El Blog

 
 

Calendario

<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

El dedo en la llaga .

Por YASHUAbcn - 9 de Agosto, 2008, 21:44, Categoría: MOVIMIENTO SOCIAL

Hay innumerables situaciones terribles que se van repitiendo un año tras otro, son injustificables y no tienen perdón de dios si dispusiéramos de algún dios en nómina con la facultad de perdonar. Incurren en el no respeto a los derechos humanos y en la perpetuación de formas ancestrales de dominios de los unos sobre los otros. Basta destapar la caja de los truenos para escuchar como suenan. Basta mirar para comprender. Basta querer comprender para empezar a arreglar las cosas. O al menos éste es el predicado-más literario que afortunado- del que nos podemos valer para pregonar la conciencia de la humanidad sobre su mundo, de todos sobre todos para reparar déficits y problemas.

Las organizaciones profesionalizadas en la solidaridad no paran de enviar infopropaganda detectando puntos carenciales en una u otra parte del planeta. En realidad en estos momentos no creemos que haya un solo país con partes de su población que arrastren carencias asistenciales y subsistenciales importantes. Esto incluye a los países más ricos. El capitalismo es y sigue siendo un mundo irracional y salvaje que termina por permitir las peores atrocidades de un ser humano. Lo venimos denunciando por ello tanto en términos conceptual-teóricos como analítico-concretos de situaciones muy determinadas. Basta viajar un poco o simplemente estar atentos a las noticias de la realidad contante para darnos cuenta de las terribles situaciones que existen.

Ante su observación hay distintas maneras de actuar. A menudo, la sensibilidad lleva a enfrentar  el sentimiento kármico subjetivo de quienes no padecemos problemas de hambruna o de enfermedades contagiosas  con los protagonistas de los sufrimientos más dañinos y las experiencias más torturantes.

Esa diferencia entre los unos y los otros, los que sufren y los que no sufren es una diferencia no solo sociológica; admite un seguimiento antropológico a través de las distintas razas, culturas y tiempos. Los países ricos a través de millones de personas y millones de dólares, yenes o euros abocan sus ayudas a los países pobres sin que eso se transforme en transformaciones radicales de cosas concretas fundamentadas en cambios de leyes y hábitos. No es suficiente con lo primero, ni todas las leyes cambiadas permiten el progreso. En cuanto a la segunda a fuerza de justificar tradicionales –e inveteradas- formas culturales de existencia se justifica la desigualdad, la injusticia, la agresión y la perpetuación de los errores y los déficits.

 Hay que recategorizar estos en función de sus causas.

Es tan negativo lanzarse a cubrir déficits y ayudas con inyecciones económicas ahí donde son pedidas y efectivamente hacen falta como la negación radical a toda ayuda desde el individualismo más burgués dejando que cada cual corra con su suerte, perdón mala suerte biográfica. Muchas de las ayudas dedicadas generan hábitos antieconómicos y anti productivos con el consiguiente comportamiento dependiente fosilizado y permiten indirectamente que lso organismos responsables de los lugares dejen de cumplir con sus obligaciones o redundan en su  inactivismo.

Pero puesto que hay un movimiento esplendoroso de voluntariado social que por las razones que sea quieren dedicar su tiempo, su energia y su dinero a las zonas y personas necesitadas, una buena idea es poner en contacto ambos  grupos. De participar activamente en una organización   de intervención nos plantearíamos como concretar la solidaridad y dónde, pero seguiríamos valorando las intervenciones educativas para el cambio de los valores que no las materialistas o economistas para la compra de cosas. A menudo estas inversiones justifican gastos pero no cambian realmente situaciones.

Denunciar pues si para que la extensión informativa de un asunto sirva en si misma como presión  para que desde las coordenadas del suceso denunciado los mismos agentes implicadas se tomen serio el control de sus destinos. En cuanto a los otros, las almas caritativas, entendemos que cuanto mas sepan de a dónde van y que van a hacer mejor será su impacto en términos de colaboración y más minimizarán su impacto en términos de generar patologías colaterales como la psicodependencia del hombre blanco.

Muchas intervenciones de ayuda no están exentas de errores. Cada vez que un contribuyente anónimo da un dólar para el tercer mundo puede tener la sospecha de si eso va a llegar a destino o va a servir para algo. Cada vez que una organización profesionalizada o especializada en la ayuda gasta  50 cvos de ese dólar en su propia auto difusión, estructura y mantenimiento y otros 40 en generación de puestos de trabajo locales pero subsidiarios y no directamente productivos tales como guardeses, chóferes, traductores o secretarios saben que está instalada en el error. Los 10centavos restantes esta por ver que parte de ellos quedan realmente consolidados en mejoras sostenibles. Esto no gusta deser publicado por las actividades financieras del oenegerismo. La vergüenza de confesar el primer error hace cometer otros muchos. Oscar Wilde dijo que la experiencia no tiene valor ético alguno sino que es el nombre que le damos a nuestros errores.

Este argumento debería hacer reconsiderar el tipo de ayudas a dar tanto a escala individual como de grupos de financiación y de los mismos estados. Entretanto hay cosas que arreglar en sitios concretos solo que esas reparaciones no pasan simplemente por llegar, pagar /comprar e irse, sino en intervenir para dotar  a los lugareños de capacidades gestoras de lo suyo para que la intervención no quede malbaratada en el más extremo ridículo. Intervenir si pero no con las vendas en los ojos ni con el sanbenito de dejar toda la gestión a lugareños incapaz de llevarla adecuadamente a término. La intervención también pasa por la verificación del cuidado de lo que se compra o se da. Denunciar situaciones concretas e imprescindibles para la toma de conciencia y la reparación de los errores. Pasa por poner los dedos en las heridas de la sociedad. Cuanto mas se oculten mas se tardará en reparar, cuanto más se intervenga en sus efectos pero no en sus causas más se demoraran las soluciones estables.

 

Blog alojado en ZoomBlog.com