El Blog

 
 

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

Espacios Públicos Privatizados

Por Néstor Estebenz - 6 de Diciembre, 2007, 23:51, Categoría: The OBSERVER

Cada día una anécdota..., por lo menos. Un dia festivo  de diciembre por la mañana. Sol generoso. Zona:  parc tecnológic de la muy universitaria vila. Nunca había tenido problemas para entrar y estacionar  mi coche en una de las calles y pasear por las calles y alrededores  que mientras no se demuestre lo contrario, son públicas y pertenecen a la ciudadanía. El itinerario junto al rio y más allá de la zona de huertos por el bosque es recomendable.  Además,  es un lugar de suministros tanto para tratar con los hortelanos con sus productos naturales como para abastecerse del estiércol de caballo que el picadero próximo vierte en una ladera. Mi padre tenia la costumbre de ir a cargar sacos ahí  para su patio, lo mismo que los hortelanos. Se trata de una bonita y natural forma de reciclaje en la que salen ganando todos. Yo he ido unas cuantas veces para nutrir las jardineras del mío.

La zona es de industria limpia y permite pasear con tranquilidad.  Estaba al corriente que en la curva de los pinos con algunos bancos se encontraban botelloneros  pero sin más bronca que la de un par de tics de chillones con déficits de autoafirmación. No se si ese ha sido uno de los motivos por los cuales ahora prohíben el acceso a los coches cuyas matriculas no están en la lista de autorizadas. Con el típico diálogo de sordomudos con la guardiana del pilón accionado a distancia no me ha permitido pasar con mi coche. Alegar que era de minusválido acreditado y que era necesario que pasara no ha convencido a la autómata al mando, preguntarle su nombre para hacer la queja pertinente tampoco ha arrojado una investigación brillante. Estoy acostumbrad o a que  haya gente con el criterio firme en cumplir las ordenes que les mandan pero no en razonarlas ni en decir su identidad.  Así va el mundo.

He debido tomar la opción alternativa para llegar a la zona, utilizando un camino  atrotinado desde la Granja Rosita. Un rato despues pero exponiendo a riesgos innecesarios mi coche he llegado al mismo sitio que habría llegado un rato antes. Despues de disfrutar del sitio y cargar unas cuantas bolsas de estiércol de primera calidad de caballos, espero que, felices, he salido por el mismo lugar por el que no me dejaron entrar., esta vez con un pilón que se lo ha engullido el asfalto sin impedirme el paso.

Una lección….por lo menos. La sociedad  tiene por uno de sus valores principales el de la propiedad privada. A pesar de eso la mayor parte de espacio geográfico sigue siendo de uso público. Sin embargo un desarrollismo y una rara forma de protegerlo pasan por privatizar zonas que antes eran de uso público. Mientras se pertenece a las nuevas castas de elegidos que pueden seguirlos gozando no pasa nada, tan pronto eres un excluso del pastel caes en la cuenta que la vida es algo que pierde cuota de felicidad por pequeños detalles como este. Lamentablemente el oficio de guardianes de barrera está en alza (dándose la paradoja, incluso, que  sean los extranjeros, dispuestos a tomar trabajos baratos por emergencia supervivencial, los que te corten el paso negándote a la libre circulación en el propio pueblo en el que has nacido). Cumplir órdenes no disculpa a nadie y malbarata la inteligencia de la especie.

Al mismo tiempo un tipo de subculturas nos inducen a protegernos del neogamberrismo y de cuidar los espacios públicos para que no sufran las iras de salidos rabiosos sin antídotos conocidos por el momento para calmarlos. Lo que no significa que su cuidado pase por prohibirlos como espacios de libre circulación.

Hay criterios de fondo de una política urbanística que al invertir más en control impiden el libre goce de la ciudadanía de sus recursos urbanos. Esto me hace recordar que en una ocasión que pedimos bancos para los paseantes y acompañantes de perros que se encuentran en el parque a las espaldas de los bloques, antiguamente llamados de la Aiscondel, en la calle la clota, Haro, encargado consistorial del tema, nos contestó que no iban a ponerlos allí por prevenir los ataques de los gamberros pero que los pondrían en la zona de los juegos para niños, los cuales cumplen una función completamente distinta de los otros.  ¿De verdad que eso era un argumento? ¿De verdad que no dejar pasar un coche de minus para ir de paseo por aquella zona contiene un ápice de racionalismo?

Quisiera decretar el estado de alerta para no dejar  pasar  ni una. Eso y sobre todo eso contribuirá a una ciudadanía responsable, por la vía de la crítica y cuidadosa con el espacio de todos, por la vía de su legítimo uso.  

Es completamente distinto restringir áreas al paso de vehículos porque se peatonicen. Localidades como ésta tienen un déficit considerable de ellas. Y otro asunto muy distinto privilegiar el acceso a unos por pertenecer a la lista de matriculas por estar vinculados profesionalmente con el polígono, y negárselo a otros por ser simples ciudadanos a excluir.

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com