El Blog

 
 

Calendario

<<   Junio 2006  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog
 

Cuñas

Por Aldea Digital - 20 de Junio, 2006, 12:10, Categoría: General

Entre vecinos se mascan las verdades y las tragedias.El principio y fin de la realidad es el día a día de lo concreto. Es en nuestras calles, barrios, plazas, patios y habitaciones donde convertimos todas las teorías y saberes en prácticas de felicidad o  por el contrario de amargura.

 

La lucha por un mundo mejor es la lucha por la calidad de las transacciones  que hacemos con los demás en concreto, con nuestros vecinos próximos o lejanos.

 

No basta con ser contribuyentes pasivos con nuestros impuestos.Nos toca controlar cada conducta del poder para aprender a autogestionar nuestros destinos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entreveïns és una plataforma de queixes i denuncies. (Les de poesia i apologies passionals i entussiastes estan a una altra banda). Les coses del cada dia són la part gruixuda de la realitat. És on es demostren les paraules o pel contrari les falsetats i les demagogies. Sovint els veins de bona voluntat i sense partit o organització que ens empari estem sols davant del perill. Viure en societat no és sempre senzill. La defraduació dels serveis és una constant. La necessitat de reaccionar per fer valdre els nostres interessos i drets, una prioritat. No perdonar als culpables del malestar de les coses una condició indispensable per fer dels nostres barris i llocs de residència millors llocs on viure vides dignes. El dia en que no calgui la queixa sistemàtica i la protesta contra les injusticies que es renoven i les gents de mala fè que les fan, aquell dia deixarem de publicar textos de protestos per limitar-nos a fer literatures d´encanteris.

 

 

 

El futuro es un enigma o más exactamente la incógnita de una ecuación compleja que tiene por factores de combinación las variables de lo que hagamos y dejemos de hacer en el presente. Todo lo que sea poner al descubierto las tramas de las mentiras, la prepotencia de los señoríos de la manipulación y dejar testimonios de otras alternativas supone armar a otras generaciones del mañana para que, con su conciencia aumentada, vivan mejor. Por lo que hace a las generaciones contemporáneas la perspectiva de soluciones es bastante oscura lo que no quita la necesidad de librar batallas por la verdad en cada lugar concreto en el que estemos.

 

 

 

 

Todas las cuestiones son clasificables en dos grandes grupos: las que nos satisfacen -y con las que nos ponemos fácilmente de acuerdo- y las deplorables -y que nos parecen de pésimo recibo-. Vivir en sociedad, es decir en el mundo de los otros, es cargar con unas y con otras. Lo ideal es que haya más de éstas que no de aquéllas; pero pasear por la realidad incompleta y defectuosa proporciona bastantes  aventuras desgraciadas. Tenemos el sueño lutheriano de vivir como hermanos, sin discriminaciones ni violencias, con recursos para todos, con estatutos de vida dignos. Seguimos en la creencia de poder cambiar las cosas a favor de un mundo mejor, por lo tanto de una ciudad mejor, de un barrio mejor, de una vecindad mejor... pero eso pasa –inevitablemente- por tomar consciencia de lo peor. La actualidad está abierta de par en par para denunciarla en sus imperfecciones. No callaremos. ¡Ojalá pudiéramos pasarnos los días haciendo panegíricos y homenajes a la bondad y asistir a las condecoraciones de las personas de éxito! Pero eso no existe o existe en una dosis demasiado reducida. Predominan los desarreglos sociales, los errores del sistema y por sistema. Por consiguiente nos queda el desacato y la literatura para completar informaciones y puntos de vista con exceso de tinta  pero con la justa dosis de crítica. El día que no tengamos nada que objetar cerraremos ventanas de protesta, mientras tanto las palabras seguirán encaramándose por las paredes o llegando a los buzones de correo. No hay otra alternativa que seguir insistiendo en otro modo de ver la vida. Así tal vez, sólo tal vez, algunas generaciones futuras se dediquen a vivir en paz y a gozar integralmente el mundo, cosa que, desafortunadamente, ha sido negada a generaciones pasadas y desde luego lo es a las presentes. 

 

La protesta sosegada y efectiva  pasa por el discurso tranquilo del análisis de lo social. Hay mucho por lo que pelearse y por la hipótesis factible de una sociedad infinitamente mejor a la que nos toca, en disuerte,  estar. Que nadie confunda un nivel de vida relativamente alto, si es el caso que se pueda gozar, con una calidad existencial aceptable. Hay mucho por hacer todavía y para hacerlo necesitamos hacedores de mundos aunque muy bien podemos prescindir de los seres nominales que necesitan compulsivamente cuotas de poder político para sentirse realizados en lo personal. El objetivo ya no es ganar tales o cuales comicios para ocupar las administraciones locales y/o estatales desde donde presumir de magnatarios sino seguir denunciando los hechos concretos de la cotidianeidad torpe para, tal vez, saber más de nuestras contradicciones mundanas y apostar por un futuro mejor. Eso no se hace siguiendo patrones de conveniencias políticas sino de acuerdo con las necesidades de verdad. Dados los conflictos producidos por decirla nos permitimos bregar con ella desde el anonimato. No importa tanto el quien como el qué. Este es un espacio para el discurso del alter ego  que todos llevamos dentro. El lugar donde decir todo lo que públicamente no se nos es permitido hacer y se ajusta a razonabilidad, honor, principios de conciencia e imperativo sociológico para decir las cosas. No necesitamos firmas que apoyen los textos, ni numeros de dni, ni direcciones postales de sus autores. Cualquiera es libre de opinar y protestar a su antojo con una sola condición: la de la corrección formal, la del respeto en las amonestaciones, la de las aportaciones en clave de positivo. Envía tus textos  a entreveins@hotmail.com

 

Blog alojado en ZoomBlog.com