El Blog

 
 

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

Garantías Supervivenciales

Por YASHUAbcn - 6 de Mayo, 2008, 16:37, Categoría: DEBATE SOCIAL

 

La lucha por la supervivencia es la primera instancia manifestativa de cada ser vivo. El ser humano se abre paso en la naturaleza  ante los peligros de otras especies y las competencias de sus  compañeros genéticos. Esa lucha viene expresándose con distintas versiones a través de los tiempos y por el  empuje ineludible de la condición biológica. También es una lucha trasladada al campo social en el que todas las transacciones humanas vienen referidas a un patrón  monetario. Sin unos mínimos económicos  los proyectos más elementales se tornan en verdaderos imposibles. Por eso todo el mundo es capaz de vender su alma al diablo para conseguir tales mínimos con los que llevar una vida más o menos holgada. Se dice que la primera cosa es saberse ganar la vida entendiendo por ello saber hacer la mejor transacción del tiempo personal de trabajo por el mayor sueldo. Pasan a segunda consideración  los efectos implícitos en ese trabajo y los impactos ambientales y humanos que puedan desarrollar.todo el mundo  justifica su empleo  porque lo toma por razones supervivenciales: desde  el funcionario institucional de aduanas que insulta a los viajeros obligándoles a pagar tasas de tránsito, al policía uniformado  que  ataca violentamente a asambleas o manifestaciones, al pistolero profesional que mata por dinero, a quien ejerce su trabajo bajo el dictado de una institución aunque sea en contra de su ética y a tantos otros que admiten un  empleo no porque se ajuste a su  deseo sino por obligación supervivencial. Cada cual en su puesto:incluidos los más degradados, encontrará sus justificativos personales por los que continuar ejerciéndolo. ¿Acaso se puede afirmar una mayor ética en  el empleado  que prostituye su tiempo laboral a cabio de pagarse su estatus y estar haciendo algo que perjudica al medioambiente por ejemplo, que la que tiene una  prostituta profesional de  esquinas? dentro de la  estabilidad evolutiva está  el factor de vivir con el mínimo de disonancia con  los patrones de conducta general.Pero no hay un solo sujeto humano que no viva en contradicción con su entorno.

 

El peligro de relativizarlo todo es que se pueden justificar los comportamientos más injustificables.Y quiero creer en una ética universal de mínimos no escrita que acaba distinguiendo entre lo aceptable y lo inaceptable, lo solidario y lo saboteador, lo progresivo y la barbarie (¿por lo tanto entre el bien y el mal?). Según  el grado de exigencia de esta lupa una mayoría de conductas de la civilización pueden resultar mezquinas y sin embargo estar integradas en la práctica de la normalidad. Y si por el contrario el cristal  con que interpretarlas  es mas laxo se pueden tomar por válidas cuantiosas posiciones  antihumanas. No creo que la ambición justifique nunca en ningún caso que un humano se convierta en un traidor para sus compañeros de especie y sin embargo el rastreo  de lo que hace la gente y para qué lo hace desenmascara para siempre el ilusionismo de la supuesta bondad humana. Y cuando la presunción  del otro como traidor o enemigo  es total también queda reducida una ética de amparo a la que acogerse para seguir  con una conducta intachable.  La cita con la supervivencia es el manto justificativo para todo.Es una cita que no tiene espera. las necesidades básicas deben ser cubiertas . Y eso explica la guerra social de la que habla Ramonet [1] y la progresiva  caricaturización hobessiana de las relaciones sociales. Hoy en dia viajar a según que zonas del planeta te hace contar con que por el color de tu piel -ya ni siquiera por tu modo de vestir codiciable- puedes ser una victima propiciatoria para  ser separado de tus recursos económicos para que tu agresor los administre  para sus necesidades, creyendo -y posiblemente con toda la razón-  de que sus necesidades son mas perentorias que las tuyas. La lucha por pagar el sustento cotidiano no admite cuestionamiento. en situaciones extremas la victima agredida  no puede impedir convertirse en tributo  obligado al reparto  colectivo de los  dividendos y le toca dar la razón a sus agresores[2] . La delincuencia viene siendo teorizada por la sociología como la expresión lógica a un mundo económico injusto. Mientras haya pobres y ricos  los unos  tendrán que proteger  en cajas de seguridad sus bienes sin poderlos disfrutar por temor a perderlos y los otros aprovecharán la menor oportunidad para reequilibrar los repartos.

 

 No es mejor moral la de quienes son celosos custodios de sus propiedades privadas que la de quienes justifican  sus ataques a los poseedores por el solo hecho de ser los desposeídos. sin embargo hay una diferencia fundamental: mientras la primera moral es el producto de una larga historia de jurídicas y negociaciones sobre la territorialización de los espacios y la gestión de los recursos, la segunda  remite a  impulsos caóticos y no consensuados, unas veces embalsamados de un credo revolucionario y otras, de  una justicia sumaria, sin más. Finalmente la figura del ladrón ha venido siendo ensalzada o justificada desde lejanos tiempos. Incluso Sabina[3]  ha llevado a su música el relato de unos asaltantes con los que  acaba en un bar siendo invitado por ellos a unas copas al reconocerlo. Parece bastante consensuado que la sociedad en sus desarreglos es la que genera los comportamientos que delinquen. Ya Víctor Hugo[4]   establecía la estrecha conexión entre miseria e ilegalidad.  ¿Qué era más antisocial? ¿romper un escaparate por conseguir una hogaza de pan con la que aplacar el hambre o condenar a un encierro de años por este “delito”? Por encima de los códigos civiles y punitivos concretos con los que organizar los caos coexistenciales de las sociedades, ha habido siempre una instancia vital por encima de cualquier otra, la de crear las mínimas garantías subsistenciales, alcanzando conductas  insolidarias en casos extremos cuando  la emergencia del vivir se ha antepuesto en casos límite a cualquier otra consideración. cualquier código legal queda en suspenso en situaciones extremas[5] . La trasgresión de normas y dentro de estas las de propiedad están supeditadas a las instancias supervivenciales. Frente  a la pulsión vital y la necesidad de vivir por encima de todo cualquier otra necesidad es secundaria.¿Por qué estoy haciendo coincidir en  el espacio de reflexión de las garantías supervivenciales el tema de la trasgresión de propiedad ? Porqué la delincuencia  tipificada en todas partes bajo las marcas de la ilegalidad tiene un parentesco cercano con multitud de conductas defraudadoras que se mantienen en la a-legalidad.  Lo ilegal y lo alegal queda diferenciada por una cuestión de cantidad o dosis y de previsión o establecimiento. Lo que no está previsto por las leyes es alegal lo cual no significa que sea aceptable o ético.Pero eso mismo podemos decir de lo que está previsto por las leyes es legal y sin embargo no siempre  en todos los supuestos es aceptable ni ético.

 

Para los hijos y beneficiarios de la sociedad del bienestar o del estado que invierte partidas considerables de presupuesto en asuntos sociales y colectivos, la garantía supervivencial ya viene dada con el mismo formato de vida ciudadana. Lo que ayuda a sobrevivir es un poco de todo: desde un techo, unas fuentes energéticas y el alimento hasta las  instalaciones urbanísticas adecuadas, los recursos públicos espaciales y culturales y la permanencia de una estabilidad política.

 

En los modelos sociales de la Europa de los quince en camino a convertirse en veinticinco  la supervivencia está bastante garantizada por el hecho de inclusión en el  conjunto de marcos económico-políticos existentes a pesar de decrementos posibles de financiaciones por el incremento de socios. El problema principal ha dejado de ser el del crecimiento o el de la producción de la riqueza a ultranza para pasar a ser el de la distribución de medios, el reparto del poder y la paz social. La garantía supervivencial da paso a la dotación de contenidos de felicidad de la vida de cada persona en la generalidad de la sociedad de todos. Si las garantías materiales están dadas, desde los principios del milenio tres están concurriendo  más que nunca las oportunidades para hacer del planeta un espacio de lujo para sus habitantes poniendo en el lugar de mando el planning  y la racionalidad sustituyendo a los ya superfluos parámetros de la rivalidad y la usurpación.

 

Lo que es posible a escala continental y más adelante a escala planetaria lo viene siendo a escala individual donde basta estar atento a la inmensa gama de recursos sociales y materiales para hacer de cada existencia personal un proceso creativo en si misma, una edificación del yo por encima de  los límites clásicos, una aventura del placer por encima del desagarro y de las tragedias.


[1] En la década de los 70  y anteriores, las extremas situaciones de pobreza  en los paises subdesarrollados gestaban poderosos movimientos armadas que se planteaban revoluciones y cambios sociales.Actualmente y tras el fracaso de cuantiosos movimientos guerrilleros, la lucha por la vida ha incrementado fatalmente los índices de delincuencia. Ignacio Ramonet,.dtor de Le Monde diplomatique.

[2] En la época en qu existía en España la COPEL (coordinadora de los Presos en Lucha) recuerdo un articulo de un progresista  y apólogo de tal organización que  fue atacado y robado por delincuentes habituales ante cuyo asalto no le sirvió de nada  manifestar su  posición ideológica.

[3] Joaquín Sabina con su s letras musicales  ha enhebrado temas  desde una perspectiva más humanista  y radical que  pretendidos proyectos  de solución de temas de miseria social.

[4] Victor Hugo. Les miserables.

[5] ¿quien puede discutirle el derecho  saltar semáforos en rojo para acudir por urgencias en un hospital si de esto depende la vida de  una persona a la que se está trasladando por  una necesidad de atención sanitaria? ¿quien puede objetar el derecho a un techo en una casa privada pero abandonada de alguien que decide ocuparla?¿quien podría condenar a los supervivientes del avión estrellado en los andes que acabaron ingestando  la carne de los otros pasajeros fallecidos frente a la dicotomía de hacerlo o  perecer?

Blog alojado en ZoomBlog.com