El Blog

 
 

Calendario

<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

Equivocaciones

Por YASHUAbcn - 7 de Agosto, 2008, 23:38, Categoría: CALIDADdeVIDA

Un registro completo de los actos inscritos en el comportamiento de una persona esta obligado a contemplar aquellos que siendo involuntarios e indeseables no dejan de concurrir  produciendo estragos difíciles de evitar,

El perfil ideal de una conducta humana seria el que solo tiene ítemes que hagan referencia a construcciones y creaciones, a producciones de actos útiles dentro de un itinerario de positivos. Esa perspectiva es más el deseo imaginario que no las posibilidades de la realidad. El comportamiento es plural y contradictorio, incluye un poco de todo. Se va configurando en torno a mezclas no agradables o difíciles de evitar, No es posible trabajar o hacer determinados trabajos sin actos sin contractos que los acompañan o efectos colaterales perniciosos que se desencadenan. Vivir sin cometer errores es muy difícil. Los errores son el nombre honesto que damos a todas aquellas  experiencias  que podíamos habernos evitado pero que la  conciencia para  evitarlas no fue suficiente. La ventaja de cada error es que supuestamente nos entrena para evitarlo en la próxima ocasión. Aunque es posible que entre la comisión de uno y del siguiente pase suficiente tiempo como para olvidar su enseñanza y por tanto ser repetido. Se dice del ser humano que es el animal que más veces se equivoca en lo mismo. Debe ser cierto. A ejemplares de otras especies les basta el infortunio de una sola ocasión para no repetir jamás la experiencia que les precipitó a padecerlo.

De todos modos el error no es una acción aislada. Puede cometerse y se cometen errores en el curso de una acción para hacer o reparar algo que finalmente se repara que se ha hecho indebidamente. Hay formas de trabajar que prevén y asumen a priori el error. He visto gente hacer agujeros en una pared con un pico desde el equilibrio precario de un andamio en lugar de usar un percutor automático o un martillo y una escarpa. Hay formas de trabajar que por falta de cuidado y planificación previa prefieren incluir el error sistemático para luego irlo corrigiendo sobre la marcha. El campo en el que se cometen errores es enorme. En el mismo momento en que estoy escribiendo este artículo estoy cometiendo errores al pulsar la tecla indebida. Eso me lleva a un continuo repaso de las líneas y a una eliminación del digito equivocado para recolocar el correcto. El error forma parte del continuo ensayo existencial. Disponemos de un extenso discurso que lo avala. Vivir es equivocarse. En castellano se dice que quien tiene boca se equivoca y quien tiene pies anda al revés. La solución no es ni callarse ni sentarse. Si viajas vas a hacer una cierta cantidad de quilómetros que no tenías planificados porque tomas carreteras que no eran las tuyas y si hablas vas a meterte en ciertos campos temáticos de los que no siempre vas a salir bien parado o en los que te vas a encontrar perdido sin tener opiniones desarrolladas ni las informaciones suficientes. Equivocarse es humano. Sí, es más humano en comparación a otras especies que siguen las leyes de la naturaleza más consecuentemente. Cada error representa una forma de no hacer la cosa que se pretendía con lo cual sirve para desaprender una conducta que no sirve. A la larga todo el mundo  sabría comportarse correctamente en todas las acciones que aprendiera despues de una vida dedicada al repaso de los errores siempre y cuando siguiera un método de razonamiento impecable. Eso no es así. Las generaciones se transmiten las unas a las otras formas erróneas de hacer las cosas. El nombre con el que se denomina ese fenómeno se llama tradición. Bien es cierto que hay tradiciones a preservar y que no tienen porque ser equivocadas pero otras no tiene el menor sentido de continuarlas. El llamado respeto a lo ajeno a veces se convierte en una complicidad deliberada a lo equivocado.

El futuro de la humanidad depende en gran parte del desarrollo intelectual y creativo de lso humanos. Mientras la una es un concepto abstracto los otros se cuentan uno a uno de una manera muy concreta. De lo que haga cada uno y de sus potencialidades depende el resto. El concurso de la inteligencia es indispensable para la superación de las antiguas costumbres. Se sabe que es el resultado directo de la estimulación[1].

La gran excusa para las equivocaciones es el resultado encadenado y seguido de otras anteriores. No se pueden hacer las cosas debidamente en unas condiciones indebidas, decimos. Hay que distinguir las condiciones objetivas que vienen determinadas por factores externos de las subjetivas que vienen elegidas por factores personales. La vida es  una lucha continua entre las unas y las otras. Mientras el sujeto es victima de algunas circunstancias que no puede variar trata de realizarse con lo que es, con los potenciales que tiene, con sus atributos personales, con su coeficiente intelectual y con su experiencia práctica. Cuanta más astucia y praxis contenga mas sorteara las determinantes objetivas y mas reducirá el quantum de equivocaciones.

El auto registro de ellas da cuenta de lo difícil que es vivir sin cometerlas.

 



[1] Moreno,M. con G.Sastre han demostrado como en una población en BCN, una muestra infantil con un mismo estatus socioeconómico bajo pero con asistencia escolar distinta, una estimulante y otra menos, presentaban diferencias significativas de desarrollo intelectual.

 

Blog alojado en ZoomBlog.com