras ciudades y gentes, que contestaremos?

[2] Es una especulación absolutamente gratuita  pensar en un genocidio a gran escala de los serbios en contra de los albano-kosovares o que estos hubieran sido expulsados del territorio y de sus propiedades de todas formas.

[3] Los llamados errores  tácticos  y la confusión de caravanas de refugiados con comboyes militares colocó en entredicho la capacidad tecnomilitar del potencial bélico de  los aliados.

[4] Como el innegable caso de la caída de Salvador allende bajo los auspicios de la CIA y la Administración Nixon.

[5] GBretaña y España,entre otros, han estado vendiendo armas al gobierno indonesio. ¿de qué sirven las medidas reductoras de ventas para momentos de explosión bélica, si ni siquiera todavía hoy a nivel internacional son denunciados  y condenados tales hechos?

[6] Evidentemente todos los pactos y acuerdos  que nos ha n proporcionado los  periplos de las diplomacias no son verdaderos acuerdos sino imposiciones de las condiciones de quien esta ba en  las posiciones hegemónicas en la negociación.el eufemismo de “acuerdos” tiene que ver más con el juego verbal de las palabras dadas y firmadas, y como alternativa a las luchas sangrientas.

[7] Y los que comparativamente duran más tiempo en años, a pesar de conflictos centenarios o intergeneracionales: la guerra de los cien años  o el conflicto judío-palestino en oriente próximo.

Un mundo sin fronteras

Por YASHUAbcn - 10 de Agosto, 2008, 18:20, Categoría: COJUNTURAMA

Por un mundo sin fronteras

Esta vieja consigna de alegría y revolución festiva acompaña el sueño reconstructor del mundo desde tiempos inmemoriales. No se recuerda un mundo pasado en el que los aranceles, las barreras, las guardias férreas no estuvieran apostados en puntos del camino cuyo traspaso solo era posible con salvoconductos y pagos. El mundo ha sido por definición un mundo dividido. Los vestigios que quedan de etnias transfronterizas y supraestatales (los lapones en Escandinavia, los wayana en las Guyannes, los Tuareg como señores del  Sahara entre otros)tienden a ser documentalizadas, es decir controladas. Ya casi nadie en todo el planeta puede dar un paso fuera de su estado sin que alguien le exija la demostración de su identidad. La pertenencia a una nacionalidad es una de las primeras condiciones para existir y su acreditación una constante que acompaña de por vida. Esa confusión entre la identificación y lo identitario lleva a no pocos conflictos. No en vano los árabes que ansían Europa se deshacen de sus identificaciones1.

Y desde su punto de vista las fronteras que protegen los perímetros de cada estado, son celosos de su bienestar impidiendo entradas-y también salidas- que puedan descompensar  sus economías. Un estado fronterizo es el sentimiento de la privatización a gran escala. Las fronteras en última instancia solo son la macroexpresión grotesca de un mundo parcelado que empieza en lo más mínimo entre lo tuyo y lo mío con que se territorializan los espacios y posesiones desde la infancia, se sigue con  las nociones de mi familia-mi casa-mi tierra  instaladas con la edad avanzando y queda potenciado en una idea clara de quienes son los beneficiarios de la tierra y quienes sus expoliados. El viejo sueño de un mundo sin fronteras que puede ser simbolizado ácratamente con quemas de pasaportes, sigue poblando las noches románticas. Basta salir de la Europa comunitaria para darse cuenta de las ventajas al cruzar estados[1]  sin hacer los papeleos correspondientes en cada puesto fronterizo.No importa el país del que se trate: todos tienen por común denominador un abuso de sus funciones y un atraco directo-aunque diplomático- a los recursos del turista. El proceso se enlentece cuando los medios informáticos de los aduaneros y controladores son obsoletos o cuando sus habilidades intelectuales dejan mucho que desear  confundiéndose en la transcripción de los datos[2] .

 Todos los policías frontereros se parecen en la mala imagen que dan del país al que vas a entrar. Unos son más diligentes que otros sin duda, pero comparten  una inequívoca función represiva y de abuso del poder. Para que les sea más llevaderas sus horas de “trabajo” y para reducir su mala conciencia tal vez, algunos te hacen las gracias de preguntarte cosas del país o hasta inician un conato de flirt. Después de varias horas de espera, algunos sucumben a  la trampa de un intercambio de sonrisas para atenuar la pesadilla[3] . Por si fuera poco junto a los policías una variedad de buitres oficiales vienen a cobrar la ecological tax por haber pasado por un charco de agua infesta que supuestamente desinfecta el vehículo, y un road-tax por usar las carreteras del país[4] .

 



[1] Los DNI o pasaportes españoles hasta fecha reciente no han podido gozar de las facilidades en cruzar, aunque late en la memoria colectiva las microhumillaciones pasadas en  estados  tenidos por más adelantados (Suiza y Austria)de las que no nos librábamos tampoco al volver a entrar en nuestro país donde una guardia civil  colonizada por ignorantes y reproductora de conductas estúpidas, molestaba todo lo que podía preguntando evidencias o controlando intimidades.

[2] Alguna de las fronteras como la Búlgara-Turca por Azizye(la más próxima al mar negro),es toda una iniciación al castillo de Kafka por los cinco pasos a dar más dos de pago, con otros tantos mostradores  invadidos por funcionarios  celosos de los impuestos y  divos de la  burocracia. La Rumano-Búlgara, una de las peores de Europa  ni siquiera tiene carriles diferenciados para buses y coches y la lentitud hace de los minutos  espesos pedazos de demora. Los gendarmes búlgaros ostentan todavía en las hebillas el signo de la hoz y el martillo burlándose tácitamente de lo que una vez supuso tal signo para millones de trabajadores.

[3] En el último cruce de varias de estas fronteras poníamos el estribillo final de la canción de Joaquín Sabina “Mucha.Mucha policía”, y ante los comentarios  jocosos de algún/a policía prepotente, sostenía: “ I don´t accept talk about my private life. Is´t  correct.Much people wait behind me”. A lo que de una manera u otra el sujeto uniformado respondía  sobreesaltadamente que  en aquel lugar no había nada privado y  podía retenerme el tiempo que quisiera.A lo que para rematar y no enredar más la tensión  colocaba la tesis del vencido “Of corse.you´re the power  and we are your servent”.

[4] Después de pagar la novatada,comprobamos que esos controles se pueden sortear un tanto despistadamente, porque se trata de auténticos´ e indignantes atracos por oficializados que estén.  En europea hasta Hungría incluida se pueden cruzar fronteras hacia el este con más o menos tranquilidad,a partir de Rumanía hay  que pagar insultantemente por cada paso. Las tensiones generadas en los puestos fronterizos y el impacto desfavorable de sus agentes sacados de uno de los museos de Lovecraft, necesitan un tiempo para ser extirpados  del malestar que te dejan y conectar así con la gente del nuevo país, que sin duda vale la pena ser conocida y tratada.

El sujeto indocumentado

Por Noé CASTOR - 10 de Agosto, 2008, 18:18, Categoría: DEBATE SOCIAL

La tragedia del sujeto indocumentado                    

Texto de libre circulación por internet. Si te parece conveniente multiplicar su difusión reenvíalo a los contactos de tu  agenda de emails.

Hace falta que las posturas se radicalicen y extremen para que temas sempiternos y no resueltos pasen a ser comentados intensamente por la opinión pública. El movimiento reivindicativo de los sin papeles, nutrido de árabes, paquistaniés y sudamericanos, pone en la coyuntura estatal española una de las primeras cuestiones políticas:la de la inmigración. Por principio el derecho a la  libre circulación de las personas por todo el territorio planetario debe estar contemplado como un ejercicio básico de la libertad individual. Esta cuestión general se enfrenta a un mundo subdividido en fronteras que representan distintas zonas existenciales y distintas velocidades humanas. Las fronteras son la resultante de milenios de conflictos entre naciones y potencias distintas que han distribuido el mundo en áreas de influencia, haciendo que unos continentes y geopolítcas sean más favorecidos que otros. De todos, el que está sumido en un retraso histórico considerable es una buena parte de Africa, debido a que fuera el continente expoliado  por los países colonialistas del sXIX.  Las oleadas  emigratorias que salen de sus zonas, así como de otras, no hacen sino  ir a los países donde  fueron llevadas sus riquezas de antaño. Bajo este punto de vista todo emigrante tiene un amparo ético e histórico para ir a buscar estabilidad y fortuna en los lugares del mundo donde parece que hay mejores condiciones para ello.En realidad  la emigración cobra otro sentido cuando los emigrantes no son sino los exdueños que van en busca de las riquezas que les fueran arrebatadas a aquellos países que las usaron para sus desarrollos. Según cada época, son más unos países u otros los que exportan su fuerza de trabajo hacía otros países cuyas economías están dispuestas a contratarla. Los italianos y los irlandeses levantaron New York. Los españoles fueron a Alemania y Suiza, los gallegos a Argentina, los exiliados  republicanos de España a México, los chinos se vienen extendiendo por todo el mundo. El resultado es que los cascos viejos y las cités de las grandes ciudades occidentales van siendo ocupadas-o atrapadas- por los contingentes inmigrantes que se hacen con los locales más baratos a los que trasladan sus medios de vida  reconfingurando los panoramas urbanas desde una interculturalidad irreversible. De hecho los centros urbanos históricos pueden llegar a ser extensiones de las conductas sociales de los barrios  árabes, pakistaníes o hindúes que  los occidentales  forrados -o sin estarlo- de dólares visitan en sus exploraciones turísticas  o paseos  de curiosos por el tercer mundo.

El flujo emigratorio es imparable por muchas razones. No hay  controles fronterizos que lo puedan detener .Y de la misma manera que los ríos no admiten fronteras y la tendencia del agua por una fuerza gravitacional tiende a bajar a los valles e ir en dirección a sus zonas  más bajas, también los desplazamientos demografícos tienden a  distribuirse por el planeta en función de las oportunidades existenciales de las zonas.

Si este razonamiento general  es amputado de las conversaciones políticas sobre las cuestiones inmigratorias se corre el riesgo de emocionalizar la polémica y tratarla desde el punto de vista de la rivalidad por el territorio y las fuentes de trabajo. De hecho los exemigrantes ya posicionados olvidan que una vez  tuvieron que salir de sus países para arreglárselas fuera y se convierten en bastiones de  sus patrimonios impidiendo  la instalación e nuevos inmigrantes. De hecho la polémica visceral está servida cuando la discriminación lleva a aceptar a una clase de extranjeros mientras se niega a otros,sea por el color de su piel o sea por su debilidad económica. Resulta que la impugnación del extranjero no lo es tanto por su condición de extraño o distinto como por su condición económica o en función de que motivos  son por los que viaja. el extranjero  que nos trae divisas suele ser aceptado mientras que el que viene a ubicar su futuro en nuestros barrios es mirado con recelo.De hecho, la interculturalidad va creciendo paralelamente a un aumento de la sensibilidad xenófoba. Si la xenofobia no estalla en  brotes racistas es por que la cultura, o sea las buenas prácticas, además de la legalidad, lo impiden.Pero una discusión rigurosa sobre el tema radicaliza las posiciones y bajo aparentes ecuanimidades surgen  estimaciones netamente territorialistas. El nativo que se ve  abordado por escenas de masividad extranjera acaba replegándose a sus refugios  y mirando por sus prismáticos de trinchera la nueva estratificación sociourbana. Es así como los centros urbanos van  siendo paulatinamente dejados en manos de los nuevos colonos, que a no dejan de serlo a pesar de su hacinamiento y pobreza. La cuestión es que los propietarios y poseedores de estos centros  prefieren dejar el espacio en manos de los  reciben llegados que apostar por mestizajes que ninguna de las partes en juego está realmente dispuesta a desarrollar. Los centros viejos, los bajos fondos, los barrios chinos, es sabido  que es donde abundan las presiones baratos, los  alquileres bajos, y los locales comerciales a buen precio, es así como se va poblando de aquellas gentes con menos medios venidas del otro lado del estrecho de Gibraltar .

Si existe este contigente a las puertas de entrada de Europa es por qué Europa,es decir los pensionistas seniles de la sociedad bienestar europea, los necesita. La fuerza de trabajo para los procesos básicos la proporcionan  desde hace años gentes venidas de otras partes del planeta  Europa es interpretada como un filón para africanos, sudamericanos y asiáticos con  problemas mayores en sus países de origen y  vienen a pedir sus derechos a una existencia digna. Hasta aquí ninguna objeción. En realidad mientras el mundo esté parcelado por banderas y patrias , ese mundo no podrá ser definido con propiedad como el lugar de la humanidad pero sí como su campo de batalla. Mientras los congresos internacionales de la diplomacia no consigan pactar y asegurar la libre circulación de las personas por todos los territorios, la historia del mundo todavía  no habrá llegado a su madurez de edad. Pero ese mundo medido y sopesado está supervisado bajo los patrones de la propiedad privada y si cada pequeñoburgués  o trabajador ahorrativo tiene la suya, también cada estado actúa con su  país como una cosa suya. El control de aduanas y fronteras es tan antiguo como la configuración de los países diferenciados. Eso no ha evitado oleadas de inmigrantes ilegales a pesar de los peligros carcelarios y de expulsión  que corrían. La paradoja de esos movimientos ha estado y está que para conseguir un permiso de residencia es necesario el requisito de un trabajo y para conseguir un empleo legalmente es necesario tener antes un permiso de  residencia.Se trata de una contradicción legal estatuaria pero no resuelta. Entre tanto los  trabajos negros y las pagas de explotación van tapando  agujeros y prodigando situaciones indignas.

El sujeto indocumentado en tanto que convive con una situación no legal, para el estado no existe. Es  un pretexto para movimientos y políticas especulativas y una realidad con datos para análisis sociológicos, pero en tanto que no está documentado el estado de un país puede  manejar otros datos sin contemplarlo. Para que tenga oportunidades supervivenciales y existenciales necesita documentarse, pero al hacerlo está dando ya un paso a la integración con el sistema y así a la conformidad con sus valores. De hecho los movimientos de los sin papeles se acercan a la idea de crear una identidad supradocumental.Una persona no es por lo que su pasaporte pueda decir de ella, si no por lo que representa con sus actos y haceres. Sin embargo toda trayectoria  de un individuo está marcada por los documentos que acarrea  tras de si. Un individuo jamás es valorado integralmente por  su presencialidad.Lo es por las fichas y referencias escritas que se tengan de  él/ella. Tanto es así, que quien no tiene papeles de si mismo en su carpeta privada de documentación, sencillamente no existe.Tienen mas valor sus documentos que su persona. Evidentemente esto es una falacia, pero se trata de la buro-realidad de cualquier país. La obsesión por el documento que acredite una identidad es tal, que antes de preguntar nada el policía  está ya pidiéndoselo al sospechoso. Y por supuesto ese mismo policía tomará la decisión de que hacer  con  el sujeto en cuestión por aquello que le digan por radio no por lo que ese pueda argumentar. Si una persona no tiene los documentos en regla vive en constante tensión.Le toca no ponerse a tiro de las miradas policiales ni frecuentar según que ambientes que puedan desconfiar de él. Ser extranjero sin recursos puede ser una de las peores tragedias para un ser humano. Vivirá los maltratos y los abusos y de una manera más o menos solapada vivirá la discriminación. Acumular eso en el cuerpo y en lamente dejará unas secuelas importantes.Incluso las dejará si con suerte encuentra  un empleo relativamente pronto y logra legitimar su situación. Cuando la necesidad acucia uno acaba por aceptarlo todo y esa disposición aceptativa es la vía regia a la indignidad y al aumento de explotación.

Por otra parte vivir  desde la indocumentación permanente es absolutamente antagónico con el modelo social. Ni siquiera los delincuentes profesionales pueden hacerlo. La falsificación de documentos siempre fue un arte muy apreciado en los submundos de la transgresión  sistemática de leyes. Finalmente cada persona lleva en su cartera  un montón de tarjetas y credenciales que le permiten  identificarse por el mundo, demostrar su pertenencia a tal o cual club o empresa, a una nacionalidad y a una posesión de una cuenta bancaria. Sinópticamente bastaría revisarle la cartera de una persona para hacerse una idea bastante aproximada de sus recursos y modus operandi.

 El sujeto indocumentado que llega a un país lucha antes que nada por dejarlo de ser . Y para los nativos de ese lugar , puesto que todo el mundo vive bajo el control los que llegan tampoco  deben zafarse del mismo. de hecho una sociedad organizada lo es a partir de contar sus recursos y ponerles nombre .Eso incluye a las personas. ¿acaso es imaginable un mundo sin nombres? y si los hay, ¿cual es el temor a documentarlos? Obviamente a quesos nombres son registrados para ser luego perseguidos y condenados. Mientras esto siga así el valor de una persona no se buscará en ella misma si no en sus  carnets plastificados.

 

 

El debate internacional

Por YASHUAbcn - 10 de Agosto, 2008, 18:16, Categoría: COJUNTURAMA

El panorama internacional como debate

Una división ya clásica que hizo fortuna periodística para interpretar las áreas geopolíticas en todo el planeta -la del bloque capitalista y la del socialista-así como otra más moderna -la del hemisferio norte y rico, y la del hemisferio sur y dependiente- han dejado de servirnos como criterios interpretativos de nuestro mundo.En la naturaleza de los análisis políticos ha estado un interés  para simplificar la complejidad de las interacciones a nivel internacional, y por ello,se ha tendido a dicotomizar la realidad entre unos y otros, dos clases de enemigos a lo sumo y sus aliados de temporada o época.

Ciertamente en cada zona conflictiva del planeta la investigación ha llevado a la presencia de los actores principales: las llamadas potencias que están detrás de los escenarios guerreros donde peones secundarios viven sus tragedias.  Pero ni los USA son el tigre de papel[1]  con que se les calificara en antaño, ni cualquier otra nación,durante y después de la caída del telón de acero, que se enfrente a aquellos, es un aliado objetivo[2]  de los movimientos de liberación nacional.  Para analistas y apólogos de revoluciones y cambios, el panorama internacional  no facilita las cosas para seguir aplicando el obsoleto método de los buenos y los malos,aún que sin duda unos estados por su potencial económico y militar tienen más facultades destructivas que otros.Ni siquiera los movimientos guerrilleros de distintas partes pueden ser categorizados por definición y principio,como justos, revolucionarios con la patente de autenticidad de alternativas sociales. El uso y abuso de siglas que hablan de justicia,en el secuestro de turistas europeos para que su causa tenga una proyección internacional,dice mucho en contra de la capacidad de justicia de tales grupos. Las estructuras tan rígidas como personalistas[3]  de grupos radicales, no auguran un futuro positivo de revaloración humana.

Con el fin de milenio los viejos presupuestos planteados por la AIT i el internacionalismo proletario están más lejos que nunca de ser una viabilidad. Los proyectos internacionales de luchas coordinadas ni siquiera se plantean y en su lugar las reflexiones sobre quien es el enemigo y quién el amigo, es algo que se paraliza en los análisis de las cuestiones nacionales y dentro de las fronteras. En otras épocas los bloqueadores o los innovacionistas de sus estado serán inequívocamente los oponentes a los procesos de lucha.ahora ya no está tan claro. Para muchos las intervenciones de castigo de la OTAN han sido tomadas como una potenciación de la imagen positiva de los países armados y se tiende a buscar en los grandes enemigos a los genocidas locales (Indonesia con timorenses, Serbios contra kosovares). La cuestión es que  estar en contra del fuerte y de su brutalidad no significa estar a favor del débil y de su programa potencial de revancha[4] . Pero tanto el análisis como la lucha política tiene que detectar los actores de progreso histórico y aislar los agentes reaccionarios o de retroceso. ¿pero en el marco internacional acaso se puede hablar de países que ayudan a que la condición humana avance? Es cierto que las condiciones internas de vida de los estados democráticos son mejores y las libertades individuales están protegidas, pero lo son en tanto tal modelo no tiene cuestiona los ejes de poder y las castas que lo detentan.En Europa y Norteamérica lo mismo que en Asia o Africa, se pueden dar situaciones de barbarie y la aparente paz y orden en unos guarda conexión con el desorden y conflictos en los otros. Las proveedurías de armas de los países civilizados a los que las manejan salvajemente sería una primera instancia de responsabilidad de las explosiones genocidas[5] .

El debate internacional más allá de las anecdóticas luctuosas de las tópicas de las guerras y batallas territoriales, pasa por concebir  organizaciones de relevo  que instalen líneas de progreso irreversible. Sin embargo para una época de concretismos y miniaturización de la lucha política,  todo proyecto de internacionalización del debate a través de foros de contraste es sumamente complicado[6] . Las redes de conexión van a potenciar la mundialización de los debates y así un cambio cualitativo del debate sobre lo internacional.Ese espacio virtual está llamado a tener más fuerza que la noción clásica de organización unitarista[7] .Lo que no priva de que cada grupo de reflexión y de praxis neutralice su tendencia al localismo estableciendo cuantos mas contactos de red y distales pueda[8] . Especular con una organización de contrapoder a escala mundial es hoy en día una absoluta quimera delirante y el ilusionismo de una sede mundial de responsabilidad[9]  queda contradicha por los sesgos que toma el panorama conflictual. El análisis de las cuestiones internacionales  sigue metodizando correlaciones de fuerzas y saldos de alianzas.Las metáforas coyunturales indican como  los enemigos de un momento pueden ser los aliados de otro y la desertización de referentes o modelos a los que seguir deja a la humanidad doliente huérfana de tutorías que marquen el camino a seguir. Entre tanto, no olvidar la pertenencia a una tierra, un mundo y una  especie existencial, puede seguir  sensibilizando  nuestro momento histórico, es decir rehumanizando  la realidad social y manteniéndolo como una constante en el próximo siglo. Lo que no adquiera la conciencia,una a una, sujeto a sujeto, no  podrá resolver gobiernos con medidas coercitivas, por importante que sea el cambio  de programas políticos en la dirección de cualificar y dignificar las sociedades. La conciencia -fundamental baluarte para los cambios- es indecretable. Y las políticas  son negociaciones entre fuerzas e intereses que dan por producto, normativas legisladas y agentes de control para la aplicación de las mismas, es decir de represión para las conductas incumplidoras. Esa es ya una constante de diversos equipos gubernamentales, incluso con políticas opuestas. Conviene no olvidar que la instalación de un equipo renovador en los salones donde se toman las decisiones vinculantes para todos los ciudadanos,es solo un eslabón´ instrumentado para un mundo pluricultural  con la conciencia autorreguladora como garante de una sociedad pacífica y avanzada.La alternativa internacional no es tanto la de copar las grandes sedes multinacionales como la de ir creando nuevos espacios de  vínculos con capacidad de maniobra, gestión e influencia.Proceso que quedará combinado con  algunos productos de calidad nacidos desde dentro de instituciones, que en algunas coyunturas internacionales no pasan de ser pintorescas, tales como la ONU.   

 



[1] Expresión tomada de los panfletos de grupos maoístas y en concreto del PCEML.

[2]Desde celos izquierdistas se ha pretendido ver al Irán jomeinista o al Irak de Hassán como bastiones contra el poder americano a los que había que apoyar. La política de posiciones en el área internacional no se puede observar como un espectáculo deportivo. Estar en contra de la intervención de la OTAN en Irak  no significa legitimar la forma de estado y de vida de ese país, por lo que toda acción ante intervencionista debe ser cuidadosamente explicada.

[3] Piénsese en  Abimael Guzmán,detenido en sept de 1992 máximo referente de SenderoL.q. en 1994 declaró la derrota de su banda, y la necesidad de abrir un proceso de paz, lo cual promovió una escisión.la de SRojo.Autollamado “presidente Gonzalo”.-Sendero Luminoso, guerrilla creada en 1978 a partir de una escisión del Pdo comunista Peruano.

[4] La ideología de fondo del movimiento palestino en la cuestión del oriente próxima por los conflictos generados de la instalación del Estado de Israel.

[5] España y Gran Bretaña con contratos de venta de armamento al gobierno indonesio entre otros ejemplos típicos.

[6] Los foros de debate proyectados como el foro de las culturas del 2004 son citas históricas testimoniales de por donde andan  las sensibilidades.Su acaparación por las instituciones no quita que desde los núcleos extrainstitucionales no se puedan elevar las voces marginadas como actores importantes a ser escuchadas.

[7] Del komintern al kominforn van las pautas históricas de una degradación de la lucha substantiva en aras a los intereses de poder y faccioso  concurrentes dentro de las internacionales.

[8] Si el uso masificado del teléfono permitió en su momento que un acto de protesta pudiera ser conocido inmediatamente como un reguero informativo, el uso cibernáutica está llamado a propiciar una conciencia globalista-de globo planetario-y una nueva dimensión de  pertenencia internacional.

[9] La propuesta de un gobierno mundial de paz que consiga lo que otros organismos de naciones Unidas ha pretendido (pero sin traspasar el deseo de sus cartas de constitución)es elogioso, pero el panorama mundial tiende a incrementar sus divisiones entre estados y la reaparición de antiguas reyertas que fueran  abortadas. El mundo entero está colapsado y el número de conflictos es tal que se hace inconcebible un gobierno central que pudiera actuar de moderador en todas las lidias.

Tuaregs: Ante la rebelión concreta

Por YASHUAbcn - 10 de Agosto, 2008, 18:12, Categoría: COJUNTURAMA

Las grandes y justas palabras son las que han abanderado los movimientos cruciales de la historia. Se ha dicho que las rebeliones han ayudado a transformarla y a que evolucionen los países. También se ha dicho que la evolución no es posible sin revoluciones consecuentes.

El concepto de revolución nunca se ha ajustado a un parámetro único y cada realidad concreta ha tenido también su modalidad. Todas comparten una literatura fundamental de contenidos y un listado de reclamaciones incuestionables sobre la libertad, el reconocimiento, la justicia, la igualdad y el derecho a vivir en paz. También ha  sido con el nombre de  las grandes y justas palabras que más atrocidades se han cometido.

Cuando un pueblo se alza en armas –o sea, la parte mas arriesgada de este pueblo las ha tomado- contra un poder despótico o dictatorial suele haber generalmente una reacción gubernamental minimizando el problema, diciendo que todo está bajo control. El jefe de puesto de la salida de Níger por Ayarou me decía el otro día, durante el control de pasaportes,  que no había ninguna clase de acción tuareg en la región de Agadez o el embajador de la Cote d’ Ivoire en Ouagadougou que su país estaba perfectamente normalizado y no había ninguna clase de problema con un ejercito no regular que controla el norte del país. Mintieron. A los estados no les conviene confesar las verdades de sus disidencias internas. Tratan de mantener las mentiras todo el tiempo que pueden hasta que la envergadura de una rebelión pone en evidencia la existencia real de un problema ante el mundo entero, como con la ocupación tuareg de Djamena en febrero del 2008. No  siempre estos golpes de efecto tácticos tienen más valor que el único acto de resonancia internacional. La lastima es que para quela mediática se haga eco con  suficiente resonancia tiene que haber violencia y muertes.  La ocupación de st Cristobal de las Casas  en México por el guerrillerismo chiapaneco fue una clase de geografía para todos al recordarnos que existían unos pueblos indígenas que querían el reconocimiento de sus derechos. Despues de unos cuantos años de lucha indigenista el uso de las armas no llevó muy lejos el movimiento. Ante cada eclosión rebelde a parte de razonar sus justas reivindicaciones históricas toda analizar sus posibilidades reales de éxito, su auto organización, su fuerza real, su liderato y sobre todo su programa. La rebelión no es igual a hacer una revolución. En principio es lo intermedio entre la protesta pacífica puntual y la revolución sistemática que reorganiza la estructura de un estado. La rebelión armada puede ser aparentemente fuerte y organizada pero eso no significa que tenga las garantías para llevar a término sus propósitos, en particular si disputas por la jefatura escinden el movimiento desde el comienzo.

Para el observador externo y viajero en una zona de conflicto, además de los problemas habituales que ya tiene con las fuerzas militares que controlan a cada pocos quilómetros, se tiene que preguntar por los riesgos que corre ante un movimiento armado emergente que para su propia supervivencia necesita abastecerse de medios confundiendo, tal vez, en ocasiones, su objetivos militares con el asalto a personas que siendo del lugar ni del país van de paso. En principio, el primer interesado en dar a conocer su existencia y la legitimidad de sus reivindicaciones ante el mundo  es el propio movimiento rebelde, el cual debería mimar los periodistas que se le acerquen (no sin pasar por serias dificultades para burlar  los controles institucionales) y por extensión, a todos aquellos extranjeros y viajeros que van de paso interesados en su cultura y en su levantamiento.

Puesto que un movimiento rebelde puede llevar parejas otras conductas colaterales, que no tienen nada que ver con el mismo pero que se amparan en el revuelo que arman, como el bandidismo, el extranjero debe redoblar sus medidas de autoprotección y actualizar permanentemente su información para conocer los riesgos que corre. No importa que en su pasado o aun en su presente sea un incondicional de los grandes conceptos que una rebelión pueda manejar. Será valorado por el color de su piel, por su país-origen, por sus divisas o por el valor de su vehículo. Desde el momento en que una persona tiene algo o tiene más que otra, ésta se la puede codiciar y si no tiene la menor ética robarle o matarlo para conseguirla. Los fuegos disuasorios de los infiernos en todas sus versiones no lo son tanto para el  criminal sin escrúpulos que se comporta así. Lo que dignifica un movimiento rebelde es no caer en esas atrocidades y  controlar y anular a aquellos de sus filas que las cometan además de corregir y remediar las atrocidades que puedan hacer otros cuya práctica habitual sea ya el bandolerismo y se aprovecha de la rebelión para practicarlo más. Esos fenómenos colaterales consiguen que bastantes zonas del planeta sean intransitables por la presencia de los bandidos armados.  Objetivamente el primer interesado en que no existan es el mismo movimiento rebelde, más, incluso, que el propio estado contra el que se haya levantado. El IRA reprimía a los irlandeses que habían tomado por costumbre practicar el robo para sobrevivir. Hay una ética revolucionaria innegociable. Sin ella una rebelión termina por ser un caldo de cultivo para las peores mezquindades humanas.

Por otra parte, los tiempos que corren han dejado atrás el valor del guerrillerismo guevarista de lso ataques sorpresas, el cual concluyó definitivamente como modelo en la selva boliviana donde murió el Che. Las nuevas luchas de los pueblos oprimidos del mundo pasan por la resonancia mediática expandiendo los mensajes al mundo. Con Chiapas, se ha aprendido que todo un movimiento internacional renovado con el ilusionismo juvenil se puede poner de parte de una causa justa. Chiapas ha sido por años la meta-destino de muchos colaboradores desinteresados que han prestado su tiempo y energia para ayudar al movimiento reivindicativo de pueblos machacados militar y paramilitarmente.

 El pueblo tuareg puede dar a conocer sus puntos de vista al mundo y desplegar la simpatía internacional por su causa si su causa tiene el suficiente poder de convocatoria. Hay una sociedad civil de millones de personas de todo el mundo esperando ayudar los movimientos justos no solo de palabra sino de contenido y de hechos.

Para el viajero de paso por una zona en conflicto, su historial de militancia y su adhesión a las causas de la libertad y la justicia no son suficientes garantías. No deja de ser una ironía que un revolucionario de un país termine por tener miedo de otro en otro país que al no conocerlo  pueda ser bastante distinto en la práctica  a lo que sus proclamas dicen. El siglo XX ha producido demasiados movimientos auto titulados de revolucionarios o incluso marxistas que han cometido las peores atrocidades del género humano. Por eso siempre hay además de  escuchar y leer lo que se dice cotejar lo que se hace. Son los actos los que hablan por las personas, las pancartas quedan atrás. Para el rebelde de escasa visión el viajero extranjero de paso puede tener mas valor como rehén  o diana que como aliado, lo cual es un indicativo de una falta absoluta de estrategia y una denigración del poder de la fuerza.

 

Blog alojado en ZoomBlog.com