El Blog

 
 

Calendario

<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

La seguridad y su falacia

Por YASHUAbcn - 9 de Agosto, 2008, 21:52, Categoría: Las PAREDES HABLANTES

En una fachada de Seguros Lucia nada asalmonada más bien oscura,compañia de seguros, se puede leer “¿Seguros de qué?”  La historia de la modernidad  ha producido valores o precios a temas nunca antes sospechados. La seguridad es un amplio concepto del que no deja de hablarse y por el que se paga con ganas con tal de tener una vida cómoda y llevadera, sin sobresaltos que la angustien más de la cuenta y con una previsión de un final sin complicaciones. ¿quien no recuerda el Ocaso y el pago del féretro con unos cuantos años de anticipación para no dejar los despojos de un cuerpo con el peso del muerto a los familiares o al vecindario? Nadie -o al menos nadie en estos lares- desestima la dimensión de la seguridad y dejarlo todo  atado y bien atado. El caso es que las cias de seguros, tal como S.Lucia -bonito nombre- trabajan sobre estimaciones de probabilidad y pueden pagar cuotas prefijadas por accidentes, enfermedades o muertes con el grueso de pólizas de aquellos asegurados que nunca les sucede nada que tenga que ser indemnizado. Pero la pregunta de la mano anónima es de una rotundidad que no admite réplica.?¿quien puede estar seguro de algo en este mundo de probabilística del crimen creciente, de las guerras convertidas en una ordinariez, de los edificios que se hunden por dosis insuficiente de cementos o de agujeros ozónicos que nos abrasan fuera de temporada? el concepto de seguridad es un deseo de la alta burguesía que había concebido los acontecimientos como algo absolutamente prevista sin darle una oportunidad a la creación espontánea de la vida.

Las cuotas de seguros, desde el de la seguridad social al de las compañías privadas tienen muchas objeciones, especialmente cuando en caso de necesidad para arreglar un problema, haciendo cálculos, tal vez hubiera sido mejor guardar la suma de aquellos pagos para enfrentar un imprevisto que contar con la compañía contratada que siempre acudirá a una clausula no leída de la letra pequeña que le exime de responsabilidades.

Blog alojado en ZoomBlog.com