El Blog

 
 

Calendario

<<   Junio 2006  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

Los Peligros de la carretera

Por YASHUAbcn - 20 de Junio, 2006, 0:14, Categoría: CALIDADdeVIDA

Salir de fin de semana o varios días, en particular cuando hay puentes o acueductos es arriesgarse a tener contacto con una cierta cantidad de indeseables y criminales potenciales enmascarados de conductores temerarios  con los que hay que contar. Afortunadamente una mayoría de personas al volante que corren por las carreteras nacionales e interurbanas llevan el chip puesto de la precaución pero hay una  parte que el discurso de la seguridad viaria no va con ellos y cuentan con el plus del cuidado y la previsión de otros conductores dada su falta de control de la máquina que ponen en circulación.  Conducir pues con precaución significa dos cosas: ajustarse a normativas y lógicas durante la velocidad y prever los posibles errores de los demás para que no alcancen en forma de impacto nefasto tu vida.

En las autovías de dos carriles, hay que contar que los conductores que llegan al acceso a ellas y que por código de circulación deben de ceder el paso cuentan con que cambiarás de carril para no hacerles detener su vehículo. Si no puedes cambiar de carril porque estás siendo adelantado en aquel momento puede ocurrir que el que llega irrumpa en el tuyo obligándote a reducir. Cualquier protesta al respecto no tendrá buena acogida. El intruso se sentirá molesto si le hades luces o le tocas el claxon.

Otro asunto es cuando vas por una nacional circulando a 90 o 95 (el límite para España es de 100 aunque hay indicadores de 90 junto a las fronteras) y viene un camionero que no está dispuesto a reducir su velocidad lo habitual es que te haga  señales para que aceleres. Me ha pasado de ser adelantado por camioneros inquietos que luego se han detenido en áreas de servicio o áreas de hoteles a los pocos quilómetros.

En general tener en cuenta las normas de circulación y las señales en la carretera es ponerse en contra de la inercia dominante de las prácticas conductoras. Detrás de conducir con exceso de prisas y de nerviosismo hay un problema cultural con el concepto del tiempo. El “más vale que llegues tarde que nunca” o el”te esperamos” que mucha gente llevaba como leyendas recordatorio en el salpicadero de sus autos contribuiría en algo a la cultura de la conducción pero todavía está mucho por hacer cuando hay una potente cultura del consumo de vehículos que sigue valorando la velocidad como lo primero. Detrás del velocista probablemente hay la psicología de alguien que no sabe vivir su momento concreto. Conducir puede ser un placer en las condiciones apropiadas y un desastre bajo los efectos del estrés.

 

Blog alojado en ZoomBlog.com