El Blog

 
 

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

El feminismo exclusivista

Por JesRicart - 6 de Mayo, 2008, 16:19, Categoría: DEBATE SOCIAL

 

La generalización y el prestigio del movimiento feminista internacional ha convertido en una categoría natural la circunstancia de los eventos hechos por y para las mujeres. La condición femenina que se había sentido tradicionalmente dolida y traicionada frente a la condición masculina, parece resarcirse creando sus espacios de exclusividad, en los que  no cabe la intervención masculina, no ya en la forma presencial física sino difícilmente como colaboración teórica y desde la distancia. Ante el debate de lo femenino el hombre deviene el sujeto excluso. Si antes fue el traidor y el explotador o marginador en casa ¿por que razón las mujeres de ahora, que han ganado en libertad, en independencia y en autonomía para regir sus destinos,deberían otorgarle la gracia de la palabra? El hombre como concepto general, está aplastado por el estigma de la desconfianza femenina. ¿cómo no tenerla cuando es el responsable del porcentaje más elevado de los malostratos? ¿cómo no,cuando por siglos ha decidido leyes y formas sociales sin tener en cuenta el voto y la opinión de la mujeres? ¿cómo no, si ha sido quien ha pensado en la relación sexual como goce sin prever embarazos y sus consecuencias? Ese hombre utilitarista es reo del discurso feminista. ese hombre falócrata es intolerable en la sociedad demócrata. Ese hombre  brutal,abyecto, prepotente e insensible es  el enemigo inmediato de las mujeres, el que incluso puede dormir en sus camas pero del que no se puede contar como un verdadero compañero. Puede ser un buen esposo, y un buen padre de familia (según rezan frases célebres),puede incluso ser un buen amante, pero no puede ser depositario de los credos, las ansiedades, los temores de la mujer.Y no puede serlo porque no tiene capacidad para entenderlo. Por eso la lucha feminista se fortalece y se exclusiviza, solo cuenta en sus filas con sus mujeres.Si no hay vagina no hay credibilidad.Si no se ha pasado por los tormentos de la humillación frente al fuerte no se puede ser una buena aliada para la causa. El hombre, por definición y desde el principio, es un ser a colocar en la lista de los no aceptables por  el  lúcido ejercito feminista.Por lo tanto ni siquiera los hijos varones de las feministas más guerreras van a  poder ser aceptados en las tertulias de sus madres. Tampoco los padres, ni los hermanos, ni los maridos porque todos ellos constituyen una saga de incomprensores de la realidad. Puesto que han nacido en cuerpos de hombres[1]  están condenados a no entender jamás las situaciones de las mujeres.

Evidentemente los entomólogos como no han nacido insectos vienen explicándonos mentiras sobre ellos porque nada saben por mucho que hayan creado una ciencia, o  los botánicos  desde Dioscórides a  P Quer han fantaseado sobre las plantas porque no nacieron como vegetales, o  los astrónomos nos mienten sobre el peso y distancia de las estrellas porque nunca estuvieron en ellas,o los   novelistas no saben  nada de literatura porque fantasean sus argumentos o  los enólogos no tienen ni remota idea del buqué de los vinos porque no habitan una tina o no son alcohólicos consagrados o...y así tantas cosas. Todas. Cualquier disciplina de estudio se edifica tomando una distancia sobre el objeto estudiado.Es el abc  del discurso científico. El feminismo es un objeto  de estudio en tanto que una parte del movimiento social y como tal es estudiable por  posiciones analistas que puedan interpretarlo.La condición sexual es total y absolutamente secundario. Pretender que  la condición femenina permite interpretar mejor el feminismo que la masculina es tan absurdo como pensar que un zoólogo será mas comprensivo con los primates cuanto más rasgos simiescos tenga en su cara. Pero esa clase de afirmación es la que pone fin a la parte racional de los debates para entrar en  sus polémicas de entre bastidores y sus pasiones arrojadizas.¿por qué razón el feminismo ha de tener un tratamiento metodológico preferencial a otros movimientos sociales o fenoménicas del comportamiento? Los criminólogos no han de ser criminales para interpretar sus objetos de estudio ni los psicólogos han de haber padecido psicosis para entender la cura de los trastornos mentales.Al contrario, no pasar por algunas experiencias permite prestar una intervención curativa que de otro modo es imposible. !Se trata de nosotras y no de ellos¡ han venido diciendo las voces más radicalizadas. Y entre proclamas de liberación,reivindicaciones absolutamente irrenunciables y la vindicación de persona, el feminismo en sus versiones más extendidas ha generado un efecto contra el que ha luchado, el de la discriminación por razones de género. ¿como si no interpretar el paso vetado a los hombres interesados en los temas de los foros feministas?Y con eso el movimiento convive con una peligrosa paradoja, la de haberse convertido en una fuerza segregacionista. Los hombres siguen siendo los erróneos, los culpables, los mezquinos y las mujeres, las fuentes de energía, las procreadoras, los ángeles de la evolución. Y ciertamente el sistema nervioso femenino tiene atributos de mayor objetividad, de sentidos de totalidad y de responsabilidad  de las que distan mucho los hombres. Las mujeres son las diosas del universo y sin ellas la especie humana no habría sobrevivido. Los hombres han pensado en destruir, en conquistar,en luchar; las mujeres en preservar, guardar y esperar.Los unos han ido a las guerras las otras  se quedaron en la custodia de las raices y los aposentos. Tal troncalidad ha marcado nuestra especie durante siglos y más allá del (o de los) modelo/s últimos de sociedad, la fisura entre sexos ha existido y existirá, en tanto las diferencias neurobiológicas prevalezcan. Y esas son las que constituyen los verdaderos vectores de discriminación. Las otras, las de orden social,se han venido combatiendo con éxito y ya nadie puede argumenta la potencialidad más limitada en la mujer que en el hombre, antes bien al contrario. Las mujeres están contentas con su holismo o  su mayor  relevancia en  lenguaje y los hombres lo están por su capacidad analítica y su mejor desenvolvimiento en los movimientos espaciales.

 

Pero ambos sexos se necesitan para una complementariedad que raya el mito contado por Aristófanes de las dos mitades separadas de un mismo cuerpo condenadas a necesitarse, a buscarse y a encontrarse.Si es así porque negar la presencia de uno de los dos en las tesituras y problemáticas del otro. ¿acaso no es negar una parte de los recursos cognitivos globales? El feminismo ha hablado de vindicación y de lucha contra los dos poderes, el del sistema y la moral, y el de la autoridad ejercida en casa por el  que ejerce el papel masculino. Ha presupuesto que el lugar privilegiado del hombre en el desarrollo de la historia le ha dado unos derechos y que a lo sumo al perderlos los ha debido reivindicar, pero cabe otra lectura de la condición masculina:la de su esclavizaje al rol de  imperativos que le acompaña. El hombre femenino,el que se permite la sensibilidad y la incorporación de actitudes y valores femeninos, ha sido y es inaceptable, incluso por la propia mujer. Los déficits de la condición masculina,sin embargo, no han motivado un movimiento masculinista.Las posiciones reivindicadas y vindicadas por hombres no son  o no se piensan en términos de para ellos, sino en términos de ambición social. Las luchas ideológicas y políticas piden consensos para la condición humana, sin preferenciar su alternancia sexual. El feminismo pues, en tanto que es un movimiento  unisexual,adolece de una amplitud revolucionaria,porque antepone  la dimensión fisiológica (y su función determinante en la inserción en la cultura)a la dimensión humana, priorizando así lo parcial a lo global, el dictamen sexual al social.

 

Esa linea deja en un mal lugar las tentativas de construcción de una teoría de la liberación de la mujer sin atender a la liberación de la humanidad  de sí misma:de sus tradiciones restrictivas y de sus demonios. La mujer revolucionaria  es la que puede atender a las contradicciones humanas, no exclusivizándose en las  de pertenencia a su género.

 

Nosotroas como personas interesadas en una vida colectiva  dignificada y progresista seguiríamos permaneciendo en la trampa del discurso gregario y marginalista de otros si seguimos pensando que solo  las mujeres pueden hablar de si mismas.Ciertamente el tema es ya decano y en los últimos 20 años se ha consolidado  innumerables actos públicos y  resonancias culturales[2] . ¿No hay una cierta fusión  entre seguimiento cultural de fetiches y la permanencia en la autoexclusividad? Mientras una parte social sea negada en los fórums feministas, estos seguirán retroalimentando la fase infantilizada del movimiento de liberación integral.

 

¿Pero quien puede sostener este argumento?¿Una mujer acaso o seguramente un hombre?  ¿por qué buscar el  nombre de la autoría antes de seguir un razonamiento? ¿por qué impugnarlo o aceptarlo en función de la condición sexual de autor? ¿por qué  impedir la entrada en la especificidad  de una estimación crítica como ésta alegando que su procedencia pueda estar sesgada psicobiológicamente?  Por eso ,el yo de él  no es empleado en este texto como tampoco lo es el yo de ella. Hay un yo latente de lo humano, un ego intersexual, un más allá del hecho fisiológico que permite  la invaginación o del que da cobijo  al falo del otro. Por eso nosotroas,mujeres y hombres interesadoas en el cambio  de los valores  y de las actitudes interpersonales  quisiéramos que prevaleciera el axioma de la  multisexualidad por  encima del de exclusivismo femenino, sin temor a que el potencial heterogéneo asociado a ese cambio de criterio desvirtúe la legitimidad de  planteamientos de renovación de la personalidad femenina.

 



[1] Claro que la naturaleza aporta situaciones hibridas, metamorfosea imprevistos en los que no existe ni el hombre ni la mujer sino que ambos aparatos reproductores se hallan presentes en un solo organismo. (tal vez si el futuro de la humanidad fuera hacia las formas relacionales de los  gasterópodos, los discursos exclusivistas por razones de género tendrían una terminación asegurada)Y las tendencias sexuales reinterpretadas han creado una nueva cultura de estética del cuerpo  creando tipologías de un tercer sexo. Puesto que se trata de proporciones irrelevantes, el discurso feminista las toma como anécdotas sin  deponer sus armas fanáticas y aceptar la evidencia:la posibilidad de una sensibilidad más lúcida en otros copartícipes del discurso independientemente de el hecho anatómico de vagina o pene.

[2] Para no ser menos el último Planeta ha sido concedido a este tema.Historias de mujeres en paralelo.Hay un público ávido de confesiones.

Blog alojado en ZoomBlog.com