El Blog

 
 

Calendario

<<   Noviembre 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

Autostopista desagradecido.

Por Jordi Sar Dyola - 3 de Noviembre, 2007, 10:47, Categoría: SOLIDARIDAD

En una carretera local catalana bajando de Andorra al Vallès vemos una figura de hombre que parece que hace autostop o pide ayuda. No es una figura habitual el autostop es  una práctica caduca. Su gesto no es seguro ni es el del puño cerrado con el pulgar extendido. Paramos, porque por principio solemos parar a los autostopistas o nos detenemos a ayudar a alguien si está en apuros.  Se dirige a Manresa por una ruta inusual. Aceptamos que suba. Desde el primer momento despotrica contra dios y su madre, contra todos, por un momento está a punto de hacerlo también contra los catalanes pero se calla no fuera el caso que nosotros lo seamos. Lleva 16 días en la zona procedente de Algeciras buscando trabajo. Tiene 59 años, todo le sale fatal. Todo el mundo es malo. Lo han engañado con falsas promesas de trabajo. Se dirige a un seminario de curas que le echaron  una mano a pesar de ser anticlerical. Se da por derrotado y ha decidió volver a su casa en Andalucía. Ahí esta su mujer y su hijo de 19 años que tampoco tienen trabajo. Siempre ha sido jornalero y ahora tiene una edad en que no lo aceptan como trabajador. Los moros se llevan todas las plazas disponibles. Es un tipo malcarado y disgustado. No cree en nadie. Todos los políticos son malos, toda la gente es mala. Los Mossos le han dicho que está prohibido hacer autostop y le han dicho que su problema es de él, han pasado varios coches vacíos durante las dos últimas horas sin recogerlo siendo nosotros los primeros en auxiliarle.

Se toma nuestras preguntas interesadas por su caso, no más de tres o 4, como un interrogatorio. Una de ellas nos da la clave del personaje: “yo no me preocupo por nadie, bastante problema tengo con mis problemas”. Nos dice airado sintetizando una larga tradición de individualismo. Cuando llegamos a su cruce después de Igualada lo dejamos en la cuneta de la autovía sin molestarnos a salir hasta la rotonda de arriba y reentrar. El hombre se va diciendo que está harto con la música que llevamos puesta (de un cd de Brahms, sintonizada nada alta) y hablando para sí mismo sin que ya lo oigamos. No dudamos que nos  haya  metido en la lista de gente que no le ha ayudado. Por un momento durante su descarga de malaleche, resentimientos y frustración he pensado en ayudarle dándole alguna información o incluso dinero. Me he precipitado.

El hombre nos ha dejado un saber a su pesar: a partir de ahora antes de subir a alguien más a nuestro vehículo haremos un poquito de sondeo para ver si merece la pena ser ayudado. No es la primera vez que nos hemos encontrado con autoestopistas rarísimos y no solo desagradecidos. En el último verano después de recoger docenas de ellos ya adquirimos el criterio de decir que íbamos a una distancia corta para que en función de cómo fuera la persona llevarla más trecho del asegurado en nuestro sentido de ruta si coincidía con el suyo. El principio de solidaridad como todo lo llevaremos al taller de revisiones y la solidaridad por importante que sea tampoco puede ser tan incondicional si no quieres pasar por ser un tonto ante ti mismo.

Blog alojado en ZoomBlog.com