El Blog

 
 

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

Diciembre del 2007

Caida Accidental por una rampa

Por Viconda - 21 de Diciembre, 2007, 20:17, Categoría: CALIDADdeVIDA

 

Akçaabat 23ago 2007 TR

Al ayuntamiento de Thesaloniki.

Thesalonika es una ciudad que tiene instaladas rampas en las esquinas de muchas aceras. Un detalle de sus inacabados inspirará las siguientes líneas. Sistemáticamente terminan a unos pocos centímetros del asfaltado dejando un escaloncito que se completa con un agujero por el mal estado del firme. Tal bache en el salto de las aceras al paso peatonal se convierte en un detalle mortal que tuvimos la ocasión de confirmar en pleno centro urbano cuando me caí de bruces desde mi silla de ruedas por no ser advertido por mi acompañante. La aparatosidad de la caída fue espectacular. Tan solo me golpeé pero no me abrí, afortunadamente,  ninguna herida, frente a la consternación de alguna gente. Un motorista se acerco a ayudarnos. Otra persona trato de aprovechar la ocasión para robarnos el ordenador portátil que llevaba en el respaldo de la silla y en definitiva nos quedamos hechos un cero por tener que vivir esta situación después de tantos años de usar sillas de ruedas por cientos de ciudades del mundo. Una ciudad de la categoría de Thesalonika debería tomar medidas para que esas cosas no sucedieran o se minimizaran. No se puede alegar que es cuestión de vigilar  para subsanar el problema. Desconocemos si hay una normativa municipal para construir y cuidar del mantenimiento de las rampas pero sí una lógica básica que no permite el subterfugio de hacer cosas parecidas en su lugar.
El principio de un rampa empieza a ras de la calzada y finaliza  a ras de la acera, aproximadamente, un par de decímetros más arriba. No tiene ningún sentido arquitectónico dejar un escaloncito, ,mucho menos dejar de reparar los socavones que se producen a su lado seguramente por no haber sido correctamente planteados en su concepción inicial.

No suelo caerme de las sillas de ruedas ni mi acompañante habitual empujándome sobre ella suele tirarme como un saco de patatas, pero sí es la primera vez que me caigo porque el firme  estaba en mal estado. Al cuidado exigible al acompañante de una persona con discapacidad motriz también hay que exigir el cuidado urbanístico de aspectos como el comentado. Puesto que la sociedad en conjunto ve como aumenta su sector de minusvalías de diversa consideración además de la longevidad existencial cabe suponer que cada día habrá más gente a bordo de sillas de rueda y aparatos móviles equivalentes para sus desplazamientos urbanos. Ante tal perspectiva facilitar su locomoción es ya una condición impostergable de las ciudades modernas. Cualquier inversión que se haga al respecto será ampliamente amortizada a cortísimo plazo ya que el volumen de consumo de este sector, por tanto  su necesidad de desplazamiento, es altamente apreciable.

 

Va de Bancos.

Por YASHUAbcn - 20 de Diciembre, 2007, 15:13, Categoría: DEBATE SOCIAL

 

Tenemos nuestro remanente de dinero diversificado. Una parte de el está en ING direct. ING, como se sabe es un banco o una entidad financiera que trabaja on line. Por esa razón ha podido pagar intereses superiores durante una temporada. El problema es que a la hora de hacer gestiones todo  contacto es por vía telefónica con números de coste extra. En varias ocasiones pasamos por el vía crucis de contestar a una voz pre registrada siguiendo sus pasos, es decir marcando los dígitos en el teclado del teléfono, para finalmente ser pasados a un gestor al cual toca repetirle los mismos datos preguntados. Ese protocolo lo hemos repetido  unas 3 docenas de veces desde que somos clientes, con el consiguiente consumo extra por nuestra parte. Cuando hemos usado el correo facilitado con los sobres pretimbrados que habitualmente suelen enviar no hemos recibido respuesta alguna. Para conseguir su correo electrónico tuvimos que implorarlo varias veces. Recientemente durante 3 semanas se nos ha demorado en una gestión que inicialmente parecía fácil. Les solicitamos un aval con depósito de garantía para tramitar el carnet de passage. Para asegurarnos que la gestión iba a seguir su proceso le pedimos el nombre completo de la persona que nos atendió. Este ya había confundido en el calculo de coste de la gestión un 0,5 por un 5% lo cual nos sorprendió y alarmó. Pasados los días fuimos pasando por distintos departamentos y distintas voces. El último contacto fue para decirnos que no sabían para que estábamos solicitando el aval ya que nos lo habían tramitado como crédito para un inmueble. En vistas de que no tenían puñetera idea de lo que estábamos hablando cancelamos la solicitud de tal servicio. Habíamos perdido un tiempo precioso que nos hizo demorar nuestra salida de Catalunya para un viaje de más de un año. Buscamos un banco sustitutorio: la Caixa de Pensiones con la cual `pagamos todavía la hipoteca de nuestra casa. Al menos aquí en el despacho del director de una oficina local tienes a quien coger por el cuello según una frase repetido por su director Carles Toda. En dos días podría resolverse el asunto que para ING pedían 20 sin conocer los pormenores a lo que estaban diciendo sí. No es la primera vez que ING nos asusta con sus procedimientos. Es práctico porque puedes hacer operaciones y movimientos por banca electrónica sin gastos de transferencias pero cuando surge una necesidad extra son totalmente ineficaces. Por lo que hace a sus oficinas presenciales, las dos que hemos visitado resultaron ser visitas perdidas porque las ordenes de gestión que dimos en una no fueron cumplidas, debiendo volver al uso del 902, y en cuanto a la otra, una recién abierta en Cerdanyola, su hombre de paja al  cargo actuaba como si fuera un banco completamente distinto al que estaba en la red.

No es que la Caixa merezca nuestras simpatías. En una ocasión no creyeron en nuestra palabra de haber extraviado una tarjeta de crédito con la cuenta vinculada al depósito que teníamos en esa entidad. Redujimos nuestras operaciones con ella al pago de la hipoteca comentado porque trasladarlo de entidad nos resultaba muy costoso. Ahora volvemos a caer en sus garras. Otras entidades menores como la Caixa del Penedés en la cual cobro una pensión mensual y otros pagos menores desde que soy cliente he debido ir a la oficina a perseguir el cumplimiento de lo pactado en diversas ocasiones. En cierta ocasión tuvimos un depósito considerable que debía ser nutrido periódicamente. Su sistema informática olvidaba sistemáticamente eso. Lo retiramos. En cuanto al coste de mantenimiento de la libreta a la vista y de la tarjeta de debito, 12 y 6 euros respectivamente, habíamos pactado que suprimiría tal cuota. Por varias veces se me han quitado y se me han devuelto los euros. La última vez se negaron a hacerlo con la coartada de que recibían instrucciones de la superioridad. Me enfadé tratando el sector bancario de mafia. La palabra es injusta no porque sean unos santos varones sino porque la Mafia se refiere a una determinada asociación ilícita de presión política y económica. La banca es la banca, un campo con sedes diversificadas donde especulan con el dinero a costa de que unos lo pierdan y otros lo ganen. La mayoría de pequeños ahorradores no entramos en esas consideraciones y nos quejamos cuando nos pinchan directamente en nuestras calderillas. Todo son pretextos para sacarnos dinero. No hay un argumento real para los costes de mantenimiento de los documentos que emiten los bancos. Citarlo es tan solo un pretexto. En Caixa de Terrassa cuando tuvimos dinero pactamos algo verbalmente que luego no estaba recogido en el contrato escrito. Cuando tuve una libreta con el BBV en una localidad leridana en la que no había ni siquiera oficina abierta, tan solo un agente bancario que anotaba a mano las aportaciones, cuando traté de rescatarlas no me reconocieron la autenticidad del documento. Hubo que hacer gestiones extras para recuperar lo que era mío.

Recuerdo que en una ocasión en Cayenne cuando traté de abrir una cuenta de depósito en una entidad bancaria francesa no me lo permitieron por ser un viajero de paso. Algo parecido me pasó en Valance y también en Martigny aunque aquí finalmente conseguí abrir un depósito ¿Suiza no era el país de los bancos?

Cuando en Estados Unidos hemos sacado dinero había que pagar una comisión altísima cada vez que lo extraías de un cajero automático y además tenía un límite, con lo cual había que repetir el pago de la comisión. La última vez que he sacado dinero de un cajero fuera de España, en Tesalónica pagamos 24 euros de comisión por 600 obtenidos, sin que la máquina lo advirtiera en ningún momento.  Al parecer hay comisiones de hasta un 6% autorizadas para este tipo de reintegros. Los despojos de los  antiguos usureros deben tener ganas de que llegue el día de la resucitación universal para volver a sus andadas actualizando sus intereses.

Con el banco de Sabadell pague en una gasolinera con la tarjeta de debito que cubrió una misérrima cantidad de 1000 pts.  Excediendo en una pequeña fracción el montante que me quedaba en la cuenta. A la siguiente vez que metí la tarjeta en un cajero me fue engullida. Al reclamarla me atendió un tipo mascando un ciclé en el vestíbulo de  su oficina de Calle Rossellón con Ramblas. No la recuperé y renuncié a continuar con aquel banco.

El problema del dinero acumulado es doble: de una parte se devalúa si no se tiene depositado a un interés que como mínimo cubra la inflación de mercado de acuerdo con el IPC. Esto está ahora alrededor del 5%. De otra parte lo pueden usar para operaciones antihumanistas. Es por eso que decidimos poner la mitad de nuestro capital en Abacus Capital voluntario social. Y trataremos de traspasar la otra parte en cuanto podamos a Tríodos Bank u otra opción ética garantizada.

En Barclays el dinero que hemos depositado para captación de nuevos clientes con un 10% a un mes dejo una relación curiosa. Las veces que fuimos nos resultaron lentos y pedestres a pesar de la amabilidad de la chica que nos atendió. En realidad su oficina local era la del banco Zaragozano que fue comprado o engullido por aquel. Tuve que personarme más de una vez para rescatar el dinero incluso con cita pre acordada porque su sistema informatico no les funcionaba.

Lo mejor es vivir al día y no tener dinero extra en una cierta cantidad que puede ser defraudado, robado o malutilizado, pero puestos a tenerlo es mejor  tenerlo de tu parte que no tenerlo hipotecado pagándolo como crédito a un interés excesivo. En la sociedad de las finazas trabajar sin bancos es inimaginable. Teóricamente cualquier nuevo emprendedor puede poner manos a la obra a la empresa de su vida pidiendo un crédito que confié en su proyecto. Lo justo es que la entidad que corre el riesgo en prestar se cubra las espaldas y cobre por este riesgo. Si el emprendedor gana también le parecerá justo. Con esa lógica elemental todo queda multiplicado por un coeficiente cada vez más elevado hinchando impresionantemente los precios. El mercado debería ser regulado con razonamientos mas restrictivos para el beneficio privado y más cooperativos para el beneficio público.

Pressupost Municipal

Por Jes Ricart - 10 de Diciembre, 2007, 16:28, Categoría: QUALITATdeVIDA

Els Ajuntaments, l´Administració del pressupost i la participació Ciutadana.

Des de l"experiència de Portoalegre a Brazil, els consistoris de bon veure i ben pensar venen fent hipòtesi sobre cóm extrapolar pautes de participació ciutadana com la desenvolupada allà. Fins ara no tenim constància de cap consistori que treballi per la coordinació de les iniciatives i recursos actius del teixit social en les tasques de comandament de les seves ciutats. Més aviat ens sembla que els  perfils de govern municipal continuen confonent la seva representació ciutadana amb un exercici de poder desconsiderat, quan es avalat per la majoria. Les imatges d"alguns plenaris municipals (no tan sols els d´Euskadi) que acaben  fent callar als oponents, o als veïns per la força bruta interventora dels munipes, porra en alerta, recorda que l"administració d"una localitat té un estil de funcionament molt semblant al d"un estat complexe. De fet, hi ha ajuntaments de ciutats al món que administren mes recursos econòmics i humanes que el que fan governs de països petits a altres indrets del planeta. El govern intel·ligent sap que no pot prohibir la llibertat d"expressió i a vegades articula maneres perquè pugui ser dita. Ser dita ,sí; recollida i instrumentada perquè els suggeriments positius i encertats es transformin en canvis reals, això no, això és pal d" un altre paller. Es així que els espais dedicats a propostes i opinions compleixen més la funció del petate de sorra al que donar-li hòsties i així des carregar adrenalina que no pas generar un lloc d"elaboració continua i col·lectiva. L"ajuntament és una institució investida de poder atorgat per la ciutadania, tant pel que fa a la representació via electoral que aconsegueix com pel que fa als calerons dels que disposa via IBI i altres fonts recursives. El seu tarannà democràtic passa per la transparència del que fa amb cada cèntim (abans de pesseta i ara d"euro). Com que es una cosa que toca tan la sang i el fetge del personal no es pot equivocar en res. Es clar que a vegades s"equivoca i de bon tros. A l´ajuntament de Caldes de Malavella per exemple les despeses d´asfaltat a l'urbanitzacio del Cigne eren pel pressupost més alt. La mateixa feina pressupostada per una  empresa d"obres alternativa cercada pel veïnat estava per la meitat de l"anterior. Hi ha xanxullos que no son de rebut. L"ajuntament quan decideix pel seu compte corre el perill d"enfrontar-se amb poca elegància als interessos de la població. No pocs ajuntaments requalifiquen espais –fins i tot en contra del medi ambient- per poder reedificar encara que això passi per fotre fora vells veïns que porten tota la vida en el lloc però, (els quals, això sí, no generen beneficis per les arques municipals, per no dir, pels magnataris). El diner no és el mes important però en afers polític-econòmics sí. Si es així no s"entén que després de tantes dècades de pràctica democràtica encara no s"instrumenti una manera popular de parlar de la seva redistribució. Dona la sensació que algunes partides pressupostàries estan decidides per inèrcia. El diner públic es del poble i d"alguna manera hauria de participar des del seu associacionisme i com  individus en les consideracions sobre què fer amb ell. Això faria prendre una embranzida a la participació popular i al gust per compartir discussió i plans. D" altra banda també seria una manera de control democràtic directe i una manera pal·liativa per acabar amb la neurosi col·lectiva de que els poders acostumen a malbarat els fons públics.

LabústiaEfervescentdelOpinioCiutadana

Por Jes Ricart Morera - 10 de Diciembre, 2007, 13:24, Categoría: DEBAT CRITIC

De les lliçons de segles enrere sabem que la democràcia passava per la representació parlamentaria i per la delegació de poders. L’actualitat ,en la seva permanent innovació, tecnològica ensenya que la democràcia completa  només es possible amb l’ estri internàutic de la participació i divulgació –en temps real- de totes les opinions. Els ajuntaments –no tots-  instrumenten pàgines web on deixar comentaris i critiques. La web del de Cerdanyola presenta unes incomoditats que li treuen el potencial comunicatiu que hauria de tenir.  Resulta que cada text inserit passa per un temps mort –electrònicament inexplicable-  en que la opinió es recollida però no localitzable. El sistema l’ha recollit però el fica entre parèntesi abans de posar-lo a disposició pública,

Conjectures:

1.      Es tracta d’ una manera subtil de cansar els internautes perquè no es mirin l’espai d’opinió ates el seu ritme superlent?

2.      Es una pàgina en obres, -encara que no està indicat així- i el tema es subsanarà properament?

3.      Hi algú a encarregat a fer la lectura prèvia de cada opinió abans de no barrar-li el pas a ser editada.

Com que la ciutadania no para de pensar ni d’ opinar i compta amb més plataformes d’ opinió les coses a dir, afortunadament, van trobant altres pàgines impreses que els hi donen suport.

Por Espacios de Trueques

Por Sussana Maraselva Reina - 7 de Diciembre, 2007, 20:29, Categoría: COSASdelCONSUMO

Converters. Un gran nombre comercial para una empresa carroñera.

Me gusta mercadear y cuando viajo, no importa donde ni a qué país, dejarme llevar por la densidad humana de un mercado ambulante es una experiencia inigualable. Te llena de información sensorial del lugar donde estás, te permite conocer los precios reales del mercado de verdad, al que va la gente oriunda, y por si fuera poco te llena de notas de color y anécdotas. Esto vale tanto para los mercados con artículos de primera mano como para los rastros donde el cambalache, el trueque y el reciclaje integran el grueso de cosas de segunda mano. Antes de que se hablara de reciclaje y se diera publicidad a la filosofía de la triple R (reducir, reutilizar y reciclar) ya había mercados en los que tácitamente  unos compradores usaban cosas desechadas por unos vendedores que o bien hacían de intermediarios o incluso se las sacaban directamente de encima por sobrarles. Estos mercados han sido y son ampliamente populares. Son los mercados de los pobres, raramente se ve que aparezcan clientes forrados de pasta en ellos, aunque recuerdo que en algunas tiendas dels Encants de las Glorias en alguna tienda de ropa usada se podía ver gente de una cultura dignísima y de una elegancia extrema que iban a buscar ropas exquisitas que no se encontraban en otros lugares o que podían servir como atrezo para sus representaciones.

Admitido que el mundo del trueque y en general de la compraventa de materiales y artículos usados debería ser más potenciado examinemos un caso particular. Converters, un comercio de compra-venta en la carretera de Barcelona a su paso por Sabadell en Creu de Barberà,  nos fue recomendado para deshacernos de una silla de ruedas que en su momento -por una fractura de fémur- compramos y nunca hemos usado. Eso costó más de 300 euros en la época en que todavía circulaba la peseta. Una primera visita al establecimiento nos dio cuenta de los precios que manejaban, efectivamente asequibles para todo el mundo. Hecha nuestra propuesta quedamos en que iríamos con la silla para ver que precio ofrecían. Podíamos habernos evitado el viaje. Antes de ir tenían ya una tasa máxima de oferta: 25 euros. Fue todo lo que conseguimos. Es decir la décimo quinta parte de lo que costó. El rato de negociación, sin embargo, fue suculento. En el establecimiento perfectamente pueden cuadruplicar o quintuplicar el precio sin tener que hacer ningún esfuerzo, por nuestra parte nos sentimos ante una política de empresa absolutamente carroñera. Por un momento pensamos en llevar el aparato al hospital más próximo y donarlo (hemos donado otros objetos auxiliares de minusvalías: bitutores y muletas en otras ocasiones a otros establecimientos como la Cruz Roja). Bien ya que estábamos ahí admitimos esa contraprestación por el viaje y el tiempo perdido, la silla fue regalada. Esperamos que quien la compre pueda adquirirla por no mas de 50euros.No hicimos ningún negocio simplemente nos deshicimos de un objeto que no usábamos. La otra alternativa en la que habíamos pensado de aprovechar nuestro próximo viaje a África para donarla a un hospital de Mali suponía cargar con el enojo de la maquina durante un mes largo.

La experiencia nos sirvió para cuestionarnos nuevamente el tema del trueque. Habida cuenta que cada vez la sociedad produce más objetos que pueden ser reutilizados tal cual están, debería pensarse en instrumentar espacios o naves permanentes de exposición y trueque. Todo el mundo tiene cosas que le sobran y que puede amortizarlas intercambiándolas por otras que no tiene. Es un principio fundamental de economía simple y primaria, tan sencilla que su poder alternativo está al alcance de todos, de todos menos de los comerciantes que piensan en términos de beneficio.

La sociedad industrial debería contener el rugido de las máquinas productivas y hacer más balances de todo lo que tiene almacenado y que no usa. La filosofía de la reutilización está aun por rehabilitar. Se habla de contaminación atmosférica y desastres ecológicos en perspectiva pero se sigue sin cambiar de modelo productivo. Todos los perímetros municipales contienen espacios infrautilizados. Un aprovechamiento de alguno de ellos podría ser el del mercado del trueque como algo regular. Hay localidades que lo hacen como algo episódico una vez al año. La rebusca que es otra versión de este mercado con el que mucha gente sobrevive podría ser su parte complementaria. No necesariamente habría que intercambiar una cosa por la otra sino hubiera una otra que se deseara. El. Dinero evidentemente circularía como instrumento de pago pero el mismo hecho de la posibilidad del trueque en el entorno seria un contenedor de precios.

Curar la Sociedad

Por Néstor Estebenz Nogal - 7 de Diciembre, 2007, 18:09, Categoría: DEBATE SOCIAL

Que la Sociedad está enferma y  que  quienes sufren más las consecuencias son sus eslabones más débiles es una doble premisa conocida.  El entramado institucional del sistema lo reconoce y, en la medida de su potencial organizativo, con los presupuestos de estado y una estrategia para la inserción trata de enfrentar las consecuencias terribles del paro, la indigencia, los cuadros familiares disfuncionales y de un multivariado fenómeno agrupado bajo el común denominador de patologías de desadaptación. Antiguamente el sujeto inadaptado era un prototipo endógeno que se hacia a si mismo, actualmente  muchas personas pasan por los desajustes y la desadaptación sencillamente porque el sistema económico se desarrolla a espaldas de los recursos humanos. El modelo de bienestar social plantea paliativos para la subsistencia de personas que quedan fuera de los procesos productivos y ven limitados sus desarrollos biográficos por falta de dinero autónomo en suficiente cantidad. Las cuotas como impuestos obligados durante los periodos salariales y de trabajo activo sirven para los periodos de desempleo para cubrir los subsidios de paro. La parte de la sociedad que trabaja paga con esas contribuciones a la población pasiva que no puede hacerlo. Dentro de ésta la hay que por razones de edad o de enfermedad quedan fuera de las obligaciones laborales y otra, que a pesar de su curriculum, su situación personal todavía fértil y su energia potencial en stand by, no encuentra trabajo o no resuelve su precariedad laboral.

Ha habido muchas interpretaciones de este fenómeno. Unas ponen el énfasis más en las causas estructurales y otras lo ponen en las causas endógenas de los individuos. Siguen combinándose los argumentos de ambas partes en los  artículos, los análisis y los coloquios.

Cuando alguien es un parado cronificado de varios años además de todas las fallas objetivas que puedan atribuírsele al sistema toca pensar en las fallas de sujeto instalado en una indisposición a salir de su pozo o de su modo de vida subsistencial. Tras un tiempo de de búsqueda de empleo y no encontrarlo el desempleado puede quedar bloqueado a dejar de hacerlo y sobrevivir bajo mínimos gracias a una paga de estado o a favores ocasionales que pueda recibir.

Los esfuerzos por la funcionalización de procesos de inserción laboral no cesan. Un parado en edad laboral es, se mire por donde se mire, un sujeto no contributivo que genera un gasto, aunque sea supermínimo, al estado. Para tratar de rescatarlo socialmente, entiéndase como productor económico, el estado organiza ‘parte de su aparato para el seguimiento del fenómeno bajo el criterio de conseguir la inserción. En ese proceso el subsidio concreto que se renueva año tras año, que en un principio era provisional para ayudar a salir del paso, adquiere una condición de estatuto cronificado, casi definitivo. Se puede aprender a vivir con 300 o menos euros mensuales. En una época que se cobran mil o dos mil según profesiones y empresas.  El subsidiado con esas cantidades aprende a estrujar hasta la última gota de sus recursos para moverse, pagar las facturas y mantenimiento de su alojamiento, vestirse, usar internet y el teléfono.  Hay muchas pensiones de viudedad que también rayan cifras aun más disminuidas.

La zanahoria laboral, la de conseguir un empleo a toda costa, sea el que sea y donde sea, puede triplicar esa cantidad fácilmente. Su supuesta facilidad no mantendría siempre durante todos los modelos gubernamentales y en todos los países de los que tenemos noticia situaciones de paro, cuya oscilación no regresa su realidad a una cantidad promedio estática sino que tiende a crecer. El paro por encima de todo es algo estructural, lo mismo que la perpetuación de la miseria en los países desfavorecidos es resultado de una falta de planificación económica internacional racionalizada y basada en el humanismo. Mientras el sistema económico siga siendo el capitalista basado en la rabiosa rivalidad por la conquista de mercados el paro seguirá existiendo como fenómeno lo mismo que, en otro orden de cosas, el desequilibrio ecológico sigue persistiendo por una falta de de nuevas conductas educadas en el reciclaje y el respeto a las leyes naturales.

Reconocer la victimidad por procesos estructurales diseñados y controlados por otros no calma el hambre de la pobreza o los déficits de los subsidiados. Muchas se dan por rendidos. Si la sociedad no cuenta con ellos porque ellos deberían preocuparse por la sociedad. La verdad es que el sujeto subsidiario es un individuo saprófito que no dice que no a un dinero que por poco que sea lo consigue sometiéndose periódicamente a los controles que se le imponen (hacer cursos, acudir a citas de despacho en el área social de los ayuntamientos o pasarse por los despachos de las orientaciones psicológicas de los servicios municipales de empleo). Consta que algunos subsidiados prefieren disponer de su mayor parte de tiempo libre y obtener una ayuda miserable que quedarse sin aquel tiempo y hacer trabajos para explotados además de ponerles en aprietos éticos aunque sea para doblar o triplicar la otra cifra. El discurso de que el trabajo dignifica y el dinero ganado con el sudor de la frente es un dinero mejor es totalmente obsoleto. Bien es cierto que el cuadro psicológico del parado crónico y –en consecuencia- inadaptado de larga duración se resiente y necesita sentirse útil trabajando en algo, aunque sea por poco dinero. Otro asunto completamente diferente, es si este trabajo va a sacarlo realmente del pozo y por su parte la sociedad lo necesita. Sabemos que hay empleos de pega para justificar gastos presupuestarios.

Lo más razonable es que el parado crónico termine por acostumbrarse a su perfil de marginalidad, buscando recursos para ocultarlo. Esconderá tan celosamente su falta de trabajo como otro su condición VIH positivo y no hace tanto, otro su condición de homosexual. La condición de no tener trabajo es una más de las lacras que la sociedad proscribe. Ese ocultamiento va en contra del propio afectado pues una cantera de ayuda que puede surgir de su red de conocidos y amistades  que le podrían procurar informaciones y contactos profesionales nunca actuará como tal al suponerle económicamente estable.  A diferencia de otros tiempos en los que la pobreza era visible hoy existen recursos estéticos para camuflarla. Al final el parado crónico se instala en su  burbuja de mentira. Todo su consuelo es el de saber que nadie vive con su particular mentira incluidos quienes están integrados laboralmente, tienen contratos seguros de por vida y cobran lo suficiente para hacer sus vidas felices, tener hijos, pagar vacaciones y tener un buen confort familiar.

Parte de las administraciones a distintas escalas trabajan con tesón para eliminar el paro y dar solución a los subsidiados tratando de convencerles que su condición no les permite vivir con todo el potencial que contienen. Las medidas antiparo tal vez proporcionen más ayuda al extenso entramado de intermediarios (el mismo funcionariado y las empresas de servicios pedagógicos o de formación ocupacional que se han ido creando en torno al fenómeno) que no a los mismos beneficiarios de las ayudas económicas. El pack global de estas tampoco es algo que el estado se lo quite de otras bocas. El estado está empeñado en otros incentivos para los que dedica partidas presupuestarias considerables (tener hijos es una de ellas) y contribuye, todavía hoy y lamentablemente, a gastos de defensa militar u obras faraónicas totalmente innecesarias. Esa es una de las paradojas del sistema capitalista: un enorme volumen de capital que no le sirve para resolver sus enfoques estructurales que generan permanentemente dolor social.

Con estos elementos no es extraño que se consolide un perfil de parado crónico dispuesto a ser un marginal a perpetuidad. Para la posición de quien tiene una paga razonable es inconcebible que se pueda vivir con una paga misérrima para enfrentar los mínimos. Pues bien, sí, se puede vivir. ¡Qué remedio cuando no hay otra cosa! El estado quiere una contraprestación a cambio: que sea demostrado la motivación por reinsertarse laboralmente  y que se enfrente con optimismo el futuro. Es mucho pedir. A partir detener  los 40 para un país como Hispania que recibe a diario inmigrantes encontrar trabajo se hace difícil. A partir de los 50, es un acto de ilusionismo y de los 55 un imposible. Eso no significa que la gente que vaya pasando esas distintas cuotas de edad tenga que perder la esperanza al respecto. Siempre hay un último trabajo que se puede hacer. Si la tesitura es primum vivere se hace lo que sea ante los imperativos del sistema digestivo. Sí, trabajo hay: ser sicario es uno de ellos. Evidentemente no todos los trabajos del mercado son aceptables ni todos se pueden hacer a todas las edades. Para el punto de visita de lo estado, ciego a la verdad de sus recursos humanos con tal de reducir en unas migajas los datos del paro recolocaría a todo el mundo en lo que fuera, aunque eso significara un grave prejuicio tanto para la salud, como para la mente del trabajador así como para la reorganización del propio sistema.

La solución no es proporcionarle una coartada al paro sino admitirlo como fenómeno a perpetuidad y encontrar soluciones que den contenidos existenciales a los parados. Hay múltiples formas de colaboración social (cooperación con ongs, actividades artísticas, contribuciones intelectuales) que permiten obtener un rendimiento de las personas en el banco profesional de reserva sin hacerles propuestas humillantes  y a la vez revierten en una autoafirmación de utilidad en ellas.

El funcionario que trabaja para la administración pública y que hace de intermediario entre las exigencias del estado y las consecuencias del paro en la versión de desadaptados pre o patológicos se encuentra entre dos frentes. De una parte el estado les hace cumplir un rol de controladores puesto que no está en sus manos dar soluciones y de otra los subsidiados por encima del trato personal afable no pueden olvidar que sus pagas dependen de los informes favorables de ellos.

La sociedad no tiene curas mágicas y los paliativos sectoriales propagan de distinta manera problemas histórico-endémicos. Desde el punto de vista del sujeto subsidiado, semiaseguradas  las necesidades más urgentes como la comida y el techo puede dedicar su vida creativa y contributivamente de una mejor manera que haciendo algo que no tiene nada que ver con la capacidad demostrada por su diseño curricular. Es así que el fenómeno de la objeción laboral es contiguo y complementario al del paro cronificado. Objetar ante un tipo de trabajos  puede partir también de  una objeción de conciencia contra muchos empleos precarios, infra legales, no éticos y antiecológicos. Esa posición es difícil de sostener porque quienes no hacen tal objeción acaban pagando la subsistencia de quienes la hacen. Raramente hay gente que teniendo la posibilidad legal de conseguir subsidios se oponen a ellos. Una de las fracturas más importantes en la sociedad chiapaneca ha sido precisamente esta. Una parte de indígenas se acogieron a los subsidios de estado a cambio de hipotecar la revolución por el reconocimiento de sus derechos que tenían en marcha. El trabajador en activo ve con malos ojos que haya gente que vive sin trabajar, por muchos cursos que vaya a hacer. En definitiva el parado se lleva las denominaciones de ocioso y vago jamás las de sabio o ético.

En algunos países diseñaron pagas sociales a perpetuidad para segmentos de gente que pro su condición eran y  se estimaba que continuaran siendo inintegrables. Una paga psiquiátrica es en realidad esto: tras el reconocimiento de una minusvalía mental considerable se concede una paga a un individuo para no dejarle morir de inanición cuando el sistema está convencido que no le sirve para nada.

De todo eso no se puede negar que el cronicodesempleado a perpetuidad lo es porque no pone sus recursos para salir del pozo. A fin de cuentas esta en un pozo seco en el cual tampoco se esta ahogando y aunque le falte la luz y el aire puede seguir pensando, disertando o poetizando.

 

Los ladrones domésticos silenciosos

Por Suso Ricmor - 7 de Diciembre, 2007, 9:15, Categoría: COSASdelCONSUMO

Cuando te instalas a vivir en un apartamento o compras una vivienda, además de pagar por  un espacio: un suelo demarcado por  un techo y  unas  paredes,  quedas vinculado al mantenimiento de un tipo de consumos determinados por los electrodomésticos que han sido elegidos por el constructor, cuyo negocio o chanchullos está por encima de la lógica del hábitat.  Es así que  tienes que soportar, como es nuestro caso, el volumen ocupado de un gigantesco termo de 150 litros, un enorme calefactor o  la placa de vitrocerámica además del horno. No se te ha consultado al respecto y ni siquiera eres del todo consciente de la victimidad que te espera por tener que cargar con estos artículos de la modernidad. Además de ocupar  unos cuantos metros cúbicos considerables en tu salón o galería te hacen entrar en una dinámica de gasto energético anti ecologista y superfluo. Luego al incorporar a la lista de errores un  frigorífico también de gran tamaño completas el ciclo que te gradúa como imbécil al cubo. Los próximos 10, 20, 30 o los años que sean vas a estar permitiendo calentar todo un volumen del termo que en la práctica diaria solo usaras en su 10ma o 20sema parte a no ser que seas un despilfarrador y dejes los grifos abiertos, vas a recalentar el ambiente excesivamente o vas a usar el horno solo de tarde en tarde. En cuanto al frigo puede contener en el congelador comida que se convierta en un problema para terminar de usar. Los ritmos de gasto son completamente distintos si se trata de un grupo familia de 5 o más componentes a si se trata de uno o dos. También es distinto el ritmo para familias deseducadas en el uso de los suministros al de residentes que sabe que detrás del consumo eléctrico o de agua hay facturas que pagar y que aunque sobre el dinero para pagarlas  no hay razón alguna para malbaratar el suministro.

Las viviendas también vienen con objetos obsoletos que obedecen a antiguas inercias tales como el fregadero o el bidet o enormes lavabos que no se justifican por lo que se hace en ellos. Nosotros arrancamos los dos primeros  para ganar espacio y a la larga deberíamos arrancar el otro sustituyéndolo por uno de tamaño más lógico. Estos son males menores en comparación al coste de mantenimiento de los aparatos eléctricos. Lo que realmente produce gasto innecesario es recalentamiento de agua hasta la saciedad. El termostato sirve para mantener el agua a punto a cada momento en que el usuario mal acostumbrado a las temperaturas la necesite. La prepotencia del civilizado, a menudo manifestada inconscientemente, lo convierte en un anti ecologista a cada paso que da sin darse cuenta.

La alternativa pasa por una reeducación y una revisión de cada objeto en si mismo deshaciéndose de los que  admiten sustituciones por otros mejores. Evidentemente el constructor no admitirá la devolución de aquellos que han sido incluidos en el lote aunque se demuestre que se trata de un latrocinio sutil y de un oportunismo de mercado por su parte además de una negligencia profesional por parte de los que eligen esos monstruos. Eso convierte a los espacios domésticos en agujeros permanentes en los bolsillos de sus propietarios/usuarios. Nuevos estilos de la construcción proponen viviendas con las cocinas desnudas de mobiliario para que sean elegidas a gusto de los comprados. Todo un detalle. Eso no abarata los precios pero al menos permite la libertad estética y funcionalista del que va a vivir a un lugar y pasarse media vida.

Para un tipo de vida funcionalista cuanto menos aparates chupen del torrente eléctrico para consumos que no se vayan a hacer tanto mejor para la economía doméstica. Reducir el tamaño de la aparatología permite una vida más desahogada y de mayor calidad.

Espacios Públicos Privatizados

Por Néstor Estebenz - 6 de Diciembre, 2007, 23:51, Categoría: The OBSERVER

Cada día una anécdota..., por lo menos. Un dia festivo  de diciembre por la mañana. Sol generoso. Zona:  parc tecnológic de la muy universitaria vila. Nunca había tenido problemas para entrar y estacionar  mi coche en una de las calles y pasear por las calles y alrededores  que mientras no se demuestre lo contrario, son públicas y pertenecen a la ciudadanía. El itinerario junto al rio y más allá de la zona de huertos por el bosque es recomendable.  Además,  es un lugar de suministros tanto para tratar con los hortelanos con sus productos naturales como para abastecerse del estiércol de caballo que el picadero próximo vierte en una ladera. Mi padre tenia la costumbre de ir a cargar sacos ahí  para su patio, lo mismo que los hortelanos. Se trata de una bonita y natural forma de reciclaje en la que salen ganando todos. Yo he ido unas cuantas veces para nutrir las jardineras del mío.

La zona es de industria limpia y permite pasear con tranquilidad.  Estaba al corriente que en la curva de los pinos con algunos bancos se encontraban botelloneros  pero sin más bronca que la de un par de tics de chillones con déficits de autoafirmación. No se si ese ha sido uno de los motivos por los cuales ahora prohíben el acceso a los coches cuyas matriculas no están en la lista de autorizadas. Con el típico diálogo de sordomudos con la guardiana del pilón accionado a distancia no me ha permitido pasar con mi coche. Alegar que era de minusválido acreditado y que era necesario que pasara no ha convencido a la autómata al mando, preguntarle su nombre para hacer la queja pertinente tampoco ha arrojado una investigación brillante. Estoy acostumbrad o a que  haya gente con el criterio firme en cumplir las ordenes que les mandan pero no en razonarlas ni en decir su identidad.  Así va el mundo.

He debido tomar la opción alternativa para llegar a la zona, utilizando un camino  atrotinado desde la Granja Rosita. Un rato despues pero exponiendo a riesgos innecesarios mi coche he llegado al mismo sitio que habría llegado un rato antes. Despues de disfrutar del sitio y cargar unas cuantas bolsas de estiércol de primera calidad de caballos, espero que, felices, he salido por el mismo lugar por el que no me dejaron entrar., esta vez con un pilón que se lo ha engullido el asfalto sin impedirme el paso.

Una lección….por lo menos. La sociedad  tiene por uno de sus valores principales el de la propiedad privada. A pesar de eso la mayor parte de espacio geográfico sigue siendo de uso público. Sin embargo un desarrollismo y una rara forma de protegerlo pasan por privatizar zonas que antes eran de uso público. Mientras se pertenece a las nuevas castas de elegidos que pueden seguirlos gozando no pasa nada, tan pronto eres un excluso del pastel caes en la cuenta que la vida es algo que pierde cuota de felicidad por pequeños detalles como este. Lamentablemente el oficio de guardianes de barrera está en alza (dándose la paradoja, incluso, que  sean los extranjeros, dispuestos a tomar trabajos baratos por emergencia supervivencial, los que te corten el paso negándote a la libre circulación en el propio pueblo en el que has nacido). Cumplir órdenes no disculpa a nadie y malbarata la inteligencia de la especie.

Al mismo tiempo un tipo de subculturas nos inducen a protegernos del neogamberrismo y de cuidar los espacios públicos para que no sufran las iras de salidos rabiosos sin antídotos conocidos por el momento para calmarlos. Lo que no significa que su cuidado pase por prohibirlos como espacios de libre circulación.

Hay criterios de fondo de una política urbanística que al invertir más en control impiden el libre goce de la ciudadanía de sus recursos urbanos. Esto me hace recordar que en una ocasión que pedimos bancos para los paseantes y acompañantes de perros que se encuentran en el parque a las espaldas de los bloques, antiguamente llamados de la Aiscondel, en la calle la clota, Haro, encargado consistorial del tema, nos contestó que no iban a ponerlos allí por prevenir los ataques de los gamberros pero que los pondrían en la zona de los juegos para niños, los cuales cumplen una función completamente distinta de los otros.  ¿De verdad que eso era un argumento? ¿De verdad que no dejar pasar un coche de minus para ir de paseo por aquella zona contiene un ápice de racionalismo?

Quisiera decretar el estado de alerta para no dejar  pasar  ni una. Eso y sobre todo eso contribuirá a una ciudadanía responsable, por la vía de la crítica y cuidadosa con el espacio de todos, por la vía de su legítimo uso.  

Es completamente distinto restringir áreas al paso de vehículos porque se peatonicen. Localidades como ésta tienen un déficit considerable de ellas. Y otro asunto muy distinto privilegiar el acceso a unos por pertenecer a la lista de matriculas por estar vinculados profesionalmente con el polígono, y negárselo a otros por ser simples ciudadanos a excluir.

 

 

Tesoros Anecdóticos

Por YASHUAbcn - 5 de Diciembre, 2007, 19:36, Categoría: General

Los tesoros anecdóticos del día a día nos llenan de curiosidades humanoides. ¡Cada día por lo menos una anécdota! ¿De qué hablaríamos luego, en casa o en el trabajo con  las personas de confianza, sino de cómo esta el mundo primario con los detalles con los que nos encontramos? Salir a afuera es dejarse penetrar por una pequeña multitud de variables. Por muy controladas o pre vistas que estén, aunque  sigamos un itinerario conocido o encontrándonos con caras familiares, es difícil que pase un día entero sin chocar con una vivencia que nos sorprenda, con alguien que nos saque de quicio, con un dato que  nos sepa a vómito. Tiene su interés antropológico. Déjense penetrar por las anécdotas aunque les atraviesen como floretes por la espalda.  El escritor más palurdo  con falta de imaginación absoluta tan solo  tiene que salir a la calle y tomar buena nota de lo que ve y de lo que le sucede como protagonista obligado.  Un día promedio le pueda arrojar unos cuantos hechos. Basta transcribirlos. Otros autores de merecida e incuestionable fama, como García Lorca, no tuvieron más que trasladar los dejes verbales de su pueblo para alcanzar la gloria. Pero no nos apartemos del tema.  La calle está llena de riquezas literarias aún a costa de sus miserias relacionales. El afuera de uno tiene esas ventajas: baños a chorros de realidades variopintas. Quedarse en casa te quita esas oportunidades aunque tampoco del todo: el vecindario y las llamadas telefónicas te recuerdan los límites de la felicidad. Pero es en la calle, dejándose llevar por su arteriograma, entrando en edificios donde hacer gestiones, tratando de buscar un hueco donde aparcar, practicando shopping o sentándose a algún lugar donde desayunar, en los sitios donde uno bucea por los detalles.

Contaré la de hoy. Ha sido en la calle industria, actualmente peatonal de Sabadell donde he ido a hacer gestiones en la DGTráfico. (Antiguamente los organismos oficiales eran una impresionante proveeduría de anécdotas relacionadas con la estafa burocrática, hoy día ya no tienen tanta ricura). Al necesitar fotocopias del dni y del carnet de conducir he acudido a una gestoría que está al lado. He elegido la que no tenia gente. Un enorme rotulo sobre la entrada dice algo así como CM Conductores Sabadell con una i  debe ser de información. Una chica aburrida estaba tapada por el mostrador esperándome. Le he encargado que me hiciera las fotocopias pidiéndole que hiciera entrar ambos documentos en la misma hoja. Ha cumplido con lo encargado. Una vez con el producto y de nuevo en DGT he advertido que una parte del carnet de conducir no ha sido fotocopiado. He vuelto sobre mis pasos y he pedido la repetición de la jugada. He tirado a la papelera las fotocopias mal hechas. Me he ido suponiendo que la chica entendía lo que estaba pasando. ¿Ah pero no me pagas? –me dice sorprendida- Claro que no, ya lo he hecho antes.-le respondo-  No vuelvas por aquí.-añade con un tono de rechazo que me enfada. Le descerrajo lo menos que puedo decirle: ¿Crees que vengo cada semana a hacer tramites aquí? Si eres una incompetente  haciendo una simple fotocopia ¿que vas a hacer con otras cosas de más responsabilidad? En mi empresa no te contrataría nunca. Y me voy. La chica se queda sumida en su moco silencioso y yo sigo con mi trámite.

Le debo que sea personaje involuntario para esta nota. El casi medio euro pagado  por las fotocopias la compensa sobradamente. Hace unos 15 años las fotocopias en la universidad costaban  2 o 3 ptas. Ahora cuestan 10 cms de euro, 17 pts. ¿Qué menso que esperar un mínimo de esmero? Me consta que hay un síndrome del conserje que afecta al subalterno de tal manera que inconscientemente se rebela y algo tan elemental como la fotocopia lo hace mal pero no entraremos a examinar eso.

  Aunque estoy vacunado contra la negligencia sigo sorprendiéndome cuando me alcanza. Si encima va añadida al fraude todavía más. ¿La gente de ahora no ha aprendido que pagamos por trabajos útiles, por servicios que nos sirvan?. (el verbo servir y el substantivo servicio deben estar emparentados ¿no?). El análisis del detalle concreto es substancioso. Imperdonable someterse a la negligencia ajena en oficinas de desconocidos. Me podía haber evitado hoy pasar por esto y antes de salir de mi despacho hacer las fotocopias de los dos documentos. Me reconforto pensando que la historia de las letras de habría perdida esta nueva nota de campo.

 

Catalunya no és Espanya.

Por Jes RICART - 3 de Diciembre, 2007, 17:12, Categoría: CONFLICTOLOGÍA

Catalonia is not Spain.

Pienso  y suelo decir que como profilaxis personal y como prevención conversacional no entro en las polémicas de españolismo versus nacionalismos. Todo va bien y me mantengo a salvo de broncas y  oratorias reiterativas hasta que me toca soportar las afirmaciones del tipo de la una-y-grande o de la solidaridad de cada región frente a las otras. Es entonces cuando reacciono afirmando mi catalanidad, ante la que no suelo deparar casi nunca (soy un amante bilingüe) frente a mi españolidad, con la que no me he  identificado jamás. Mi alma es la de aldeano digital, la de viajero transfronterizo, la de políglota hasta donde puedo, la de humanista unitario y la de internacionalista, tal vez porque todavía me resuena  la noción del internacionalismo proletario. Metido a la fuerza en esa clase de conversación trato de zanjarla diciendo que más allá de los argumentos de ambos lados si en un momento dado le preguntan a un tipo como yo qué opinaría en un referéndum, sin duda opinaría a favor de la independencia de Catalunya. Tengo/tendría 3 razones poderosas para votar en esa dirección.

La primera, para que se deje de lado el Discurso Lesivo contra los catalanes.

La Segunda, porqué el nivel de vida de una Catalunya independiente subiría considerablemente.

La Tercera, porque desde Catalunya se reciclaría la energia para otras empresas solidarias y otras proyecciones internacionales que por ahora están castradas.

Catalonia is not Spain es una antigua afirmación. A unaparte de la cincuentena larga de millones de visitantes anuales que llegan a territorio español hay que recordárselo pero ese no es el problema, el problema es que hay que recordárselo a los nativos hispanos. Cuando viajamos y nos preguntan de donde somos decimos de Catalunya, Europa y no hemos encontrado a nadie que se enfade con esa frase o que no pueda entenderla. ¿Cómo es posibles los hijos de España sigan sin querer entender eso?

Otros mensajes en Diciembre del 2007

Blog alojado en ZoomBlog.com