El Blog

 
 

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

La supervivencia social

Por YASHUAbcn - 6 de Mayo, 2008, 15:25, Categoría: DEBATE SOCIAL

lucha por la supervivencia social.

Vivir  es también  sobrevivir a la disuerte. Sin  oponerse a la fuerza del destino es difícil hacer de la existencia un lugar donde cumplir los deseos.Intentarlo es lo que distingue la condición existencial aunque intentarlo no desea de ser una ficción. La totalidad de lo esperado y lo deseado nunca es conseguible del todo. Ese todo de ambiciones es un espejismo que cada cual crea a la medida de sus quimeras, sueños e idealismos.

El perfil del/de la superviviente no es único. En todas las partes del mundo hay supervivientes de todas las variedades tratando de seguir adelante en un mundo que no eligieron y que soportan dramáticamente.Todos los mundos posibles de miseria pueden ser experimentados.Las miserias tercermundistas se viven a escala en el primomundo y las cifras dramáticas de vivir con un dólar diario no es exclusivo de aquellos países cuyos nombres vienen asociados a la tragedia generación tras generación. Conocer algo de sus horrores  produce una cierta resignación con  la parte del pastel mundial que a uno le ha tocado si su ubicación es la de los países desarrollados. Es la metáfora del conformismo. Las masas acaban por aceptar sus modos de vida (aunque sean desatinos en lugar de destinos queridos)frente a las noticias del sufrimiento, el hambre, la muerte, los genocidios o la falta de libertades de expresión en otros puntos del planeta.a veces prefieren correr tupidos velos para no querer mirar a los horrores de sus propios países.en realidad el mundo no se divide ya entre países ricos y pobres, ni siquiera entre los que respetan los derechos humanos y los que los prohíben.(Una mayoría del globo sigue persiguiendo “delitos” de opinión[1]).

La diferencia fundamental es la de los lugares que generan procesos éticos de liberación de presentes torcidos, de aquellos que apuntan a regímenes totalitarios y/o animaciones de la destrucción humana y planetaria.

En tal contexto global, la lucha por la vida de cada individuo no es ajena a los valores  circunstanciales.Y la desidia pandémica y contagiosa del egoísmo supervivencial por encima de las necesidades colectivas acaba imperando como tendencia general.

Cuando los recursos autónomos por ganar la vida,día a día y año a año fallan,entonces los  paises del bloque del bienestar, para hacer ostentación de su poder económico, financian los programas de contención de las situaciones de pobreza endógena en su sistema. Objetivamente tales inversiones son paliativas de las situaciones más urgentes y una manera de comprar el silencio acrítico y la actitud acombativa de los beneficiados. Es así como ingentes políticas de subsidios conformizan  e idiotizan también por las vías de la indignidad a millones de personas convertidas en ciudadanos de segunda categoría, tanto por sus ingresos de ayuda disminuidos como -sobre todo-por haber sido apartados del proceso de producción, trabajo y riqueza. El fenómeno está dimensionado planetariamente y las situaciones de dependencia económica de las pensiones del estado,alinea la integridad de los subsidiarios[2] , conduciéndoles a existencias  mediadas por esa misma ayuda y por contraprestaciones  virtuales o demagógicas y por tentativas, nunca del todo llevadas a término, de verdaderos programas de(re)integración social. Contar con unos mínimos económicos pensados para alimentos y desplazamientos cortos,solo posibilita una conexión parcial con las escenas sociales. El subsidiado a pesar de tener los temas estrictamente supervivenciales resueltos,no cuenta con garantías de integración social si sus recursos no le permiten suficiente movilidad y contactos, contratos de trabajo e iniciativas y una plataforma autónoma para su futuro. Esto y no los paliativos pueden restablecer la verdadera autoconfianza en si mismo.

 

 



[1] Amnesty International en su informe anual  un año de promesas rotas (1998) sostiene el incremento de países hasta 141 que tiene presos de conciencia.

[2]  sociedades enteras como la groenlandesa acaban por no recuperar jamás su puesto creativo en una existencia social íntegra. Las inversiones avanzadas del estado danés no contrarrestaron los síndromes de desadaptación ostentosamente etílica, de sus excolonizados.

Blog alojado en ZoomBlog.com