El Blog

 
 

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

Fracaso de la Pena de Muerte

Por YASHUAbcn - 6 de Mayo, 2008, 16:49, Categoría: DEBATE SOCIAL

El fracaso de la pena de muerte contra la violencia

Una de las grandes paradojas del siglo  ha sido que el país que vanguardiza occidente y que se mete en todas las cruzadas contra “el maligno,es el país que todavía mantiene la pena capital como un recurso de estado para neutralizar la violencia creciente. A los asesinos y sospechosos de asesinato se les condena a morir electrocutados  todavía en algunas partes de los USA y en otros a la muerte química.

Hay voces públicas como la de Richard Dieter[1]  que aportan pruebas de que la electrocución no es instantánea ni indolora,sino que hace sufrir indeciblemente a los reos reventándoles´ órganos internos antes de fallecer.

La PdM ha sido presentada como una perspectiva disuasoria para que la gente tenga un comportamiento civilizado y no acuda a la violencia para resolver sus conflictos.sin embargo  desde los linchamientos a la cita con la inyección letal, la silla eléctrica, la cámara de gas, la horca, la guillotina, el garrote vil, el fusilamiento o cualquier otro procedimiento de ejecución, la historia no demuestra que la violencia haya tendido a decrecer sino todo lo contrario.

 Esas muertes ejecutables con preaviso añaden un actor más siniestro a la violencia.a diferencia de cualquier otra en el campo pasional de batalla, en el frente de lucha, en la reyerta improvisada o incluso en el homicidio premeditado, quien mata y quien es matado comparten un discurso de la tensión. En la violencia de estado hay una frialdad absoluta en la que es preparada una cita con la muerte,siendo ya violento todo el proceso previo de espera de ella.  ¿cómo se puede vivir sabiendo que se está en un corredor  de la muerte? ¿o moviendo los recursos  legales para conseguir nuevos aplazamientos hasta el último? Y desde el otro lado de la historia, ¿cómo se puede sentenciar a muerte a alguien cuando ni siquiera siempre se tienen todas las pruebas inculpatorias perfectamente establecidas?

 

El sólo acto imaginario de retratarnos en tal situación de espera en un morir a día fijo, resulta ya inconcebible. Sí todos debemos morir.La cuestión diferente es el cómo,el dónde y el cuándo.La manera, el lugar y el día.Ese no saber del desenlace último puede convertir a cada uno de los minutos, meses y años anteriores en un proyecto vivo y enriquecido, y en un motor de energía. Es un saber trascendental. Saber que te espera el verdugo para quitarte la vida es ya un factor de enloquecimiento y de mortandad prematura. Y que socialmente tampoco resuelve la raíz del problema. Una violencia genera a otra en una cadena interminable. Y por si hay alguna duda basta observar como los acontecimientos posbélicos  o los enfrentamientos tribales en los que ha habido un fuerte odio y capacidad de destrucción por ambas partes, necesita cuando menos de toda una generación para paliar los traumas psíquicos que se han ocasionado.

El Estado sentencial que condena a la pena capital se le encuentra en diversas culturas incluso enfrentadas entre ellas[2] .Por otra parte el indicador de progreso de las naciones pasa por el desprendimiento de esos recursos ancestrales para resolver las contiendas. La pena capital simboliza la guerra latente del estado contra el pueblo. Todo delincuente social,pero finalmente también todo disidente, se puede ver abocado a su fin por ese procedimiento. el reto de las instituciones es el de la integración y el reto de todo el mundo es construir un mundo amable que de cobijo a todos sus hijos hermanados.Si hay de todo para todos no habrán tantos motivos  de violencia  ni estrategias punitivas para castigarla. La  permanencia de la pena capital no es más que un reflejo del fracaso de toda una sociedad por mantener ese extremo brutal como discurso disuasorio para las conductas a-normativas y saboteadoras de la convivencia. Su nefasta aplicación añade además una transgresión al derecho fundamental de admitir  la presunción de inocencia, aceptando incluso que más vale que haya un número mayor de culpables sin  condenar que un inocente sentenciado.



[1] vinculado a una asociación americana que cuestiona la pena capital.

[2]  No deja de ser una curiosidad significativa que países como los USA e Irán metidos en bloques contrapuestos y con escaramuzas entre ellos, coincidieran en ese recurso último para sus condenados respectivos;  el uno al amparo del Derecho y el otro al amparo del Corán.

Blog alojado en ZoomBlog.com