El Blog

 
 

Calendario

<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

Flirts. Encuentros de sensualidad.

Por YASHUAbcn - 7 de Agosto, 2008, 23:36, Categoría: COMUNICACIÓN

La realidad subjetiva de nuevos contactos es una historia de citas imaginarias con la sensualidad. Las actividades cotidianas más constantes y ordinarias como dormir, comer, tomar un té o ducharse están llenas de sensualidad si la autoaceptación del cuerpo y el contacto con las cosas se personaliza y detalla en cada una de sus distinciones escapando de la rutina. Mucho más con el otro que se acaba de conocer. dentro del registro de los nuevos contactos humanos virtuales o presenciales una indeterminada probabilidad  para el ejercicio de la sensualidad queda abierto.  En realidad la sensualidad se hace presente desde el primer instante, con la mirada, con la entonación de la voz, con el modo de apretar la mano, con los puntos suspensivos al final de las oraciones que se intercambien. Pero la sensualidad es la invitación latente a la seducción, un preludio a un algo más. Eso no siempre es posible. No todo el mundo que se conoce y por quien pueda haber un flujo de seducción se convierte en un feeling en puertas o en una historia de besos y pasiones. La personalidad supervivencial en un mundo de restricciones tiene que luchar contra muchos l´limites en paralelo:en primer lugar los dados por los condicionantes de cada ambiente y en último lugar con sus propios limites autoinducidos por un catálogo de temores subyacentes. El otro que te llama la atención y que te gustaría llevártelo más allá del contexto en el que es conocido:la terraza donde hablar tranquilamente, el paseo para distender formas y maneras o el zaguán semioscuro donde tentar besos y tocamientos; es una fuente de incertezas y hasta de temores. ¿Cómo será? ¿qué pensará? ?¿le gustará? ?¿me corresponderá?¿me rechazará? ¿me verán? ... La verdad de la libertad individual es la medida de las respuestas a este tipo de preguntas. supuestamente la libertad humana pasa por el auto-permiso para concederse el deseo en general y en particular el contacto de atrevimiento para explorar y descubrir al otro que te gusta.Pero tal libertad está tasada, y a la postre tarada, por quienes la controlan; desde las gendarmerías de la moral en general al compañero o compañera más cercanos que se hacen eco de los límites imperativos. Por eso muchas historias que podrían pre-escribirse en el pensamiento no pasan de ser conatos de sensualidad, que en el registro de las conductas recoge todas aquellas microconductas que incluyen una intimidad primera con besos y caricias físicas, con exhibición de las cartas del deseo en el sentido alegórico del juego de póquer y en el sentido real de la literatura escrita, y una intimidad segunda buscando el placer propio y el del ser admirado. La sensualidad abierta confirma que se puede vivir en la hipótesis del amor posible y hacer de cada encuentro selectivo con el otro un juego de acercamiento y adivinanza.Es una forma atlética de mantener la agilidad perceptiva ante cada detalle de  insinuación sin prohibirse la propia.

Como José Saramago[1]  cree en el amor posible que yo pienso que es algo a concretar en el tú a tú con quien presumas un valor extempóreo no importando cuantas historias hayas tenido antes.Como él, un cruzado de la sinceridad que no  se hipoteca por la probabilidad de que a los otros les vaya a caer mal entiendo que una persona tiene que estar abierta a la sensualidad como una fuente que genere nuevos sentimientos e inquietudes aun a riesgo de poder ser malinterpretada por el objeto de su interés o por otros que tienen intereses en la nueva situación como partes implicadas. el primer problema es para el ser sensual que debe convivir con otras miradas coercitivas que le van a castigar por su exhibición, su sonrisa o sus sugestiones. De ahí que tenga de alguna manera que autoprescribirse la discreción. Ninguna persona por sincera que sea puede esperar que todo el mundo lo sepa todo de ella ni tampoco puede dar a conocerse en todo lo que es.Saramago también da una pauta    Yo no quiero que los lectores sepan lo que sé de mí. “ Nadie puede querer, en esta sociedad, que los demás lo sepan todo de uno, si quiere sobrevivir en el laberinto de trampas de la coexistencia. La contradicción está servida: de una parte la necesidad sensual de la entrega y el descubrimiento, estando en apertura a nuevas personas sin creer que la propia biografía sentimental y de placer ha concluido con las personas que se tienen en el corazón y en el horizontal y se tienen en el presente o se han tenido en el pasado;de otra parte, la necesidad de mimar esta pulsión escapando del control de lupa de quienes esa conducta pueda hacerles daño o no  puedan entender.

La sensualidad forma parte de una filosofía de vida y se constituye en dimensión de autoboservación pero que no tiene porque ser un criterio de obligada aplicación. en una situación ideal todo el mundo nos besaríamos y sucumbiríamos a nuestros atractivos os unos a los otros, pero los múltiples factores de represión ambiental nos mantienen al pairo recíprocamente reduciendo al máximo nuestros contactos físicos y sustituyendo no pocas veces los besos de mejilla por los gestos de poner en contacto los lados mandibulares ,que ni siquiera los pómulos, dando los besos sonoros al aire o ni siquiera eso.

Recuerdo una época biográfica en que la utopia y las actitudes de mis formas personales eran mas idealistas e intercambiaba besos con mujeres y hombres en el primer saludo como un gesto de nobleza y confraternización tras las ideas de un mundo puro. Algunos reveses redujeron tanta disponibilidad y posteriormente terminé por concluir con la costumbre de dar la mano primero   (y no siempre)y el beso después en las mujeres si experimentaba una conexión.

La sensualidad tiene las fronteras imprecisas;puede ir desde un beso de boca y derechos tomados de rozamiento recíproco hasta un rato de ronroneos de gato y copulaciones sin llegar a una sexualidad completa.  Seguramente en el futuro la amistad incluirá eso de una manera más o menos permanente y desde la pubertad pero la moral vigente todavía tiene esto como un tabúe importante y la sociedad de los adultos no ha conseguido con sus críticas resolverlo como uno de los tabúes más impresionantes de la época en que vivimos. Por eso los contactos sensuales se demoran considerablemente o se cuantifican con los números de la exigüidad. Parece que un primer contacto sensual tiene que ser una entrada para una historia sexual en firme o si no ya n ose da entrada. De hecho cada acto sensual tiene un valor en si mismo indistintamente de si dará lugar o no a futura pasiones o ni siquiera repeticiones. el registro de sensualidad  da cuenta de una sexualidad menor.Posiblemente no es una alternativa a aislamientos, pero ¿de qué modo se puede plantear una sexualidad mayor junto a una historia de amor íntegro sin pasar por su protocolo? Una sociedad ideal comunitaria potenciaria la sensualidad en régimen de placer contable y no condenaría a que esta no pasara, mayoritariamente, de los juegos de miradas y las frases de insinuación.

Una relación estable de pareja debería admitir que cada partner participara del juego de sensualidad sin tener que avergonzarse por ello y sin tenrr que esconder sus contactos físicos con otros por la mirada impositiva de censura de su amor. La sensualidad libremente expresada terminaría por ser un aliado de las relaciones previamente consolidadas en lugar de un fantasma que las aterrorizara con su posible demolición por miradas , cariños y besos a terceros.



[1]  Cumplió 80 años el 16 de noviembre del 2002.Y lo celebró con su nueva novela  O homem  duplicado.  Obvtuvo el nobel en  1998 y publicó su primera novela en 1947.Autor de Todos los nombres.  afirmó “vivimos en el olvido de la muerte”.

Blog alojado en ZoomBlog.com